Conéctate a nuestras redes

Cine

Ralph, El Demoledor

Publicado

en

Durante las últimas décadas, los videojuegos se han transformado en una importante fuente de inspiración para la industria cinematográfica, sobre todo después de que los productores de Hollywood se dieran cuenta de que el nicho de los gamers era lo suficientemente rentable como para comenzar a lanzar sagas de películas basadas en los títulos más populares del mercado, sin importar si la calidad de las cintas era medianamente decente, con tal de tener la taquilla asegurada. Es así como, salvo contadísimas excepciones, hemos tenido que sufrir una serie de producciones nefastas, destrozando las esperanzas de todos los que vemos en el basto mundo de los videojuegos algo más que una excusa barata para sacar dinero. Para apoyar esta idea, tenemos como ejemplo la insípida saga de “Resident Evil”, protagonizada por Milla Jovovich, la cual se aleja casi por completo del material original, aprovechándose de la marca para vender una película de acción genérica. Por otra parte, tenemos prácticamente la totalidad de la filmografía del alemán Uwe Boll, en quien muchos han visto la reencarnación de Ed Wood, y ha dedicado gran parte de su carrera a adaptar videojuegos a la pantalla grande, “consagrándose” con bodrios de culto como “House Of The Dead” (2003) y “Alone In The Dark” (2005), transformándose en la pesadilla de todo videojugador.

Los videojuegos no han tenido un buen pasar en la pantalla grande, y aunque nuevas adaptaciones siguen llegando cada año y recaudando grandes sumas de dinero, hace falta un largometraje que haga honor y justicia a la industria que se busca consagrar como el décimo arte. “Ralph, El Demoledor”, la última producción de Walt Disney Animation Studios, no es una adaptación directa de algún título en particular, pero enmarca su historia en el mundo de los videojuegos y se transforma en un digno homenaje a un mundillo que ha unido a generaciones a base de guiños a las franquicias y personajes más queridos por los aficionados, y por sobre todo, respeto y cariño por el material que tiene entre manos.

Ralph (John C. Reilly) está aburrido de desempeñar el rol de villano en su videojuego. Viviendo en un basurero y despreciado por sus compañeros, decide cambiar su destino y abandonar su juego para convertirse en el héroe que todo el mundo aprecia. Sin embargo, sus acciones traerán consecuencias nefastas, ya que al abandonar su juego pone en riesgo la continuidad de este, condenando a sus compañeros a ser desconectados para siempre. En su desventura, Ralph terminará varado en un videojuego de carreras llamado “Sugar Rush”, donde conocerá a Vanellope (Sarah Silverman), una “falla” que, en teoría, no debería existir en el sistema, pero que se ha mantenido viviendo al margen de sus compañeros, soñando con el día en que pueda correr y ganar el título que le demostrará al mundo que no es sólo un glitch. Juntos unirán fuerzas para ganarse el respeto que siempre les ha sido negado.

La última gran apuesta de Disney es una delicia para su público objetivo, principalmente por el gran desfile de personajes de videojuegos que se pasean por la pantalla, algunos más populares que otros, pero cada uno con su momento para brillar, los cuales se hacen especialmente disfrutables para quienes hemos pasado gran parte de nuestra existencia detrás de un joystick. Desde “Q*bert” hasta “Mortal Kombat”, aquí hay espacio para los jugadores nostálgicos y para los más noveles, cuidando cada detalle del universo de los personajes, rindiendo homenaje a la industria como ningún otro filme lo había hecho antes. Independiente del desarrollo de la trama, “Ralph, El Demoledor” se erige como la producción hollywoodense que retrata con mayor gracia y respeto la cultura gamer. Por ese lado, la película cumple con todas las expectativas.

Si no se es un aficionado a los videojuegos, la película ofrece una historia muy entretenida, quizás, demasiado orientada al público infantil y algo lenta en su desarrollo, sobre todo pasado su punto medio, alargándose hasta llegar al divertido tramo final. Ralph es un personaje entrañable y empático en todo momento, viviendo en el eterno cuestionamiento sobre su propia “maldad innata” que lo ha llevado a cambiar su destino, aunque eso signifique acabar con su propio mundo. La pequeña Vanellope comienza como el típico personaje irritante y metido con calzador para agradar al público infantil en plan “Jar Jar Binks”, pero conforme conocemos su historia, se hace más querible hasta el punto en que se pasa por alto su desagradable voz, que en la versión doblada está realizada por Maria Antonieta De Las Nieves, más conocida como “La Chilindrina”. El resto de los secundarios está conformado por Felix (Jack McBrayer), el “héroe” del videojuego de Ralph, quien es incapaz de entender los motivos por los cuales su archienemigo quiere dejar su trabajo, y Calhoun (Jane Lynch), líder del escuadrón de un videojuego de guerra, quien está en busca de Ralph luego de que este se llevará consigo un peligroso monstruo capaz de propagarse como un virus y consumir videojuegos completos. Por último, King Candy (Alan Tudyk), es el verdadero malo de la película, haciendo lo imposible por mantener lejos a Vanellope, guiado por oscuras motivaciones.

La última gran película de animación de este 2012, llega como un regalo navideño para todos los amantes de los videojuegos alrededor del mundo, quienes al fin tendrán entre sus manos un producto cinematográfico que hace justicia a la industria y a sus personajes. “Ralph, El Demoledor” es una película para todo público, independiente de que se esté familiarizado o no con los videojuegos, Disney está detrás de la cámara y parece estar recobrando su magia con el paso de los años, poniendo su estampa a una producción que dejara “chochos” a los gamers, que después de años de sufrimiento, al fin pueden respirar con alivio y satisfacción.

Por Sebastián Zumelzu

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Contra Lo Imposible

Publicado

en

Contra Lo Imposible

Plasmar cinematográficamente acontecimientos relacionados con el deporte implica trazar una línea, aludiendo al proceso detrás de la preparación antes de enfrentarse a un gran evento, con los conflictos situados entre medio configurando la trayectoria de quienes protagonizan grandes hazañas deportivas. Una de las carreras de automovilismo más prestigiosas sirve como el escenario perfecto para situar fuerzas opuestas en medio de un conflicto de intereses donde las destrezas, el compañerismo y la determinación serán fundamentales para alcanzar el éxito. Dos años después de su exitosa “Logan”, James Mangold dirige una historia inspirada en hechos reales y que tiene al centro a dos de las grandes compañías de automóviles del mundo: Ford y Ferrari.

“Contra Lo Imposible” se centra en el visionario diseñador de autos Carroll Shelby (Matt Damon) y el corredor Ken Miles (Christian Bale). Ambos estarán encargados de diseñar y construir un auto de carreras para la compañía Ford, el que debe ser capaz de vencer a su oponente más poderoso en manos de Enzo Ferrari (Remo Girone). Juntos deberán luchar contra los intereses corporativos para, al mismo tiempo, alcanzar sus victorias personales.

La cinta aprovecha desde su inicio el concepto en el que se encuentra inmersa, pues las carreras de autos son su principal motor, y estas son representadas con una mirada intuitiva, capaz de exhibir con agilidad cada momento y componente de una carrera automovilística. Y considerando su extensión, alcanzando las dos horas y treinta minutos, el ritmo agitado se vuelve esencial para conducir un relato que realmente profundiza en su principal temática.

Las decisiones de encuadres y montaje ayudan a edificar una historia que arranca tal como lo hace un auto de carrera y debe avanzar poniendo especial atención a las curvas con las que se encuentra. Y es ahí donde las pausas son necesarias para así poder evidenciar el entramado que se teje al interior de la compañía Ford y, a la vez, aprovechando de adentrarse en la vida personal del corredor que estará a cargo de conducir el moderno automóvil.

Para poder construir una historia que intenta alcanzar un nivel épico dentro de su contexto, esta es divida en dos trayectos que avanzan a la vez y que juntan su camino en la carrera de Las 24 Horas de Le Mans. Por una parte, la compañía Ford y su lucha por competir con las grandes entidades del mundo automotriz, es el centro y detonador que empujará a sus protagonistas a enfrentarse a grandes obstáculos para alcanzar el principal objetivo. La compañía es a la vez representada como quienes instalan los inconvenientes corporativos, donde los intereses monetarios preponderan frente a la pasión que significa para los protagonistas el poder diseñar el revolucionario nuevo modelo.

Por otra parte, el encargado de conducir el nuevo automóvil es el obstinado Ken Miles, el que simboliza un espíritu agitador y con el objetivo de alterar la firmeza de la compañía. Junto a su carácter testarudo y poco apacible, Ken es el personaje que más cambios sufre a través del relato, siendo capaz de transformar su razonamiento, pero gracias a quienes lo rodean, su esposa e hijo. Sin embargo, su camino no podría completarse sin el apoyo de su amigo y socio en este negocio, Caroll Shelby. La relación de ambos es la manifestación del compañerismo y el cariño fraternal; en ellos está puesta la cuota necesaria de idealismo, la que los ayudará a continuar adelante, pese a las adversidades.

James Mangold logra crear un drama deportivo complejo y con las características de un cine algo más clásico, rememorando a producciones hollywoodenses de antaño, pero con la apariencia física de una obra moderna que cuida su tratamiento. “Contra Lo Imposible” alcanza un nivel satisfactorio, donde el mundo que retrata queda plasmado con total firmeza y es coherente con sí misma hasta el final.


Título Original: Ford v Ferrari

Director: James Mangold

Duración: 152 minutos

Año: 2019

Reparto: Matt Damon, Christian Bale, Jon Bernthal, Caitriona Balfe, Noah Jupe, Josh Lucas, Tracy Letts, JJ Feild, Ray McKinnon, Rudolf Martin, Ward Horton, Bridie Latona, Lachlan Buchanan


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 4 días

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 4 días

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas