Contáctanos

Cine

Selma: El Poder de un Sueño

Publicado

en

Muchas películas históricas justifican su existencia con la ventaja de que cuentan, por defecto, con la relevancia de que el tema tratado ocurrió y es lo suficientemente significativo para retratarse. Directores suelen descansar en el poder del material con el que cuentan, y hay ocasiones en que la historia que reproducen ni siquiera tiene la contingencia actual para poder repercutir. Afortunadamente, esa no es la situación en la que se encuentra “Selma: El Poder De Un Sueño”, cinta que retrata hechos ocurridos hace medio siglo, pero que expone con intensidad su caso para ser contada de nuevo hoy.

SELMA 01Cuando la película comienza, Martin Luther King (David Oyelowo) ya es una figura emblemática en el movimiento por los derechos civiles, que busca erradicar la discriminación contra los afroamericanos y promover su igualdad con los demás ciudadanos ante la ley. Pronto el activista gana el Premio Nobel de la Paz y se encuentra manteniendo conversaciones con el presidente Lyndon B. Johnson (Tom Wilkinson) sobre la mejor manera de llevar a cabo el movimiento. La llegada a la fama ya está cubierta y así la película se puede centrar en lo ocurrido en el pequeño pueblo de Selma, localidad en la que King organiza una marcha para conseguir el respeto en el derecho a voto para afroamericanos, no sin enfrentarse a los obstáculos, las amenazas y la violencia de los opositores.

Ya sabemos cómo operan la mayoría de los biopics de figuras históricas importantes, que muchas veces terminan componiendo una serie de escenas que repasan los momentos más importantes de la vida de un sujeto, con énfasis en grandes decisiones y discursos, y glorificando a unos protagonistas que superan a aquellos adversarios que se pararon en el lado incorrecto de la historia. “Selma: El Poder De Un Sueño” peca de algunas de estas convenciones: recae más de lo necesario en la oratoria de la gran actuación de Oyelowo, para convencer a las masas dubitativas de que están tomando la decisión correcta y los políticos blancos que se interponen en su camino rayan en lo caricaturesco, especialmente un insistente George Wallace (Tim Roth) empeñado en atentar contra los ideales de Martin Luther King sin que se le dé mayor cabida a sus motivaciones, o reduciéndolas a una simple expresión del racismo de la época.

SELMA 02Pero los aciertos son mayores que los tropiezos. El situar la historia en un marco temporal y espacial tan determinado como lo son las primeras semanas de 1965 en el pueblo de Selma, permite encausar mejor los acontecimientos, así como que una narración particular hable del contexto general de la época y el seguir mucho más de cerca el estado mental de Luther King, dotando a las escenas detrás de las marchas y las apariciones públicas de una intimidad refrescante, que nos permite entender las decisiones que él toma y el peligro que suponen. De esta manera, la película permite también introducir varios temas potentes y no quedarse en retratar sólo a su héroe, y de esta forma en varias ocasiones se vuelca la discusión hacia el movimiento mismo y su composición, así como si este, caracterizado por su insistencia en la no-violencia, no sería más exitoso si luchara de igual a igual con el pueblo que los oprime agresivamente. Otro de los grandes logros es que, a pesar de que se trate indudablemente de la historia de Martin Luther King, se crea con claridad a la comunidad que lo rodea. En la producción se utilizaron los mismos extras en todas las escenas que muestran a los seguidores del líder, por lo que en el público se pueden notar rostros que se repiten, y aparecen brevemente personajes que pueden o no tener líneas de diálogo, pero ayudan a caracterizar a esta comunidad como una formada por personas, no por accesorios de relleno.

En su insistente retrato de las injusticias sufridas por la comunidad negra, la directora Ava DuVernay muestra casos reales ocurridos en la época, desde aquellos que ya no son más que una memoria distante y bochornosa para los estadounidenses (el no permitir que una mujer ejerza su derecho legal de votar y humillarla debido a su color de piel), hasta algunos que se repiten hoy en día, como las golpizas y matanzas a manos de civiles y oficiales blancos. Este inevitable paralelo con acontecimientos actuales, le da a “Selma: El Poder De Un Sueño” la irónica relevancia de una película SELMA 03basada en hechos del pasado que también habla del presente, uno en el que remirar lo vivido hace cincuenta años, dista de dejarnos con una sonrisa de satisfacción debido al no total progreso logrado por la sociedad.

El inconveniente de esto está en que, claro, la urgencia y relevancia de Selma inevitablemente queda relegada más que nada al público estadounidense, en cuyas calles sucedieron estos hechos y a cuyos ciudadanos les afectó. El espectador chileno puede admirarse de lo mostrado y compartir el sentimiento, pero difícilmente sentiremos de igual forma la importancia que beneficia a la película y la convierte en algo más que una pieza audiovisual. Al tratarse de una obra histórica tan arraigada a un lugar específico, se dificulta lograr la empatía completa, aunque esta distancia no disminuya ninguno de los logros de la película.

A pesar de no poder apreciar la película como un discurso que refleje el estado de nuestra propia sociedad, los temas que trata son presentados en escenas más que capaces de enganchar y emocionar. DuVernay crea una obra que no complejiza los conceptos y las posturas que presenta, sino que los muestra por cómo son y cómo afectaron a una comunidad, creando a partir de material y hechos poderosos, una historia que logra honrarlos.

Por Ignacio Goldaracena

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Cine

David Lynch: The Art Life

Publicado

en

David Lynch: The Art Life

A través de su filmografía, y con el reciente regreso de “Twin Peaks”, David Lynch ha demostrado ser uno de los autores más prolíficos y complejos de las últimas décadas. Desde su primer largometraje, “Eraserhead” (1977), que su imaginario significa entrar a mundo de sensaciones donde representaciones visuales de la psiquis se vuelven tangibles. Debido a lo intrincado que podría ser su forma de narrar, experimentar su obra exige conectar con lo sensorial, pues su trabajo busca crear reacciones y evocar emociones. El director de “Blue Velvet” (1986) y “Mulholland Dr.” (2001) ha sido capaz de construir un estilo reconocible gracias las características que su obra comparte, en un estilo vago e incierto, pero envolvente, donde lo inexplicable convive con personajes que se ven atrapados en mundos complejos.

Dirigido en una colaboración entre Rick Barnes, Jon Nguyen y Olivia Neergaard-Holm, el documental “David Lynch: The Art Life” se centra en el trabajo artístico pictórico del cineasta, mientras se va creando un relato autobiográfico de sus primeros años formativos y su acercamiento al arte, sirviendo como puente entre sus inicios en esta disciplina y sus primeras obras cinematográficas.

Las conversaciones de tres años entre los realizadores y el director estadounidense son condensadas en una hora y treinta minutos, en un relato íntimo en la voz del mismo Lynch. El hecho que sea construido como un monólogo produce una atmósfera más natural y cercana con el director, así también adjudicando un punto de vista donde el espectador sólo observa cómo se mezcla su creación artística y su biografía. La voz en off de Lynch se hace omnipresente en un montaje que mezcla al artista trabajando en sus obras plásticas, en su estudio en Los Angeles –a veces acompañado de su pequeña hija, Lula– intercalando material biográfico como fotografías, videos de archivo y sus pinturas.

La autobiografía que acompaña el viaje visual habla de sus inicios, vida familiar, la relación con sus padres y cómo su influencia inevitablemente ayudó a formar su primera relación con al arte, siendo capturado por esta disciplina cuando decide mudarse a Filadelfia, donde pudo estudiarlo de manera profesional. Y es a través de todas estas experiencias e historias acumuladas que se juntan para inspirar gran parte de su trabajo, y cómo en el proceso de absorber, internalizar y plasmar se ha moldeado un imaginario enigmático y surrealista.

Claramente el foco de este registro documental está puesto en sus creaciones plásticas, concebidas a partir de distintos materiales y mezclando técnicas pictóricas que le dan la libertad de crear pequeños universos, en cuadros que perfectamente podrían ser sacados de alguna de sus películas. Por otra parte, los realizadores utilizan estas obras en el montaje no tan sólo como un apoyo visual, sino también para poder crear pequeños episodios visuales que enfatizan los relatos en off, y utilizando los textos que el mismo Lynch incorpora en sus cuadros, se destaca el estado emocional del relato. Por último, el uso de stop motion le agrega un dinamismo a la narración, haciendo de estas obras pequeñas escenas de la vida del artista, donde algunas de ellas contienen personajes que parecen atrapados en distintas realidades.

Este documental termina siendo un estudio del autor en un estado mucho más primitivo, además de una exploración íntima, donde se logra ver el mundo a través de sus ojos y se puede conocer con frescura una etapa de descubrimiento y creación artística. No es un retrato biográfico de principio a fin, tampoco se centra en una obra en particular, sólo es un acercamiento a procesos creativos desde una mirada de total naturalidad y comodidad por parte del cineasta.

Para entender el universo interior de David Lynch, y posteriormente apreciar con mayor profundidad su trabajo, es importante considerar todos los aspectos y los procesos de creación que lo han llevado a posicionar su nombre y ser poseedor de un estilo particular y reconocible. Así, este documental logra dar a conocer ese otro aspecto del cineasta, un lado que tiene relación con su configuración estética. Se vuelve importante conocer y revisar su filmografía, no necesariamente para poder entender este relato –sólo se cita a sus primeros cortometrajes y las primeras etapas de producción de “Eraserhead”–, aunque sí puede servir como complemento para enriquecer este acercamiento diferente y privado.


Título Original: David Lynch: The Art Life

Director: Jon Nguyen

Duración: 88 minutos

Año: 2016

Reparto: David Lynch, Documental

 


Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 21 horas

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 2 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 1 semana

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 2 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas