Conéctate a nuestras redes

Cine

Spectre

Publicado

en

Veinticuatro películas contenidas en cincuenta y tres años de historia para la franquicia más longeva de la disciplina cinematográfica como hoy la conocemos. Números que asoman desproporcionados y que, sin embargo, sólo representan a una de las dimensiones del universo Bond, sobre el que la figura de Ian Fleming, creador del personaje original en la literatura, parece haber sido relegada al solo concepto prístino. Y es que, después de hacer la revisión en celuloide de todas las novelas escritas por el inglés, la imagen del agente secreto de su propiedad se muestra permeable al paso del tiempo y a las posibilidades de que la leyenda se maltrate con cada uno de los productos que adoptan su nombre. La explicación para esto último probablemente se sostiene en la ilusión y el imaginario transversal que despierta el espía británico alrededor del mundo, uno que lo confirma como un ícono contemporáneo persistente, aunque en sus aventuras ya no puedan argumentarse los conflictos políticos pre globalización que lo hicieron nacer en primer lugar.

SPECTRE 01Prosiguiendo la actualización, en esta nueva entrega fílmica de la saga y cuarto trabajo que ubica a Daniel Craig como el agente 007, James Bond tendrá su esperado encuentro con una organización criminal conocida como SPECTRE, que aparece modernizada desde que fuera referida por última vez en “Diamonds Are Forever” (1971) hace exactos 44 años. Con la ayuda de Madeleine Swann (Léa Seydoux), la hija de un enemigo reciente, Bond irá tras la pista de Franz Oberhauser (Christoph Waltz), el misterioso líder de SPECTRE, quien en el pasado mantuvo una estrecha relación con el agente doble cero. Eso por una parte, mientras Gareth Mallory (Ralph Fiennes), el nuevo M, se ve envuelto en varias discusiones con el parlamento internacional tratando de que el MI6 no sea desarticulado.

Si bien la saga del espía inglés se reinicia a partir de 2006 con “Casino Royale”, “Spectre” toma distancia de aquella para plantear sus versiones independientes, cada una desarrollando sus propios marcos. Lo mismo ocurre con su predecesora, “Skyfall” (2012), que sólo sirve como el pie de entrada para la acción del actual largometraje, sin que ambas se relacionen más que por el alcance del fundamento macro. El relato va enlazando circunstancias anteriores, primeramente, a través de sus personajes, y luego por medio de su historia; aquí, el sentido lo aporta SPECTRE, que es la matriz conectora de todos los eventos pasados que fueron dispuestos individualmente, y que no alcanzaban SPECTRE 02su mayor sentido hasta ahora. Bajo esa línea, la película va hilando una propuesta que podría entenderse de manera liberada, pero manteniendo la forma intacta de todo lo que hasta el momento se ha dicho, sin resentir, e incluso reafirmando, la estructura vital que la sostiene.

Sobre aquel escenario se mueve un James Bond que en la instancia se advierte un poco más vulnerable respecto a las situaciones de riesgo que le toca atravesar, ganando en esa consideración el total de su personaje; porque el agente código 00 no es todo pleito y su semblante no se debilita cuando el término físico lo relega al mínimo común, permitiéndose destacar otras aristas de su carácter multidimensional. En “Spectre”, el punto anterior se termina de consumar cuando Bond logra abandonar la comedia inaugural para pasar a asuntos de mayor profundidad, sobre los que, no bien se llega a la consistencia plena, sí pueden ser bien utilizados para aliviar el vértigo de la aventura que circunda al relato. El mismo diseño por capas para construir a Oberhauser, un villano que eleva su categoría a lo clásico, únicamente encontrando su lógica cuando consigue validarse en el reflejo de su contraparte benigna. Oberhauser –Christoph Waltz no necesita hacer grandes ademanes para dar con su rol–, omnipresente en el siniestro de sus intenciones, es el caso de un antagonista que sólo desea “ver arder al mundo”. Es en aquel y otros ítems que la cinta acerca posturas con las “Batman” de Christopher Nolan.

SPECTRE 04Ahora bien, “Spectre” yerra su curso en una fórmula que sufre todo el agotamiento del trato a esta clase de producciones, las que por más que quieran sacudirse de la replicación, no pueden con el peso del propio estilo. Errores que pasan por lugares conocidos, sobre los que se cuentan escenas donde las persecuciones de autos –quizás inherentes a este tipo de películas- continúan asumiéndose equivocadamente como un resquicio principal de la acción, cuando es poco lo que se puede innovar al respecto. Resoluciones facilonas a los micro conflictos del relato, que no hacen honor a la enormidad de la franquicia. Una bien trabajada tensión inicial que termina languideciendo ante una dilatación innecesaria del recurso. La narración, que en su mitad cae en una laguna que tuviera por objetivo marcar una inflexión que no es tal, porque la cinta se mantiene en la misma línea durante prácticamente todo su metraje. Y así, cada una de las partículas anteriores se va condensando para restar créditos a un film que en su fondo, consecuencia de las capacidades que tiene Sam Mendes como director, se encuentra bien planteado.

Ciertamente, era una muy difícil tarea superar lo hecho por “Skyfall”, valorada en las mismas proporciones por la crítica y el box office (sin ir más lejos, la película es la treceava con más recaudación). Los 300 millones de dólares que hubo de presupuesto para “Spectre”, el segundo más alto en la historia del cine, en esta oportunidad no fueron suficientes para que el agente 007 consiguiera revalidar sus pergaminos.

Por Pablo Moya

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

El Escándalo

Publicado

en

El Escándalo

La combinación de hechos reales y ficción, para así representar historias de relevancia mediática, podría reforzar una reflexión sobre el trasfondo de ciertos eventos; más aún, cuando existen permanentes discusiones sobre temas controversiales y que están forjando nuevas miradas en la sociedad contemporánea. En este contexto, existen ciertas producciones cinematográficas que toman este medio para adentrarse y otorgar una voz a sus protagonistas.

En 2016 se destapó uno de los más grandes secretos de la televisión estadounidense, cuando la ex conductora de Fox News, Gretchen Carlson, acusó y demandó a Roger Ailes, fundador y ex director del canal, de acoso sexual. El revuelo de la denuncia provocó un remesón en la cadena y ayudó a que muchas trabajadoras tomaran la decisión de denunciar a Ailes por el mismo comportamiento hacia ellas, incluida Megyn Kelly, conductora e importante figura del canal en ese entonces.

Dirigida por Jay Roach, “El Escándalo” se centra en cómo Gretchen Carlson (Nicole Kidman) interpone la demanda por acoso sexual en contra de Roger Ailes (John Lithgow) y las consecuencias de este hecho en el canal. Esta denuncia empujará a otras mujeres a alzar la voz, entre ellas Kayla Pospisil (Margot Robbie), una nueva conductora en ascenso, y a la figura más importante de Fox News, Megyn Kelly (Charlize Theron).

Al estar inspirada por hechos reales, el guion, a cargo de Charles Randolph, transita el terreno de la ficción, pero, al mismo tiempo, no deja a un lado la realidad y, casi como si fuera un documental, expone los hechos alrededor de una difusa veracidad. Esta idea permea la estructura de la cinta, fragmentando su hilo conductor e incorporando elementos que apoyen una mirada cómplice por parte del espectador. En ese sentido, la inclusión de voz en off, insertos visuales, romper la cuarta pared y movimientos de cámara simulando un falso documental, son parte de la sustancia que pretende dar autenticidad y punto de vista al relato, recordando el trabajo de Adam Mckay en “The Big Short” (2015) y “Vice” (2018).

Además, la cinta no tan sólo toma el punto de vista de quienes decidieron demandar y denunciar a Ailes, sino también agrega una tercera perspectiva para ahondar en la reiterada conducta sexual del ex director hacia las trabajadoras del canal. Por un lado, seguimos la mirada de Megyn Kelly, quien en ese momento era una de las figuras más importantes del canal, destacada por emplazar a Donald Trump cuando estaba en plena carrera presidencial. Kelly es puesta como el punto de fragmentación entre sus intereses profesionales y su postura individual cuando se enfrenta al destape iniciado por su ex compañera de canal, en ella se manifiesta el conflicto más profundo entre callar o sumarse a la denuncia, dicha disputa es llevada con gran habilidad a través de la interpretación de Theron, quien logra un extraordinario acercamiento a la figura real de Kelly.

Por otra parte, la representación de Gretchen Carlson es el disparador del gran escándalo y, aunque su presencia es primordial en la progresión de los hechos que terminaron en la denuncia en contra de Ailes, la construcción de su personaje queda incompleta al momento de profundizar en la manera en que escaló el gran destape. Por el contrario, la inclusión de un personaje ficticio en este conflicto permite una entrada hacia lo más oscuro que ocurría en el canal en ese entonces, donde se observa la conducta de George Ailes hacia las mujeres que trabajaban con él, pero también una sutil critica en contra de la industria televisiva y cómo la articulación del poder se interpone para obstaculizar el desarrollo profesional. El personaje interpretado por Margot Robbie resulta ser el más complejo de las tres, otorgando una mirada hacia su vida personal y cómo sus valores, postura política y religiosa chocan y se enfrentan a la situación en la que se ve envuelta.

“El Escándalo” intenta exponer con cierto grado de autenticidad los hechos ocurridos hace cuatro años y, a pesar de sus diferentes miradas, le resulta difícil comprometerse con un punto de vista en particular, por lo que pareciera incompleta en su propuesta. Su mayor fortaleza recae en la actuación de sus protagonistas y el trabajo de maquillaje y caracterización, el que acerca la ficción a su inspiración en la vida real, resultando en una película que sólo limita su relato a una representación superficial y parcial de la acusación que involucraba a grandes figuras de la industria televisiva.


Título Original: Bombshell

Director: Jay Roach

Duración: 109 minutos

Año: 2019

Reparto: Nicole Kidman, Charlize Theron, Margot Robbie, John Lithgow, Allison Janney, Kate McKinnon, Malcolm McDowell, Mark Duplass, Alice Eve, Connie Britton, Alanna Ubach


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 2 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 2 meses

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 2 meses

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 2 meses

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas