Conéctate a nuestras redes

Cine

Revenant: El Renacido

Publicado

en

En el último tiempo, algunos descomunales títulos nos han llevado hasta lugares impensados para situar sus historias; desde la mente de una niña, hasta el inferno hecho desierto y una apacible casita de la costa chilena. Como existen intenciones vigorosas, esos espacios, esos sitios físicos en donde transcurren algunas historias, se transforman en parte esencial de aquellas cintas, y de cierta forma no se podría penetrar totalmente en esos mundos sin la elección primordial: dónde instalar el relato y cómo hacerlo. Son filmes que inscriben con especial suntuosidad el dónde, al mismo nivel del qué y del quién. Si no fuese porque hay mentes brillantes detrás, esos lugares no quedarían en la memoria ni parecerían componentes tan trascendentales, pero los referidos son casos favorables. Tanto Pixar THE REVENANT 01(Pete Docter y Ronnie del Carmen, en este caso) como George Miller y Pablo Larraín los convierten en parte activa de la película, en una composición central del arte, al unirlos delicada y compositivamente al carácter que poseen sus personajes, motivaciones y relatos. En las cercanías de Alaska, en su eterna nevazón, se sitúa “Revenant: El Renacido” de Alejandro González Iñárritu, y lo logrado por ella tiene ese rasgo distintivo. Sentimos su palpitar, su salvajismo, su brutalidad, al tiempo que lo narrado se acuña con la misma piedra.

En el Estados Unidos de comienzos del siglo XIX, Hugh Glass (Leonardo DiCaprio) y su hijo (Forrest Goodluck) forman parte de una expedición que recolecta pieles, viéndose enfrentados constantemente al peligro. Un día, mientras terminan sus labores, deben resistir el feroz ataque de una tribu de nativos americanos, que los superan por completo y los obligan a escapar en una balsa con la mercancía que alcanzan a rescatar. Con un contingente disminuido, el capitán Andrew Harry (Domhnall Gleeson) decide confiar en el conocimiento de Glass para continuar con el viaje, pese a la resistencia de John Fitzgerald (Tom Hardy), quien aboga por no seguir sus indicaciones. En medio de esa hostilidad, Glass vive un suceso que hará más dura la situación para el grupo y lo dejará más aferrado que nunca a su hijo.

THE REVENANT 02Aunque por todos lados se han destripado otros pormenores de la cinta, no hace falta más que conocer quiénes son los protagonistas y el punto de inicio. No tanto porque el devenir de la trama sea el corazón de la película, sino que por el simple hecho de que no hay nada más satisfactorio que sentarse en la butaca conociendo los menores detalles posibles. Más si el título escogido es un filme que por todos lados califica como uno de los momentos cúlmines de la cartelera. Como uno de esos instantes en que hay que darse una larga pausa para admirar las virtudes del cine en su máxima expresión. Tal como sucedió en gran escala con “Mad Max: Fury Road”, cinta con la que “Revenant: El Renacido” comparte la lúcida relevancia otorgada al lugar en el que transcurren y también el efecto que provocan: el éxtasis, el asombro descomunal. Resultados artísticos hasta los que llegan mediante el poderío de sus imágenes, que transitan caminos que parecían desiertos, y los lineamientos simples pero macizos de lo narrado.

La película de González Iñárritu, nada más lejos del clásico relato de sobrevivencia, conquista ese punto exacto de genial balance entre la adversidad a enfrentar y la desolación de los parajes, con el viaje íntimo. Y una de sus apuestas es desligarse de la palabrería y las explicaciones sobrepuestas. Los apuntes al pasado del protagonista son lo único que a momentos emerge y para ello las imágenes son las escogidas para transmitir. Algo totalmente acorde para esta cinta, una de esas benditas obras en que la cinematografía es todo lo que necesita para lograr sus propósitos.

THE REVENANT 03El mexicano, asociado una vez más con su compatriota Emmanuel Lubezki en la dirección de fotografía, establece una cámara en movimiento y pegada al cuerpo de los personajes, con focos que tienden a desfigurar levemente los rostros y entornos. Desde su opening shot, las definiciones son radicales y se mantienen firmes y deslumbrantes a través de toda la película. Se persigue profundizar en el viaje de Glass mediante la continuidad de la acción, con largas secuencias que calan hondamente en el entendimiento del accionar de sus caracteres, apareciendo con fuerza el sentido coreográfico de la puesta en escena de “Birdman” (2014). Cuando el relato inhala, surgen planos generales que dan cuenta de la inmensidad del lugar e ilustran el contrapunto abismal entre la desgracia de la humanidad y la vastedad del entorno. Por la intención con la que está puesta la cámara, el drama y sus personajes se tornan palpables; se sienten sus carnes, sus respiros, sus jadeos. Leonardo DiCaprio se esfuma detrás de la piel de Hugh Glass y, mediante una interpretación que progresa desde la contención a la explosión, llenando la pantalla con su fuerza interpretativa, la cinta se hace más grande. En un filme en que lo expresado en palabras es menor, su cuerpo y su rostro quedan al desnudo y son probablemente la mitad de la película. Los otros actores son dirigidos con igual firmeza, y todos –en particular un radiante Tom Hardy– dan la talla. Todos, con González Iñárritu a la cabeza, alineados, en una perfecta conjunción de grandes talentos.

Por la vigorosidad narrativa e interpretativa, “Revenant: El Renacido” oculta de evidencias las decisiones involucradas en su concepción, para dejar sólo lo que importa: el cine. Su músculo y su ímpetu la avivan hasta convertirla en un título indispensable, pero es ineludible lo mucho que supone para su director esta cinta. El cineasta mexicano hace tan solo un año estrenó una película que ya marcaba un giro, al dejar atrás sus largometrajes acerca de historias dolorosas e interconectadas, que comenzaron en “Amores Perros” y que encontraron un primo muy lejano en “Biutiful” (2010); THE REVENANT 04“Birdman” proponía la farsa y la continuidad del metraje como sostén de un discurso que la misma cinta extrañamente no compraba por completo. Una propuesta audaz y excitada que, despejada de todos sus artilugios expresivos, no convergía en un filme grandioso, pero marcaba un viraje del director con su anterior obra, temática y narrativamente, aunque mantenía su discurso como un fin que implicaba sacrificar en el camino lo que fuese necesario.

De todas sus películas, “Revenant: El Renacido” es la más prístina, la más limpia, la más bella, probablemente porque está menos obligada a proponer y salir airosa de ello. Si bien tiene una búsqueda estilizada en su cinematografía, está intacta  de aderezos innecesarios. Es, a la larga, una cinta de pliegues simples y que, consciente de ello, pone lo mejor de sí para honrar la tradición de lo que es este arte en su versión más brutal y cruda. El cine también puede dejar huella cuando lo narrado es acotado, sobre todo si detrás hay intenciones tan viscerales y laten sentimientos y no sólo ideas. Queda la humanidad desnuda, queda la vulnerabilidad del paraje, queda el eterno tránsito de almas que al final buscan lo de siempre.

Por Gonzalo Valdivia

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Contra Lo Imposible

Publicado

en

Contra Lo Imposible

Plasmar cinematográficamente acontecimientos relacionados con el deporte implica trazar una línea, aludiendo al proceso detrás de la preparación antes de enfrentarse a un gran evento, con los conflictos situados entre medio configurando la trayectoria de quienes protagonizan grandes hazañas deportivas. Una de las carreras de automovilismo más prestigiosas sirve como el escenario perfecto para situar fuerzas opuestas en medio de un conflicto de intereses donde las destrezas, el compañerismo y la determinación serán fundamentales para alcanzar el éxito. Dos años después de su exitosa “Logan”, James Mangold dirige una historia inspirada en hechos reales y que tiene al centro a dos de las grandes compañías de automóviles del mundo: Ford y Ferrari.

“Contra Lo Imposible” se centra en el visionario diseñador de autos Carroll Shelby (Matt Damon) y el corredor Ken Miles (Christian Bale). Ambos estarán encargados de diseñar y construir un auto de carreras para la compañía Ford, el que debe ser capaz de vencer a su oponente más poderoso en manos de Enzo Ferrari (Remo Girone). Juntos deberán luchar contra los intereses corporativos para, al mismo tiempo, alcanzar sus victorias personales.

La cinta aprovecha desde su inicio el concepto en el que se encuentra inmersa, pues las carreras de autos son su principal motor, y estas son representadas con una mirada intuitiva, capaz de exhibir con agilidad cada momento y componente de una carrera automovilística. Y considerando su extensión, alcanzando las dos horas y treinta minutos, el ritmo agitado se vuelve esencial para conducir un relato que realmente profundiza en su principal temática.

Las decisiones de encuadres y montaje ayudan a edificar una historia que arranca tal como lo hace un auto de carrera y debe avanzar poniendo especial atención a las curvas con las que se encuentra. Y es ahí donde las pausas son necesarias para así poder evidenciar el entramado que se teje al interior de la compañía Ford y, a la vez, aprovechando de adentrarse en la vida personal del corredor que estará a cargo de conducir el moderno automóvil.

Para poder construir una historia que intenta alcanzar un nivel épico dentro de su contexto, esta es divida en dos trayectos que avanzan a la vez y que juntan su camino en la carrera de Las 24 Horas de Le Mans. Por una parte, la compañía Ford y su lucha por competir con las grandes entidades del mundo automotriz, es el centro y detonador que empujará a sus protagonistas a enfrentarse a grandes obstáculos para alcanzar el principal objetivo. La compañía es a la vez representada como quienes instalan los inconvenientes corporativos, donde los intereses monetarios preponderan frente a la pasión que significa para los protagonistas el poder diseñar el revolucionario nuevo modelo.

Por otra parte, el encargado de conducir el nuevo automóvil es el obstinado Ken Miles, el que simboliza un espíritu agitador y con el objetivo de alterar la firmeza de la compañía. Junto a su carácter testarudo y poco apacible, Ken es el personaje que más cambios sufre a través del relato, siendo capaz de transformar su razonamiento, pero gracias a quienes lo rodean, su esposa e hijo. Sin embargo, su camino no podría completarse sin el apoyo de su amigo y socio en este negocio, Caroll Shelby. La relación de ambos es la manifestación del compañerismo y el cariño fraternal; en ellos está puesta la cuota necesaria de idealismo, la que los ayudará a continuar adelante, pese a las adversidades.

James Mangold logra crear un drama deportivo complejo y con las características de un cine algo más clásico, rememorando a producciones hollywoodenses de antaño, pero con la apariencia física de una obra moderna que cuida su tratamiento. “Contra Lo Imposible” alcanza un nivel satisfactorio, donde el mundo que retrata queda plasmado con total firmeza y es coherente con sí misma hasta el final.


Título Original: Ford v Ferrari

Director: James Mangold

Duración: 152 minutos

Año: 2019

Reparto: Matt Damon, Christian Bale, Jon Bernthal, Caitriona Balfe, Noah Jupe, Josh Lucas, Tracy Letts, JJ Feild, Ray McKinnon, Rudolf Martin, Ward Horton, Bridie Latona, Lachlan Buchanan


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 4 días

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 4 días

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas