Conéctate a nuestras redes

Cine

Tengo Ganas de Ti

Publicado

en

La continuación del cuento de hadas para adolescentes conocido como “Tres Metros Sobre el Cielo”, llega a nuestras salas precedida por un gran éxito comercial en las salas españolas, donde decenas de miles de espectadores acudieron al cine para conocer la conclusión de la historia del rebelde sin causa conocido como Hache.

A dos años de la partida de Hache (Mario Casas) a Inglaterra, las heridas que dejó su romance con Babi (María Valverde) y la posterior muerte de su mejor amigo, no han cicatrizado, y habiendo regresado a su natal Barcelona, tratará de dar vuelta la página, aunque su corazón diga lo contrario. Rencontrándose con viejas amistades, Hache deberá luchar contra los fantasmas del pasado, mientras comienza una relación con Gin (Clara Lago), poniéndolo en una disyuntiva entre revivir su amor con Babi, o comenzar de nuevo con Gin.

Si su predecesora mostraba una faceta extremadamente idealista del amor adolescente, llena de tópicos y lugares comunes, esta secuela ofrece más de lo mismo, agregando a la mezcla elementos más “maduros” y dramáticos, que en el contexto de “película para adolescentes” saltan demasiado y desdibujan una historia que no sabe cómo sostenerse. El nudo principal está a cargo del triángulo amoroso formado por Hache y sus dos amores, una trama que se queda corta, principalmente porque no hay más de dónde sacar. Su relación con Babi está agotada y la necesidad de que vuelvan a unirse está demasiado forzado. Por lo demás, Babi pasó de ser la chica fastidiosa y caprichosa, a una vieja fría y amargada. Es sorprendente cómo el personaje de Valverde pasó de ser molesto, a simplemente detestable, gracias a un guión que debe inventarse situaciones para mantener vivo el drama, y aunque Valverde hace lo que puede con el material que tiene entre manos, su participación es de lo más bajo de la película. No ocurre lo mismo con Clara Lago y su Gin, que parece ser el único personaje más “verdadero” de toda la historia, y que causa empatía con el espectador, en parte por el carisma de la actriz y porque su construcción es de lo mejor de la película, aunque la trama se dedique a pasar al personaje por desengaños y dramas típicos de las telenovelas. Hache sigue siendo el rebelde sin causa, sigue haciendo lo que quiere por la vida, y sigue siendo mantenido por su hermano millonario, pero se debe admitir que por lo menos en esta película se preocuparon de entregar una evolución al personaje, que aunque se la pase sufriendo durante toda la historia, realiza un arco que lo completa.

Al contar con una línea principal demasiado floja, había que echar mano al resto de los personajes para rellenar las dos horas y algo del filme, sacándose de la manga un par de sub tramas que no hacen más que reafirmar que el material es insuficiente y que la sutileza no es amiga de Fernando González Molina. Daniela (Nerea Camacho), la hermana menor de Babi, obsesionada con tener una historia de amor como la de su hermana, está empeñada en perder su virginidad antes de cumplir la mayoría de edad. Es sorprendente la forma en que se trata de entregar el mensaje moralista detrás de la historia de Daniela, pareciera que se está frente a un capítulo del libro “Juventud en Éxtasis”, algo que es francamente preocupante tomando en cuenta al público al que va dirigido el filme. Luego está la historia de Katina (Marina Salas), que va de la mano con el sentimiento de culpa que siente Hache por la muerte de su amigo, y cuyo viaje por el dolor de la pérdida es otro de los puntos rescatables de la cinta. Las carreras de motos vuelven a ser un apartado intrascendente para la historia y lo peor recae sobre los hombros de Rafaela (Carme Elias), madre de Babi, quien está segura de que su marido la está engañando y comienza una obsesiva persecución, en una de esas tramas que fácilmente se pudieron haber ahorrado, en pro de la fluidez del metraje y la consideración de los espectadores que deben soportar estos despropósitos. Esto, sumado a otros acontecimientos sin mayores justificaciones, tales como un gratuito intento de violación tras las bambalinas de un estudio de TV, ponen en cuestionamiento el norte de la película y las intenciones de sus realizadores. ¿En qué momento esta “Crepúsculo” se transformó en una “Réquiem Por Un Sueño”?

La tónica en la dirección es prácticamente idéntica a la de su predecesora, cayendo en las mismas siutiquerías, y donde vuelven a “brillar” las escenas de sexo incómodas, donde el estilismo excesivo e iluminación artificial, hacen parecer estos momentos de amor verdadero como unas escenas eliminadas del montaje de “300”.

Lo que quizás es más lamentable para aquellos que abogamos por un cine con contenido, y principalmente identidad, es que “Tengo Ganas De Ti” podría ser perfectamente una película norteamericana. Su historia es tan genérica y sus personajes tan estereotípicos, que no hay una identidad ni del realizador ni del lugar donde se sitúa la historia. Ideada para conquistar a quinceañeras, “Tengo Ganas De Ti” cae como una historia de amor más entre las miles de propuestas genéricas que han surgido en la historia del cine de industria.

Por Sebastián Zumelzu

Publicidad
10 Comentarios

10 Comments

  1. Denisse Cardemil

    28-Ago-2012 en 6:22 pm

    Estoy esperando ver esta película, lo malo es que varios ya me han dicho que es “fome”. De todas formas me gustaría ir a verla al cine 😛 así que espero que llegue el jueves.

  2. Elsie

    28-Ago-2012 en 7:25 pm

    impresionante, zumelzu lo hizo pedazos!!! Igual quede picada asiquela vere de todas formas. XD

  3. Karla romero

    29-Ago-2012 en 1:43 pm

    teng muchas ganas de ver esta peliculaaaaaaaa pooorfiii

  4. Francisco

    29-Ago-2012 en 1:48 pm

    qero ir a verla cn mi polola!
    xfaaa!!!!

  5. Francisco Javier Campos Vergara

    29-Ago-2012 en 1:49 pm

    qero verla para poder ir cn mi polola 🙂

  6. Viviana

    29-Ago-2012 en 1:51 pm

    Quiero verlaaa!

  7. María Soledad Vargas M

    29-Ago-2012 en 2:23 pm

    Ohhhh, yo la quiero ir a ver!!! Igual se ve buena, pero obviamente ver para creer y demás que lo logro con Humonegro, no? Hahaha (:

  8. Andrea Lafertte

    30-Ago-2012 en 11:14 am

    Esta critica dejó en el suelo a la pelicula y eso que le han hecho mucha publicidad. Igual me gustaria verla 😀

  9. Cesar Acosta

    30-Ago-2012 en 6:23 pm

    que critica!!! de verdad me gustaría verla para saber si estoy en acuerdo con Sebastian. y te diré que “Juventud en Éxtasis” no es de mis libros para recomendar, buena relación creo el periodista. pero bueno de igual forma la quiero ver así que nunca es malo un regalo para el cine. gracias.

Responder

Artículos Cine

Star Wars y el auge de los efectos visuales

Publicado

en

Star Wars

Desde prácticamente siempre, ha existido un odio irracional hacia las precuelas de Star Wars, aquella trilogía de películas que estrenada entre 1999 y 2005 que prometía conectar todos los hilos en torno a la historia que George Lucas iniciara en 1977. Amparado bajo una segunda explosión de popularidad de la saga, el director comenzó a principios de la década del 90 lo que sería la concepción de una idea que ya tenía cuando trabajaba “El Imperio Contraataca”, y que, según sus propias declaraciones en múltiples ocasiones, no le era posible filmar debido a las limitancias tecnológicas propias de la época. Así, el desarrollo del CGI hizo que Lucas pudiera adentrarse en la realización de una nueva trilogía, donde, más allá de su cuestionado argumento e innecesaria creación de fallas argumentales para la saga original, terminó por transformarse en una revolución gracias al elemento que fue más destacado por la crítica: los efectos especiales.

Fue en 1997 cuando comenzó el rodaje de “La Amenaza Fantasma” (1999) y, aunque se mantuvieron algunos elementos como la marioneta de Yoda y una utilización de escenarios reales con un cuidado diseño de producción, la transición se fue desarrollando de manera natural a lo que terminaría siendo “El Ataque de los Clones” (2002) y “La Venganza de los Sith” (2005), donde el uso de fondo verde fue más prominente que en ocasiones anteriores. Como dato curioso, y para reforzar la idea de que la animación digital fue el elemento principal de estas cintas, es sabido que no se construyó ni una sola armadura de trooper durante las tres películas, con dichos modelos siendo todos creados por computadora. A pesar de que el uso de CGI ya se había presenciado en otras películas previas –probablemente “Jurassic Park” (1993) siendo el caso más reconocido–, su utilización dentro de la producción de Star Wars significó todo un precedente, gracias a un innovador software donde se crearían los efectos visuales, al punto de que en la primera cinta existe una sola secuencia que no contiene efectos digitales.

A veinte años de su estreno, los efectos visuales en el cine son cosa de cada día, con prácticamente la totalidad de las cintas más taquilleras utilizándolo en su mayoría, lo que en un espectro más crítico ha terminado por omitir en el espectador el deseo de intentar diferenciar qué es real y qué no al momento de mirar una película. Asimismo, los directores actualmente pueden gozar de la misma libertad que Lucas describió a la hora de realizar las precuelas, pudiendo crear un guion a su antojo sin preocuparse de restricciones en torno a la producción, el desarrollo de personajes y, sobre todo, la creación de mundos y criaturas tan fantásticas como se ha caracterizado la saga desde sus orígenes. Todo lo anterior permitió también una reducción en los tiempos de rodaje, comenzándose a producir blockbusters en masa gracias a la implementación de la fotografía digital, y el uso de cámaras digitales que permiten grabar sin la necesidad de revelar el celuloide, pudiendo así montar y modificar escenas de una manera mucho más rápida.

Ya con la trilogía original Lucas había innovado en una serie de técnicas cinematográficas que eran prácticamente desconocidas para la época, pero todo ese trabajo fue opacado en cierta forma gracias al abrumador éxito que la saga tuvo más allá de la pantalla, transformándose en un icono de la cultura pop gracias a la explosiva venta de juguetes y una creciente popularidad que nunca decayó en el período de 1977 a 1983. Y es así como las tecnologías fueron evolucionando en pos de una saga que desde sus orígenes buscó una forma de deslumbrar y crear experiencias nunca vistas, algo que sin duda se logró con todos los contratiempos que pueda significar. Pasar de un aproximado de 365 tomas con efectos visuales en la primera cinta de 1977 a las más de 2200 que tiene la última de la era Lucas en 2005, habla de una necesidad de incorporar la tecnología con el fin de contar historias, derribando límites y permitiendo que la creatividad e imaginación de los realizadores pueda verse reflejada en la gran pantalla.

Hoy en día, con una nueva trilogía que llegará a su fin este 19 de diciembre, se puede ver como las técnicas de las otras seis entregas se van complementando para darle un romanticismo a la producción, omitiendo de plano un uso totalmente digital para seguir incluyendo animatronics, marionetas, maquillaje y otras técnicas de producción. Sin embargo, es imposible no reconocer el trabajo e influencia de George Lucas en el desarrollo del cine de fantasía como lo conocemos hoy en día y, más allá de cualquier falencia narrativa que haya cometido en sus cuestionadas precuelas, el cine y la tecnología comenzaron una relación que ha beneficiado tanto lucrativa como creativamente a la industria.

  • Star Wars: El Ascenso de Skywalker” se estrena el próximo 19 de diciembre. Preventa AQUÍ.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 semanas

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 semanas

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 4 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 4 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 4 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 4 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: