Conéctate a nuestras redes

Cine

Selma: El Poder de un Sueño

Publicado

en

Muchas películas históricas justifican su existencia con la ventaja de que cuentan, por defecto, con la relevancia de que el tema tratado ocurrió y es lo suficientemente significativo para retratarse. Directores suelen descansar en el poder del material con el que cuentan, y hay ocasiones en que la historia que reproducen ni siquiera tiene la contingencia actual para poder repercutir. Afortunadamente, esa no es la situación en la que se encuentra “Selma: El Poder De Un Sueño”, cinta que retrata hechos ocurridos hace medio siglo, pero que expone con intensidad su caso para ser contada de nuevo hoy.

SELMA 01Cuando la película comienza, Martin Luther King (David Oyelowo) ya es una figura emblemática en el movimiento por los derechos civiles, que busca erradicar la discriminación contra los afroamericanos y promover su igualdad con los demás ciudadanos ante la ley. Pronto el activista gana el Premio Nobel de la Paz y se encuentra manteniendo conversaciones con el presidente Lyndon B. Johnson (Tom Wilkinson) sobre la mejor manera de llevar a cabo el movimiento. La llegada a la fama ya está cubierta y así la película se puede centrar en lo ocurrido en el pequeño pueblo de Selma, localidad en la que King organiza una marcha para conseguir el respeto en el derecho a voto para afroamericanos, no sin enfrentarse a los obstáculos, las amenazas y la violencia de los opositores.

Ya sabemos cómo operan la mayoría de los biopics de figuras históricas importantes, que muchas veces terminan componiendo una serie de escenas que repasan los momentos más importantes de la vida de un sujeto, con énfasis en grandes decisiones y discursos, y glorificando a unos protagonistas que superan a aquellos adversarios que se pararon en el lado incorrecto de la historia. “Selma: El Poder De Un Sueño” peca de algunas de estas convenciones: recae más de lo necesario en la oratoria de la gran actuación de Oyelowo, para convencer a las masas dubitativas de que están tomando la decisión correcta y los políticos blancos que se interponen en su camino rayan en lo caricaturesco, especialmente un insistente George Wallace (Tim Roth) empeñado en atentar contra los ideales de Martin Luther King sin que se le dé mayor cabida a sus motivaciones, o reduciéndolas a una simple expresión del racismo de la época.

SELMA 02Pero los aciertos son mayores que los tropiezos. El situar la historia en un marco temporal y espacial tan determinado como lo son las primeras semanas de 1965 en el pueblo de Selma, permite encausar mejor los acontecimientos, así como que una narración particular hable del contexto general de la época y el seguir mucho más de cerca el estado mental de Luther King, dotando a las escenas detrás de las marchas y las apariciones públicas de una intimidad refrescante, que nos permite entender las decisiones que él toma y el peligro que suponen. De esta manera, la película permite también introducir varios temas potentes y no quedarse en retratar sólo a su héroe, y de esta forma en varias ocasiones se vuelca la discusión hacia el movimiento mismo y su composición, así como si este, caracterizado por su insistencia en la no-violencia, no sería más exitoso si luchara de igual a igual con el pueblo que los oprime agresivamente. Otro de los grandes logros es que, a pesar de que se trate indudablemente de la historia de Martin Luther King, se crea con claridad a la comunidad que lo rodea. En la producción se utilizaron los mismos extras en todas las escenas que muestran a los seguidores del líder, por lo que en el público se pueden notar rostros que se repiten, y aparecen brevemente personajes que pueden o no tener líneas de diálogo, pero ayudan a caracterizar a esta comunidad como una formada por personas, no por accesorios de relleno.

En su insistente retrato de las injusticias sufridas por la comunidad negra, la directora Ava DuVernay muestra casos reales ocurridos en la época, desde aquellos que ya no son más que una memoria distante y bochornosa para los estadounidenses (el no permitir que una mujer ejerza su derecho legal de votar y humillarla debido a su color de piel), hasta algunos que se repiten hoy en día, como las golpizas y matanzas a manos de civiles y oficiales blancos. Este inevitable paralelo con acontecimientos actuales, le da a “Selma: El Poder De Un Sueño” la irónica relevancia de una película SELMA 03basada en hechos del pasado que también habla del presente, uno en el que remirar lo vivido hace cincuenta años, dista de dejarnos con una sonrisa de satisfacción debido al no total progreso logrado por la sociedad.

El inconveniente de esto está en que, claro, la urgencia y relevancia de Selma inevitablemente queda relegada más que nada al público estadounidense, en cuyas calles sucedieron estos hechos y a cuyos ciudadanos les afectó. El espectador chileno puede admirarse de lo mostrado y compartir el sentimiento, pero difícilmente sentiremos de igual forma la importancia que beneficia a la película y la convierte en algo más que una pieza audiovisual. Al tratarse de una obra histórica tan arraigada a un lugar específico, se dificulta lograr la empatía completa, aunque esta distancia no disminuya ninguno de los logros de la película.

A pesar de no poder apreciar la película como un discurso que refleje el estado de nuestra propia sociedad, los temas que trata son presentados en escenas más que capaces de enganchar y emocionar. DuVernay crea una obra que no complejiza los conceptos y las posturas que presenta, sino que los muestra por cómo son y cómo afectaron a una comunidad, creando a partir de material y hechos poderosos, una historia que logra honrarlos.

Por Ignacio Goldaracena

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Milagro en la Celda 7

Publicado

en

Milagro en la Celda 7

Los lazos familiares y los obstáculos que estos deben sortear para mantenerse firmes, es un tema recurrente en producciones que tienen como principal objetivo conectar emocionalmente con la audiencia, generando un vínculo que apele a las sensibilidades del espectador. Sin embargo, aquel objetivo no es fácil de alcanzar si no se cuenta con personajes que logren representar con honestidad las complejidades de las relaciones familiares.

“Milagro en la Celda 7” es el remake turco de “7-Beon-Bang-Ui Seon-Mul”, una cinta surcoreana estrenada con gran éxito en el año 2013. La historia se centra en la vida de Memo (Aras Bulut Iynemli), un hombre con discapacidad intelectual, y su hija Ova (Nisa Sofiya Aksongur), quienes ven cómo su apacible vida cambia cuando él es acusado de asesinar a una niña y, teniendo todo en contra, deberá demostrar su inocencia.

La primera y principal característica que resalta en “Milagro en la Celda 7” es la entrañable relación entre padre e hija, siendo cada una de sus interacciones el corazón de una historia que no pretende ser más de lo que está relatando en pantalla. En ambos se puede ver el compromiso que existe hacia el bienestar del otro y lo que están dispuestos a sacrificar (dentro de sus posibilidades) para poder estar juntos. El fuerte vínculo que los une es el motor que los mantiene firmes una vez que deben estar separados, y es así cómo el relato hace lo posible para poder resaltar aquellos momentos.

Para alcanzar tal objetivo y que resulte con naturalidad, la actuación de ambos actores interpretando a sus protagonistas logra la complicidad necesaria para hacer de su relación un vinculo creíble y capaz de enternecer la mirada de la audiencia. La dinámica de ambos juega a favor cuando quieren mostrar con total espontaneidad la relación que se ha construido, pero, además, en el momento en el que se ven distanciados, cada uno logra destacar en el entorno en el que se ven expuestos. De esta forma, logran crear personajes verosímiles y capaces de trascender a la historia en la que se ven insertos.

Por otra parte, la cinta es lo suficientemente honesta consigo misma al momento de plantear sus objetivos y lo que quiere generar en el espectador. Por lo tanto, utilizará todos los recursos necesarios para encausar y mantener el relato en el drama y, aunque a veces existen momentos de respiro para sus protagonistas, estos vuelven rápidamente a sumergirse en obstáculos que pretenden impedir esos momentos de calma. En ese sentido, su construcción narrativa está apuntando constantemente en enfatizar las dificultades que les ha tocado atravesar, donde la compasión y la empatía se vuelven esenciales para acompañarlos.

Utilizando recursos que a ratos podrían parecer insistentes, su relato se arma con el propósito de conmover a quien está viendo una cinta que no niega de su melodrama. Y aunque las técnicas utilizadas empujan con fuerza hacia las lágrimas, la sinceridad con la que se sostiene pide que esos elementos sean aceptados como las piezas que le dan el corazón a su narración.

Considerando que dicho melodrama permea cada rincón de la película, esta característica se acentúa no tan sólo con su guion, sino que también a través del montaje y la música, características que podrían poner en riesgo la complicidad con la que se ha trabajado la relación entre el relato y el espectador. Sin embargo, dichos elementos están incluidos para empujar la aflicción y lograr su principal finalidad: conmover a su público.

Con todo a su favor para lograr su propósito, “Milagro en la Celda 7” no es más que lo que promete ser: un drama familiar con los elementos necesarios para encontrar conflicto en cada paso que dan sus protagonistas. De esta forma, logra transformarse en una cinta honesta y directa cuando empieza a encausar su estructura y, a pesar de casi transitar en la desdicha, es capaz de entregar momentos de calidez apoyándose en la sencillez e ingenuidad de sus protagonistas.


Título Original: Yedinci Kogustaki Mucize

Director: Mehmet Ada Öztekin

Duración: 132 minutos

Año: 2019

Reparto: Aras Bulut Iynemli, Nisa Sofiya Aksongur, Deniz Baysal, Celile Toyon Uysal, Ilker Aksum, Mesut Akusta, Yurdaer Okur, Sarp Akkaya, Yildiray Sahinler, Deniz Celiloglu


Seguir Leyendo

Podcast HN Cine

Publicidad

Podcast HN Música

Facebook

Discos

Aló! Aló!
DiscosHace 10 horas

Pedropiedra – “Aló!”

Hay artistas que no tienen miedo cuando se trata de hacer música que no responde a las expectativas ni al...

Ordinary Man Ordinary Man
DiscosHace 2 días

Ozzy Osbourne – “Ordinary Man”

Una de las fórmulas históricamente exitosas en el mundo del rock es intentar romper algún paradigma. Golpear desde la apuesta...

F8 F8
DiscosHace 6 días

Five Finger Death Punch – “F8”

Es curioso lo que ocurre con Five Finger Death Punch: en Estados Unidos y en Europa son, acaso, la banda...

Miss Anthropocene Miss Anthropocene
DiscosHace 1 semana

Grimes – “Miss Anthropocene”

No hay dudas de que Grimes se compromete totalmente con los conceptos que su mente imagina. Con sorpresa recibieron muchos...

Cuauhtémoc Cuauhtémoc
DiscosHace 1 semana

Niños Del Cerro – “Cuauhtémoc”

Latinoamérica es un continente de elementos comunes. No sólo compartimos un idioma o un espacio geográfico, sino que nuestras historias...

Splid Splid
DiscosHace 2 semanas

Kvelertak – “Splid”

Se dice que para los gustos no hay nada escrito. Llevado al aspecto musical, recorrer un camino de experimentación a...

color theory color theory
DiscosHace 2 semanas

Soccer Mommy – “color theory”

Dos años después del álbum que la puso al frente de la nueva generación de cantautoras del indie, “Clean” (2018),...

The Fallen Crimson The Fallen Crimson
DiscosHace 2 semanas

Envy – “The Fallen Crimson”

¿Puede una banda tener un espacio trascendental, aun cuando se mantiene en el underground? ¿Incluso cuando la ausencia se explaya?...

Perdida Perdida
DiscosHace 3 semanas

Stone Temple Pilots – “Perdida”

Han transcurrido tres décadas desde que Stone Temple Pilots fuera parte de los grandes del grunge, tiempo esplendoroso que, años...

The Slow Rush The Slow Rush
DiscosHace 3 semanas

Tame Impala – “The Slow Rush”

El tiempo ha sido siempre un enigma en sí mismo para el ser humano. A veces, pareciera que pasa de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas