Conéctate a nuestras redes
Proyecto Florida Proyecto Florida

Cine

Proyecto Florida

Publicado

en

La infancia y el verano parecen ser la mezcla perfecta para retratar una etapa de la vida donde esta parece tener un color más cálido y las complejidades del mundo adulto parecen ajenas. Sean Baker toma lo marginal y abandonado para contar historias donde, lejos de dramatizar, le da voz a personajes que no suelen tenerla, elemento que ya estableció en “Starlet” (2012) y “Tangerine” (2015). En “Proyecto Florida”, su última producción, trabaja estas ideas sin hacer concesiones y establece un realismo que a veces puede parecer duro, pero a ratos sencillo y libre de dificultades.

Moonee (Brooklynn Prince) es una niña de seis años que vive junto a su madre (Bria Vinaite) en un motel a las afueras de Orlando, muy cerca de Disney World. La niña vive sus aventuras de verano junto a un grupo de niños con quienes sólo se dedica a pasear y tener una fantasía que la mantiene alejada de la dura realidad que debe enfrentar junto a su madre.

“El Proyecto Florida” fue uno de los nombres que se le asignó al complejo turístico Walt Disney World en su primera etapa de construcción, y es justamente el contraste entre el gran parque que vende la experiencia de vivir una fantasía y uno de los moteles cercanos, que, lejos de los lujos que el centro vacacional puede ofrecer, es el escenario para que un grupo de pequeños niños den rienda suelta a su imaginación y llenen los días de verano con aventuras desprovistas de tickets y filas.

Puede ser que uno de los sueños de la mayoría de los niños sea visitar aquel parque temático y, aunque Moonee es parte de ese grupo, tiene plena conciencia de la situación en la que vive junto a su madre, pues en pequeños gestos es capaz de identificar algunos de los problemas que su situación económica trae consigo, pero al carecer de una completa comprensión de aquello, no logra ver las dificultades reales y las consecuencias que las decisiones de su madre podrían traer para ambas. Por lo tanto, la única alternativa que tiene para poder sobrellevar esta situación es divertirse y sacar el máximo provecho a las travesuras de las que, junto a sus amigos, es parte.

Esta mezcla entre la inocencia y la aventura de la niñez es posible gracias a las actuaciones del grupo de niños que da vida a aquellos personajes, otorgándole una alta sensación de realidad y naturalidad, particularmente Brooklynn Prince, quien logra sostener el concepto detrás de esta película de una forma sobrecogedora. Además, Baker, quien ya ha trabajado con actores no profesionales en sus filmes anteriores, muestra en esta decisión la naturalidad de personajes que parecen reales, provocando un acercamiento mucho mayor a la trama y a la construcción de estos.

La fantasía que logra crear Moonee en la calurosa estación se va viendo enfrentada a la realidad, y son justamente los personajes adultos los encargados de transportar la crudeza en la que se tienen que ver enfrentados al estar insertos en un escalón social que los tiene al límite de vivir en la calle, donde las pandillas, drogas y prostitución también son parte de este falso castillo de color púrpura. Pero acá no se busca otorgar a la pobreza un dramatismo desmedido, sino que es sólo el viaje a hurtadillas a través de una comunidad con la que nos podemos identificar, pero en una realidad dura y en un sector que queda a la sombra del lugar que promete cumplir sueños de niñez.

Tal como los días de verano, la vida de Moonee transcurre sin tener una estructura narrativa que seguir, por lo que la acción se concentra en las viñetas que se crean cuando el grupo de niños se pasean y juegan libremente a través de una versión del parque temático que puede ser incluso más divertido que el original. Sean Baker rodó su anterior película con un iPhone 5 y la libertad que podría otorgar ese formato se traspasa a la forma en la que la cámara se mueve en esta cinta. Además, el juego de colores del motel y sus alrededores hacen de este lugar el escenario perfecto para simular esta versión alternativa de Disney World.

Si bien los conflictos se van acrecentando a medida que la cinta avanza, esta se desarrolla a través de una trama que parece sencilla, pero que de todas formas está inserta en situaciones complejas y cercanas a la realidad, lo que provoca que el drama tome mayor protagonismo hacia el final. Sin embargo, el humor que arrastran las situaciones que vive la protagonista permite un respiro, provocando que la experiencia sea conmovedora, invitando a entrar en la fantasía de la pequeña niña, particularmente en el agridulce desenlace.


Título Original: The Florida Project

Director: Sean Baker

Duración: 111 minutos

Año: 2017

Reparto: Brooklynn Prince, Willem Dafoe, Bria Vinaite, Caleb Landry Jones, Mela Murder, Valeria Cotto, Christopher Rivera, Macon Blair, Sandy Kane, Karren Karagulian, Lauren O’Quinn, Giovanni Rodriguez


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Top Gun: Maverick

Publicado

en

Top Gun: Maverick

La última de una larga seguidilla de reboots, secuelas y remakes de películas clásicas de la década del 80, “Top Gun: Maverick” de primeras cumple con su cometido. Es una perfecta secuela de “Top Gun” (1986), que, si bien cae en muchos de los mismos vicios, también la actualiza para las nuevas audiencias sin perder el núcleo que hace recordar a la original.

La historia empieza cuando Maverick (Tom Cruise) es enviado, a petición del almirante Iceman (Val Kilmer), su antiguo compañero, a volver a la academia Top Gun a entrenar a un equipo de egresados para una peligrosa misión. Sin embargo, en el grupo de pilotos se encuentra Rooster (Miles Teller), hijo de Goose, viejo amigo de Maverick que falleció mientras ambos estudiaban en la misma academia. Maverick tendrá entonces que enfrentarse a su pasado para poder entrenar al hijo de su amigo y poder cumplir la peligrosa misión que les ha sido encomendada.

Desde el primer momento “Top Gun: Maverick” deja sumamente claro que, más que contar una historia terriblemente original, lo que busca es de alguna forma transportar al espectador al mundo de la primera película. Esto la lleva a caer en varios de los mismos vicios. De hecho, casi se siente como si fuera la misma película, pero todo un poco más exagerado. Los personajes son inverosímiles, la forma de Maverick de relacionarse con el mundo se siente superficial y maqueteada, todo está diseñado para que cada momento nos recuerde lo talentoso e intrépido que es el personaje. Incluso los momentos más interesantes desde un punto de vista narrativo y que son el núcleo emocional de la película, es decir, la relación entre Maverick y Rooster, se ven sofocados en un mar de nimiedades estilísticas.

La peor de estas nimiedades es la trama romántica entre Maverick y Penny (Jennifer Connelly), con un romance bastante parecido al de la primera cinta, e igual de innecesario, ya que Penny lamentablemente no tiene una personalidad ni un objetivo, más allá de ser el interés romántico del protagonista. Lo anterior se siente casi como si hubieran metido al personaje sólo para mantener la misma estructura que la primera película, y porque Penny es una referencia a una línea de la misma.

Sin embargo, y a pesar de todos sus problemas narrativos, los momentos en que la “Top Gun: Maverick” brilla, realmente lo consigue. Las secuencias de vuelo, al igual que la de 1986, son dinámicas, entretenidas y tensas, pese a la falta de peso emocional que puedan tener, ya que durante las escenas de entrenamiento no se siente que los personajes tengan realmente mucho que perder. Son espectáculo puro y, al poner la cámara al interior de las cabinas de los F-18 que pilotean los personajes, se genera una experiencia sumamente inmersiva, emocionante y frenética. Esto se da particularmente en el último tercio, cuando a todo esto se suma el peso del combate real, generando una tensión que mantiene al borde del asiento a punta de velocidad y vértigo, a pesar de que los personajes no sean particularmente queribles.

Visualmente la película se cae un poco. Sufre del look genérico que tantas cintas de acción actuales tienen, donde no hay una dirección y estilo reconocible, fuera de que todo sea fácil de leer visualmente para que la acción en pantalla se entienda. Hay muchos guiños visuales a la primera película, pero esto sólo genera que, en el contraste con su antecesora, “Top Gun: Maverick” se sienta mucho más plana y genérica. Y aquello tiene sentido, puesto que esta no es una película de visión autoral, sino que un producto de nostalgia.

Y a eso se reduce de alguna forma “Top Gun: Maverick”, demostrando que es posible tomar una película muy propia de su época para actualizarla de forma exitosa. Sin embargo, no se siente como una sucia estrategia de marketing para ganar dinero, sino que como algo originado de un verdadero cariño y una real pasión por el cine de acción, por el estilo de películas que se hacía en esa época y que ha ido desapareciendo con el tiempo. Si bien no es una gran película, “Top Gun: Maverick” cumple con creces su objetivo de mantener vivo el espíritu de esa era, para bien o para mal.


Título Original: Top Gun: Maverick

Director: Joseph Kosinski

Duración: 131 minutos

Año: 2022

Reparto: Tom Cruise, Miles Teller, Jennifer Connelly, Jon Hamm, Glen Powell, Ed Harris, Val Kilmer, Lewis Pullman, Charles Parnell, Bashir Salahuddin, Monica Barbaro, Jay Ellis, Danny Ramirez


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

The Long Road North The Long Road North
DiscosHace 20 horas

Cult Of Luna – “The Long Road North”

El sonido avasallador de Cult Of Luna es un titán que los suecos llevan alimentando durante más de dos décadas,...

Zeal & Ardor Zeal & Ardor
DiscosHace 7 días

Zeal & Ardor – “Zeal & Ardor”

La banda suiza Zeal & Ardor nació en 2013 como un proyecto solista del músico suizo-estadounidense Manuel Gagneux, pero no...

THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND
DiscosHace 1 semana

PUP – “THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND”

A tres años del excelente “Morbid Stuff” (2019), la banda canadiense PUP se aventura en su cuarto larga duración con...

Bronco Bronco
DiscosHace 2 semanas

Orville Peck – “Bronco”

Desde su aparición con “Pony” (2019), la misteriosa imagen de Orville Peck colmó las miradas de medios y fanáticos, y...

Chloë And The Next 20th Century Chloë And The Next 20th Century
DiscosHace 2 semanas

Father John Misty – “Chloë And The Next 20th Century”

El juego de las expectativas es cruel porque pone la carga de la espera y del tiempo en miras a...

Jodeki Jodeki
DiscosHace 3 semanas

tricot – “Jodeki”

Como pocos lugares en el mundo, Japón cuenta con la capacidad de sostenerse sobre su propia industria cultural. Es esta...

Where Myth Becomes Memory Where Myth Becomes Memory
DiscosHace 3 semanas

Rolo Tomassi – “Where Myth Becomes Memory”

La capacidad para habitar terrenos sonoros dispares es una de las primeras características que relucen en “Where Myth Becomes Memory”...

Together Together
DiscosHace 4 semanas

Duster – “Together”

Los herméticos exponentes del slowcore regresan con “Together”, un sorpresivo nuevo disco a sólo tres años después de su regreso...

Fear Of The Dawn Fear Of The Dawn
DiscosHace 4 semanas

Jack White – “Fear Of The Dawn”

Cuando se terminó The White Stripes, fue por una razón en específico: preservar lo bello y especial de la banda,...

Messa Close Messa Close
DiscosHace 1 mes

Messa – “Close”

¿Cómo romper la monotonía dentro de subgéneros musicales que se caracterizan justamente por ese atributo? Si, por ejemplo, hablamos de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas