Conéctate a nuestras redes

Cine

Suite Francesa

Publicado

en

Las guerras mundiales han sido centro y motor de numerosas producciones artísticas, no ausentándose de esto el cine. Es por ello que, sin importar el avance del tiempo, año tras año se siguen sumando películas que toman como escenario algún momento de estos conflictos, privilegiando abordar algún pasaje inesperado o una historia oculta clave en la Primera o la Segunda Guerra, con el propósito de agregar algún viraje desconocido a lo que ya sabemos. Sin embargo, esto tampoco ha impedido que irrumpan cintas que aunque puedan narrar momentos a la vez conmovedores y terribles, luzcan como material ya visto. “Suite Francesa” está basada en una novela escrita en la ocupación nazi, y posiblemente por eso mismo tiene bastante de lo anteriormente señalado: un relato que pareciera que ya hemos escuchado, visto o leído, con un encanto que no descansa en la sorpresa que provoca sino en una correcta ejecución de sus distintas piezas.

SUITE FRANCAISE 01Ambientada a principios de la Segunda Guerra Mundial, el filme gira en torno a Lucille Angellier (Michelle Williams), una joven francesa cuyo marido combate lejos de su hogar, y que en su espera se ha quedado en compañía de su dominadora suegra (Kristin Scott Thomas). Ambas vivirán la ocupación de su pueblo por el ejército alemán, pero también de su hogar, cuando decida residir en la casa de las mujeres un atractivo teniente alemán, con quien Lucille tendrá que dirimir tanto sobre su propia historia como las de sus vecinos.

Poco prometedora en sus primeros minutos, “Suite Francesa”, en concordancia a tantas películas bélicas, parte con bombardeos en el pueblo y el temor generalizado, pero casi nula crudeza, con casi todos salvando de la muerte por milagro. De ese arranque, que podría haber sido el mal inicio de un panorama peor, la cinta se recompone y no precisamente por ser un retrato verosímil de la guerra, sino por la delicadeza con la que recoge las emociones de sus personajes y el uso adecuado de la cámara para enfocar la ansiedad y la inquietud de sus protagonistas.

SUITE FRANCAISE 02Es precisamente en esta vertiente donde el director Saul Dibb muestra su mayor mérito, en cómo entreteje las relaciones de los personajes en un contexto de guerra: el equilibrio precario entre Lucille y su suegra, quien la atormenta y controla con los menores gestos a pesar de la llegada del teniente alemán; la atracción física y sexual por el otro, pese a ser el enemigo; o la cautela de las conversaciones y la rapidez en la realización de las tareas domésticas apenas se descubre la ocupación del pueblo. Dibb parece haber captado cómo los vínculos se adaptan y transforman en una situación de riesgo, donde la hegemonía de otro altera el día a día, aunque no del todo.

Pese a este acierto del guión y la dirección, el relato se da demasiadas licencias. Tal como los bombardeos extraordinariamente poco dañinos para el pueblo francés, el peligro y la violencia corren demasiado cerca de los personajes como para que tantas veces y tantos salgan indemnes. Puede que por mantener la lealtad al texto original, escrito en plena guerra, haya tal optimismo en un panorama así, pero no se puede desmentir que ante la crudeza de otras producciones, resulta a lo menos llamativo que haya tanto suceso sin graves consecuencias.

SUITE FRANCAISE 03Las interpretaciones, por otro lado, dotan del dramatismo necesario las acciones y vínculos de los personajes, especialmente Michelle Williams y Kristian Scott Thomas, quienes en sus sólidas actuaciones hacen comprensibles las actitudes de sus caracteres, aun ellos tomando rumbos no inesperados, así como las cercanías y lejanías del resto. El resto del elenco también se luce –aunque su presencia implique pocos minutos– y sirve de buen complemento para una cinta con fotografía, montaje y sonido sumamente bien armados.

En definitiva, “Suite Francesa” es sobre todo una película correcta. Entre tantas obras sobre las guerras mundiales no busca asombrar con un relato con personajes y anécdotas inesperadas, ni tampoco pretende ser una nueva lectura sobre el ocurrir de los hechos. Su apuesta va por aproximarse al sentir y actuar en un contexto particularmente complejo y arduo. Si bien el guion tiene momentos en que no alcanza a ser veraz, al menos sí lo hace en cómo los personajes perciben, se mueven y actúan entre ellos en un escenario tan áspero.

Por Javiera Quiroga

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

El Llamado Salvaje

Publicado

en

El Llamado Salvaje

El CGI (Computer Generated Imagery) en el cine es a menudo un tema controversial al ser a veces mal utilizado, o ser técnicamente deficiente. A veces el efecto que genera es simplemente espantoso, como en el caso de “Cats” (2019), en otras busca ser casi lo único valioso en una película, más que historia o personajes, como en el caso de “Avatar” (2009). Esto se debe en gran medida a que es un recurso relativamente nuevo en la historia del cine, y las capacidades técnicas de los efectos especiales siempre están evolucionando. Algo notable de “El Llamado Salvaje” desde un principio es el uso de CGI para generar personajes casi en su totalidad, lo que es definitivamente una apuesta arriesgada. Sin embargo, el resultado, a pesar de no ser perfecto, es un buen camino a seguir para la industria en el futuro.

La historia sigue a Buck, un perro grande y afable, criado por una acaudalada familia en California, que es secuestrado y vendido durante la Fiebre del Oro, y enviado a Yukon, al norte de Canadá. Ahí vivirá diversas aventuras y conocerá a diferentes perros y personas que lo acercarán a su lado más salvaje, lo que finalmente lo llevará a su destino.

“El Llamado Salvaje” es una sólida película de aventuras, en gran medida porque el personaje principal es profundamente querible. Pese a que puede ser sumamente difícil generar empatía con un protagonista que no habla, por lo que se vuelve difícil entrar en su mundo interior, el film toma las decisiones adecuadas de utilizar una voz en off que a menudo nos dice lo que piensa, y hacer uso del CGI para darle al animal un gran rango de emociones y personalidad. Inmediatamente somos capaces de conectarnos con Buck, y además de entender su relación con los otros animales que conoce, los que también son sumamente expresivos.

Y ese es uno de los grandes aciertos de la película. El uso que le da al CGI tiene más que ver con construir personajes expresivos y queribles que con buscar un fotorrealismo que sea técnicamente sorprendente, o con generar un mundo de fantasía que sea el gancho de la cinta. A diferencia de “The Lion King” (2019), acá los personajes caninos están llenos de expresividad y personalidad, incluso a pesar de no tener voz, y esto es casi en su totalidad a lo efectivo del CGI.

Aunque, claro, la falta de prolijidad técnica en la animación de los personajes se siente, y en algunas escenas casi llega a distraer de la historia. Hay momentos en que estos no alcanzan a mezclarse bien con su ambiente y se sienten como personajes de videojuego, moviéndose por un ambiente de manera desconectada. Sin embargo, el film completo genera una sensación de fantasía y plasticidad que se complementa bien con este aspecto.

Básicamente, todo es un poco plástico, pero al menos de manera coherente. Se siente como un film animado, tanto por su textura visual como por su puesta en escena, lo que tiene sentido, considerando que es la primera película live action del director Chris Sanders, famoso por “Lilo & Stitch” (2002) y “How To Train Your Dragon” (2010) y “The Croods” (2013). Esto lleva a que los momentos en que el CGI falla se vuelvan menos choqueantes y nunca lleguen a ser más llamativos que la historia en sí.

“El Llamado Salvaje” no es una película perfecta, tiene algunas falencias de guion, algunos de sus personajes (particularmente los villanos) son algo caricaturescos y el final se vuelve sobre explicativo, alargándose y siendo innecesariamente cursi. Sin embargo, al igual que el viaje de Buck, es una película con altos y bajos: una vez terminada, es un viaje que valió la pena tomar. Y no sólo eso, es también un buen ejemplo de las posibilidades narrativas que puede tener el uso de CGI en el cine, si dejamos de centrarnos en el aspecto técnico y volvemos a concentrarnos en la historia y los personajes.


Título Original: The Call Of The Wild

Director: Chris Sanders

Duración: 105 minutos

Año: 2020

Reparto: Harrison Ford, Dan Stevens, Bradley Whitford, Karen Gillan, Omar Sy, Jean Louisa Kelly, Terry Notary, Cara Gee, Colin Woodell, Wes Brown, Anthony Molinari, Brad Greenquist


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Hotspot Hotspot
DiscosHace 6 días

Pet Shop Boys – “Hotspot”

Hace más de tres décadas que el icónico dúo londinense compuesto por Neil Tennant y Chris Lowe dio inicio a...

Marigold Marigold
DiscosHace 2 semanas

Pinegrove – “Marigold”

Originarios de New Jersey, y con un sonido característico que toma elementos del indie rock y del country más alternativo,...

The Archer The Archer
DiscosHace 3 semanas

Alexandra Savior – “The Archer”

No tuvieron que pasar siete años de mala suerte –como rezan los primeros versos del álbum– para que Alexandra Savior...

There Is No Year There Is No Year
DiscosHace 4 semanas

Algiers – “There Is No Year”

Algiers es una banda que logró algo de notoriedad en los circuitos alternativos durante 2017 gracias al lanzamiento de su...

Deceiver Deceiver
DiscosHace 3 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 3 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Publicidad
Publicidad

Más vistas