Conéctate a nuestras redes

Cine

Scary Movie 5

Publicado

en

Han pasado ya trece años desde el  estreno de “Scary Movie” (2000), película cuyo éxito definió que, durante los años posteriores, la parodia en cine tuviera un nuevo auge. Unos tales hermanos Wayans estuvieron detrás del proyecto, el que tenía como objeto de burla principalmente “Scream” (1996) de Wes Craven. La secuela, lanzada apenas un año después, no fue el hit esperado, así que los Wayans dieron un paso el costado. Para la tercera y cuarta parte el reemplazo fue nada menos que David Zucker, uno de los creadores de dos verdaderos hitos de los ’80 como “Airplane!” (1980) o “The Naked Gun” (1988). Con decir que tuvieron que pasar siete años para que la franquicia agregara su quinta pieza, ya se puede suponer cómo  anduvieron ambas en taquilla. En la más reciente secuela, Zucker sólo asume como co-guionista, mientras que la dirección es tomada por Malcolm D. Lee y los protagonistas son totalmente nuevos. Tal “renovación” no alcanza siquiera para ilusionarse, pues “Scary Movie 5” es con facilidad el peor episodio de la saga.

Un joven matrimonio (Ashley Tisdale y Simon Rex) se hace cargo del cuidado de tres sobrinos huérfanos, luego de que son encontrados en una cabaña tras estar varios días desaparecidos. El requisito para que se queden con los niños es que se vayan a vivir a una casa con cámaras en cada habitación. La pareja acepta, pero por supuesto que las cosas en su nuevo hogar no marcharán tal cómo lo planearon, con una fuerza maligna que los acosará persistentemente.

Lindsay Lohan y Charlie Sheen son los protagonistas de los primeros minutos de película. Básicamente hacen bromas sobre los escándalos de su vida privada mientras se aprestan a tener sexo y, bueno, eso vendría siendo lo más atractivo de esta introducción. El episodio no tiene gracia alguna y fracasa en su intento de agarrar al espectador desde el arranque. La participación de ambos no es más amplia que eso, a pesar de que el marketing de la cinta haya querido convencernos de lo contrario.

Acá el foco de las bromas está en “Paranormal Activity” (2007) y “Mama” (2013), además de filmes de otros géneros que ya tienen sus años como “Black Swan” (2010). La variedad es amplia y ni siquiera el best-seller de moda se salva de salir al baile. Claro que el centro de la historia –si es que la hay- es mucho menos jugoso que en las primeras películas: una familia es acosada por demonios. Además de que se hacen notar las ausencias de Anna Faris y Regina Hall en el reparto, en especial por la primera, quien le inyectaba algo más de chispa a la trama, y cuyo relevo tomó la  intragable Ashley Tisdale.

La cinta replica la fórmula empleada sobre todo en los últimos episodios de la franquicia: sucesión de gags hilvanados sin criterio ni brillo. Es cierto que ninguna ha hecho mucho más que sumar un arsenal de chistes fáciles parodiando los últimos éxitos del cine de terror, pero la verdad es que esta alcanza niveles de estupidez inauditos. Lo que ha cruzado la saga es que no se burlan de los defectos de los filmes aludidas –que efectivamente pueden tenerlos-, sino que se centran en lo más representativo de cada una y lo incorporan como parte de la ensalada. Se confía en que a mayor cantidad de títulos aludidos, mayor cantidad de carcajadas, cuando la clave está en sumarlos a una historia con algún grado de solidez.

SCARY MOVIE 5 01El triunfo comercial de las “Scary Movie”, además de asegurar sus propias secuelas, posibilitó el nacimiento de proyectos similares de aún más dudosa calidad, como “Epic Movie” (2008), “Meet The Spartans” (2008), o la reciente “¿Y Dónde Está el Fantasma?” (2013). La quinta entrega comparte con esta última una similitud que salta inmediatamente a la vista: la parodia a “Paranormal Activity”. La cinta de Michael Tiddes concentra sus esfuerzos y dirige casi todos sus dardos a ese suceso del cine de terror. En cambio, “Scary Movie 5” es más dispersa –como es la tónica de la franquicia- y “ataca” mayor cantidad de títulos. Al final, “¿Y Dónde Está el Fantasma?” termina siendo un poco menos patética que la película que nos convoca, porque su parodia cuenta con algún grado de mayor de efectividad.

No es la primera saga que se ha degradado hasta niveles penosos, pero de seguro es la única capaz de provocar tanto tedio. Los realizadores arman una historia sin pies ni cabeza, que termina desembocando en un desastre monumental. Además, con chistes que no pasan del golpe inesperado, la aparición sorpresa o cosas como una fiesta de “aspiradoras poseídas”. Pero hay esperanza: este quinto episodio ha pasado sin pena ni gloria por la taquilla mundial, por lo que probablemente hasta aquí no más llegue el camino de la franquicia. Parece que al fin podremos cantar victoria.

Por Gonzalo Valdivia

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

El Llamado Salvaje

Publicado

en

El Llamado Salvaje

El CGI (Computer Generated Imagery) en el cine es a menudo un tema controversial al ser a veces mal utilizado, o ser técnicamente deficiente. A veces el efecto que genera es simplemente espantoso, como en el caso de “Cats” (2019), en otras busca ser casi lo único valioso en una película, más que historia o personajes, como en el caso de “Avatar” (2009). Esto se debe en gran medida a que es un recurso relativamente nuevo en la historia del cine, y las capacidades técnicas de los efectos especiales siempre están evolucionando. Algo notable de “El Llamado Salvaje” desde un principio es el uso de CGI para generar personajes casi en su totalidad, lo que es definitivamente una apuesta arriesgada. Sin embargo, el resultado, a pesar de no ser perfecto, es un buen camino a seguir para la industria en el futuro.

La historia sigue a Buck, un perro grande y afable, criado por una acaudalada familia en California, que es secuestrado y vendido durante la Fiebre del Oro, y enviado a Yukon, al norte de Canadá. Ahí vivirá diversas aventuras y conocerá a diferentes perros y personas que lo acercarán a su lado más salvaje, lo que finalmente lo llevará a su destino.

“El Llamado Salvaje” es una sólida película de aventuras, en gran medida porque el personaje principal es profundamente querible. Pese a que puede ser sumamente difícil generar empatía con un protagonista que no habla, por lo que se vuelve difícil entrar en su mundo interior, el film toma las decisiones adecuadas de utilizar una voz en off que a menudo nos dice lo que piensa, y hacer uso del CGI para darle al animal un gran rango de emociones y personalidad. Inmediatamente somos capaces de conectarnos con Buck, y además de entender su relación con los otros animales que conoce, los que también son sumamente expresivos.

Y ese es uno de los grandes aciertos de la película. El uso que le da al CGI tiene más que ver con construir personajes expresivos y queribles que con buscar un fotorrealismo que sea técnicamente sorprendente, o con generar un mundo de fantasía que sea el gancho de la cinta. A diferencia de “The Lion King” (2019), acá los personajes caninos están llenos de expresividad y personalidad, incluso a pesar de no tener voz, y esto es casi en su totalidad a lo efectivo del CGI.

Aunque, claro, la falta de prolijidad técnica en la animación de los personajes se siente, y en algunas escenas casi llega a distraer de la historia. Hay momentos en que estos no alcanzan a mezclarse bien con su ambiente y se sienten como personajes de videojuego, moviéndose por un ambiente de manera desconectada. Sin embargo, el film completo genera una sensación de fantasía y plasticidad que se complementa bien con este aspecto.

Básicamente, todo es un poco plástico, pero al menos de manera coherente. Se siente como un film animado, tanto por su textura visual como por su puesta en escena, lo que tiene sentido, considerando que es la primera película live action del director Chris Sanders, famoso por “Lilo & Stitch” (2002) y “How To Train Your Dragon” (2010) y “The Croods” (2013). Esto lleva a que los momentos en que el CGI falla se vuelvan menos choqueantes y nunca lleguen a ser más llamativos que la historia en sí.

“El Llamado Salvaje” no es una película perfecta, tiene algunas falencias de guion, algunos de sus personajes (particularmente los villanos) son algo caricaturescos y el final se vuelve sobre explicativo, alargándose y siendo innecesariamente cursi. Sin embargo, al igual que el viaje de Buck, es una película con altos y bajos: una vez terminada, es un viaje que valió la pena tomar. Y no sólo eso, es también un buen ejemplo de las posibilidades narrativas que puede tener el uso de CGI en el cine, si dejamos de centrarnos en el aspecto técnico y volvemos a concentrarnos en la historia y los personajes.


Título Original: The Call Of The Wild

Director: Chris Sanders

Duración: 105 minutos

Año: 2020

Reparto: Harrison Ford, Dan Stevens, Bradley Whitford, Karen Gillan, Omar Sy, Jean Louisa Kelly, Terry Notary, Cara Gee, Colin Woodell, Wes Brown, Anthony Molinari, Brad Greenquist


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Hotspot Hotspot
DiscosHace 2 días

Pet Shop Boys – “Hotspot”

Hace más de tres décadas que el icónico dúo londinense compuesto por Neil Tennant y Chris Lowe dio inicio a...

Marigold Marigold
DiscosHace 1 semana

Pinegrove – “Marigold”

Originarios de New Jersey, y con un sonido característico que toma elementos del indie rock y del country más alternativo,...

The Archer The Archer
DiscosHace 3 semanas

Alexandra Savior – “The Archer”

No tuvieron que pasar siete años de mala suerte –como rezan los primeros versos del álbum– para que Alexandra Savior...

There Is No Year There Is No Year
DiscosHace 3 semanas

Algiers – “There Is No Year”

Algiers es una banda que logró algo de notoriedad en los circuitos alternativos durante 2017 gracias al lanzamiento de su...

Deceiver Deceiver
DiscosHace 3 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 3 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Publicidad
Publicidad

Más vistas