Conéctate a nuestras redes

Cine

Star Trek: En la Oscuridad

Publicado

en

El universo Star Trek se acerca a cumplir 50 años de historia con pleno vigor. ¿El responsable? J.J. Abrams, mente detrás de fenómenos televisivos como “Alias” o “Lost”, y director de la estupenda “Super 8” (2011). En 2007 aceptó la tarea de tomar la saga trekkie y reconducirla desde cero. Reunió a un elenco de jóvenes actores y confió el guión a dos de sus colaboradores habituales. Existió el cuidado de no hacer borrón y cuenta nueva: se mostraron los orígenes de la tripulación del USS Enterprise, pero esta nueva visión no eliminaba lo narrado en las películas originales, sino que lo STAR TREK INTO DARKNESS 01incorporaba. Esa terminó siendo una de las principales virtudes de una película magnífica. “Star Trek: En la Oscuridad” es su secuela y el listón vuelve a quedar muy alto.

La tripulación del USS Enterprise ha conseguido salir indemne de una arriesgada misión en un planeta habitado por una cultura primitiva. Claro que para ello han debido romper reglas y las sanciones no tardan en llegar: Kirk (Chris Pine) y Spock (Zachary Quinto) son removidos de sus puestos y reacomodados en nuevas tareas. Pero todo se convulsiona luego de que un ex agente de la Flota Estelar (Benedict Cumberbatch) ataca una instalación secreta. Este enemigo es una fuerza sobrehumana que amenazará con doblegarlos como nadie jamás lo ha hecho.

Tal como “Star Trek” (2009), la película tiene un prólogo de un ímpetu avasallador, que ya se quisiera cualquier cinta de acción dura. Un segmento que es una auténtica delicia, con un montaje expresivo  de sincronía perfecta, de una paleta de colores exquisita y efectos visuales para dejar boquiabierto a cualquiera. El director comprende que un filme así de grande debe capturar al espectador desde el arranque, y vaya que lo consigue. Este comienzo anticipa lo que vendrá más adelante: acción al servicio de una historia consistente, algo usual en el cine de Abrams.

STAR TREK INTO DARKNESS 04La película da en el clavo al brindarle un protagonismo bastante balanceado a su amplio elenco. Cada uno tiene espacio para el lucimiento y, además, evidencian evolución con respecto a cómo terminaron en la anterior cinta. En las relaciones entre los tripulantes hay pequeños y divertidos momentos que proporcionan tanto disfrute como las escenas más orientadas al espectáculo. En relación a eso, el filme dosifica muy bien la comedia con la acción. No es diversión sin freno, sino que sabe bajar la intensidad para luego volver a la carga; es decir, consigue matizar, pese a que avanza a velocidad.

Es verdad que todas estas eran virtudes que ya poseía su predecesora. Pero también es cierto que esta no contaba con un villano de la envergadura del interpretado por Benedict Cumberbatch, letal a la vez que enigmático. Debido, en gran medida, a su inmenso poder y difusas intenciones es que el devenir de la película es incierto en todo momento. En ese sentido, rompe con la progresión a las que nos tiene acostumbrados el cine palomitero. Todo se vuelve más cambiante e impredecible. No se recuerda un villano de efecto tan magnético desde el Joker de “The Dark Knight” (2008), siendo Silva de “Skyfall” (2012) el único que podría entrar en la discusión. La actuación que Cumberbatch entrega es maciza. No raya en lo histriónico, ni se aproxima un ápice a la sobreactuación; su interpretación es precisa, elegante e imponente.

Sin embargo, si eso eleva la cinta, hay ciertos detalles a los que les faltó ajuste, que llevan a que no vuele tan alto. Quizá por querer mantener un ritmo descollante (o a causa de ello, según se quiera STAR TREK INTO DARKNESS 02mirar), el filme se entrega a algunas explicaciones que no son del todo satisfactorias. Aunque no faltará quien deje pasar eso a cambio de  la generosa cantidad de guiños a las películas originales, en especial a la segunda: “Star Trek II: The Wrath Of Khan” (1982).

Estamos ante un entretenimiento robusto, orquestado con balance y actuado sólidamente. Probablemente la cinta grande con la construcción más armoniosa de lo que va de año. Su entramado tiene pequeños elementos a los que las falta un mejor acabado, pero que son perdonables en la medida que proporciona destellos por montón. J.J. Abrams dejará la conducción de esta saga para asumir el liderazgo de la nueva trilogía de “Star Wars”, pero están los cimientos para seguir asombrando al espectador. Este renovado Enterprise aún tiene mucho que conseguir.

Por Gonzalo Valdivia

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

El Hoyo

Publicado

en

El Hoyo

Tras un inexplicable recorrido en festivales, llega a Netflix la película española “El Hoyo”, un high-concept de ciencia ficción que busca hacer reflexionar con la metáfora que envuelve su premisa filosófica, y asquear con un estilo gore provocativo. Una mezcla que puede parecer mal planeada, pero que al parecer fue lo suficientemente chocante o interesante como para convertir a la producción en uno de los títulos más populares de la plataforma de streaming.

Toda la película ocurre en “el hoyo”, una prisión con cientos de niveles de pocos metros cuadrados cada uno. En cada piso, dos personas elegidas al azar deben compartir espacio por un mes, después del cual son repartidos aleatoriamente a cualquier otro piso. El giro es que cada nivel tiene en el centro un agujero por el que cada día desciende desde el piso más alto un banquete para alimentar a los presos. La comida es abundante y podría dar abasto para alimentar a todos los integrantes del hoyo, pero, por supuesto, los de arriba no se demoran en terminársela, forzando a los de abajo a luchar por restos, desnutrirse, comerse entre ellos, volverse locos o suicidarse.

Esto lo vemos desde la perspectiva de Goreng (Iván Massagué), un nuevo recluso/potencial mesías que lógicamente cuestiona este sistema. Por suerte, una serie de personajes no se molestan en explicarle todo el funcionamiento. “El Hoyo” tiene muchas reglas y, a pesar de ser molesta y constante, la sobreexposición está generalmente justificada por los requisitos de la película de construir la metáfora. “Los de arriba son los de arriba y los de abajo son los de abajo”, es la sabiduría que le transmite al protagonista Trimagasi (Zorion Eguileor), su primer compañero y desde entonces la no tan sutil comparación con el mundo exterior que la cinta está haciendo se vuelva evidente.

Si bien, el comunismo y la equitativa repartición de los recursos es lo que debería salvar el sistema, las cosas no funcionan así, y la exploración de la película de por qué esto no sucede es lo que hace avanzar la trama a medida que Goreng pasa por diferentes pisos y entendemos al revés y al derecho el funcionamiento del calabozo.

La película tiene ideas sobre lo difícil que es convencer a los privilegiados de que piensen en el resto, de cómo los desfavorecidos terminan obligados a pelear entre ellos y sobre que, finalmente, cada uno vela por sí mismo. Toda postura está representada: desde aquellos personajes que buscan el diálogo, otros que entienden que las cosas se hacen por la fuerza, los que quieren solucionar el problema para todos, aquellos que buscan sobrevivir y los que simplemente se rinden, cuyos cuerpos pisos y pisos de reclusos ven caer hasta llegar al fondo.

Esto es lo más interesante de la película, pero no viene sin reparos. “El Hoyo” ve las cosas demasiado en blanco o negro, forzando a personajes a actuar de maneras exageradas o irreales y a eventos demasiado convenientes a ocurrir para marcar el evidente punto que está probando. Es un experimento social interesante, pero nunca es sutil (al contrario), y la metáfora que tanto se esfuerza en construir no es tan inteligente o novedosa. Es una constatación de lo que muchos sabemos y sentimos, y que otras películas como “Snowpiercer” (2013) o “Parasite” (2019) ya dejaron claro antes y con mayor maestría.

Lo que sí tiene esta película son unas inagotables e inofensivas ganas de entretener, y cuando uno deja de molestarse por los argumentos filosóficos que insiste en presentar como si fueran grandes descubrimientos, puede impactarse con la cantidad de sangre que se sacan sus personajes, ya sea por defensa propia o canibalismo, sorprenderse con las peripecias de un guion hiperkinético que le saca todo el jugo a una locación limitada y regocijarse en la exageración total que supone la mera existencia de una obra como esta. “El Hoyo” no nos dice nada nuevo, y es más entretenimiento que filosofía, pero es inexplicablemente efectiva y fácil de ver, y de paso nos repite un par de cosas que están mal con el sistema que nunca está de más recordarnos.


Título Original: El Hoyo

Director: Galder Gaztelu-Urrutia

Duración: 94 minutos

Año: 2019

Reparto: Ivan Massagué, Zorion Egileor, Antonia San Juan, Emilio Buale, Alexandra Masangkay, Eric Goode, Algis Arlauskas, Miriam Martín, Óscar Oliver


Seguir Leyendo

Podcast HN Cine

Publicidad

Podcast HN Música

Facebook

Discos

F8 F8
DiscosHace 4 días

Five Finger Death Punch – “F8”

Es curioso lo que ocurre con Five Finger Death Punch: en Estados Unidos y en Europa son, acaso, la banda...

Miss Anthropocene Miss Anthropocene
DiscosHace 5 días

Grimes – “Miss Anthropocene”

No hay dudas de que Grimes se compromete totalmente con los conceptos que su mente imagina. Con sorpresa recibieron muchos...

Cuauhtémoc Cuauhtémoc
DiscosHace 7 días

Niños Del Cerro – “Cuauhtémoc”

Latinoamérica es un continente de elementos comunes. No sólo compartimos un idioma o un espacio geográfico, sino que nuestras historias...

Splid Splid
DiscosHace 2 semanas

Kvelertak – “Splid”

Se dice que para los gustos no hay nada escrito. Llevado al aspecto musical, recorrer un camino de experimentación a...

color theory color theory
DiscosHace 2 semanas

Soccer Mommy – “color theory”

Dos años después del álbum que la puso al frente de la nueva generación de cantautoras del indie, “Clean” (2018),...

The Fallen Crimson The Fallen Crimson
DiscosHace 2 semanas

Envy – “The Fallen Crimson”

¿Puede una banda tener un espacio trascendental, aun cuando se mantiene en el underground? ¿Incluso cuando la ausencia se explaya?...

Perdida Perdida
DiscosHace 3 semanas

Stone Temple Pilots – “Perdida”

Han transcurrido tres décadas desde que Stone Temple Pilots fuera parte de los grandes del grunge, tiempo esplendoroso que, años...

The Slow Rush The Slow Rush
DiscosHace 3 semanas

Tame Impala – “The Slow Rush”

El tiempo ha sido siempre un enigma en sí mismo para el ser humano. A veces, pareciera que pasa de...

Mind Hive Mind Hive
DiscosHace 4 semanas

Wire – “Mind Hive”

Se suele decir que una banda es “de culto” cuando se habla de una agrupación que, ya habiendo cesado sus...

Quadra Quadra
DiscosHace 4 semanas

Sepultura – “Quadra”

Con más de tres décadas de historia y establecidos como referentes a nivel mundial, Sepultura continúa siendo una máquina imparable...

Publicidad
Publicidad

Más vistas