Conéctate a nuestras redes

Cine

Sin Escape

Publicado

en

El cine ha sido siempre una ventana para poder acceder a culturas y experiencias alejadas en distintos sentidos de la propia experiencia y cultura de los espectadores, quienes, durante lo que dura una película, pueden estar un poco más cerca de realidades radicalmente distintas y muchas veces impactantes por sus diferencias. De esta manera, si existe un paisaje cultural por excelencia ajeno a los grandes estudios y potencias del cine, este es el mundo oriental. Bajo esta premisa se han generado diversas historias y temáticas cinematográficas que giran o se ambientan en torno a la experiencia de lo lejano, extraño, distinto y culturalmente exótico. Esto ha dado distintos tipos de resultados: por un lado películas con alta calidad artística y otras que no han hecho más que entorpecer un acercamiento realmente enriquecedor entre la cultura occidental y oriental. “Sin Escape” se sitúa dentro de estas últimas.

NO ESCAPE 01Jack Dwyer (Owen Wilson), su esposa Annie (Lake Bell) y sus dos hijas pequeñas Lucy (Sterling Jerins) y Beeze (Claire Geare) son una familia estadounidense que se muda a al país asiático donde Jack ha obtenido un nuevo cargo en una empresa transnacional de agua. Tras la primera noche en el hotel, se inicia una guerra civil en las calles, en donde todos los extranjeros están siendo brutalmente asesinados, lo que llevará a Jack y su familia a buscar una salida y mantenerse a salvo en todo el caos.

Desde los primeros minutos, “Sin Escape” nos introduce en su particular visión de aquellas culturas distintas a las occidentales, generando para esto una atmósfera cargada por el peligro, la precariedad y la violencia. La familia norteamericana se posiciona en este contexto como lo civilizado, en oposición al caos de un país sin nombre y que reúne todos los prejuicios e ignorancia en torno a lo que no es parte del mundo occidental, elemento que no se queda como mero detalle de ambientación, sino que más bien se posiciona como aquello que moviliza el conflicto central a lo largo de toda la película.

NO ESCAPE 02La explicita ignorancia e insensibilidad para dar cuenta de una cultura distinta, provoca risas nerviosas y vergüenza ajena. Y es que varias secuencias rayan en lo impresentable en cuanto a su poco respeto. Dicho esto, pareciese ser que el director tomara un  rol similar al turista inconsciente de su entorno, que busca sólo entretenerse de una manera autorreferente y a costa de sus diferencias con lo que no le es propio, además de forma superficial por medio de sangre, asesinatos y violencia.

Punto aparte son los personajes construidos en torno a los prejuicios y la falta de respeto. Y es que tanto Owen Wilson y su familia, como también Pierce Brosnan, desarrollan y encarnan lo peor de la cultura occidental, y que incluso pareciese ser presentado humorísticamente y de manera orgullosa, como si la explotación y los abusos a países denominados del Tercer Mundo –inclusive nombrados así, de manera despectiva dentro de la propia película- sean algo menor dentro de todo. El retorno de Owen Wilson a la acción no presenta un avance cualitativo en relación a “Behind Enemy Lines” (2001), la cual presenta –quizás en menor medida- los mismos matices que “Sin Escape”: una absoluta falta de sensibilidad con aquellos contextos distintos a los particularmente norteamericanos.

NO ESCAPE 03El guión es gran responsable del descalabro, con personajes culturalmente pobres desde ambas veredas. Por un lado, una familia extremadamente estadounidense, proveniente nada más y nada menos que de Texas, y por otro lado un pueblo violento y salvaje, liderado por un personaje cruel y despiadado que se dedica únicamente a perseguirlos. Estas pésimas representaciones, dan forma a un guion que no se dirige a ningún lado, o como bien lo dice el título: un guion sin escape de la seguidilla de  pésimas secuencias. Es así como todo se vuelve predecible, no logrando provocar de manera efectiva adrenalina, desesperación o drama, los cuales parecen ser objetivos explícitos y que, a pesar de todo, ciertamente existen, pero que rápidamente se ven envueltos en el contenido pobre de la cinta.

Dicho esto, “Sin Escape” se posiciona como una fatal muestra de la ignorancia cultural del cine más comercial y de los grandes estudios occidentales. En este sentido, el cine como ventana hacia nuevas experiencias ha fallado de manera radical, alejándonos en este caso de un potencial enriquecimiento, pero contribuyendo a los prejuicios y a la discriminación, que lamentablemente esta vez se han apoderado de las pantallas.

Por Matías Ponce

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Top Gun: Maverick

Publicado

en

Top Gun: Maverick

La última de una larga seguidilla de reboots, secuelas y remakes de películas clásicas de la década del 80, “Top Gun: Maverick” de primeras cumple con su cometido. Es una perfecta secuela de “Top Gun” (1986), que, si bien cae en muchos de los mismos vicios, también la actualiza para las nuevas audiencias sin perder el núcleo que hace recordar a la original.

La historia empieza cuando Maverick (Tom Cruise) es enviado, a petición del almirante Iceman (Val Kilmer), su antiguo compañero, a volver a la academia Top Gun a entrenar a un equipo de egresados para una peligrosa misión. Sin embargo, en el grupo de pilotos se encuentra Rooster (Miles Teller), hijo de Goose, viejo amigo de Maverick que falleció mientras ambos estudiaban en la misma academia. Maverick tendrá entonces que enfrentarse a su pasado para poder entrenar al hijo de su amigo y poder cumplir la peligrosa misión que les ha sido encomendada.

Desde el primer momento “Top Gun: Maverick” deja sumamente claro que, más que contar una historia terriblemente original, lo que busca es de alguna forma transportar al espectador al mundo de la primera película. Esto la lleva a caer en varios de los mismos vicios. De hecho, casi se siente como si fuera la misma película, pero todo un poco más exagerado. Los personajes son inverosímiles, la forma de Maverick de relacionarse con el mundo se siente superficial y maqueteada, todo está diseñado para que cada momento nos recuerde lo talentoso e intrépido que es el personaje. Incluso los momentos más interesantes desde un punto de vista narrativo y que son el núcleo emocional de la película, es decir, la relación entre Maverick y Rooster, se ven sofocados en un mar de nimiedades estilísticas.

La peor de estas nimiedades es la trama romántica entre Maverick y Penny (Jennifer Connelly), con un romance bastante parecido al de la primera cinta, e igual de innecesario, ya que Penny lamentablemente no tiene una personalidad ni un objetivo, más allá de ser el interés romántico del protagonista. Lo anterior se siente casi como si hubieran metido al personaje sólo para mantener la misma estructura que la primera película, y porque Penny es una referencia a una línea de la misma.

Sin embargo, y a pesar de todos sus problemas narrativos, los momentos en que la “Top Gun: Maverick” brilla, realmente lo consigue. Las secuencias de vuelo, al igual que la de 1986, son dinámicas, entretenidas y tensas, pese a la falta de peso emocional que puedan tener, ya que durante las escenas de entrenamiento no se siente que los personajes tengan realmente mucho que perder. Son espectáculo puro y, al poner la cámara al interior de las cabinas de los F-18 que pilotean los personajes, se genera una experiencia sumamente inmersiva, emocionante y frenética. Esto se da particularmente en el último tercio, cuando a todo esto se suma el peso del combate real, generando una tensión que mantiene al borde del asiento a punta de velocidad y vértigo, a pesar de que los personajes no sean particularmente queribles.

Visualmente la película se cae un poco. Sufre del look genérico que tantas cintas de acción actuales tienen, donde no hay una dirección y estilo reconocible, fuera de que todo sea fácil de leer visualmente para que la acción en pantalla se entienda. Hay muchos guiños visuales a la primera película, pero esto sólo genera que, en el contraste con su antecesora, “Top Gun: Maverick” se sienta mucho más plana y genérica. Y aquello tiene sentido, puesto que esta no es una película de visión autoral, sino que un producto de nostalgia.

Y a eso se reduce de alguna forma “Top Gun: Maverick”, demostrando que es posible tomar una película muy propia de su época para actualizarla de forma exitosa. Sin embargo, no se siente como una sucia estrategia de marketing para ganar dinero, sino que como algo originado de un verdadero cariño y una real pasión por el cine de acción, por el estilo de películas que se hacía en esa época y que ha ido desapareciendo con el tiempo. Si bien no es una gran película, “Top Gun: Maverick” cumple con creces su objetivo de mantener vivo el espíritu de esa era, para bien o para mal.


Título Original: Top Gun: Maverick

Director: Joseph Kosinski

Duración: 131 minutos

Año: 2022

Reparto: Tom Cruise, Miles Teller, Jennifer Connelly, Jon Hamm, Glen Powell, Ed Harris, Val Kilmer, Lewis Pullman, Charles Parnell, Bashir Salahuddin, Monica Barbaro, Jay Ellis, Danny Ramirez


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Zeal & Ardor Zeal & Ardor
DiscosHace 5 días

Zeal & Ardor – “Zeal & Ardor”

La banda suiza Zeal & Ardor nació en 2013 como un proyecto solista del músico suizo-estadounidense Manuel Gagneux, pero no...

THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND
DiscosHace 6 días

PUP – “THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND”

A tres años del excelente “Morbid Stuff” (2019), la banda canadiense PUP se aventura en su cuarto larga duración con...

Bronco Bronco
DiscosHace 2 semanas

Orville Peck – “Bronco”

Desde su aparición con “Pony” (2019), la misteriosa imagen de Orville Peck colmó las miradas de medios y fanáticos, y...

Chloë And The Next 20th Century Chloë And The Next 20th Century
DiscosHace 2 semanas

Father John Misty – “Chloë And The Next 20th Century”

El juego de las expectativas es cruel porque pone la carga de la espera y del tiempo en miras a...

Jodeki Jodeki
DiscosHace 3 semanas

tricot – “Jodeki”

Como pocos lugares en el mundo, Japón cuenta con la capacidad de sostenerse sobre su propia industria cultural. Es esta...

Where Myth Becomes Memory Where Myth Becomes Memory
DiscosHace 3 semanas

Rolo Tomassi – “Where Myth Becomes Memory”

La capacidad para habitar terrenos sonoros dispares es una de las primeras características que relucen en “Where Myth Becomes Memory”...

Together Together
DiscosHace 4 semanas

Duster – “Together”

Los herméticos exponentes del slowcore regresan con “Together”, un sorpresivo nuevo disco a sólo tres años después de su regreso...

Fear Of The Dawn Fear Of The Dawn
DiscosHace 4 semanas

Jack White – “Fear Of The Dawn”

Cuando se terminó The White Stripes, fue por una razón en específico: preservar lo bello y especial de la banda,...

Messa Close Messa Close
DiscosHace 1 mes

Messa – “Close”

¿Cómo romper la monotonía dentro de subgéneros musicales que se caracterizan justamente por ese atributo? Si, por ejemplo, hablamos de...

LABYRINTHITIS LABYRINTHITIS
DiscosHace 1 mes

Destroyer – “LABYRINTHITIS”

Abordar la carrera de Dan Bejar, al menos en lo que respecta a Destroyer, se hace complicado por varias razones....

Publicidad
Publicidad

Más vistas