Conéctate a nuestras redes

Cine

Seis Sesiones De Sexo

Publicado

en

El sexo hace rato que dejó de ser un tabú. Por lo menos eso es lo que se viene pregonando a los cuatro vientos. Porque sí, el discurso sobre el placer sexual, antes prohibido por las nefastas religiones monoteístas –particularmente por la católica-, ha logrado liberarse de sus ataduras, obteniendo un espacio de aceptación antes impensado. Incluso en Chile, donde se redacta este texto, ya nada parece escandalizar, pese a ser un país y una cultura arraigada en el pensamiento dogmático respecto a la negación del placer y el tenor pecaminoso de cualquier pensamiento u obra netamente sexual, sin THE SESSIONS 01fines reproductivos. Ya no estamos bajo la tiranía del pecado, y las consabidas condenas al sufrimiento eterno por tener relaciones sexuales fuera del matrimonio, están al mismo nivel de credibilidad que Santa Claus o el Conejo de Pascua.

Gran parte de esta superación de prohibiciones absurdas es provocada por los discursos atrevidos que pone en circulación el arte, y precisamente el cine, que es el soporte comentado en esta página. Está claro que a nadie escandaliza una película como “Seis Sesiones De Sexo”, dirigida por Ben Lewin, que aborda en tono de comedia la vida sexual de las personas con necesidades especiales. Pero no hay que cantar victoria: si bien en el mismo film se critica la postura católica acerca del sexo y los traumas que causa, lo que se instala en reemplazo no suena tan “liberal” como se predica.

THE SESSIONS 02Mark (John Hawkes) contrajo la polio cuando era un niño, y desde antes de cumplir los 10 años está postrado en una camilla, ayudado por un pulmón artificial para respirar, postura que ha mantenido por casi 30 años. Luego de enamorarse de una de sus enfermeras y ser convocado para escribir un artículo sobre la sexualidad en personas con discapacidades físicas, decide que debe explorar su propia y totalmente atrofiada sexualidad. Para ello, primero consulta con una psicóloga tradicional, quien lo deriva a Cheryl (Helen Hunt), especie de “rehabilitadora sexual” que le enseñará a conocer su cuerpo y su sexualidad. Pero las complicaciones surgen cuando los dos comienzan a involucrarse en una relación que, en el papel, debía mantenerse estrictamente entre paciente y terapeuta.

Hay dos elementos esenciales en la propuesta de “Seis Sesiones De Sexo”. En primer lugar, el guión se lleva gran parte del peso de la comedia, al filtrar muchas ideas y hasta chistes repetidos en rutinas donde se aborda la sexualidad como temática. El personaje interpretado por Hawkes, al estar postrado y no tener más que el rostro para expresarse, verbaliza todas sus emociones, reacciones y pensamientos, reflejando una capacidad de observación y sensibilidad que justifican su protagonismo. THE SESSIONS 03Además, los diálogos con los secundarios también filtran esa intención, al hacer un paralelo entre la nula experiencia de Mark y los testimonios de sus cercanos, que en todo momento suenan demasiado similares, haciendo pensar que esta cinta no sólo trata de la vida sexual de personas impedidas de realizar actividades físicas normales.

Por otra parte, con un texto  tan lúcido como este, se necesita un soporte expresivo que cumpla con su trabajo. Las actuaciones en “Seis Sesiones De Sexo” son solventes, destacando el trío virtual que se forma entre Helen Hunt, John Hawkes y William H. Macy. Esa extraña especie de dinámica sexual-amorosa-espiritual que se construye alrededor de Mark, Cheryl y el Padre Brendan. Helen Hunt, nominada al Oscar por su papel, está correcta, pero sin deslumbrar en ningún instante. Además, su rostro rebosado en botox impide generar una empatía. Son Mark y Brendan los que protagonizan los momentos más notables de la película, primero como THE SESSIONS 04confesor y feligrés, hasta llegar a una relación cómplice, muy a tono con la superación de los traumas sexuales en la vida del personaje principal.

Como película cumple su cometido, no hay duda de eso. Es entretenida, se narra con facilidad y está bien lograda en lo técnico, aunque se extraña haber explotado de mejor forma el punto de vista del narrador. Lo extraño es constatar que, tal como se había anunciado, al tratar de superar una imposición moral, termina por instalar otra, muy común en los discursos sobre el sexo en la post-modernidad. Porque “Seis Sesiones De Sexo” reafirma esa idea romántica que el placer sexual sin amor es imposible, que tarde o temprano pasará la cuenta, que “no se puede dejar fuera el corazón”. Claro, en la película esto funciona de maravilla, sostiene el conflicto central y justifica incluso un final “feliz”. Pero todo hace pensar que es imposible superar una norma sin instalar otra en su lugar, lo que se nota hasta en aquellos productos que se promocionan como los más liberales.

Por Juan Pablo Bravo

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Maléfica: Dueña del Mal

Publicado

en

Maléfica

El estreno de producciones animadas Disney en versiones live action ha traído discusiones frente a la real relevancia que dichas cintas tienen en el panorama actual. Y lo cierto es que la curiosidad de la audiencia asegura el éxito comercial. Sin embargo, el duplicado de estas producciones, dejando a un lado la originalidad de sus primeras versiones, obliga a recurrir a una expansión un poco más libre sobre la interpretación de los cuentos clásicos que inspiraron las obras del estudio. En este caso, el estreno de “Maleficent” en 2014 insinuó ciertos elementos que pretendían otorgar frescura a la reinvención de la malvada antagonista de “Sleeping Beauty” (1959).

Luego de varios años de los hechos ocurridos en la primera cinta, “Maléfica: Dueña del Mal” se centra en la relación que la oscura hada (Angelina Jolie) tiene con Aurora (Elle Fanning), luego de que esta anunciara su matrimonio con el príncipe Phillip (Harris Dickinson). La unión entre el reino y el páramo traerá rencillas entre humanos y hadas, poniendo a Maléfica y Aurora en lados opuestos para, a la vez, enfrentarse a un enemigo en común.

La primera cinta, con énfasis en la oscura hada, centraba su atención en cómo la traición forjaba las motivaciones de Maléfica, llevándola a actuar en venganza, siendo este su principal motor. La villana, que aparecía en la cinta original de 1959, se despojaba de un velo superficial, permitiendo escarbar entre sus profundas heridas y dejando entrever las razones para seguir con un plan trazado desde el momento en que se vio decepcionada con la raza humana.

Esta segunda parte deja a un lado la exploración de Maléfica hacia su pasado, concentrándose principalmente en su relación con Aurora y cómo juntas han mantenido la paz entre las criaturas del páramo y el reino de los humanos. Entre ellas se ha forjado un lazo cercano al de madre e hija, y los momentos retratados a solas dan cuenta de cómo su relación ha evolucionado y, al mismo tiempo, sitúa la urgencia cuando la paz que han construido se ve amenazada por el miedo y el poder de una fuerza externa que aparece temprano en el desarrollo del relato.

Una vez separadas, la cinta se toma el tiempo para explorar un lado más vulnerable de Maléfica, el que tiene relación con el origen de su raza y la forma en que la nueva conexión con los de su especie servirá como llama para encender una lucha interna que se veía apagada. Sin embargo, la exploración de aquel lado es trabajado de tal manera, que sólo la superficie es visible, pero no deja espacio para profundizar en cómo este descubrimiento realmente afecta a la protagonista, otorgando a la audiencia llenar ciertos espacios sólo gracias a las reacciones que el personaje tiene frente a ciertos estímulos.

La construcción visual del mundo ficticio donde habitan los personajes está basada principalmente en CGI, recurso que apoya la exploración de un mundo que sobreexplota colores y el diseño de algunas de las criaturas que habitan el lugar. El uso de imágenes creadas digitalmente está justificado frente al mundo de fantasía que se está presentando, pero, al mismo tiempo, su uso afecta visualmente la interacción entre humanos y criaturas, por lo tanto, es necesario entrar en este universo con ojos crédulos frente a lo que ocurre en pantalla.

Dirigida claramente para un público infantil, “Maléfica: Dueña del Mal” no reúne el mínimo compendio de características para sostenerse como una secuela necesaria, olvidando los elementos que le otorgaron frescura a su antecesora y fallando principalmente en la exploración de su protagonista, quien con sus apariciones no justifica la existencia de esta producción.


Título Original: Maleficent: Mistress of Evil

Director: Joachim Rønning

Duración: 118 minutos

Año: 2019

Reparto: Angelina Jolie, Michelle Pfeiffer, Elle Fanning, Ed Skrein, Chiwetel Ejiofor, Juno Temple, Sam Riley, David Gyasi, Lesley Manville, Imelda Staunton, Harris Dickinson, Jenn Murray


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Free Free
DiscosHace 2 días

Iggy Pop – “Free”

Puede parecer extraño que un artista que ha hecho literalmente lo que se le ha antojado a lo largo de...

DiscosHace 3 días

Diego Lorenzini – “De Algo Hay Que Morir”

El ingenio de la cultura chilena es algo que se ha instaurado como característica generalizada, como también la capacidad de...

Close It Quietly Close It Quietly
DiscosHace 4 días

Frankie Cosmos – “Close It Quietly”

Casi como una poeta del “Hágalo Usted Mismo” o filosofía DIY de habitación adolescente estadounidense, emergió el nombre de Frankie...

The Center Won't Hold The Center Won't Hold
DiscosHace 1 semana

Sleater-Kinney – “The Center Won’t Hold”

¿Hasta qué punto se considera un cambio de dirección? Muchas veces se genera un debate cuando una banda decide incursionar...

Lost Girls Lost Girls
DiscosHace 1 semana

Bat For Lashes – “Lost Girls”

Cuando Natasha Khan lanza un nuevo disco, un mundo lleno de posibilidades y de fantasía se abre. A través de...

Atonement Atonement
DiscosHace 2 semanas

Killswitch Engage – “Atonement”

Hoy en día, en la época del streaming, donde un single es más importante que un álbum, cuesta generar altas...

Schlagenheim Schlagenheim
DiscosHace 2 semanas

Black Midi – “Schlagenheim”

Históricamente, la energía proveniente de la juventud es un factor vital para el panorama del rock; una virtud que ha...

Patio 29 Patio 29
DiscosHace 2 semanas

Slowkiss – “Patio 29”

A veces se puede estar muy cerca del abismo y del fin. Allí, las experiencias y los recuerdos pueden ser...

Norman Fucking Rockwell Norman Fucking Rockwell
DiscosHace 3 semanas

Lana Del Rey – “Norman Fucking Rockwell!”

En 2011, Lizzy Grant lanzó la canción que la convertiría en la estrella con la que siempre soñó ser. Como...

Infest The Rats’ Nest Infest The Rats’ Nest
DiscosHace 3 semanas

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Infest The Rats’ Nest”

King Gizzard & The Lizard Wizard vuelven a experimentar en el estudio, dando con su versión más pesada. En “Infest...

Publicidad
Publicidad

Más vistas