Conéctate a nuestras redes

Cine

Selma: El Poder de un Sueño

Publicado

en

Muchas películas históricas justifican su existencia con la ventaja de que cuentan, por defecto, con la relevancia de que el tema tratado ocurrió y es lo suficientemente significativo para retratarse. Directores suelen descansar en el poder del material con el que cuentan, y hay ocasiones en que la historia que reproducen ni siquiera tiene la contingencia actual para poder repercutir. Afortunadamente, esa no es la situación en la que se encuentra “Selma: El Poder De Un Sueño”, cinta que retrata hechos ocurridos hace medio siglo, pero que expone con intensidad su caso para ser contada de nuevo hoy.

SELMA 01Cuando la película comienza, Martin Luther King (David Oyelowo) ya es una figura emblemática en el movimiento por los derechos civiles, que busca erradicar la discriminación contra los afroamericanos y promover su igualdad con los demás ciudadanos ante la ley. Pronto el activista gana el Premio Nobel de la Paz y se encuentra manteniendo conversaciones con el presidente Lyndon B. Johnson (Tom Wilkinson) sobre la mejor manera de llevar a cabo el movimiento. La llegada a la fama ya está cubierta y así la película se puede centrar en lo ocurrido en el pequeño pueblo de Selma, localidad en la que King organiza una marcha para conseguir el respeto en el derecho a voto para afroamericanos, no sin enfrentarse a los obstáculos, las amenazas y la violencia de los opositores.

Ya sabemos cómo operan la mayoría de los biopics de figuras históricas importantes, que muchas veces terminan componiendo una serie de escenas que repasan los momentos más importantes de la vida de un sujeto, con énfasis en grandes decisiones y discursos, y glorificando a unos protagonistas que superan a aquellos adversarios que se pararon en el lado incorrecto de la historia. “Selma: El Poder De Un Sueño” peca de algunas de estas convenciones: recae más de lo necesario en la oratoria de la gran actuación de Oyelowo, para convencer a las masas dubitativas de que están tomando la decisión correcta y los políticos blancos que se interponen en su camino rayan en lo caricaturesco, especialmente un insistente George Wallace (Tim Roth) empeñado en atentar contra los ideales de Martin Luther King sin que se le dé mayor cabida a sus motivaciones, o reduciéndolas a una simple expresión del racismo de la época.

SELMA 02Pero los aciertos son mayores que los tropiezos. El situar la historia en un marco temporal y espacial tan determinado como lo son las primeras semanas de 1965 en el pueblo de Selma, permite encausar mejor los acontecimientos, así como que una narración particular hable del contexto general de la época y el seguir mucho más de cerca el estado mental de Luther King, dotando a las escenas detrás de las marchas y las apariciones públicas de una intimidad refrescante, que nos permite entender las decisiones que él toma y el peligro que suponen. De esta manera, la película permite también introducir varios temas potentes y no quedarse en retratar sólo a su héroe, y de esta forma en varias ocasiones se vuelca la discusión hacia el movimiento mismo y su composición, así como si este, caracterizado por su insistencia en la no-violencia, no sería más exitoso si luchara de igual a igual con el pueblo que los oprime agresivamente. Otro de los grandes logros es que, a pesar de que se trate indudablemente de la historia de Martin Luther King, se crea con claridad a la comunidad que lo rodea. En la producción se utilizaron los mismos extras en todas las escenas que muestran a los seguidores del líder, por lo que en el público se pueden notar rostros que se repiten, y aparecen brevemente personajes que pueden o no tener líneas de diálogo, pero ayudan a caracterizar a esta comunidad como una formada por personas, no por accesorios de relleno.

En su insistente retrato de las injusticias sufridas por la comunidad negra, la directora Ava DuVernay muestra casos reales ocurridos en la época, desde aquellos que ya no son más que una memoria distante y bochornosa para los estadounidenses (el no permitir que una mujer ejerza su derecho legal de votar y humillarla debido a su color de piel), hasta algunos que se repiten hoy en día, como las golpizas y matanzas a manos de civiles y oficiales blancos. Este inevitable paralelo con acontecimientos actuales, le da a “Selma: El Poder De Un Sueño” la irónica relevancia de una película SELMA 03basada en hechos del pasado que también habla del presente, uno en el que remirar lo vivido hace cincuenta años, dista de dejarnos con una sonrisa de satisfacción debido al no total progreso logrado por la sociedad.

El inconveniente de esto está en que, claro, la urgencia y relevancia de Selma inevitablemente queda relegada más que nada al público estadounidense, en cuyas calles sucedieron estos hechos y a cuyos ciudadanos les afectó. El espectador chileno puede admirarse de lo mostrado y compartir el sentimiento, pero difícilmente sentiremos de igual forma la importancia que beneficia a la película y la convierte en algo más que una pieza audiovisual. Al tratarse de una obra histórica tan arraigada a un lugar específico, se dificulta lograr la empatía completa, aunque esta distancia no disminuya ninguno de los logros de la película.

A pesar de no poder apreciar la película como un discurso que refleje el estado de nuestra propia sociedad, los temas que trata son presentados en escenas más que capaces de enganchar y emocionar. DuVernay crea una obra que no complejiza los conceptos y las posturas que presenta, sino que los muestra por cómo son y cómo afectaron a una comunidad, creando a partir de material y hechos poderosos, una historia que logra honrarlos.

Por Ignacio Goldaracena

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Artículos Cine

Star Wars y el auge de los efectos visuales

Publicado

en

Star Wars

Desde prácticamente siempre, ha existido un odio irracional hacia las precuelas de Star Wars, aquella trilogía de películas que estrenada entre 1999 y 2005 que prometía conectar todos los hilos en torno a la historia que George Lucas iniciara en 1977. Amparado bajo una segunda explosión de popularidad de la saga, el director comenzó a principios de la década del 90 lo que sería la concepción de una idea que ya tenía cuando trabajaba “El Imperio Contraataca”, y que, según sus propias declaraciones en múltiples ocasiones, no le era posible filmar debido a las limitancias tecnológicas propias de la época. Así, el desarrollo del CGI hizo que Lucas pudiera adentrarse en la realización de una nueva trilogía, donde, más allá de su cuestionado argumento e innecesaria creación de fallas argumentales para la saga original, terminó por transformarse en una revolución gracias al elemento que fue más destacado por la crítica: los efectos especiales.

Fue en 1997 cuando comenzó el rodaje de “La Amenaza Fantasma” (1999) y, aunque se mantuvieron algunos elementos como la marioneta de Yoda y una utilización de escenarios reales con un cuidado diseño de producción, la transición se fue desarrollando de manera natural a lo que terminaría siendo “El Ataque de los Clones” (2002) y “La Venganza de los Sith” (2005), donde el uso de fondo verde fue más prominente que en ocasiones anteriores. Como dato curioso, y para reforzar la idea de que la animación digital fue el elemento principal de estas cintas, es sabido que no se construyó ni una sola armadura de trooper durante las tres películas, con dichos modelos siendo todos creados por computadora. A pesar de que el uso de CGI ya se había presenciado en otras películas previas –probablemente “Jurassic Park” (1993) siendo el caso más reconocido–, su utilización dentro de la producción de Star Wars significó todo un precedente, gracias a un innovador software donde se crearían los efectos visuales, al punto de que en la primera cinta existe una sola secuencia que no contiene efectos digitales.

A veinte años de su estreno, los efectos visuales en el cine son cosa de cada día, con prácticamente la totalidad de las cintas más taquilleras utilizándolo en su mayoría, lo que en un espectro más crítico ha terminado por omitir en el espectador el deseo de intentar diferenciar qué es real y qué no al momento de mirar una película. Asimismo, los directores actualmente pueden gozar de la misma libertad que Lucas describió a la hora de realizar las precuelas, pudiendo crear un guion a su antojo sin preocuparse de restricciones en torno a la producción, el desarrollo de personajes y, sobre todo, la creación de mundos y criaturas tan fantásticas como se ha caracterizado la saga desde sus orígenes. Todo lo anterior permitió también una reducción en los tiempos de rodaje, comenzándose a producir blockbusters en masa gracias a la implementación de la fotografía digital, y el uso de cámaras digitales que permiten grabar sin la necesidad de revelar el celuloide, pudiendo así montar y modificar escenas de una manera mucho más rápida.

Ya con la trilogía original Lucas había innovado en una serie de técnicas cinematográficas que eran prácticamente desconocidas para la época, pero todo ese trabajo fue opacado en cierta forma gracias al abrumador éxito que la saga tuvo más allá de la pantalla, transformándose en un icono de la cultura pop gracias a la explosiva venta de juguetes y una creciente popularidad que nunca decayó en el período de 1977 a 1983. Y es así como las tecnologías fueron evolucionando en pos de una saga que desde sus orígenes buscó una forma de deslumbrar y crear experiencias nunca vistas, algo que sin duda se logró con todos los contratiempos que pueda significar. Pasar de un aproximado de 365 tomas con efectos visuales en la primera cinta de 1977 a las más de 2200 que tiene la última de la era Lucas en 2005, habla de una necesidad de incorporar la tecnología con el fin de contar historias, derribando límites y permitiendo que la creatividad e imaginación de los realizadores pueda verse reflejada en la gran pantalla.

Hoy en día, con una nueva trilogía que llegará a su fin este 19 de diciembre, se puede ver como las técnicas de las otras seis entregas se van complementando para darle un romanticismo a la producción, omitiendo de plano un uso totalmente digital para seguir incluyendo animatronics, marionetas, maquillaje y otras técnicas de producción. Sin embargo, es imposible no reconocer el trabajo e influencia de George Lucas en el desarrollo del cine de fantasía como lo conocemos hoy en día y, más allá de cualquier falencia narrativa que haya cometido en sus cuestionadas precuelas, el cine y la tecnología comenzaron una relación que ha beneficiado tanto lucrativa como creativamente a la industria.

  • Star Wars: El Ascenso de Skywalker” se estrena el próximo 19 de diciembre. Preventa AQUÍ.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 semanas

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 semanas

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 4 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 4 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 4 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 4 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas