Conéctate a nuestras redes

Cine

Sully: Hazaña en el Hudson

Publicado

en

Siempre en los últimos meses del año llega un avance de lo que será el manojo de títulos protagonista de la temporada de premios. Sólo una pequeña muestra para ir calentando motores de cara a lo que sucederá en enero y febrero (y también marzo), cuando los cines se ven dominados por propuestas seductoras y potentes, que levantan el ánimo luego de una sucesión de jueves deprimentes. Aconteció de ese modo el año pasado con “The Martian” (2015) y “Bridge Of Spies” (2015), y el antepasado con “Gravity” (2013) y “Captain Phillips” (2013), como indicando que la ciencia ficción y Tom Hanks tienen garantizado desembarcar por adelantado. Y tal afirmación no es una humorada: la misma pareja se reitera ahora, con “Arrival” y “Sully: Hazaña en el Hudson”, dos que de seguro tendrán algo que decir en los reconocimientos a lo mejor de 2016.

sully-01La película se instala detrás del capitán Chesley “Sully” Sullenberger (Tom Hanks), hombre con experiencia que debe partir desde el aeropuerto LaGuardia, en compañía de su segundo al mando, Jeffrey Skiles (Aaron Eckhart). El viaje debe ser uno más de los miles que realiza un piloto en su vida, pero no todo sale según lo calculado y se produce un incidente que da paso a días en que, mientras recibe el reconocimiento de la gente y la prensa, el ente que debe investigar y determinar responsabilidades maneja bastantes dudas respecto al actuar de Sully.

Otra historia real bajo el lente de Clint Eastwood, sociedad que en el último tiempo no ha concebido cintas particularmente notables, moviéndose entre la intrascendencia y el conservadurismo moral, poco para un realizador de su talla. “Sully: Hazaña en el Hudson”, con un enfoque muy acotado y directo, le permite distanciarse de esas exploraciones que tan pocos réditos le han traído, centrándose en un estadounidense que en 2009 vive un hecho que desestabiliza lo que parece una vida normal: dos hijas, una esposa cariñosa (Laura Linney), un buen empleo y suficiente experiencia en el cuerpo.

sully-02Un cineasta promedio –de esos que abundan y siempre tienen trabajo– se habría puesto sobre los hombros de esta historia con irritable convencionalidad, dirigiendo la narración hacia ese punto de ebullición al que hace referencia el título y toda la campaña promocional. Eastwood, en cambio, fracciona con prestancia el relato, le quita pomposidad y lentamente lo conduce hacia exploraciones más sosegadas y contundentes, en una operación que tiene cuerpo y al mismo tiempo cierto clasicismo: hay raccontos, el personaje se va viendo absorbido con hitos bien marcados, la mayoría de las conversaciones de relleno son más o menos las esperables, y los secundarios no subvierten su limitado rol.

Puede que en esta cinta no hayan grandes personajes aparte de Sully, y no sea este el reino del atrevimiento y la osadía, pero Eastwood macera la película con una elegancia de la que es difícil abstraerse –manejo de tiempos, movimientos de cámara–. Y, ciertamente, hay más que algo de osadía en plantear el relato con tal despojo de adornos (salvo los indispensables para comprometer a la audiencia) y desarticular las convenciones del filme que adapta hechos reales: le quita ruido, le baja dos cambios, y lo que sale es un largo mucho más silencioso e interesante que aquel que la historia original invitaba a crear. Una apuesta que encuentra en Tom Hanks al aliado ideal, que encarnando la procesión que vive su personaje está impecable, e invita a pensar que pocos actores ofrecen esas texturas, esas minuciosidades, que finalmente consolidan un gran protagónico.

sully-03Un Hanks que se pone los auriculares, hace partir el motor, toma decisiones con convicción y siempre muestra nervios de acero, jamás exagerando la nota. Eso es algo que vemos más de un par de veces durante la cinta, y en el tratamiento de aquella escena está nítida la mano de Eastwood, que no se engolosina por contar con cámaras IMAX para filmar toda la película. Lo mismo se percibe en la manera en que trata el accidente, segundos de enorme y silente violencia que en este caso, ya sea solo esbozando o mostrando sin aspavientos, el director consigue cristalizar como instantes en que se expone en toda su dimensión la fragilidad de la vida humana. No obstante, no está interesado en que eso figure como el momento definitivo, porque, al margen de ciertas simplificaciones, lo suyo es desnudar al ser humano agrietado y desarmar lo que el espectador creía tener tan resuelto. Elecciones como esta sólo pueden ser celebradas y, en definitiva, hacen de este uno de los títulos más lúcidos del último tiempo.

Por Gonzalo Valdivia

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Contra Lo Imposible

Publicado

en

Contra Lo Imposible

Plasmar cinematográficamente acontecimientos relacionados con el deporte implica trazar una línea, aludiendo al proceso detrás de la preparación antes de enfrentarse a un gran evento, con los conflictos situados entre medio configurando la trayectoria de quienes protagonizan grandes hazañas deportivas. Una de las carreras de automovilismo más prestigiosas sirve como el escenario perfecto para situar fuerzas opuestas en medio de un conflicto de intereses donde las destrezas, el compañerismo y la determinación serán fundamentales para alcanzar el éxito. Dos años después de su exitosa “Logan”, James Mangold dirige una historia inspirada en hechos reales y que tiene al centro a dos de las grandes compañías de automóviles del mundo: Ford y Ferrari.

“Contra Lo Imposible” se centra en el visionario diseñador de autos Carroll Shelby (Matt Damon) y el corredor Ken Miles (Christian Bale). Ambos estarán encargados de diseñar y construir un auto de carreras para la compañía Ford, el que debe ser capaz de vencer a su oponente más poderoso en manos de Enzo Ferrari (Remo Girone). Juntos deberán luchar contra los intereses corporativos para, al mismo tiempo, alcanzar sus victorias personales.

La cinta aprovecha desde su inicio el concepto en el que se encuentra inmersa, pues las carreras de autos son su principal motor, y estas son representadas con una mirada intuitiva, capaz de exhibir con agilidad cada momento y componente de una carrera automovilística. Y considerando su extensión, alcanzando las dos horas y treinta minutos, el ritmo agitado se vuelve esencial para conducir un relato que realmente profundiza en su principal temática.

Las decisiones de encuadres y montaje ayudan a edificar una historia que arranca tal como lo hace un auto de carrera y debe avanzar poniendo especial atención a las curvas con las que se encuentra. Y es ahí donde las pausas son necesarias para así poder evidenciar el entramado que se teje al interior de la compañía Ford y, a la vez, aprovechando de adentrarse en la vida personal del corredor que estará a cargo de conducir el moderno automóvil.

Para poder construir una historia que intenta alcanzar un nivel épico dentro de su contexto, esta es divida en dos trayectos que avanzan a la vez y que juntan su camino en la carrera de Las 24 Horas de Le Mans. Por una parte, la compañía Ford y su lucha por competir con las grandes entidades del mundo automotriz, es el centro y detonador que empujará a sus protagonistas a enfrentarse a grandes obstáculos para alcanzar el principal objetivo. La compañía es a la vez representada como quienes instalan los inconvenientes corporativos, donde los intereses monetarios preponderan frente a la pasión que significa para los protagonistas el poder diseñar el revolucionario nuevo modelo.

Por otra parte, el encargado de conducir el nuevo automóvil es el obstinado Ken Miles, el que simboliza un espíritu agitador y con el objetivo de alterar la firmeza de la compañía. Junto a su carácter testarudo y poco apacible, Ken es el personaje que más cambios sufre a través del relato, siendo capaz de transformar su razonamiento, pero gracias a quienes lo rodean, su esposa e hijo. Sin embargo, su camino no podría completarse sin el apoyo de su amigo y socio en este negocio, Caroll Shelby. La relación de ambos es la manifestación del compañerismo y el cariño fraternal; en ellos está puesta la cuota necesaria de idealismo, la que los ayudará a continuar adelante, pese a las adversidades.

James Mangold logra crear un drama deportivo complejo y con las características de un cine algo más clásico, rememorando a producciones hollywoodenses de antaño, pero con la apariencia física de una obra moderna que cuida su tratamiento. “Contra Lo Imposible” alcanza un nivel satisfactorio, donde el mundo que retrata queda plasmado con total firmeza y es coherente con sí misma hasta el final.


Título Original: Ford v Ferrari

Director: James Mangold

Duración: 152 minutos

Año: 2019

Reparto: Matt Damon, Christian Bale, Jon Bernthal, Caitriona Balfe, Noah Jupe, Josh Lucas, Tracy Letts, JJ Feild, Ray McKinnon, Rudolf Martin, Ward Horton, Bridie Latona, Lachlan Buchanan


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 6 días

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 6 días

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas