Conéctate a nuestras redes

Cine

360

Publicado

en

El mundo se mueve bajo nuestros pies. Sin saberlo, estamos en constante movimiento, aunque no podamos percibirlo. Nuestros sentimientos y emociones también viajan, permutan y emprenden el vuelo. Quizás el engaño está en pensar que tenemos un punto estable, un pedestal donde sentirnos seguros, ya no sólo eso que llamamos “hogar”, sino en esa posibilidad de escapar, huir, elegir una alternativa y cambiar nuestro destino. Lo interesante es pensar ¿realmente la tenemos? y si la aprovechamos, ¿dónde nos llevará? El viaje como cambio y renovación  es lo que propone “360”, la nueva apuesta del director brasileño –ahora ciudadano del mundo- Fernando Meirelles (“Ciudad de Dios”, “El Jardinero Fiel”), presentando un abanico de figuras que se cruzan en cada ruta que toman, buscando con ello variar su monótona existencia.

Estamos ante una narración coral, donde lo importante son los personajes y cómo cada uno se relaciona, esta vez con Europa, Estados Unidos y Brasil de escenario. La prostituta novata (Lucia Siposová) que es acompañada por su hermana (Gabriela Marcinkova) a cada “cita”; para quien su primer cliente es un empresario inglés (Jude Law) cansado de la monotonía de su matrimonio, mientras su mujer (Rachel Weisz) lo engaña con el fotógrafo (Juliano Cazarré) de la revista donde trabaja; quien es abandonado por su novia brasileña (Maria Flor), que decide volver a Rio; y en el vuelo se encuentra con un anciano (Anthony Hopkins) que lleva varios años buscando a su hija desaparecida  y con un ex convicto (Ben Foster) condenado por violación, en su primera salida de la cárcel luego de obtener libertad vigilada. Entre medio, un devoto dentista musulmán (Jamel Debbouze) duda de confesar sus sentimientos a su asistente rusa (Dinara Drukarova), quien está casada con el chofer de un jefe mafioso (Mark Ivanir). Todas estas vidas se mezclan y entrelazan en los constantes traslados y en esa ilusión de zafar de la rutina tan sólo tomando la alternativa.

Son estos caracteres los que sostienen las distintas tramas, sus giros, recovecos y entresijos. Sin las interpretaciones de los actores, la cinta no tendría mayor valor. Para ser sincero, son sólo algunos los que logran un nivel más que aceptable, y es justamente en su interacción donde se configuran los instantes más notables del metraje. La tensión acumulada en el encuentro del ex convicto con la joven carioca, o el discurso del hombre cansado de buscar a una hija que probablemente lo abandonó, o el recorrido tierno y cómplice por las calles de Viena del chofer y la hermana de la prostituta, todos estos momentos están resueltos con pulcritud técnica y economía narrativa, y son el punto alto de la película. Lo lamentable, en este caso, no es lo que estos episodios aportan, sino el lastre que arrastran.

Porque, para ser sinceros, a “360”le sobran demasiados minutos. Pese a que los dos pasajes más destacados son también los más extensos (juntos abarcan más de la mitad del filme), lo demás es tan intrascendente, que todo el concepto encerrado en la trama, todas las ideas que filtra acerca del viaje y la necesidad de cambio, se quedan en la pura enunciación. Parece ser que la participación de tres nombres de “primera división” de Hollywood, como son Jude Law, Rachel Weisz y Anthony Hopkins, obligara a incluir de alguna manera sus intervenciones. Sin embargo, sólo el tercero justifica a cabalidad el argumento que se teje a su alrededor, más por su calidad actoral que por la verdadera importancia de una subtrama a todas luces intrascendente.

Hasta en eso la cinta siempre opta por el camino alternativo. No hay protagonistas definidos, y cuando se cree –por la extensión de una escena centrada en uno de ellos- que este será el principal, el foco se centra rápidamente en otro pasaje y personaje, lo que impide concentrarse e involucrarse, tomarle el peso emocional a cada avatar. Son los eventos antes detallados los que logran mayor profundidad dramática, los que definen a la historia con su premisa “toma la bifurcación”, elige el camino alternativo, y los que convencen que no fueron dos horas las perdidas en el visionado. Aun así, el relato tiene demasiados espacios intrascendentes, no sólo por el poco tiempo dedicado a ellos, sino que  además por lo baladí de sus conclusiones.

