Conéctate a nuestras redes

Cine

Presencia Siniestra

Publicado

en

A veces, una película es mala, y no hay nada que se pueda hacer al respecto. En otras ocasiones es buena, y a veces incluso excelente. Entre estos dos extremos se desenvuelve una gama de grises muy extensa. Son tantos los elementos y equipos y opiniones que se cruzan en la realización de una cinta, que resulta casi milagroso que todas las piezas terminen por encajar a la vez. Puede que un detalle como la música de fondo falle irremediablemente, manchando una ejecución técnica y actoral que quizás era impecable. Ejemplos como este se pueden inventar por montones.

Quizás uno de los más dramáticos de presenciar es cuando una cinta que a todas luces no está funcionando, cuenta con una gran actuación en su centro. Pareciera que la película se convierte en una lucha de una persona contra una avalancha. Ejemplos recientes de esto hay por montones: Jennifer Aniston en “Cake” (2014),  Eddie Redmayne en “The Theory Of Everything” (2015) e incluso Naomi Watts en “Diana” (2013), quien se repite el plato en “Presencia Siniestra”, una película que, aunque no es del todo un desastre, tampoco es un éxito.

Luego de que un trágico accidente dejara a su hijastro Stephen (Charlie Heaton) en estado vegetal, Mary Portman (Naomi Watts) ha reordenado su vida en torno a su paciente. Mary paga los medicamentos y el cuidado de Stephen trabajando como sicóloga infantil, donde trata, entre otros, con el pequeño Thomas (Jacob Tremblay), un niño mudo y acomplejado. Cuando este último desaparezca, Mary comenzará a descubrir una trama siniestra y llena de peligro, para la que deberá enfrentar tanto amenazas externas como internas.

“Presencia Siniestra” es una película atípica, pero no lo suficiente como para ser rupturista. Tiene un poco de cinta de terror, otro poco de thriller psicológico y bastante de drama doméstico. A pesar de ser vendida en el tráiler como lo primero, es el elemento dramático el que más destaca. Durante los primeros 45 minutos el desarrollo del personaje central y su relación con los niños se va desenvolviendo y enriqueciendo de manera progresiva y muy hábil. Un ritmo narrativo pausado, y capaz de darse el espacio para detenerse si es necesario remachar un punto, sirve a esto a la perfección. Todo este buen trabajo es comandado con decisión y experiencia por Naomi Watts. Demostrando que no es sólo uno de los rostros más bellos del cine, la actriz encarna, comprende y hace suyos todos los aspectos y matices de su personaje. A momentos herida y trágica, en otros cálida y tierna, e incluso a veces algo agresiva, su interpretación otorga al personaje un barniz de humanidad que muchas veces se echa de menos en otras cintas similares: a diferencia de lo que pasa en la narrativa cinematográfica, en la vida real las personas traumadas no pasan todo el día llorando encerradas en el baño. También hay momentos de felicidad, e incluso de aburrimiento. Todo eso está en “Presencia Siniestra”, y se desliza con soltura por las manos de Naomi Watts.

Ahora, es en el último tercio de la película en que esta se sale de los rieles. Toda la sutileza que caracterizó a la presentación del personaje central desaparece. En su lugar se instalan una sucesión de hechos de lo más predecibles, debido a que son recursos utilizados hasta el cansancio en el cine de suspenso. Incluso hay momentos que sólo pueden justificarse como homenajes directos, y muy poco elegantes, a clásicos del género, como “The Shining” (1980), y lo más lamentable es que se desperdicia toda una serie de herramientas y opciones narrativas. Sabiendo lo que se sabe del personaje de Naomi Watts a estas alturas, la narración podría haber aguantado una infinidad de resoluciones y giros de lo más creativos y valiosos. Lo que hace en su lugar es ir tropezándose sobre sí misma hasta volverse una avalancha de malas ideas.

Lo único que destaca dentro de todo esto es la ejecución de la protagonista. Como ya demostrara hace tiempo en cintas como “King Kong” (2005) o “The Ring” (2002), Naomi Watts puede transmitir la emoción que se le antoje, aunque esto le signifique estar actuando sola frente a una pantalla verde. Acá los estímulos son un poco más reales, pero sea cuál sea el caso, ya esté haciendo de víctima o mostrando coraje en los momentos más inesperados, cada uno de sus momentos parecen cargados con la complejidad que demostró media hora antes. Es una lástima que la cinta no le diera el espacio suficiente para poder realizarse por completo.

Da para especular infinitamente sobre qué pasó, en qué momento se tomó un desvío así de deliberado. Quizás la película no parecía ser lo suficientemente comercial, o las temáticas que sugería terminaron por ser demasiado pesadas para un público masivo. Sólo hay una cosa clara: no es culpa de la señorita Watts.

Por Lucas Rodríguez

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Mujercitas

Publicado

en

Mujercitas

2019 fue un gran año para el coming-of-age. “Good Boys” y especialmente “Booksmart” nos entregaron visiones nuevas sobre cómo representar la adolescencia y el paso a la adultez en el nuevo milenio. Sin embargo “Mujercitas” nos recuerda que las clásicas historias sobre romance pueden seguir vigentes, y que son clásicos por una razón. Greta Gerwig adapta y actualiza la historia de las hermanas March (y hasta cierto punto la historia de su creadora, Louisa May Alcott) y nos entrega una bella historia sobre amor –tanto romántico como fraternal–, dolor y crecimiento.

“Mujercitas” cuenta la historia de las hermanas March, Meg (Emma Watson), Jo (Saoirse Ronan), Beth (Eliza Scanlen) y Amy (Florence Pugh), principalmente desde la perspectiva de Jo. Las seguimos a través de su adolescencia y su paso a la adultez a fines de la Guerra Civil norteamericana, sus aventuras, sufrimientos y amores, profundizando especialmente en su relación con sus vecinos, Theodore Laurence (Timothée Chalamet) y su abuelo (Chris Cooper).

Es difícil explicar la trama de la película sin entrar en simplificaciones que flaco favor le harían, ya que, si bien se podría decir que “Mujercitas” trata sobre la relación entre Jo March y Theodore Laurence, la verdad es que la película habla sobre mucho más. Greta Gerwig, en su magistral sensibilidad, se asegura de mantener a sus personajes interesantes tanto en los momentos más dramáticos, como en las situaciones más nimias, haciendo que la cotidianeidad de las hermanas (verlas desayunando, jugando, entre otras cosas) adquiera relevancia y profundidad. Cada momento cuenta, cada momento nos dice algo sobre la familia, el amor y la bondad. Esto, a pesar de que los personajes a veces se pueden sentir un poco cliché.

Cada hermana es un poco arquetípica dentro del mundo de novela romántica de fines del siglo XIX. Jo es la niña tomboy con pretensiones artísticas, que se rehúsa a pensar en romance; Meg es la hermana mayor, bondadosa y romántica; Amy es la menor, celosa e inmadura; y Beth es la más balanceada, sensata y con un profundo sentido moral. Es incluso posible hacer un paralelo directo con las hermanas Bennet de la novela “Orgullo y Prejuicio” y sus posteriores adaptaciones, lo que hace que a ratos sintamos que ya hemos visto a estos personajes.

Afortunadamente, gracias a un guion que nos permite conocer a las cuatro hermanas en profundidad, viéndolas crecer y evolucionar como personajes, y también a las brillantes actuaciones de todo el elenco, los personajes logran escapar del cliché y se transforman en personas de carne y hueso. Sus acciones son comprensibles y sus reacciones se sienten honestas, particularmente por la sutileza de las interpretaciones. Los momentos más dramáticos son tratados actoralmente de manera elegante y contenida, entregando una ventana mucho más potente a la interioridad de los personajes.

Entrando en un aspecto técnico, la película es impecable. El uso del encuadre y la iluminación a menudo adquieren un gran protagonismo, generando atmósferas y sensaciones que reflejan también el estado de los personajes. Los colores cálidos y los rayos de luz que Greta Gerwig usa para retratar la adolescencia de las hermanas March genera una atmósfera de ensueño, lo que, sumado a una puesta en escena teatral, se siente casi como un cuento de hadas. En contraste, la adultez es retratada en colores fríos y apagados, reflejando la melancolía de los personajes, utilizando además un lenguaje más naturalista en la puesta en cámara. Esto, en conjunto con una hermosa banda sonora, hace que la película sea una montaña rusa de emociones.

“Mujercitas” es una película sumamente especial y llena de gracia, es una historia bellísima y atemporal, es tanto estudio de personaje como melodrama de época y al final (discutible si lo logra o no) se aventura en un ejercicio metalingüístico sobre el arte de narrar. Es una película ambiciosa que, a pesar de centrarse en algunos temas que podrían considerarse anticuados, entrega profundas reflexiones sobre el amor, la familia y el espacio que la feminidad ocupa en la sociedad, temáticas siempre contingentes. En casi todo aspecto, “Mujercitas” es un triunfo narrativo y cinematográfico.


Título Original: Little Women

Director: Greta Gerwig

Duración: 135 minutos

Año: 2019

Reparto: Saoirse Ronan, Timothée Chalamet, Emma Watson, Florence Pugh, Eliza Scanlen, Laura Dern, Meryl Streep, James Norton, Louis Garrel, Bob Odenkirk, Chris Cooper, Tracy Letts


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 2 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 2 meses

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 2 meses

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 2 meses

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas