Conéctate a nuestras redes

Cine

Sicario

Publicado

en

La liviandad respecto cómo la mayoría de las películas abordan el tema del narcotráfico en Norteamérica, muchas veces puede llegar a ser irritante. Y es que, para el gran porcentaje de los efectos, es únicamente la comunidad latina la que se resiente como la responsable del problema, sin considerar la enorme cantidad de aristas que complejizan el asunto. Sabemos que son un montón de sistemas los que se benefician ante el quehacer de las organizaciones criminales, sin embargo, son muy pocas las producciones que se atreven a ir un paso hacia adelante para acusar de manera seria una realidad que es brutal, por sobre el ánimo de relatar ficción en código de caricatura. El nuevo trabajo de Denis Villeneuve, “Sicario”, representa todo lo contrario al desmarcarse de los vicios de la crónica roja y el sensacionalismo, para derechamente introducirse en el dilema de fondo.

SICARIO 01La cinta ubica su historia en la línea fronteriza que separa a México de Estados Unidos, muy cerca de las ciudades de Juárez y El Paso, donde la actividad de los carteles relacionados con el tráfico de drogas es extrema. Para hacer frente a esta situación, una fuerza especial de la CIA encabezada por el oficial Matt Graver (Josh Brolin) planea una operación a gran escala que también involucra a Kate Macer (Emily Blunt), una muy capacitada y recta agente del FBI que fuera reclutada por el mismo Graver para integrar su equipo. Dentro del grupo también se encuentra Alejandro (Benicio Del Toro), un misterioso colaborador de quien no se entrega mucha información, pero que va a tener una participación clave en toda la misión. Sumida en un ambiente donde prima la crueldad, Kate se va a dar cuenta de que la política del “fin justifica los medios” aquí es asumida en todas sus dimensiones, sobre todo si se trata de Graver o Alejandro.

“¿Sabes lo bueno de que estés tan golpeado? Es que nadie notará un par de rasguños más”, le dice Graver a un policía corrupto que se quiso pasar de listo con las personas equivocadas, estableciendo que la intención primaria de la película busca recorrer las instancias del terror, sin distinción de que aquel emane desde uno u otro bloque. En ese sentido, “Sicario” reafirma la lectura que no hace grandes diferencias entre quienes defienden la ley y quienes la violan cuando las circunstancias son críticas, descartando ser implícita para que el espectador reaccione conforme lo hace Kate, quien de igual manera es absolutamente extraña en un submundo donde la realidad impacta más por su verdadera condición, que por la agresividad expresada en la gente que forma parte de ella. Es a través SICARIO 02de Kate que la cinta va descubriéndose hacia todos los alcances de la problemática tratada, que es principalmente cuestionada a partir de los métodos que se ocupan desde el extremo bienhechor.

Asimismo, las implicancias morales que va atravesando el film se relacionan directamente con las historias particulares de cada personaje: mientras la mayoría de ellos ha normalizado su carácter sobre un escenario en el que se traduce como algo común ver una serie de cuerpos mutilados colgando de un puente, los menos, dirigen su sentido de justicia mediante el conducto regular, postura que implica una desventaja considerando el contexto en el que ya están incluidos. Es aquí donde la película se permite preguntar qué es lo que está bien y qué es lo que está mal; si acaso fuere importante hacer un juicio sobre la legalidad de las acciones cuando lo que predomina es la deshumanización o si es razonable sensibilizar por medio de situaciones puntuales, mientras en el macro se apunta hacia la criminalización. Para dar soporte a esto último, el desarrollo de los roles se demuestra vital, tanto como la solvencia de quienes están a cargo de interpretarlos; la imagen cínico-trasnochada que proyecta Josh Brolin, la indiferencia casi siniestra de Benicio Del Toro y la pasión devenida en gestos de impotencia de Emily Blunt, completan un ítem que es perfecto.

Ahora bien, lo que hace de “Sicario” la gran película que es, es el estado de tensión permanente que presenta. A través del último tramo de su filmografía, Villeneuve ha hecho escuela de lo anterior, por lo tanto, el realizador entiende que ahí es donde precisamente radica el valor agregado de sus propuestas. Más allá de que este largometraje adhiera a las formas de un thriller, la ansiedad que SICARIO 03tiene por objetivo crear se siente como un recurso constante, y no sólo como el elemento fundamental de algún u otro pasaje dentro del relato. Bajo ese prisma, Villeneuve organiza las ocasiones de la historia para que la tensión nunca deje de ser escalable, como si en algún punto todo fuese a colapsar. Al margen de las secuencias de acción, la estela de nerviosismo queda mejor reflejada todavía cuando la cámara se dedica a descubrir a los protagonistas en total ausencia de diálogos.

En definitiva, “Sicario” es un título que trasciende a las convenciones de un género para alcanzar mayor profundidad en su planteamiento. El machismo representado en una profesión, la corrupción de personas naturales y completas instituciones, o la disociación  de sus personajes más lastimados, se terminan nivelando dentro de una realidad que sangra. Como para exigir una benzodiacepina a la salida de la función.

Por Pablo Moya

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Artículos Cine

Star Wars y el auge de los efectos visuales

Publicado

en

Star Wars

Desde prácticamente siempre, ha existido un odio irracional hacia las precuelas de Star Wars, aquella trilogía de películas que estrenada entre 1999 y 2005 que prometía conectar todos los hilos en torno a la historia que George Lucas iniciara en 1977. Amparado bajo una segunda explosión de popularidad de la saga, el director comenzó a principios de la década del 90 lo que sería la concepción de una idea que ya tenía cuando trabajaba “El Imperio Contraataca”, y que, según sus propias declaraciones en múltiples ocasiones, no le era posible filmar debido a las limitancias tecnológicas propias de la época. Así, el desarrollo del CGI hizo que Lucas pudiera adentrarse en la realización de una nueva trilogía, donde, más allá de su cuestionado argumento e innecesaria creación de fallas argumentales para la saga original, terminó por transformarse en una revolución gracias al elemento que fue más destacado por la crítica: los efectos especiales.

Fue en 1997 cuando comenzó el rodaje de “La Amenaza Fantasma” (1999) y, aunque se mantuvieron algunos elementos como la marioneta de Yoda y una utilización de escenarios reales con un cuidado diseño de producción, la transición se fue desarrollando de manera natural a lo que terminaría siendo “El Ataque de los Clones” (2002) y “La Venganza de los Sith” (2005), donde el uso de fondo verde fue más prominente que en ocasiones anteriores. Como dato curioso, y para reforzar la idea de que la animación digital fue el elemento principal de estas cintas, es sabido que no se construyó ni una sola armadura de trooper durante las tres películas, con dichos modelos siendo todos creados por computadora. A pesar de que el uso de CGI ya se había presenciado en otras películas previas –probablemente “Jurassic Park” (1993) siendo el caso más reconocido–, su utilización dentro de la producción de Star Wars significó todo un precedente, gracias a un innovador software donde se crearían los efectos visuales, al punto de que en la primera cinta existe una sola secuencia que no contiene efectos digitales.

A veinte años de su estreno, los efectos visuales en el cine son cosa de cada día, con prácticamente la totalidad de las cintas más taquilleras utilizándolo en su mayoría, lo que en un espectro más crítico ha terminado por omitir en el espectador el deseo de intentar diferenciar qué es real y qué no al momento de mirar una película. Asimismo, los directores actualmente pueden gozar de la misma libertad que Lucas describió a la hora de realizar las precuelas, pudiendo crear un guion a su antojo sin preocuparse de restricciones en torno a la producción, el desarrollo de personajes y, sobre todo, la creación de mundos y criaturas tan fantásticas como se ha caracterizado la saga desde sus orígenes. Todo lo anterior permitió también una reducción en los tiempos de rodaje, comenzándose a producir blockbusters en masa gracias a la implementación de la fotografía digital, y el uso de cámaras digitales que permiten grabar sin la necesidad de revelar el celuloide, pudiendo así montar y modificar escenas de una manera mucho más rápida.

Ya con la trilogía original Lucas había innovado en una serie de técnicas cinematográficas que eran prácticamente desconocidas para la época, pero todo ese trabajo fue opacado en cierta forma gracias al abrumador éxito que la saga tuvo más allá de la pantalla, transformándose en un icono de la cultura pop gracias a la explosiva venta de juguetes y una creciente popularidad que nunca decayó en el período de 1977 a 1983. Y es así como las tecnologías fueron evolucionando en pos de una saga que desde sus orígenes buscó una forma de deslumbrar y crear experiencias nunca vistas, algo que sin duda se logró con todos los contratiempos que pueda significar. Pasar de un aproximado de 365 tomas con efectos visuales en la primera cinta de 1977 a las más de 2200 que tiene la última de la era Lucas en 2005, habla de una necesidad de incorporar la tecnología con el fin de contar historias, derribando límites y permitiendo que la creatividad e imaginación de los realizadores pueda verse reflejada en la gran pantalla.

Hoy en día, con una nueva trilogía que llegará a su fin este 19 de diciembre, se puede ver como las técnicas de las otras seis entregas se van complementando para darle un romanticismo a la producción, omitiendo de plano un uso totalmente digital para seguir incluyendo animatronics, marionetas, maquillaje y otras técnicas de producción. Sin embargo, es imposible no reconocer el trabajo e influencia de George Lucas en el desarrollo del cine de fantasía como lo conocemos hoy en día y, más allá de cualquier falencia narrativa que haya cometido en sus cuestionadas precuelas, el cine y la tecnología comenzaron una relación que ha beneficiado tanto lucrativa como creativamente a la industria.

  • Star Wars: El Ascenso de Skywalker” se estrena el próximo 19 de diciembre. Preventa AQUÍ.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 semanas

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 semanas

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 4 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 4 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 4 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 4 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas