Conéctate a nuestras redes

Cine

Terminator Génesis

Publicado

en

A esta altura de la carrera, cuesta pillarle un término adecuado a las nuevas entregas de icónicas sagas que desembarcan en salas de cine del mundo. Precuela, secuela o remake, todo está lejos de ajustarse con total precisión a la naturaleza de estos nuevos gigantes fílmicos. Esta semana viene a acoplarse a esa línea Terminator, una saga que en el nuevo siglo ha tenido derechamente escasa suerte de revivir el furor de su época, lejanos tiempos en que las películas que empleaban GCI eran un acontecimiento que se daba sólo un puñado de veces por año. Cierto es que las cintas de 2003 y 2009 no sucumbieron con escándalo, pero claramente no son dignas descendientes de los clásicos de 1984 y 1991 dirigidos por James Cameron. Sin sobrarle nada, “Terminator Génesis”, la quinta pieza TERMINATOR GENISYS 02de la saga, redime en alguna medida a la franquicia que el año pasado cumplió tres décadas.

Encabezada por John Connor (Jason Clarke), la resistencia humana parece imponerse sobre la máquina que los ha sometido durante años, Skynet. Sin embargo, al instante se enteran de que esta ha enviado a un T-800 al pasado para matar a la madre de su líder, Sarah Connor (Emilia Clarke), por lo que Kyle Reese (Jai Courtney), brazo derecho de John, es enviado a la misma época. Lo que encuentra no se ciñe a lo que esperaba: Sarah es una dura mujer que combate codo a codo con Potts (Arnold Schwarzenegger), un T-800 que la salvó cuando era apenas una niña. Resuelto el puzle, el propósito de los protagonistas será viajar hasta 2017, cuando Genysis, una aplicación que promete unir todos los aparatos tecnológicos de las personas, se apronta a estar online.

Ruge como un gigante incansable esta nueva película de la lucha de hombres y máquinas, desde el primer plano hasta su apoteósico cierre, de eso no hay duda. Los esfuerzos de los realizadores de esta quinta entrega lucen mancomunados en una misma dirección: serlo todo para volver a poner en lo alto el nombre de Terminator. Ser una nueva entrega digna de la saga, ser un gran homenaje, ser una excelente cinta de acción, sin embargo, querer saldar todas las deudas acumuladas –herencia de las últimas dos cintas- asoma, a la larga, como el gran error que comete “Terminator Génesis”. De TERMINATOR GENISYS 01partida, no exhibe un gran guión, aspecto esencial si se trata de articular una película que desee apuntar tan arriba.

La película muta desde un armado que parece dispuesto para dar vida nada más que a un respetuoso y nada jugado repaso por la primera entrega, “The Terminator” (1984), para en seguida abrir paso a un incesante bombardeo de sorpresas, una escalada de ambición destemplada. En esta porción está instalado lo mejor de la película, porque la adición de cuerpo a la narración va amarrado a una dirección firme de Alan Taylor, esta vez muy lejos de estropear la cinta con el desgano que había exhibido en “Thor: The Dark World” (2013).

Si en esos minutos “Terminator Génesis” no despega con mayor fuerza por sobre la media, es porque el guión es abundante en líneas gruesas (el momento del encuentro entre Kyle Reese y Sarah Connor causa más risas burlescas que risas nerviosas) y a que los momentos en que la acción respira no son más que palabrería barata. Los forados de la trama –relativos obviamente a los saltos del tiempo- no son menores, pero en esta porción del relato no dañan a la película con la misma profundidad que en la segunda parte.

TERMINATOR GENISYS 03Ya acostumbrada a la inyección de vueltas de tuercas, allanado el camino para el despliegue de la principal hebra de la trama, la película se asocia inevitablemente con la mediocridad. Arranca una poco estimulante persecución del gato y el ratón, emblema de la saga de Schwarzenegger en sus tres primeros filmes, esta vez alojado en dos elementos icónicos de la saga que osa invertir. Los más duros dirán que allí reside el principal problema de la trama y de la película en general, y lo cierto es que la decisión de retorcer lo conocido no es inconveniente en sí mismo: lo es el hecho de que carece de fineza y soltura para aplicarlos en una trama que, además, ya renguea con los plotholes originados por los saltos en el tiempo que mete a la olla y por el perfil tosco de sus personajes, sólo llevados sin desentonar por Emilia Clarke y el siempre cumplidor Schwarzenegger.

Perjudica también al disfrute de la cinta su falta de frescura de ideas al momento de redondear la principal amenaza que enfrentan los nuevos Kyle Reese y Sarah Connor: una corporación, una escena en el puente de San Francisco con un remate robado a “The Amazing Spider-Man” (2012), un villano omnipresente. En ese sentido, un esfuerzo por traer la historia que todos conocemos a la actualidad, que termina siendo tan rígido y obvio como el de “RoboCop” (2014).

TERMINATOR GENISYS 04Así, una película que al comienzo mantiene con dignidad la acción e incluso sorprende, en su segunda parte se torna muy predecible y se ve marcada por una progresiva ida a pique. Incluso su apunte a los tiempos de hoy luce fatigado. Si la trama retoma la senda es sólo porque su clímax tiene casi todo lo que exige una cinta de acción, incluido un Arnold Schwarzenegger pocas veces mejor aprovechado.

Con todo, este nuevo intento por hacer brillar a la franquicia representa un no menor repunte respecto a la muy olvidable “Terminator 3: Rise Of The Machines” de Jonathan Mostow, y la discreta “Terminator Salvation” (2009) de McG. Pasan los años y las obras cumbres de James Cameron no se resienten por ello. Esa genialidad contenida en una película masiva parece cosa del pasado: quizás solo puede ser replicada a cuentagotas por productos desmesurados, bulliciosos y sobregirados como este.

Por Gonzalo Valdivia

Publicidad
4 Comentarios

4 Comments

  1. Rober

    02-Jul-2015 en 10:56 pm

    Buenas !
    La verdad la película me enganchó bastante en su inicio, pero cuando se recurre a otras lineas temporales la historia se va a la cresta, es el argumento más pobre que puede haber, y a la vez le quita toda relevancia a la historia que conocemos, porque la convierte en una más. Su exceso de situaciones para la risa me cansó, esta bien un poco, pero cada vez que hablaba Emilia era un intento de ironía exagerado.
    La disfrute viéndola como una película de acción cualquiera con efectos especiales bastante aceptables, pero a estas alturas una película no puede quedarse solo en eso. La semana pasada vi la primera Terminator en cinemark, y pese a que sus efectos especiales son para la risa hoy en día, es una maravilla de película a mi parecer.
    Para mi es algo un poco menos mala que la 3, pero al menos entretiene.

    Consulta: la supuesta trilogía con Bale se fue al carajo cierto ? le tenia fe a eso 🙁

    Saludos !

    • el pillo

      08-Jul-2015 en 4:25 pm

      La primera es una pieza maestra, no se como algunos dicen que la segunda es mejor. Vamos pronto al cine a ver este bodrio.

  2. pepto

    04-Jul-2015 en 2:02 pm

    Yo la encontré buenísima, no perfecta, pero con un argumento sólido en todo momento y muy fácil de seguir y disfrutar. Tiene algunas cosas ridículas, claro, pero es solo lo esperable de un best seller y, de hecho, no tiene mucho más humor o escenas fantasiosas que T2. Creo que lo de comparar con las antiguas y decir que ya nada está a la altura solo corresponde a una nostalgia ciega. Si es o no mejor que T2 creo que es cosa de gustos, pero ciertamente es mejor que todo el resto, incluyendo la de 1984.

    • Pepto hueco

      09-Jul-2015 en 10:00 am

      todavía no la veo pero te puedo decir zaaaaaaaaaaa¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Responder

Artículos Cine

Star Wars y el auge de los efectos visuales

Publicado

en

Star Wars

Desde prácticamente siempre, ha existido un odio irracional hacia las precuelas de Star Wars, aquella trilogía de películas que estrenada entre 1999 y 2005 que prometía conectar todos los hilos en torno a la historia que George Lucas iniciara en 1977. Amparado bajo una segunda explosión de popularidad de la saga, el director comenzó a principios de la década del 90 lo que sería la concepción de una idea que ya tenía cuando trabajaba “El Imperio Contraataca”, y que, según sus propias declaraciones en múltiples ocasiones, no le era posible filmar debido a las limitancias tecnológicas propias de la época. Así, el desarrollo del CGI hizo que Lucas pudiera adentrarse en la realización de una nueva trilogía, donde, más allá de su cuestionado argumento e innecesaria creación de fallas argumentales para la saga original, terminó por transformarse en una revolución gracias al elemento que fue más destacado por la crítica: los efectos especiales.

Fue en 1997 cuando comenzó el rodaje de “La Amenaza Fantasma” (1999) y, aunque se mantuvieron algunos elementos como la marioneta de Yoda y una utilización de escenarios reales con un cuidado diseño de producción, la transición se fue desarrollando de manera natural a lo que terminaría siendo “El Ataque de los Clones” (2002) y “La Venganza de los Sith” (2005), donde el uso de fondo verde fue más prominente que en ocasiones anteriores. Como dato curioso, y para reforzar la idea de que la animación digital fue el elemento principal de estas cintas, es sabido que no se construyó ni una sola armadura de trooper durante las tres películas, con dichos modelos siendo todos creados por computadora. A pesar de que el uso de CGI ya se había presenciado en otras películas previas –probablemente “Jurassic Park” (1993) siendo el caso más reconocido–, su utilización dentro de la producción de Star Wars significó todo un precedente, gracias a un innovador software donde se crearían los efectos visuales, al punto de que en la primera cinta existe una sola secuencia que no contiene efectos digitales.

A veinte años de su estreno, los efectos visuales en el cine son cosa de cada día, con prácticamente la totalidad de las cintas más taquilleras utilizándolo en su mayoría, lo que en un espectro más crítico ha terminado por omitir en el espectador el deseo de intentar diferenciar qué es real y qué no al momento de mirar una película. Asimismo, los directores actualmente pueden gozar de la misma libertad que Lucas describió a la hora de realizar las precuelas, pudiendo crear un guion a su antojo sin preocuparse de restricciones en torno a la producción, el desarrollo de personajes y, sobre todo, la creación de mundos y criaturas tan fantásticas como se ha caracterizado la saga desde sus orígenes. Todo lo anterior permitió también una reducción en los tiempos de rodaje, comenzándose a producir blockbusters en masa gracias a la implementación de la fotografía digital, y el uso de cámaras digitales que permiten grabar sin la necesidad de revelar el celuloide, pudiendo así montar y modificar escenas de una manera mucho más rápida.

Ya con la trilogía original Lucas había innovado en una serie de técnicas cinematográficas que eran prácticamente desconocidas para la época, pero todo ese trabajo fue opacado en cierta forma gracias al abrumador éxito que la saga tuvo más allá de la pantalla, transformándose en un icono de la cultura pop gracias a la explosiva venta de juguetes y una creciente popularidad que nunca decayó en el período de 1977 a 1983. Y es así como las tecnologías fueron evolucionando en pos de una saga que desde sus orígenes buscó una forma de deslumbrar y crear experiencias nunca vistas, algo que sin duda se logró con todos los contratiempos que pueda significar. Pasar de un aproximado de 365 tomas con efectos visuales en la primera cinta de 1977 a las más de 2200 que tiene la última de la era Lucas en 2005, habla de una necesidad de incorporar la tecnología con el fin de contar historias, derribando límites y permitiendo que la creatividad e imaginación de los realizadores pueda verse reflejada en la gran pantalla.

Hoy en día, con una nueva trilogía que llegará a su fin este 19 de diciembre, se puede ver como las técnicas de las otras seis entregas se van complementando para darle un romanticismo a la producción, omitiendo de plano un uso totalmente digital para seguir incluyendo animatronics, marionetas, maquillaje y otras técnicas de producción. Sin embargo, es imposible no reconocer el trabajo e influencia de George Lucas en el desarrollo del cine de fantasía como lo conocemos hoy en día y, más allá de cualquier falencia narrativa que haya cometido en sus cuestionadas precuelas, el cine y la tecnología comenzaron una relación que ha beneficiado tanto lucrativa como creativamente a la industria.

  • Star Wars: El Ascenso de Skywalker” se estrena el próximo 19 de diciembre. Preventa AQUÍ.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 semanas

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 semanas

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 4 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 4 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 4 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 4 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: