Conéctate a nuestras redes
Thor Ragnarok Thor Ragnarok

Cine

Thor: Ragnarok

Publicado

en

En plena fase 3 del Universo Cinematográfico de Marvel (MCU), con 16 cintas a su haber y pronto a cumplir 10 años desde el estreno de “Iron Man” (2008), hallar métodos para innovar frente a una estructura preestablecida por los Estudios Marvel y el distintivo sello Disney es y seguirá siendo uno de los mayores desafíos en el ambicioso panorama que se avecina. Gracias a la elección de Taika Waititi como director, una estruendosa, enérgica y eficaz cinta de acción hilarante –subgénero clave y, a estas alturas, insigne del MCU– es lo que veremos en esta nueva entrega. Pero allí donde se puede creer ilusamente en conceptos repetidos y lugares comunes, la fuerza épica de un semidiós se encuentra con un estilo más liviano y un vuelco en su naturaleza que, pese a que deja de lado elementos dramáticos profundos, encuentra su subterfugio indestructible en un jolgorio lo bastante robusto para dejar en lo alto la saga de Thor, de cara a su aparición en “Avengers: Infnity War” (2018).

La profecía del Ragnarok está a punto de cumplirse y el apocalipsis se aproxima a Asgard. Liberada de su prisión, cuando la diosa de la muerte Hela (Cate Blanchett) destruye el martillo de Thor (Chris Hemsworth), él y su hermano Loki (Tom Hiddleston) llegarán por error a un extraño planeta, en el que la única forma de sobrevivir y escapar para intentar salvar el reino es enfrentando a Hulk (Mark Ruffalo).

Desde que “Thor” (2011) apareció por primera vez en pantalla grande, la mitología del dios nórdico, adaptada desde el cómic para introducir un nuevo personaje en el tablero en que se convertiría posteriormente “The Avengers” (2012), cubrió tenuemente la personalidad y el estilo que tendría este ser. Con algunos espacios para el humor, la apuesta extendía un héroe, si bien más solemne que serio, cuya principal fortaleza era el camino para llevar con dignidad el trono de uno de los Nueve Reinos. Con más mesura que libertades, se siguió explorando su esencia en “Thor: The Dark World” (2013), cuyos tintes eran más oscuros que su predecesora. Pese a los augurios, también se mantuvo de capa caída en “Avengers: Age Of Ultron” (2015).

Sin lugar a duda, ha sido uno de los personajes más difíciles de definir en el mapa, incluso siendo imagen clásica de Los Vengadores. Es por esto que en esta entrega la jocosidad otorgada a su personaje y la relación de confianza con su universo y los espectadores le permitieron a Taika Waititi –responsable de las magníficas “What We Do In The Shadows” (2014) y “Hunt For The Wilderpeople” (2016)– darle al semidiós un perfil relajado, cómodo, bromista y totalmente empoderado de su imagen.

En resumen, un gran acierto. Velocidad y colorinche por doquier, con un efecto neo-ochentero y toques electro, esta es la cinta más entretenida del Dios del Trueno, que con el sello Waititi otorga carcajadas reales con chistes inteligentemente simples, efectivos y muy rápidos. Grandes referencias y cameos, más un humor diferente –que, por cierto, no es el mismo de “Guardians Of The Galaxy” (2014) ni de “Deadpool” (2016), pero si tuviésemos que compararla se acercaría más a la primera– son la tónica que presentan desde el primer minuto una nueva faceta del protagonista.

Ahora, criticar una cinta por ser “demasiado graciosa” es un argumento que manifiesta rabia frente a un hecho que se viene dando hace años más que un real razonamiento. Desde hace un tiempo, el recelo frente a un MCU que decidió irse por un camino más ligero, pero no por ello menos potente, es algo que ha marcado especialmente a la fanaticada acérrima. Sin embargo, desde que Tony Stark asomó en pantalla, este ha sido el manifiesto desde el cual todas las demás cintas bajo el estudio se han cubierto. Y a estas alturas deberíamos estar acostumbrados al “look Marvel”, que de alguna manera siempre entrega películas que funcionan ampliamente mientras se van conectando, algo que de lo que no muchos universos se pueden jactar.

Y no por ser divertida, es menos dramática. Desde los antagonismos, el villano en esta oportunidad encarnado por Cate Blanchett es indiscutiblemente macizo y digno, e intenso el drama que acompaña este mundo. Aunque con menos profundidad trascendente, su marcha ágil no da tiempo para parpadear ni un instante, dando goce de inicio a fin. Lo anterior también gracias a que las bases ya están establecidas hace tiempo y conocemos la dinámica creada entre la mayoría de los personajes. El punto bajo puede ser el tratamiento de algunos de los personajes secundarios que ya vimos en otras entregas, el cual causa mucho ruido. La desaparición de ciertos nombres y rostros conocidos por pocos destruyen varios metros del camino recorrido, dejando la necesidad de una explicación –u homenaje– más extenso. Al menos se introducen nuevos jugadores, como el Gran Maestro cuya excentricidad es llevada con gloria por Jeff Goldblum, la contraparte femenina personificada por Tessa Thompson, o el tierno individuo representado por el mismo director.

Como Thor nunca ha sido el himno esencial de la casa fílmica de Marvel –sino que sólo su imagen–, la autonomía permite licencias que en esta oportunidad cumplen con creces. ‘Epicidad’ suprema y acción a todo color lograda además por esta personalidad neo-ochentera y rasgos vintage en su visualidad y en su música, nos sumergen en esta nueva faceta del Hijo de Odín. Mark Mothersbaugh, líder de Devo y quien musicalizó este filme, entrega melodías contagiosas de electro, cuyo uso de sintetizadores dan un vuelco en una mezcla extraña y entretenida; una amalgama electropop de apariencia retrofuturista. E “Immigrant Song” de Led Zeppellin –ad hoc a la temática– pone la guinda a la torta, posicionando este estilo que derrocha genialidad, tremendamente hilarante y alucinante en su acción, otorgando un rato fabuloso a la espera de lo que se aproxima en el futuro cercano. Porque el futuro, se viene a todo color.


Título Original: Thor: Ragnarok

Director: Taika Waititi

Duración: 130 minutos

Año: 2016

Reparto: Chris Hemsworth, Tom Hiddleston, Cate Blanchett, Anthony Hopkins, Mark Ruffalo, Tessa Thompson, Benedict Cumberbatch, Idris Elba, Jeff Goldblum, Jaimie Alexander, Sam Neill, Ray Stevenson, Tadanobu Asano


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Chicos Buenos

Publicado

en

Chicos Buenos

El género coming-of-age se define como historias que tratan el período de crecimiento de un adolescente y su paso a la adultez. Esto es tratado de diferentes formas en diferentes cintas. De manera más bien dramática en películas como “The Spectacular Now” (2012) o “Call Me By Your Name” (2017), y también de manera humorística como en la clásica “Superbad” (2007). “Chicos Buenos” tiene muchas similitudes con esta última, que fue una película sumamente exitosa e influyente durante la década pasada, por lo que las comparaciones son casi inevitables. Afortunadamente, “Chicos Buenos” es lo suficientemente fresca e ingeniosa para mantenerse y brillar por sí sola.

Max (Jacob Tremblay), Thor (Brady Noon) y Lucas (Keith L. Williams) son tres amigos preadolescentes que, al ser invitados a una “fiesta de besos” por Soren (Izaac Wang), el chico más popular de la escuela, intentan espiar a la vecina de Max junto a su novio con un drone para aprender a besar. El plan sale mal y el drone es destruido, y los tres amigos deben encontrar la forma de conseguir otro para no ser castigados y poder asistir a la fiesta.

Las comparaciones con “Superbad” son bastante obvias: Seth Rogen y Evan Goldberg, guionistas de la primera, son productores ejecutivos en este filme, y ambas tratan sobre un grupo de amigos intentando ir a una fiesta con fines románticos y para ganar estatus, y terminan pasando por diversas peripecias que ponen a prueba su amistad. Es en este punto donde “Chicos Buenos” realmente brilla y sorprende, ya que, a pesar de parecer una película sumamente tonta que no busca más que hacer reír –cosa que logra con creces–, también llega a interesantes reflexiones sobre la amistad, cómo la gente cambia y cómo las relaciones cambian con ellas. A medida que se acerca el final, la película adquiere un tono de melancolía muy refrescante, aunque es arruinado por un gag que se siente redundante.

Este es un problema durante casi toda la película. Pese a haber instancias de humor muy inteligentes, también hay momentos sumamente burdos y repetitivos, particularmente los que tienen que ver con la ingenuidad de los niños sobre el sexo. En muchos momentos los personajes interactúan con objetos sexuales sin saberlo, dildos, muñecas inflables, entre otras, y el humor radica en que el público, a diferencia de los protagonistas, sabe lo que estos objetos significan. Estos gags son por mucho lo peor de la película, son repetitivos y no particularmente graciosos, pero la cinta a ratos parece apoyarse en ellos en vez de sus elementos más inteligentes.

Los personajes también pueden volverse un poco agotadores por momentos, debido a su ingenuidad e inocencia, en particular el personaje de Lucas. Max y Thor son dinámicos y multidimensionales, pero Lucas se siente algo plano, incluso en el tercer acto cuando tiene un insight importante respecto a su amistad con Max y Thor. A pesar de esta pequeña evolución, el personaje se siente algo blando, aburrido y, si bien esto es discutible, llega a caer mal. Sin embargo, los tres protagonistas (y, de hecho, todos los personajes de la película) se sienten bastante bien construidos, sin importar cuánta relevancia tienen en la historia. Desde los protagónicos a los secundarios más insignificantes, todos tienen una personalidad definida y se sienten reales.

No obstante a lo anterior, un elemento importante en que la película queda corta es en las actuaciones, específicamente de los niños. Teniendo un reparto principalmente infantil, este era un desafío importante y lamentablemente no alcanza a superarlo. Las actuaciones son inconsistentes; hay momentos en que funcionan muy bien, pero en otros –particularmente las escenas más emocionales– se sienten un poco forzadas y sin vida. Las lágrimas que vemos son claramente maquillaje y esto es algo que a ratos puede sacarnos de la intensidad de la escena.

Por otra parte, visualmente podría ser más arriesgada, ya que no hay mucha propuesta de dirección desde el tipo de encuadres y color. Por otro lado, el universo que se muestra también resulta poco interesante: los personajes se mueven en el mismo mundo suburbano estadounidense que ya conocemos muy bien, incluso en películas de temáticas similares como la mencionada “Superbad” o “Booksmart” (2019), además de otras comedias de Point Grey, productora de Rogen y Goldberg, como “Neighbors” (2014) y “Blockers” (2018). Es un ambiente sobre explotado en la comedia y ya se está volviendo aburrido.

Sin embargo, todos estos elementos en que la película se cae no alcanzan a arruinar su inteligencia, gracia y honestidad. En vez de ser una simple comedia tonta sobre niños que quieren dar un beso, “Chicos Buenos” va más allá, reflexionando sobre la naturaleza de los lazos que nos unen con nuestros amigos, y se podría ubicar cómodamente en el canon de cine coming-of-age estadounidense.


Título Original: Good Boys

Director: Gene Stupnitsky

Duración: 90 minutos

Año: 2019

Reparto: Jacob Tremblay, Keith L. Williams, Brady Noon, Molly Gordon, Midori Francis, Josh Caras, LilRel Howery, Millie Davis, Chance Hurstfield, Enid-Raye Adams, Lina Renna


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Any Human Friend Any Human Friend
DiscosHace 2 días

Marika Hackman – “Any Human Friend”

Es muy común escuchar que, para que el ser humano sea realmente feliz, debe estar en paz consigo mismo; conocerse,...

Order In Decline Order In Decline
DiscosHace 3 días

Sum 41 – “Order In Decline”

En tres años y dos discos, Sum 41 demostró que las segundas oportunidades pueden hacer una gran diferencia. Fue en...

Terraformer Terraformer
DiscosHace 1 semana

Thank You Scientist – “Terraformer”

Thank You Scientist es de aquellas propuestas que, desde la primera escucha, resultan un descubrimiento fresco y satisfactorio; un proyecto...

Bon Iver Bon Iver
DiscosHace 1 semana

Bon Iver – “i,i”

La música que Justin Vernon ha creado como Bon Iver siempre ha sido asociada a las estaciones del año, desde...

First Taste First Taste
DiscosHace 1 semana

Ty Segall – “First Taste”

Ty Segall es sin lugar a duda una de las mentes más inquietas de esta década. Comenzando el segundo semestre...

CALIGULA CALIGULA
DiscosHace 2 semanas

Lingua Ignota – “CALIGULA”

No es fácil confrontar una obra cuando esta contiene un carácter tan personal y exigente, lo que compromete aún más...

Blood Year Blood Year
DiscosHace 2 semanas

Russian Circles – “Blood Year”

Pioneros de un post rock grave y con esencia metal, herederos de las más oscuras influencias del sludge, e inclasificables...

Fear Inoculum Fear Inoculum
DiscosHace 3 semanas

Tool – “Fear Inoculum”

Hasta hace unas semanas, la idea de escuchar material nuevo de Tool parecía totalmente inviable; algo más cercano al rumor...

Fever Dream Fever Dream
DiscosHace 3 semanas

Of Monsters And Men – “Fever Dream”

Una de las historias de éxito más curiosa de la década es la de Of Monsters And Men. Si bien,...

Guy Walks Into A Bar Guy Walks Into A Bar
DiscosHace 3 semanas

Mini Mansions – “Guy Walks Into A Bar…”

Mini Mansions, la banda formada por Michael Shuman, bajista de Queens Of The Stone Age, Zach Dawes, bajista de The...

Publicidad
Publicidad

Más vistas