El viaje como concepto en el cine y en toda la rica tradición expresiva del ser humano, es el arquetipo del cambio, la renovación, el aprendizaje. En “360”lo que ronda es esa pequeña posibilidad que, con gestos casi imperceptibles, con una mínima desviación del camino trazado racionalmente para la propia existencia, se pueda cambiar el “camino” y salir de la monotonía, o dejar atrás los fantasmas del pasado, o liberarse de una carga emocional. Son esas pequeñas acciones las que definen nuestra realidad, aunque tengamos que recorrer la ruta para darnos cuenta de cómo habría sido si no hubiéramos optado por esa bifurcación, ese desvío de la carretera principal. Porque, a pesar que cada viaje es finalmente circular y todos los caminos lleven a Roma, sólo al moverse la vida puede cambiar en algo.

Por Juan Pablo Bravo

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Contra Lo Imposible

Publicado

en

Contra Lo Imposible

Plasmar cinematográficamente acontecimientos relacionados con el deporte implica trazar una línea, aludiendo al proceso detrás de la preparación antes de enfrentarse a un gran evento, con los conflictos situados entre medio configurando la trayectoria de quienes protagonizan grandes hazañas deportivas. Una de las carreras de automovilismo más prestigiosas sirve como el escenario perfecto para situar fuerzas opuestas en medio de un conflicto de intereses donde las destrezas, el compañerismo y la determinación serán fundamentales para alcanzar el éxito. Dos años después de su exitosa “Logan”, James Mangold dirige una historia inspirada en hechos reales y que tiene al centro a dos de las grandes compañías de automóviles del mundo: Ford y Ferrari.

“Contra Lo Imposible” se centra en el visionario diseñador de autos Carroll Shelby (Matt Damon) y el corredor Ken Miles (Christian Bale). Ambos estarán encargados de diseñar y construir un auto de carreras para la compañía Ford, el que debe ser capaz de vencer a su oponente más poderoso en manos de Enzo Ferrari (Remo Girone). Juntos deberán luchar contra los intereses corporativos para, al mismo tiempo, alcanzar sus victorias personales.

La cinta aprovecha desde su inicio el concepto en el que se encuentra inmersa, pues las carreras de autos son su principal motor, y estas son representadas con una mirada intuitiva, capaz de exhibir con agilidad cada momento y componente de una carrera automovilística. Y considerando su extensión, alcanzando las dos horas y treinta minutos, el ritmo agitado se vuelve esencial para conducir un relato que realmente profundiza en su principal temática.

Las decisiones de encuadres y montaje ayudan a edificar una historia que arranca tal como lo hace un auto de carrera y debe avanzar poniendo especial atención a las curvas con las que se encuentra. Y es ahí donde las pausas son necesarias para así poder evidenciar el entramado que se teje al interior de la compañía Ford y, a la vez, aprovechando de adentrarse en la vida personal del corredor que estará a cargo de conducir el moderno automóvil.

Para poder construir una historia que intenta alcanzar un nivel épico dentro de su contexto, esta es divida en dos trayectos que avanzan a la vez y que juntan su camino en la carrera de Las 24 Horas de Le Mans. Por una parte, la compañía Ford y su lucha por competir con las grandes entidades del mundo automotriz, es el centro y detonador que empujará a sus protagonistas a enfrentarse a grandes obstáculos para alcanzar el principal objetivo. La compañía es a la vez representada como quienes instalan los inconvenientes corporativos, donde los intereses monetarios preponderan frente a la pasión que significa para los protagonistas el poder diseñar el revolucionario nuevo modelo.

Por otra parte, el encargado de conducir el nuevo automóvil es el obstinado Ken Miles, el que simboliza un espíritu agitador y con el objetivo de alterar la firmeza de la compañía. Junto a su carácter testarudo y poco apacible, Ken es el personaje que más cambios sufre a través del relato, siendo capaz de transformar su razonamiento, pero gracias a quienes lo rodean, su esposa e hijo. Sin embargo, su camino no podría completarse sin el apoyo de su amigo y socio en este negocio, Caroll Shelby. La relación de ambos es la manifestación del compañerismo y el cariño fraternal; en ellos está puesta la cuota necesaria de idealismo, la que los ayudará a continuar adelante, pese a las adversidades.

James Mangold logra crear un drama deportivo complejo y con las características de un cine algo más clásico, rememorando a producciones hollywoodenses de antaño, pero con la apariencia física de una obra moderna que cuida su tratamiento. “Contra Lo Imposible” alcanza un nivel satisfactorio, donde el mundo que retrata queda plasmado con total firmeza y es coherente con sí misma hasta el final.


Título Original: Ford v Ferrari

Director: James Mangold

Duración: 152 minutos

Año: 2019

Reparto: Matt Damon, Christian Bale, Jon Bernthal, Caitriona Balfe, Noah Jupe, Josh Lucas, Tracy Letts, JJ Feild, Ray McKinnon, Rudolf Martin, Ward Horton, Bridie Latona, Lachlan Buchanan


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 1 semana

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 1 semana

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas