Conéctate a nuestras redes

Cine

Qué hago con mi marido

Publicado

en

Llega una nueva comedia romántica a nuestras salas, esta vez pasando de las tramas de “chico conoce a chica” y sus primeras desventuras amorosas, para adentrarnos en los años no tan dorados de una pareja que con el tiempo ha caído victima de la rutina, perdiendo la chispa y el deseo, en una cinta que se sostiene en el gran trabajo de la dupla protagonista, cuya experiencia logra dotar de vida al quinto filme del director de “The Devil Wears Prada” (2006).

Kay (Meryl Streep) y Arnold (Tommy Lee Jones) son una longeva pareja de casados, cuya relación está en plena decadencia, situación que afecta principalmente a Kay, quien comienza a buscar formas para reavivar su matrimonio. Es así como Kay compra el libro de un tal Dr. Feld (Steve Carell), terapeuta especializado en las relaciones de pareja, a quien contacta para pasar una semana de terapia junto a su esposo esperando encontrar la solución a sus problemas.

“Qué hago con mi marido” (2012) va por la misma senda de películas como “Something’s Gotta Give” (2003), reivindicando los años dorados y jugando con los tópicos de la edad, para entregar una reflexión sobre los últimos años de la vida y cómo el amor puede seguir presente aunque las arrugas digan lo contrario. Con un tono liviano y amigable con el espectador, la película se basa exclusivamente en la relación que existe entre los dos personajes principales, poniendo énfasis en los diálogos y en los obstáculos que debe sortear la pareja durante su camino hacia el reencantamiento, situaciones que sólo se hacen interesantes gracias a los marcados caracteres de los personajes, que a estas alturas de sus vidas parecen mantenerse más rígidos que nunca.

Arnold es un viejo arisco y frío, incapaz de hablar sobre sus sentimientos y esquivo a la hora de enfrentar el drama de su mujer, una fiel y sensible Kay, que está al borde de un ataque de nervios y de tirar la esponja ante la distancia que impone su esposo y sus propios resquemores. Dando vida a la pareja, tenemos a unos impecables Meryl Streep y Tommy Lee Jones, ambos conscientes de su peso dramático dentro del filme, quienes se desenvuelven en pantalla como una verdadera pareja atormentada por sus problemas. La primera con el dolor a flor de piel y el segundo inmutable, pero de a poco desmoronándose ante su propia apatía.

El foco está puesto sobre Kay y Arnold, y el camino que realizan hacia un mejor porvenir como matrimonio. No hay muchas incógnitas a nivel de trama, por lo mismo, el trabajo actoral y la química que expele la pareja en pantalla, se transforman en el punto más destacable de la cinta. Para guiarlos durante su odisea, Steve Carell encarna al mentor del matrimonio, relegándose a un rol secundario y sin explotar sus dotes de comediante, que aunque se echan de menos, no son necesarios para dar vida a un personaje auxiliar a los verdaderos protagonistas de la función.

“Qué hago con mi marido” es una película pequeña y sin mayores pretensiones que las de entregar un entrañable retrato de una pareja que lucha por rencontrar el amor que los unió en un momento de sus vidas, y que al día de hoy, parece haberse esfumado entre la rutina y la monotonía. Con una buena dosis de momentos divertidos, algunos más efectivos que otros, y un guión que deja a una dupleta de capos de la interpretación hacer de las suyas frente a las cámaras, esta cinta dirigida por el norteamericano David Frankel, gana sus puntos en la sencillez, emoción y entretención de su propuesta.

Por Sebastián Zumelzu

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Mujercitas

Publicado

en

Mujercitas

2019 fue un gran año para el coming-of-age. “Good Boys” y especialmente “Booksmart” nos entregaron visiones nuevas sobre cómo representar la adolescencia y el paso a la adultez en el nuevo milenio. Sin embargo “Mujercitas” nos recuerda que las clásicas historias sobre romance pueden seguir vigentes, y que son clásicos por una razón. Greta Gerwig adapta y actualiza la historia de las hermanas March (y hasta cierto punto la historia de su creadora, Louisa May Alcott) y nos entrega una bella historia sobre amor –tanto romántico como fraternal–, dolor y crecimiento.

“Mujercitas” cuenta la historia de las hermanas March, Meg (Emma Watson), Jo (Saoirse Ronan), Beth (Eliza Scanlen) y Amy (Florence Pugh), principalmente desde la perspectiva de Jo. Las seguimos a través de su adolescencia y su paso a la adultez a fines de la Guerra Civil norteamericana, sus aventuras, sufrimientos y amores, profundizando especialmente en su relación con sus vecinos, Theodore Laurence (Timothée Chalamet) y su abuelo (Chris Cooper).

Es difícil explicar la trama de la película sin entrar en simplificaciones que flaco favor le harían, ya que, si bien se podría decir que “Mujercitas” trata sobre la relación entre Jo March y Theodore Laurence, la verdad es que la película habla sobre mucho más. Greta Gerwig, en su magistral sensibilidad, se asegura de mantener a sus personajes interesantes tanto en los momentos más dramáticos, como en las situaciones más nimias, haciendo que la cotidianeidad de las hermanas (verlas desayunando, jugando, entre otras cosas) adquiera relevancia y profundidad. Cada momento cuenta, cada momento nos dice algo sobre la familia, el amor y la bondad. Esto, a pesar de que los personajes a veces se pueden sentir un poco cliché.

Cada hermana es un poco arquetípica dentro del mundo de novela romántica de fines del siglo XIX. Jo es la niña tomboy con pretensiones artísticas, que se rehúsa a pensar en romance; Meg es la hermana mayor, bondadosa y romántica; Amy es la menor, celosa e inmadura; y Beth es la más balanceada, sensata y con un profundo sentido moral. Es incluso posible hacer un paralelo directo con las hermanas Bennet de la novela “Orgullo y Prejuicio” y sus posteriores adaptaciones, lo que hace que a ratos sintamos que ya hemos visto a estos personajes.

Afortunadamente, gracias a un guion que nos permite conocer a las cuatro hermanas en profundidad, viéndolas crecer y evolucionar como personajes, y también a las brillantes actuaciones de todo el elenco, los personajes logran escapar del cliché y se transforman en personas de carne y hueso. Sus acciones son comprensibles y sus reacciones se sienten honestas, particularmente por la sutileza de las interpretaciones. Los momentos más dramáticos son tratados actoralmente de manera elegante y contenida, entregando una ventana mucho más potente a la interioridad de los personajes.

Entrando en un aspecto técnico, la película es impecable. El uso del encuadre y la iluminación a menudo adquieren un gran protagonismo, generando atmósferas y sensaciones que reflejan también el estado de los personajes. Los colores cálidos y los rayos de luz que Greta Gerwig usa para retratar la adolescencia de las hermanas March genera una atmósfera de ensueño, lo que, sumado a una puesta en escena teatral, se siente casi como un cuento de hadas. En contraste, la adultez es retratada en colores fríos y apagados, reflejando la melancolía de los personajes, utilizando además un lenguaje más naturalista en la puesta en cámara. Esto, en conjunto con una hermosa banda sonora, hace que la película sea una montaña rusa de emociones.

“Mujercitas” es una película sumamente especial y llena de gracia, es una historia bellísima y atemporal, es tanto estudio de personaje como melodrama de época y al final (discutible si lo logra o no) se aventura en un ejercicio metalingüístico sobre el arte de narrar. Es una película ambiciosa que, a pesar de centrarse en algunos temas que podrían considerarse anticuados, entrega profundas reflexiones sobre el amor, la familia y el espacio que la feminidad ocupa en la sociedad, temáticas siempre contingentes. En casi todo aspecto, “Mujercitas” es un triunfo narrativo y cinematográfico.


Título Original: Little Women

Director: Greta Gerwig

Duración: 135 minutos

Año: 2019

Reparto: Saoirse Ronan, Timothée Chalamet, Emma Watson, Florence Pugh, Eliza Scanlen, Laura Dern, Meryl Streep, James Norton, Louis Garrel, Bob Odenkirk, Chris Cooper, Tracy Letts


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 2 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 2 meses

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 2 meses

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 2 meses

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas