Conéctate a nuestras redes

Cine

Rogue One: Una Historia de Star Wars

Publicado

en

Una película de Star Wars al año parece un milagro para millones: un regalo antes impensado, hoy una realidad. Nuevos bríos corren por los flujos creativos de la saga gracias a la adquisición de Lucasfilm por parte de Disney, y la posterior decisión de levantar producciones sin perder de vista los mayores triunfos pasados. Con una mirada y funcionamiento de franquicia similar al del MCU (Marvel Cinematic Universe), esta tercera etapa fílmica ya da muestras categóricas de estar construyéndose sobre cimientos firmes. J.J. Abrams devolvió a la saga a sus mejores días con el episodio VII hace tan sólo un año, y ahora otro buen talento hijo de este siglo aprovecha las posibilidades de este universo con la primera cinta liberada de la línea argumental principal, siempre vinculada a los jedis y al clan Skywalker.

“Rogue One: Una Historia de Star Wars” propone instalarse al medio de las dos trilogías, aunque con mayor vocación de apelar a las tres películas de los 70 y 80 que de unir deliberadamente ambas series. Su protagonista es Jyn Erso (Felicity Jones), una joven que siendo muy niña debió separarse de sus padres y unirse a un grupo de resistencia liderado por el veterano Saw Gerrera (Forest Whitaker). Son tiempos en que el Imperio tiene de rodillas a la galaxia, y la esperanza descansa en lo que puedan hacer los Rebeldes y miembros comprometidos como Cassian Andor (Diego Luna). Sin embargo, lo que trama el Director Imperial Krennic (Ben Mendelsohn) y sus superiores puede ser abortado, misión para la que Jyne será trascendental.

Un conjunto de nuevos personajes pasan al frente, con sus respectivas motivaciones y particularidades, en un relato que aborda algo que nadie había contado anteriormente en la saga; tal descripción representa un procedimiento habitual en la industria por estos días, que muchas veces remata en puro despilfarro. En el caso de la película de Gareth Edwards, el generoso cóctel de rostros inéditos asoma como relevante y se identifican como parte de la sustancia que tiene el filme. Jyn, sin ser quizás un personaje que pasará a la historia, se posiciona como una protagonista consistente, definida por su independencia y el dolor del pasado. Lo mismo se extiende al resto de los “buenos”, personas con heridas y con fuerzas intactas que se unen por un fin común; todo inserto en un paisaje adverso que no es explicitado, en razón que no es una cinta hecha para ajenos a la saga. La película se impone a esa primera dificultad y, en efecto, si con “Suicide Squad” vimos el peor modelo para unir a numerosos personajes en una trama a la fuerza –agrupados por un fin torpe y nunca bien justificado–, el guion de Chris Weitz y Tony Gilroy se las arregla para que todo se acerque a funcionar de modo orgánico y compacto.

El texto también demuestra habilidad para, argumentalmente, enlazar lo que suponemos se acabará relatando con hechos y líneas derivadas de los nuevos personajes. Desde la primera secuencia –un lujo a todo nivel, sobre todo de fotografía–, la película determina que viene lo que todos esperan, pero también otra anexión. Algo pasa, no obstante, que queda imposibilitada de consagrarse en una gran aventura, como lo fue “Star Wars: The Force Awakens” (2015). Con los saltos de espacio tradicionales de la saga, “Rogue One: Una Historia de Star Wars” introduce a sus protagonistas y expone sus cartas; se entretiene en eso durante un buen rato, hasta que se dirige hacia algo que parece menos difuso, pero que a la larga no es más que excusa para hacer todo más complejo. Ese intento por darle cuerpo a la historia a fin de cuentas termina siendo entre inofensivo y mecánico en casi todo momento. La historia no fluye con tranco lúcido y constante, sino que más bien cargada de pequeños accidentes que no permiten conectar de modo profundo con lo que se está viendo. No ayuda en ese sentido una irregular banda sonora de Michael Giacchino, muchas veces fuera del registro que exige la escena.

“Rogue One: Una Historia de Star Wars” no carga con la mochila de presentar elementos que luego tendrán desarrollo, está libre de las bromas que siempre aligeran la historia y hay cierta vocación por desplazar los límites que las anteriores películas han propuesto, todo eso es cierto; sin embargo, este primer spin off de Star Wars no halla el modo de ingeniárselas para ser una cinta que exude chispa y corazón. A eso sólo se acerca en el final, en parte porque –más allá de hacia dónde va la historia– se lucen adiciones, como la dupla conformada por Chirrut Imwe (Donnie Yen) y Baze Malbus (Wen Jiang), o también el trasfondo de la Alianza Rebelde.

En definitiva, la película es evasión más que rendidora, por supuesto, pero sus atributos son antes que todo funcionales. La principal noticia, después de todo, es que encarna la confirmación de que son buenos tiempos para ser fan de Star Wars. Las primeras impresiones respecto al rumbo de la saga se ratifican y permiten pensar que se vienen entretenimientos de primera. Ahora, vistos los dos primeros acercamientos de esta era Disney, se diría que esas esperanzas descansan sobre todo en los nuevos episodios de la franquicia más que en las futuras cintas de antología, las que podrán ser de buen nivel, pero difícilmente se ganen un espacio en la memoria.

Por Gonzalo Valdivia

Publicidad
3 Comentarios

3 Comments

  1. Javier Æøå (@javier_aeoa)

    16-Dic-2016 en 12:13 pm

    “El texto también demuestra habilidad para, argumentalmente, enlazar lo que suponemos se acabará relatando con hechos y líneas derivadas de los nuevos personajes. ”

    Qué?

    Imagino que para Gonzalo resultó complicado escribir esta crítica sin dar spoilers de lo que sucede y cómo. Y estoy en desacuerdo con la reflexión final sobre la película y su naturaleza. Hace un par de años a Rogue One la habríamos llamado Universo Expandido; por su modo de narración, velocidad, desarrollo de personajes e inserción dentro del lore de SW, esta película dista del Canon Lucasiano más estándar. No es una cinta muy entendible para el que es foráneo del nerdismo SW y, entendiendo que apunta a un nicho menos amplio, la cinta es genial. Y como algunos críticos ya lo han comentado, …sólo superada por Empire Strikes Back, título que no siento para nada exagerado

    • el amenazo fantasmo

      16-Dic-2016 en 12:25 pm

      di que eris ultra fan de star wars nomás, no sientas verguenza en afirmar que esta es una de las mejores de la saga y que los críticos de otros lados también son mejores, total hay caleta de canutos como tú allá afuera diciendo lo mismo sin siquiera ver los tremendos forados que tiene esta película. Está bien, es mejor que la saga de Anakin, pero verguenza debería darte el compararla con el Imperio, ni se le acerca. Hazte un harakiri laser

Responder

Comentarios

El Llamado Salvaje

Publicado

en

El Llamado Salvaje

El CGI (Computer Generated Imagery) en el cine es a menudo un tema controversial al ser a veces mal utilizado, o ser técnicamente deficiente. A veces el efecto que genera es simplemente espantoso, como en el caso de “Cats” (2019), en otras busca ser casi lo único valioso en una película, más que historia o personajes, como en el caso de “Avatar” (2009). Esto se debe en gran medida a que es un recurso relativamente nuevo en la historia del cine, y las capacidades técnicas de los efectos especiales siempre están evolucionando. Algo notable de “El Llamado Salvaje” desde un principio es el uso de CGI para generar personajes casi en su totalidad, lo que es definitivamente una apuesta arriesgada. Sin embargo, el resultado, a pesar de no ser perfecto, es un buen camino a seguir para la industria en el futuro.

La historia sigue a Buck, un perro grande y afable, criado por una acaudalada familia en California, que es secuestrado y vendido durante la Fiebre del Oro, y enviado a Yukon, al norte de Canadá. Ahí vivirá diversas aventuras y conocerá a diferentes perros y personas que lo acercarán a su lado más salvaje, lo que finalmente lo llevará a su destino.

“El Llamado Salvaje” es una sólida película de aventuras, en gran medida porque el personaje principal es profundamente querible. Pese a que puede ser sumamente difícil generar empatía con un protagonista que no habla, por lo que se vuelve difícil entrar en su mundo interior, el film toma las decisiones adecuadas de utilizar una voz en off que a menudo nos dice lo que piensa, y hacer uso del CGI para darle al animal un gran rango de emociones y personalidad. Inmediatamente somos capaces de conectarnos con Buck, y además de entender su relación con los otros animales que conoce, los que también son sumamente expresivos.

Y ese es uno de los grandes aciertos de la película. El uso que le da al CGI tiene más que ver con construir personajes expresivos y queribles que con buscar un fotorrealismo que sea técnicamente sorprendente, o con generar un mundo de fantasía que sea el gancho de la cinta. A diferencia de “The Lion King” (2019), acá los personajes caninos están llenos de expresividad y personalidad, incluso a pesar de no tener voz, y esto es casi en su totalidad a lo efectivo del CGI.

Aunque, claro, la falta de prolijidad técnica en la animación de los personajes se siente, y en algunas escenas casi llega a distraer de la historia. Hay momentos en que estos no alcanzan a mezclarse bien con su ambiente y se sienten como personajes de videojuego, moviéndose por un ambiente de manera desconectada. Sin embargo, el film completo genera una sensación de fantasía y plasticidad que se complementa bien con este aspecto.

Básicamente, todo es un poco plástico, pero al menos de manera coherente. Se siente como un film animado, tanto por su textura visual como por su puesta en escena, lo que tiene sentido, considerando que es la primera película live action del director Chris Sanders, famoso por “Lilo & Stitch” (2002) y “How To Train Your Dragon” (2010) y “The Croods” (2013). Esto lleva a que los momentos en que el CGI falla se vuelvan menos choqueantes y nunca lleguen a ser más llamativos que la historia en sí.

“El Llamado Salvaje” no es una película perfecta, tiene algunas falencias de guion, algunos de sus personajes (particularmente los villanos) son algo caricaturescos y el final se vuelve sobre explicativo, alargándose y siendo innecesariamente cursi. Sin embargo, al igual que el viaje de Buck, es una película con altos y bajos: una vez terminada, es un viaje que valió la pena tomar. Y no sólo eso, es también un buen ejemplo de las posibilidades narrativas que puede tener el uso de CGI en el cine, si dejamos de centrarnos en el aspecto técnico y volvemos a concentrarnos en la historia y los personajes.


Título Original: The Call Of The Wild

Director: Chris Sanders

Duración: 105 minutos

Año: 2020

Reparto: Harrison Ford, Dan Stevens, Bradley Whitford, Karen Gillan, Omar Sy, Jean Louisa Kelly, Terry Notary, Cara Gee, Colin Woodell, Wes Brown, Anthony Molinari, Brad Greenquist


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Hotspot Hotspot
DiscosHace 4 días

Pet Shop Boys – “Hotspot”

Hace más de tres décadas que el icónico dúo londinense compuesto por Neil Tennant y Chris Lowe dio inicio a...

Marigold Marigold
DiscosHace 2 semanas

Pinegrove – “Marigold”

Originarios de New Jersey, y con un sonido característico que toma elementos del indie rock y del country más alternativo,...

The Archer The Archer
DiscosHace 3 semanas

Alexandra Savior – “The Archer”

No tuvieron que pasar siete años de mala suerte –como rezan los primeros versos del álbum– para que Alexandra Savior...

There Is No Year There Is No Year
DiscosHace 4 semanas

Algiers – “There Is No Year”

Algiers es una banda que logró algo de notoriedad en los circuitos alternativos durante 2017 gracias al lanzamiento de su...

Deceiver Deceiver
DiscosHace 3 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 3 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: