Conéctate a nuestras redes

Cine

Spectre

Publicado

en

Veinticuatro películas contenidas en cincuenta y tres años de historia para la franquicia más longeva de la disciplina cinematográfica como hoy la conocemos. Números que asoman desproporcionados y que, sin embargo, sólo representan a una de las dimensiones del universo Bond, sobre el que la figura de Ian Fleming, creador del personaje original en la literatura, parece haber sido relegada al solo concepto prístino. Y es que, después de hacer la revisión en celuloide de todas las novelas escritas por el inglés, la imagen del agente secreto de su propiedad se muestra permeable al paso del tiempo y a las posibilidades de que la leyenda se maltrate con cada uno de los productos que adoptan su nombre. La explicación para esto último probablemente se sostiene en la ilusión y el imaginario transversal que despierta el espía británico alrededor del mundo, uno que lo confirma como un ícono contemporáneo persistente, aunque en sus aventuras ya no puedan argumentarse los conflictos políticos pre globalización que lo hicieron nacer en primer lugar.

SPECTRE 01Prosiguiendo la actualización, en esta nueva entrega fílmica de la saga y cuarto trabajo que ubica a Daniel Craig como el agente 007, James Bond tendrá su esperado encuentro con una organización criminal conocida como SPECTRE, que aparece modernizada desde que fuera referida por última vez en “Diamonds Are Forever” (1971) hace exactos 44 años. Con la ayuda de Madeleine Swann (Léa Seydoux), la hija de un enemigo reciente, Bond irá tras la pista de Franz Oberhauser (Christoph Waltz), el misterioso líder de SPECTRE, quien en el pasado mantuvo una estrecha relación con el agente doble cero. Eso por una parte, mientras Gareth Mallory (Ralph Fiennes), el nuevo M, se ve envuelto en varias discusiones con el parlamento internacional tratando de que el MI6 no sea desarticulado.

Si bien la saga del espía inglés se reinicia a partir de 2006 con “Casino Royale”, “Spectre” toma distancia de aquella para plantear sus versiones independientes, cada una desarrollando sus propios marcos. Lo mismo ocurre con su predecesora, “Skyfall” (2012), que sólo sirve como el pie de entrada para la acción del actual largometraje, sin que ambas se relacionen más que por el alcance del fundamento macro. El relato va enlazando circunstancias anteriores, primeramente, a través de sus personajes, y luego por medio de su historia; aquí, el sentido lo aporta SPECTRE, que es la matriz conectora de todos los eventos pasados que fueron dispuestos individualmente, y que no alcanzaban SPECTRE 02su mayor sentido hasta ahora. Bajo esa línea, la película va hilando una propuesta que podría entenderse de manera liberada, pero manteniendo la forma intacta de todo lo que hasta el momento se ha dicho, sin resentir, e incluso reafirmando, la estructura vital que la sostiene.

Sobre aquel escenario se mueve un James Bond que en la instancia se advierte un poco más vulnerable respecto a las situaciones de riesgo que le toca atravesar, ganando en esa consideración el total de su personaje; porque el agente código 00 no es todo pleito y su semblante no se debilita cuando el término físico lo relega al mínimo común, permitiéndose destacar otras aristas de su carácter multidimensional. En “Spectre”, el punto anterior se termina de consumar cuando Bond logra abandonar la comedia inaugural para pasar a asuntos de mayor profundidad, sobre los que, no bien se llega a la consistencia plena, sí pueden ser bien utilizados para aliviar el vértigo de la aventura que circunda al relato. El mismo diseño por capas para construir a Oberhauser, un villano que eleva su categoría a lo clásico, únicamente encontrando su lógica cuando consigue validarse en el reflejo de su contraparte benigna. Oberhauser –Christoph Waltz no necesita hacer grandes ademanes para dar con su rol–, omnipresente en el siniestro de sus intenciones, es el caso de un antagonista que sólo desea “ver arder al mundo”. Es en aquel y otros ítems que la cinta acerca posturas con las “Batman” de Christopher Nolan.

SPECTRE 04Ahora bien, “Spectre” yerra su curso en una fórmula que sufre todo el agotamiento del trato a esta clase de producciones, las que por más que quieran sacudirse de la replicación, no pueden con el peso del propio estilo. Errores que pasan por lugares conocidos, sobre los que se cuentan escenas donde las persecuciones de autos –quizás inherentes a este tipo de películas- continúan asumiéndose equivocadamente como un resquicio principal de la acción, cuando es poco lo que se puede innovar al respecto. Resoluciones facilonas a los micro conflictos del relato, que no hacen honor a la enormidad de la franquicia. Una bien trabajada tensión inicial que termina languideciendo ante una dilatación innecesaria del recurso. La narración, que en su mitad cae en una laguna que tuviera por objetivo marcar una inflexión que no es tal, porque la cinta se mantiene en la misma línea durante prácticamente todo su metraje. Y así, cada una de las partículas anteriores se va condensando para restar créditos a un film que en su fondo, consecuencia de las capacidades que tiene Sam Mendes como director, se encuentra bien planteado.

Ciertamente, era una muy difícil tarea superar lo hecho por “Skyfall”, valorada en las mismas proporciones por la crítica y el box office (sin ir más lejos, la película es la treceava con más recaudación). Los 300 millones de dólares que hubo de presupuesto para “Spectre”, el segundo más alto en la historia del cine, en esta oportunidad no fueron suficientes para que el agente 007 consiguiera revalidar sus pergaminos.

Por Pablo Moya

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Milagro en la Celda 7

Publicado

en

Milagro en la Celda 7

Los lazos familiares y los obstáculos que estos deben sortear para mantenerse firmes, es un tema recurrente en producciones que tienen como principal objetivo conectar emocionalmente con la audiencia, generando un vínculo que apele a las sensibilidades del espectador. Sin embargo, aquel objetivo no es fácil de alcanzar si no se cuenta con personajes que logren representar con honestidad las complejidades de las relaciones familiares.

“Milagro en la Celda 7” es el remake turco de “7-Beon-Bang-Ui Seon-Mul”, una cinta surcoreana estrenada con gran éxito en el año 2013. La historia se centra en la vida de Memo (Aras Bulut Iynemli), un hombre con discapacidad intelectual, y su hija Ova (Nisa Sofiya Aksongur), quienes ven cómo su apacible vida cambia cuando él es acusado de asesinar a una niña y, teniendo todo en contra, deberá demostrar su inocencia.

La primera y principal característica que resalta en “Milagro en la Celda 7” es la entrañable relación entre padre e hija, siendo cada una de sus interacciones el corazón de una historia que no pretende ser más de lo que está relatando en pantalla. En ambos se puede ver el compromiso que existe hacia el bienestar del otro y lo que están dispuestos a sacrificar (dentro de sus posibilidades) para poder estar juntos. El fuerte vínculo que los une es el motor que los mantiene firmes una vez que deben estar separados, y es así cómo el relato hace lo posible para poder resaltar aquellos momentos.

Para alcanzar tal objetivo y que resulte con naturalidad, la actuación de ambos actores interpretando a sus protagonistas logra la complicidad necesaria para hacer de su relación un vinculo creíble y capaz de enternecer la mirada de la audiencia. La dinámica de ambos juega a favor cuando quieren mostrar con total espontaneidad la relación que se ha construido, pero, además, en el momento en el que se ven distanciados, cada uno logra destacar en el entorno en el que se ven expuestos. De esta forma, logran crear personajes verosímiles y capaces de trascender a la historia en la que se ven insertos.

Por otra parte, la cinta es lo suficientemente honesta consigo misma al momento de plantear sus objetivos y lo que quiere generar en el espectador. Por lo tanto, utilizará todos los recursos necesarios para encausar y mantener el relato en el drama y, aunque a veces existen momentos de respiro para sus protagonistas, estos vuelven rápidamente a sumergirse en obstáculos que pretenden impedir esos momentos de calma. En ese sentido, su construcción narrativa está apuntando constantemente en enfatizar las dificultades que les ha tocado atravesar, donde la compasión y la empatía se vuelven esenciales para acompañarlos.

Utilizando recursos que a ratos podrían parecer insistentes, su relato se arma con el propósito de conmover a quien está viendo una cinta que no niega de su melodrama. Y aunque las técnicas utilizadas empujan con fuerza hacia las lágrimas, la sinceridad con la que se sostiene pide que esos elementos sean aceptados como las piezas que le dan el corazón a su narración.

Considerando que dicho melodrama permea cada rincón de la película, esta característica se acentúa no tan sólo con su guion, sino que también a través del montaje y la música, características que podrían poner en riesgo la complicidad con la que se ha trabajado la relación entre el relato y el espectador. Sin embargo, dichos elementos están incluidos para empujar la aflicción y lograr su principal finalidad: conmover a su público.

Con todo a su favor para lograr su propósito, “Milagro en la Celda 7” no es más que lo que promete ser: un drama familiar con los elementos necesarios para encontrar conflicto en cada paso que dan sus protagonistas. De esta forma, logra transformarse en una cinta honesta y directa cuando empieza a encausar su estructura y, a pesar de casi transitar en la desdicha, es capaz de entregar momentos de calidez apoyándose en la sencillez e ingenuidad de sus protagonistas.


Título Original: Yedinci Kogustaki Mucize

Director: Mehmet Ada Öztekin

Duración: 132 minutos

Año: 2019

Reparto: Aras Bulut Iynemli, Nisa Sofiya Aksongur, Deniz Baysal, Celile Toyon Uysal, Ilker Aksum, Mesut Akusta, Yurdaer Okur, Sarp Akkaya, Yildiray Sahinler, Deniz Celiloglu


Seguir Leyendo

Podcast HN Cine

Publicidad

Podcast HN Música

Facebook

Discos

Underneath Underneath
DiscosHace 3 días

Code Orange – “Underneath”

El término mainstream es un foco de observación por el apartado de artistas que pueden ser considerados –independiente de controversias–...

Aló! Aló!
DiscosHace 5 días

Pedropiedra – “Aló!”

Hay artistas que no tienen miedo cuando se trata de hacer música que no responde a las expectativas ni al...

Ordinary Man Ordinary Man
DiscosHace 7 días

Ozzy Osbourne – “Ordinary Man”

Una de las fórmulas históricamente exitosas en el mundo del rock es intentar romper algún paradigma. Golpear desde la apuesta...

F8 F8
DiscosHace 2 semanas

Five Finger Death Punch – “F8”

Es curioso lo que ocurre con Five Finger Death Punch: en Estados Unidos y en Europa son, acaso, la banda...

Miss Anthropocene Miss Anthropocene
DiscosHace 2 semanas

Grimes – “Miss Anthropocene”

No hay dudas de que Grimes se compromete totalmente con los conceptos que su mente imagina. Con sorpresa recibieron muchos...

Cuauhtémoc Cuauhtémoc
DiscosHace 2 semanas

Niños Del Cerro – “Cuauhtémoc”

Latinoamérica es un continente de elementos comunes. No sólo compartimos un idioma o un espacio geográfico, sino que nuestras historias...

Splid Splid
DiscosHace 3 semanas

Kvelertak – “Splid”

Se dice que para los gustos no hay nada escrito. Llevado al aspecto musical, recorrer un camino de experimentación a...

color theory color theory
DiscosHace 3 semanas

Soccer Mommy – “color theory”

Dos años después del álbum que la puso al frente de la nueva generación de cantautoras del indie, “Clean” (2018),...

The Fallen Crimson The Fallen Crimson
DiscosHace 3 semanas

Envy – “The Fallen Crimson”

¿Puede una banda tener un espacio trascendental, aun cuando se mantiene en el underground? ¿Incluso cuando la ausencia se explaya?...

Perdida Perdida
DiscosHace 4 semanas

Stone Temple Pilots – “Perdida”

Han transcurrido tres décadas desde que Stone Temple Pilots fuera parte de los grandes del grunge, tiempo esplendoroso que, años...

Publicidad
Publicidad

Más vistas