Conéctate a nuestras redes

Cine

Star Wars: El Despertar de la Fuerza

Publicado

en

Cuando a fines de 2012 salió la noticia de que Disney había comprado Lucasfilm –la empresa que dio origen a las seis películas de Star Wars que todos conocemos–, y su subsecuente anuncio de continuar la saga que terminara con la derrota de Darth Vader y el Imperio, no fueron pocos los escépticos que vieron esto con desconfianza. Tildándolo de operación comercial, falto poco para que se lo atribuyeran directamente al lado oscuro de la Fuerza. Uno de los detalles que ayudó a calmar a STAR WARS THE FORCE AWAKENS 01los fanáticos, fue que la producción asegurara la participación del trío protagónico de la saga clásica, integrado por Mark Hamill, Carrie Fisher y Harrison Ford. A pesar de esto, a lo que apostaron los creadores de “Star Wars: El Despertar de la Fuerza” fue a la continuidad, no a la nostalgia; a un renacer más que a un despertar.

A treinta años de los eventos ocurridos en “Star Wars: Episode VI – Return Of The Jedi” (1983), la galaxia sigue en guerra. El malvado Primer Orden busca continuar con los anhelos de dominación interespacial que tuviera el Imperio, y La Resistencia son los únicos que se le pueden oponer. Cuando Poe Dameron (Oscar Isaac), el primer piloto de los nuevos rebeldes, deba esconder dentro de un droide el mapa que podría poner fin a la guerra, dependerá de la chatarrera, Rey (Daisy Ridley), y el stormtrooper, Finn (John Boyega), entregar al robot en manos de su dueño, y así devolver el balance a la Fuerza.

Si a alguien le sonó conocida la trama descrita en el párrafo anterior, está totalmente en lo cierto: la trama central de “Star Wars: El Despertar de la Fuerza” es idéntica en esencia a la de “Star Wars” (1977), también conocida como “Episode IV – A New Hope”. La gran diferencia acá, es que los personajes han cambiado. Finn y Rey, el dúo protagónico, funcionan como una amalgama del trío central de la trilogía clásica. El primero tiene la particularidad de ser un desertor del bando enemigo, por lo que lleva la carga moral de los problemas de la película. Aparte de esto, cuenta con muchos de los mejores momentos humorísticos, un aspecto que nunca ha sido el fuerte de la saga. Pero es Rey la STAR WARS THE FORCE AWAKENS 02que realmente destaca, debido a que en esta ocasión recayó sobre los hombros de una mujer el llevar la batuta de la acción en la cinta. Puede que Leia haya sido capaz de disparar un arma cuando fuera necesario, pero seguía funcionando más como la damisela en peligro frente al arrojo de Han o los poderes de Luke. El personaje de Daisy Ridley, en cambio, se alza como una fuerte y admirable heroína que no tiene nada que envidiar a los hombres.

A pesar de lo bien que se integran a la camada los nuevos actores, era necesaria la participación del elenco original para realmente llevar a cabo este traspaso. Han Solo y compañía ayudan a los nuevos a dar sus primeros pasos a lo largo y ancho de la cinta, pero siempre manteniendo una distancia. Al mismo tiempo, la trama se encarga de relacionar lo suficiente a Finn y Rey con el resto para que tengan sentido sus apariciones, pero no en exceso como para empezar a generar dudas de continuidad.

En oposición a los héroes, hace su aparición Kylo Ren (Adam Driver), y aunque su apariencia (casco negro, capa negra, sable rojo) no puede notarse más familiar, es un villano más complicado y ambiguo de lo que puede parecer en un principio. Como Driver es un actor que viene más que nada de la comedia, también se encarga de darle a su personaje un toque de ironía y burla en sus comentarios, algo que nunca funcionó del todo en manos de antecesores como el Conde Dooku (Christopher Lee). Todos estos jugadores son colocados a merced del gran principio que mueve a STAR WARS THE FORCE AWAKENS 03toda la acción en el universo de Star Wars: la Fuerza. Aprendiendo de los errores previos, en esta ocasión los creadores optaron por mantener esto en un grado más externo: es un poder que sólo unos pocos pueden blandir, no un concepto a intentar explicar con teorías pseudo científicas. A pesar de esto, la cinta deja en claro que la efectividad de la Fuerza no es nada al lado del disparo de una X-Wing o un crucero intergaláctico, ambos protagonistas de quizás los mejores momentos de la película.

Donde sí viene a aparecer en exceso dicho concepto, es en el desarrollo de la trama. Son varias las ocasiones en que un personaje sale de un problema o se entera de algo gracias a este poder, lo que además siempre cae de los cielos como el subterfugio correcto para hacer avanzar la historia cuando parece que se va a estancar. Esto no es nada nuevo: en todas las cintas anteriores ocurría con mayor o menor frecuencia, sin embargo, es un elemento que J.J. Abrams y compañía deberá cuidar mucho, ya que puede terminar por erosionar la credibilidad de los espectadores. Otro riesgo que podría llegar a plagar a las próximas dos entregas, es el exceso de personajes, tal como le ocurrió, por ejemplo, a “Avengers: Age Of Ultron” (2015). No tanto porque algunos empiecen a destacar más que otros, sino que porque seguir la línea de un grupo de protagonistas a veces puede resultar en desmedro de la historia central. Esto fue lo que la entrega original supo evadir por completo: era la historia de Luke, pero también de los rebeldes destruyendo la Estrella de la Muerte.

STAR WARS THE FORCE AWAKENS 04Esa y otras icónicas escenas son referenciadas en la nueva entrega, pero a diferencia de la apelación fortuita y, a ratos, forzada a la nostalgia de la que hizo gala “Jurassic World” (2015), “Star Wars: El Despertar de la Fuerza” viene con la misión de dar inicio a una nueva saga. Es cierto que bebe de sus antecesoras, pero su foco está colocado en los nuevos fanáticos de las naves y los sables láser, no en aquella generación que ya tuvo una saga propia. Es por esto que la película nunca busca quitarse de encima el aire a cuento o fábula que la acompaña de principio a fin. La historia no está repetida: es una que data de hace tanto tiempo, que lo único que necesita es cambiar su forma para adecuarla a cada presente. Algo así como la metáfora que surge por la acción de presenciar esta cinta: los padres (la generación de la primera saga) llevando a sus hijos (la nueva generación) al cine a ver el comienzo de esta saga actual, la que será de ellos, y les corresponderá apropiársela, para que en 40 años más hagan una obra propia, quizás con otro nombre, pero que motive a su descendencia a mirar hacia el cielo e imaginar que son capaces de salir volando desde el columpio en el que están sentados, igual como lo hizo alguna vez con sus padres.

Por Lucas Rodríguez

Publicidad
4 Comentarios

4 Comments

  1. Manuel

    18-Dic-2015 en 6:51 am

    Muy buen analisis. Para mi la pelicula funciona y muy bien. es entretenida y el hecho de que este film genere el entusiasmo de ver tanta gente disfrazada es genial. Y desde rocky 4 que no estaba en un cine donde se apaludiera tanto en cada momento espectacular o emocional de la pelicula. Emociones es lo que provoca, que mejor que eso.

  2. Miguel Angel

    19-Dic-2015 en 3:45 pm

    A mi me pareció medianamente buena (algo que para mi es una pena), muy poco original, los paisajes y las escenas de combate mal aprovechadas ya que, a modo personal, me parece una batallas digna de cualquier película de acción, pero ni de star wars, fue una guerra sin las estrellas. Lo mejor lejos los nuevos protagonistas.

  3. Pedro Navarrete

    21-Dic-2015 en 7:40 am

    Cumple con las expectativas, uno llega con muchas dudas y ansiedad, y finalmente te vas con muchas dudas y ansiedad por que la siguiente película de la saga salga pronto, y para mi eso es lo que hace una buena película, entretener hasta el punto que te llega a dar pena que la película se haya terminado.

    Es muy lindo ver que al final de la película mucha gente se quedo sentada en sus asientos hasta que terminaron los créditos, esperando a que aparezca alguna escena mas, casi como diciendo “me rehúso a que termine!” jajaja.

    Sin duda esta película supera a cualquiera de la segunda trilogía de los episodios 1, 2 y 3, y es una mas que decente continuación de la trilogía de la saga original.

    Muy bien por J.J. Abrams, parece que el legado de las grandes películas de fantasía y ciencia ficción que dejaron los maestros Spielberg y Lucas sigue vivo en el.

  4. Omar Sa Nuñez

    24-Dic-2015 en 8:57 am

    un comentario bastante generoso con una historia que dejo de tener gracia en el episodio 3. Volver a mostrar lo mismo a nuestros hijos no es justificable, cualquiera se dio cuenta de lo básico y absurda de la trama, los grandes conflictos de moral que presentaba star wars no están en esta, los personajes simples maquetas que dirigen hechos fortuitos y muy convenientes para el director, esto debería haber terminado aquí. pero algo que genera tanto dinero en estos tiempos. simplemente no puede terminar.

Responder

Artículos Cine

Star Wars y el auge de los efectos visuales

Publicado

en

Star Wars

Desde prácticamente siempre, ha existido un odio irracional hacia las precuelas de Star Wars, aquella trilogía de películas que estrenada entre 1999 y 2005 que prometía conectar todos los hilos en torno a la historia que George Lucas iniciara en 1977. Amparado bajo una segunda explosión de popularidad de la saga, el director comenzó a principios de la década del 90 lo que sería la concepción de una idea que ya tenía cuando trabajaba “El Imperio Contraataca”, y que, según sus propias declaraciones en múltiples ocasiones, no le era posible filmar debido a las limitancias tecnológicas propias de la época. Así, el desarrollo del CGI hizo que Lucas pudiera adentrarse en la realización de una nueva trilogía, donde, más allá de su cuestionado argumento e innecesaria creación de fallas argumentales para la saga original, terminó por transformarse en una revolución gracias al elemento que fue más destacado por la crítica: los efectos especiales.

Fue en 1997 cuando comenzó el rodaje de “La Amenaza Fantasma” (1999) y, aunque se mantuvieron algunos elementos como la marioneta de Yoda y una utilización de escenarios reales con un cuidado diseño de producción, la transición se fue desarrollando de manera natural a lo que terminaría siendo “El Ataque de los Clones” (2002) y “La Venganza de los Sith” (2005), donde el uso de fondo verde fue más prominente que en ocasiones anteriores. Como dato curioso, y para reforzar la idea de que la animación digital fue el elemento principal de estas cintas, es sabido que no se construyó ni una sola armadura de trooper durante las tres películas, con dichos modelos siendo todos creados por computadora. A pesar de que el uso de CGI ya se había presenciado en otras películas previas –probablemente “Jurassic Park” (1993) siendo el caso más reconocido–, su utilización dentro de la producción de Star Wars significó todo un precedente, gracias a un innovador software donde se crearían los efectos visuales, al punto de que en la primera cinta existe una sola secuencia que no contiene efectos digitales.

A veinte años de su estreno, los efectos visuales en el cine son cosa de cada día, con prácticamente la totalidad de las cintas más taquilleras utilizándolo en su mayoría, lo que en un espectro más crítico ha terminado por omitir en el espectador el deseo de intentar diferenciar qué es real y qué no al momento de mirar una película. Asimismo, los directores actualmente pueden gozar de la misma libertad que Lucas describió a la hora de realizar las precuelas, pudiendo crear un guion a su antojo sin preocuparse de restricciones en torno a la producción, el desarrollo de personajes y, sobre todo, la creación de mundos y criaturas tan fantásticas como se ha caracterizado la saga desde sus orígenes. Todo lo anterior permitió también una reducción en los tiempos de rodaje, comenzándose a producir blockbusters en masa gracias a la implementación de la fotografía digital, y el uso de cámaras digitales que permiten grabar sin la necesidad de revelar el celuloide, pudiendo así montar y modificar escenas de una manera mucho más rápida.

Ya con la trilogía original Lucas había innovado en una serie de técnicas cinematográficas que eran prácticamente desconocidas para la época, pero todo ese trabajo fue opacado en cierta forma gracias al abrumador éxito que la saga tuvo más allá de la pantalla, transformándose en un icono de la cultura pop gracias a la explosiva venta de juguetes y una creciente popularidad que nunca decayó en el período de 1977 a 1983. Y es así como las tecnologías fueron evolucionando en pos de una saga que desde sus orígenes buscó una forma de deslumbrar y crear experiencias nunca vistas, algo que sin duda se logró con todos los contratiempos que pueda significar. Pasar de un aproximado de 365 tomas con efectos visuales en la primera cinta de 1977 a las más de 2200 que tiene la última de la era Lucas en 2005, habla de una necesidad de incorporar la tecnología con el fin de contar historias, derribando límites y permitiendo que la creatividad e imaginación de los realizadores pueda verse reflejada en la gran pantalla.

Hoy en día, con una nueva trilogía que llegará a su fin este 19 de diciembre, se puede ver como las técnicas de las otras seis entregas se van complementando para darle un romanticismo a la producción, omitiendo de plano un uso totalmente digital para seguir incluyendo animatronics, marionetas, maquillaje y otras técnicas de producción. Sin embargo, es imposible no reconocer el trabajo e influencia de George Lucas en el desarrollo del cine de fantasía como lo conocemos hoy en día y, más allá de cualquier falencia narrativa que haya cometido en sus cuestionadas precuelas, el cine y la tecnología comenzaron una relación que ha beneficiado tanto lucrativa como creativamente a la industria.

  • Star Wars: El Ascenso de Skywalker” se estrena el próximo 19 de diciembre. Preventa AQUÍ.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 semanas

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 semanas

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 4 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 4 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 4 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 4 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: