Conéctate a nuestras redes

Cine

Rogue One: Una Historia de Star Wars

Publicado

en

Una película de Star Wars al año parece un milagro para millones: un regalo antes impensado, hoy una realidad. Nuevos bríos corren por los flujos creativos de la saga gracias a la adquisición de Lucasfilm por parte de Disney, y la posterior decisión de levantar producciones sin perder de vista los mayores triunfos pasados. Con una mirada y funcionamiento de franquicia similar al del MCU (Marvel Cinematic Universe), esta tercera etapa fílmica ya da muestras categóricas de estar construyéndose sobre cimientos firmes. J.J. Abrams devolvió a la saga a sus mejores días con el episodio VII hace tan sólo un año, y ahora otro buen talento hijo de este siglo aprovecha las posibilidades de este universo con la primera cinta liberada de la línea argumental principal, siempre vinculada a los jedis y al clan Skywalker.

“Rogue One: Una Historia de Star Wars” propone instalarse al medio de las dos trilogías, aunque con mayor vocación de apelar a las tres películas de los 70 y 80 que de unir deliberadamente ambas series. Su protagonista es Jyn Erso (Felicity Jones), una joven que siendo muy niña debió separarse de sus padres y unirse a un grupo de resistencia liderado por el veterano Saw Gerrera (Forest Whitaker). Son tiempos en que el Imperio tiene de rodillas a la galaxia, y la esperanza descansa en lo que puedan hacer los Rebeldes y miembros comprometidos como Cassian Andor (Diego Luna). Sin embargo, lo que trama el Director Imperial Krennic (Ben Mendelsohn) y sus superiores puede ser abortado, misión para la que Jyne será trascendental.

Un conjunto de nuevos personajes pasan al frente, con sus respectivas motivaciones y particularidades, en un relato que aborda algo que nadie había contado anteriormente en la saga; tal descripción representa un procedimiento habitual en la industria por estos días, que muchas veces remata en puro despilfarro. En el caso de la película de Gareth Edwards, el generoso cóctel de rostros inéditos asoma como relevante y se identifican como parte de la sustancia que tiene el filme. Jyn, sin ser quizás un personaje que pasará a la historia, se posiciona como una protagonista consistente, definida por su independencia y el dolor del pasado. Lo mismo se extiende al resto de los “buenos”, personas con heridas y con fuerzas intactas que se unen por un fin común; todo inserto en un paisaje adverso que no es explicitado, en razón que no es una cinta hecha para ajenos a la saga. La película se impone a esa primera dificultad y, en efecto, si con “Suicide Squad” vimos el peor modelo para unir a numerosos personajes en una trama a la fuerza –agrupados por un fin torpe y nunca bien justificado–, el guion de Chris Weitz y Tony Gilroy se las arregla para que todo se acerque a funcionar de modo orgánico y compacto.

El texto también demuestra habilidad para, argumentalmente, enlazar lo que suponemos se acabará relatando con hechos y líneas derivadas de los nuevos personajes. Desde la primera secuencia –un lujo a todo nivel, sobre todo de fotografía–, la película determina que viene lo que todos esperan, pero también otra anexión. Algo pasa, no obstante, que queda imposibilitada de consagrarse en una gran aventura, como lo fue “Star Wars: The Force Awakens” (2015). Con los saltos de espacio tradicionales de la saga, “Rogue One: Una Historia de Star Wars” introduce a sus protagonistas y expone sus cartas; se entretiene en eso durante un buen rato, hasta que se dirige hacia algo que parece menos difuso, pero que a la larga no es más que excusa para hacer todo más complejo. Ese intento por darle cuerpo a la historia a fin de cuentas termina siendo entre inofensivo y mecánico en casi todo momento. La historia no fluye con tranco lúcido y constante, sino que más bien cargada de pequeños accidentes que no permiten conectar de modo profundo con lo que se está viendo. No ayuda en ese sentido una irregular banda sonora de Michael Giacchino, muchas veces fuera del registro que exige la escena.

“Rogue One: Una Historia de Star Wars” no carga con la mochila de presentar elementos que luego tendrán desarrollo, está libre de las bromas que siempre aligeran la historia y hay cierta vocación por desplazar los límites que las anteriores películas han propuesto, todo eso es cierto; sin embargo, este primer spin off de Star Wars no halla el modo de ingeniárselas para ser una cinta que exude chispa y corazón. A eso sólo se acerca en el final, en parte porque –más allá de hacia dónde va la historia– se lucen adiciones, como la dupla conformada por Chirrut Imwe (Donnie Yen) y Baze Malbus (Wen Jiang), o también el trasfondo de la Alianza Rebelde.

En definitiva, la película es evasión más que rendidora, por supuesto, pero sus atributos son antes que todo funcionales. La principal noticia, después de todo, es que encarna la confirmación de que son buenos tiempos para ser fan de Star Wars. Las primeras impresiones respecto al rumbo de la saga se ratifican y permiten pensar que se vienen entretenimientos de primera. Ahora, vistos los dos primeros acercamientos de esta era Disney, se diría que esas esperanzas descansan sobre todo en los nuevos episodios de la franquicia más que en las futuras cintas de antología, las que podrán ser de buen nivel, pero difícilmente se ganen un espacio en la memoria.

Por Gonzalo Valdivia

Publicidad
3 Comentarios

3 Comments

  1. Javier Æøå (@javier_aeoa)

    16-Dic-2016 en 12:13 pm

    “El texto también demuestra habilidad para, argumentalmente, enlazar lo que suponemos se acabará relatando con hechos y líneas derivadas de los nuevos personajes. ”

    Qué?

    Imagino que para Gonzalo resultó complicado escribir esta crítica sin dar spoilers de lo que sucede y cómo. Y estoy en desacuerdo con la reflexión final sobre la película y su naturaleza. Hace un par de años a Rogue One la habríamos llamado Universo Expandido; por su modo de narración, velocidad, desarrollo de personajes e inserción dentro del lore de SW, esta película dista del Canon Lucasiano más estándar. No es una cinta muy entendible para el que es foráneo del nerdismo SW y, entendiendo que apunta a un nicho menos amplio, la cinta es genial. Y como algunos críticos ya lo han comentado, …sólo superada por Empire Strikes Back, título que no siento para nada exagerado

    • el amenazo fantasmo

      16-Dic-2016 en 12:25 pm

      di que eris ultra fan de star wars nomás, no sientas verguenza en afirmar que esta es una de las mejores de la saga y que los críticos de otros lados también son mejores, total hay caleta de canutos como tú allá afuera diciendo lo mismo sin siquiera ver los tremendos forados que tiene esta película. Está bien, es mejor que la saga de Anakin, pero verguenza debería darte el compararla con el Imperio, ni se le acerca. Hazte un harakiri laser

Responder

Comentarios

Midsommar

Publicado

en

Midsommar

“Midsommar”, el segundo largometraje de Ari Aster, logra reafirmar un estilo particular de dirección para abordar el terror. A diferencia de “Hereditary” (2018), su película anterior, aquí la idea de la ritualidad es abarcada desde una puesta en escena que ya no es oscura y nocturna, sino que totalmente iluminada para transmitir una idea pureza y virginidad.

Dani (Florence Pugh) es una joven estudiante que acaba de sufrir el fallecimiento de su hermana y de sus padres. Christian (Jack Reynor), su pareja, es el único lazo que la contiene frente a sus constantes crisis, pero la relación de ambos se encuentra en un momento de inestabilidad. Dani se entera por el grupo de amigos de él de que viajarán todos juntos a Suecia, donde se celebrará un evento especial de la comunidad a la que uno de ellos perteneció. Por compromiso, Christian decide invitarla. Entregados a admirar y participar de este festival de verano, al poco tiempo son testigos de rituales que son a lo menos duros de mirar, y de los cuales inevitablemente se van volviendo parte, hasta convertirse en pilares fundamentales de la celebración.

La construcción de esta historia gira en torno a lo desconocido y lo ajeno que resulta para los personajes todo lo que está por ocurrir en esta semana de festividad de acuerdo a las creencias de los mismos participantes. Sin embargo, estas son mostradas con antelación al espectador, por lo que el desarrollo de la película no estaría marcado precisamente por la sorpresa de los acontecimientos, y más bien se avanza a través de ella como compañeros de su protagonista, interpretada por Florence Pugh, quien encarna perfectamente a este personaje atormentado y confundido, siendo parte de un universo que no entiende, pero del que se sumerge casi sin darse cuenta.

Si bien, el guion juega con darle un carácter de “cultural” o una justificación religiosa a las acciones de sus antagonistas –ya que los mismos personajes mantienen la intención de una investigación antropológica–, no profundiza en ello, para así dejarnos principalmente con la sensación de terror frente a imágenes crudas que no pueden ser fácilmente entendidas por quienes no somos parte de esa espiritualidad, la que, a su vez, pareciera tener un futuro ya predeterminado.

Ari Aster crea así una atmósfera de ensoñación acorde a los estados de sus personajes, drogados con las pócimas, la belleza del lugar y lo extraño de los distintos acontecimientos. El Midsommar es representado desde la dirección de arte a través de un espacio que se presenta como pulcro y perfecto, con los colores cálidos del verano y el colorido de las flores. La fotografía, por su parte, forma una especie halo blanco que remite a un lugar paradisíaco, bañado con la luz del sol, el que se distorsiona de manera interesante en ciertos momentos para enfatizar un estado mental abierto a “la influencia”.

La calidad en las distintas áreas técnicas del cine del director logra formar una pieza de valor artístico que es sin duda un aporte para el género de terror, sin embargo, si bien aquí de todas maneras juega con elementos de suspenso a través de la música o sus movimientos de cámara, “Midsommar” no resulta una película que deje con una sensación constante de demasiado miedo ni terror, sino más bien de una espera frente a lo que está por venir y una contemplación constante.

Conociendo a grandes rasgos los elegantes mecanismos técnicos que le dan a Aster un carácter de autor al que vale la pena seguir el rastro, su tercer filme exigirá dar un paso más allá respecto de cómo abordar situaciones “terroríficas”, donde quizás su mayor desafío sea el de seguir mezclando una buena historia de terror o suspenso con una hermosura de imágenes y sonidos que le den otra capa de profundidad o, al menos, algún tipo de cuestionamiento de la misma, y así poder ver las dos caras de la moneda, es decir, poder percibir lo “especial” que ve el antagonista respecto a eso que a nosotros nos da terror. En este sentido, no remitirse al susto exclusivamente por lo brutal e inesperado, sino que enlazarlo con una mirada artística, que necesite cada vez menos sustentarse en los clichés, continuando también con una construcción de personajes y dirección de actores impecable, que puedan transmitirnos una historia completamente ajena al espectador, pero a la vez cercana y posible.

“Midsommar” resulta una película que aborda el terror desde un interés cercano a la antropología, que, al igual que “Hereditary”, explora la idea del ser parte de una comunidad con ciertas creencias y tradiciones que ya tienen un plan establecido para los protagonistas, y de los que ellos no están enterados, pero que, en el caso particular de esta cinta, propone crear un contraste entre prácticas brutales y una apariencia visual pura o virginal, idea que pudo haber sido explotada más profundamente para generar un impacto potente en el espectador, y que acá no se consigue del todo. De todos modos, cabe destacar que, en lo que va de su filmografía, Aster logra unas gloriosas escenas finales, que dejan con una sensación perturbadora e incómoda de, a pesar de todo, estar admirando algo realmente bello.


Título Original: Midsommar

Director: Ari Aster

Duración: 147 minutos

Año: 2019

Reparto: Florence Pugh, Jack Reynor, Will Poulter, William Jackson Harper, Ellora Torchia, Archie Madekwe, Vilhelm Blomgren, Julia Ragnarsson, Anna Åström, Anki Larsson


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

A Dawn To Fear A Dawn To Fear
DiscosHace 6 días

Cult Of Luna – “A Dawn To Fear”

Lo inequívoco, por más que pareciera mantenerse estático, puede ser radicalmente arrancado por un vendaval de circunstancias, y en lo...

Memory Memory
DiscosHace 6 días

Vivian Girls – “Memory”

No todos los retornos son buenos y no todas las segundas partes son de lo peor, o al menos así...

Birth Of Violence Birth Of Violence
DiscosHace 6 días

Chelsea Wolfe – “Birth Of Violence”

Diez años cargan con una simbología que acerca más a lo divino que a lo terrenal. No sólo hay un...

Beneath The Eyrie Beneath The Eyrie
DiscosHace 6 días

Pixies – “Beneath The Eyrie”

Luego de dos apuestas mal logradas, Pixies vuelve al estudio y lanza su mejor disco desde su retorno en 2004....

Chastity Belt Chastity Belt
DiscosHace 2 semanas

Chastity Belt – “Chastity Belt”

Saudade es un vocablo portugués cuyo significado se acerca a la definición de melancolía; un estado afectivo estimulado por la...

Shaped By Fire Shaped By Fire
DiscosHace 2 semanas

As I Lay Dying – “Shaped By Fire”

Durante la primera década del siglo XXI, hubo un estallido de agrupaciones que tomaron variaciones más melódicas para combinar el...

Jamie Jamie
DiscosHace 2 semanas

Brittany Howard – “Jaime”

Cuando Brittany Howard anunció su primer proyecto como solista, alejada de sus compañeros de Alabama Shakes, las reacciones de sorpresa...

RainViento RainViento
DiscosHace 2 semanas

Cevladé – “RainViento”

A estas alturas, no debiera ser sorpresivo que Cevladé saque un disco de alta relevancia, calidad y arrojo no sólo...

Free Free
DiscosHace 1 mes

Iggy Pop – “Free”

Puede parecer extraño que un artista que ha hecho literalmente lo que se le ha antojado a lo largo de...

DiscosHace 1 mes

Diego Lorenzini – “De Algo Hay Que Morir”

El ingenio de la cultura chilena es algo que se ha instaurado como característica generalizada, como también la capacidad de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: