Conéctate a nuestras redes

Cine

Thor: Un Mundo Oscuro

Publicado

en

Si hay una veta que la industria ha explotado con descaro en lo recorrido del siglo XXI, esa es la del cine de superhéroes. Quién sabe hasta cuándo jugarse tanto por esta clase de filmes le siga funcionando tan bien, pero por el momento estas cintas reinan con comodidad en las boleterías y, en general, cuentan con un estándar superior a la media del cine palomitero. La posta del estudio líder de este segmento ha sido cogida por Marvel, que desde el estreno de “Iron Man” en 2008 ha desarrollado una serie de películas cuya primera etapa culminó con aplastante éxito en “The Avengers” (2012). Como toda moda, este buen pasar es apenas temporal, así que la puesta en marcha de la fase dos de la franquicia no se ha hecho esperar: hace unos meses comenzó con “Iron Man 3”  y tiene su segundo miembro en “Thor: Un Mundo Oscuro”.

Thor (Chris Hemsworth) ha dejado de ser el arrogante aspirante al trono de Asgard y ahora parece estar preparado para asumir el desafío de suceder a Odin (Anthony Hopkins). Tras haber frenado con éxito a su hermano Loki (Tom Hiddleston) en la Tierra, el dios del trueno trabaja en devolverle la paz a los Nueve Reinos, mientras que al mismo tiempo anhela ver de nuevo a la astrofísica Jane Foster (Natalie Portman). Los caminos de ambos se volverán a cruzar luego de que una antigua raza liderada por Malekith (Christopher Eccleston) regrese con el objetivo de sumir al universo en la oscuridad.

La franquicia que Marvel viene desarrollando desde hace seis años, ha tenido como peculiaridad transversal un elevado cuidado al momento de ejecutar las cintas de sus distintos superhéroes. Sus filmes pueden conservar elementos de mayor o menor gracia, pero al menos está asegurada una disposición eficiente y atractiva de sus recursos. Esto se traduce en que resulte inusual que haya piezas que no calcen en un conjunto aterrizado en cuanto a la proyección de metas. A modo de ejemplo, la acción, cualidad preponderante en estos terrenos, jamás se sale de control, incluso en instantes tan grandiosos como el clímax de “The Avengers”. En consecuencia, está incorporado un piso mínimo de diversión, que en “Thor: Un Mundo Oscuro” sigue totalmente presente.

THOR THE DARK WORLD 02La película se alza firme desde el tratamiento dado al personaje. Thor no proporciona las opciones de levantar una cinta similar a las Iron Man –donde la mesa está servida para el lucimiento de Robert Downey Jr.-, pues la naturaleza del personaje lo impide. Y eso Marvel lo comprende muy bien; un pleno entendimiento de las potencialidades de los superhéroes que acá una vez más es demostrado. Al igual que “Thor” (2011), se opta por prácticamente descartar ocuparse de la psicología del personaje. No se fuerza un tormento interior, como queriendo apuntar más alto, sino que se blinda todo con acción bien suministrada. Así es como el protagonista en esta segunda parte está en una encrucijada inicial que rápidamente es relevada por otras impuestas por el vértigo de la aventura.

Si hay una mirada bien pensada en el acercamiento al protagonista, en otro plano estrechamente vinculado el filme no da el ancho. La encarnación de turno del mal raya en lo simplón, con casi insignificante esmero en darle una vuelta interesante. Debe ser  la enésima película que ubica a un milenario ejército como amenaza de los protagonistas, cuyo plan es nada más y nada menos que acabar con todo. Las motivaciones  y personalidades de los villanos poco importan, así que ni hablar de alguna posibilidad remota de comprender sus acciones. Afortunadamente no se juega todas sus fichas en ese sentido, ya que escolta el discreto choque bien-mal con conflictos laterales ejecutados apropiadamente. En rigor, es el cómo evolucionan los pequeños conflictos definidos con anterioridad al surgimiento de esta amenaza lo que le termina otorgando altura a la cinta.

THOR THE DARK WORLD 03Uno de los principales atributos que hacía funcionar “Thor” era la presencia de Loki como el máximo villano. En la secuela el mando lo toma un tal Malekith que no se le acerca ni un ápice en cuanto a magnetismo, y a decir verdad en cuanto a nada. Afortunadamente, el hermano del dios del trueno acá sigue siendo relevante en la trama. Tanto así, que buena parte del gancho de la filme recae en este secundario, un personaje empapado en una mezcla de cinismo, maldad y encanto. En suma, Loki proporciona toda la chispa y lucidez que la película echa de menos en parte de su armado, mientras que el actor que lo encarna, Tom Hiddleston, se come a bocados cada una de sus escenas.

Alan Taylor –director de algunos episodios de la serie “Games Of Thrones”- se despacha una labor atinada, pero sin una impronta clara. Como tantos otros, se limitó a cumplir lo encomendado al pie de la letra en esta cinta que, tal como su predecesora, es una eficiente pieza en el camino hacia algo más grande, en este caso “The Avengers 2”. Si bien es con holgura más uniforme, enérgica y, a fin de cuentas, mejor blockbuster que “Thor”, está a unos cuantos kilómetros de la inventiva alcanzada por “The Avengers”. Acá todo es bastante tenue y de modesto vuelo. En efecto, no mucho más que un correcto preludio de la fiesta mayor.

Por Gonzalo Valdivia

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Mujercitas

Publicado

en

Mujercitas

2019 fue un gran año para el coming-of-age. “Good Boys” y especialmente “Booksmart” nos entregaron visiones nuevas sobre cómo representar la adolescencia y el paso a la adultez en el nuevo milenio. Sin embargo “Mujercitas” nos recuerda que las clásicas historias sobre romance pueden seguir vigentes, y que son clásicos por una razón. Greta Gerwig adapta y actualiza la historia de las hermanas March (y hasta cierto punto la historia de su creadora, Louisa May Alcott) y nos entrega una bella historia sobre amor –tanto romántico como fraternal–, dolor y crecimiento.

“Mujercitas” cuenta la historia de las hermanas March, Meg (Emma Watson), Jo (Saoirse Ronan), Beth (Eliza Scanlen) y Amy (Florence Pugh), principalmente desde la perspectiva de Jo. Las seguimos a través de su adolescencia y su paso a la adultez a fines de la Guerra Civil norteamericana, sus aventuras, sufrimientos y amores, profundizando especialmente en su relación con sus vecinos, Theodore Laurence (Timothée Chalamet) y su abuelo (Chris Cooper).

Es difícil explicar la trama de la película sin entrar en simplificaciones que flaco favor le harían, ya que, si bien se podría decir que “Mujercitas” trata sobre la relación entre Jo March y Theodore Laurence, la verdad es que la película habla sobre mucho más. Greta Gerwig, en su magistral sensibilidad, se asegura de mantener a sus personajes interesantes tanto en los momentos más dramáticos, como en las situaciones más nimias, haciendo que la cotidianeidad de las hermanas (verlas desayunando, jugando, entre otras cosas) adquiera relevancia y profundidad. Cada momento cuenta, cada momento nos dice algo sobre la familia, el amor y la bondad. Esto, a pesar de que los personajes a veces se pueden sentir un poco cliché.

Cada hermana es un poco arquetípica dentro del mundo de novela romántica de fines del siglo XIX. Jo es la niña tomboy con pretensiones artísticas, que se rehúsa a pensar en romance; Meg es la hermana mayor, bondadosa y romántica; Amy es la menor, celosa e inmadura; y Beth es la más balanceada, sensata y con un profundo sentido moral. Es incluso posible hacer un paralelo directo con las hermanas Bennet de la novela “Orgullo y Prejuicio” y sus posteriores adaptaciones, lo que hace que a ratos sintamos que ya hemos visto a estos personajes.

Afortunadamente, gracias a un guion que nos permite conocer a las cuatro hermanas en profundidad, viéndolas crecer y evolucionar como personajes, y también a las brillantes actuaciones de todo el elenco, los personajes logran escapar del cliché y se transforman en personas de carne y hueso. Sus acciones son comprensibles y sus reacciones se sienten honestas, particularmente por la sutileza de las interpretaciones. Los momentos más dramáticos son tratados actoralmente de manera elegante y contenida, entregando una ventana mucho más potente a la interioridad de los personajes.

Entrando en un aspecto técnico, la película es impecable. El uso del encuadre y la iluminación a menudo adquieren un gran protagonismo, generando atmósferas y sensaciones que reflejan también el estado de los personajes. Los colores cálidos y los rayos de luz que Greta Gerwig usa para retratar la adolescencia de las hermanas March genera una atmósfera de ensueño, lo que, sumado a una puesta en escena teatral, se siente casi como un cuento de hadas. En contraste, la adultez es retratada en colores fríos y apagados, reflejando la melancolía de los personajes, utilizando además un lenguaje más naturalista en la puesta en cámara. Esto, en conjunto con una hermosa banda sonora, hace que la película sea una montaña rusa de emociones.

“Mujercitas” es una película sumamente especial y llena de gracia, es una historia bellísima y atemporal, es tanto estudio de personaje como melodrama de época y al final (discutible si lo logra o no) se aventura en un ejercicio metalingüístico sobre el arte de narrar. Es una película ambiciosa que, a pesar de centrarse en algunos temas que podrían considerarse anticuados, entrega profundas reflexiones sobre el amor, la familia y el espacio que la feminidad ocupa en la sociedad, temáticas siempre contingentes. En casi todo aspecto, “Mujercitas” es un triunfo narrativo y cinematográfico.


Título Original: Little Women

Director: Greta Gerwig

Duración: 135 minutos

Año: 2019

Reparto: Saoirse Ronan, Timothée Chalamet, Emma Watson, Florence Pugh, Eliza Scanlen, Laura Dern, Meryl Streep, James Norton, Louis Garrel, Bob Odenkirk, Chris Cooper, Tracy Letts


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 2 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 2 meses

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 2 meses

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 2 meses

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas