Conéctate a nuestras redes

Cine

Presencia Siniestra

Publicado

en

A veces, una película es mala, y no hay nada que se pueda hacer al respecto. En otras ocasiones es buena, y a veces incluso excelente. Entre estos dos extremos se desenvuelve una gama de grises muy extensa. Son tantos los elementos y equipos y opiniones que se cruzan en la realización de una cinta, que resulta casi milagroso que todas las piezas terminen por encajar a la vez. Puede que un detalle como la música de fondo falle irremediablemente, manchando una ejecución técnica y actoral que quizás era impecable. Ejemplos como este se pueden inventar por montones.

Quizás uno de los más dramáticos de presenciar es cuando una cinta que a todas luces no está funcionando, cuenta con una gran actuación en su centro. Pareciera que la película se convierte en una lucha de una persona contra una avalancha. Ejemplos recientes de esto hay por montones: Jennifer Aniston en “Cake” (2014),  Eddie Redmayne en “The Theory Of Everything” (2015) e incluso Naomi Watts en “Diana” (2013), quien se repite el plato en “Presencia Siniestra”, una película que, aunque no es del todo un desastre, tampoco es un éxito.

Luego de que un trágico accidente dejara a su hijastro Stephen (Charlie Heaton) en estado vegetal, Mary Portman (Naomi Watts) ha reordenado su vida en torno a su paciente. Mary paga los medicamentos y el cuidado de Stephen trabajando como sicóloga infantil, donde trata, entre otros, con el pequeño Thomas (Jacob Tremblay), un niño mudo y acomplejado. Cuando este último desaparezca, Mary comenzará a descubrir una trama siniestra y llena de peligro, para la que deberá enfrentar tanto amenazas externas como internas.

“Presencia Siniestra” es una película atípica, pero no lo suficiente como para ser rupturista. Tiene un poco de cinta de terror, otro poco de thriller psicológico y bastante de drama doméstico. A pesar de ser vendida en el tráiler como lo primero, es el elemento dramático el que más destaca. Durante los primeros 45 minutos el desarrollo del personaje central y su relación con los niños se va desenvolviendo y enriqueciendo de manera progresiva y muy hábil. Un ritmo narrativo pausado, y capaz de darse el espacio para detenerse si es necesario remachar un punto, sirve a esto a la perfección. Todo este buen trabajo es comandado con decisión y experiencia por Naomi Watts. Demostrando que no es sólo uno de los rostros más bellos del cine, la actriz encarna, comprende y hace suyos todos los aspectos y matices de su personaje. A momentos herida y trágica, en otros cálida y tierna, e incluso a veces algo agresiva, su interpretación otorga al personaje un barniz de humanidad que muchas veces se echa de menos en otras cintas similares: a diferencia de lo que pasa en la narrativa cinematográfica, en la vida real las personas traumadas no pasan todo el día llorando encerradas en el baño. También hay momentos de felicidad, e incluso de aburrimiento. Todo eso está en “Presencia Siniestra”, y se desliza con soltura por las manos de Naomi Watts.

Ahora, es en el último tercio de la película en que esta se sale de los rieles. Toda la sutileza que caracterizó a la presentación del personaje central desaparece. En su lugar se instalan una sucesión de hechos de lo más predecibles, debido a que son recursos utilizados hasta el cansancio en el cine de suspenso. Incluso hay momentos que sólo pueden justificarse como homenajes directos, y muy poco elegantes, a clásicos del género, como “The Shining” (1980), y lo más lamentable es que se desperdicia toda una serie de herramientas y opciones narrativas. Sabiendo lo que se sabe del personaje de Naomi Watts a estas alturas, la narración podría haber aguantado una infinidad de resoluciones y giros de lo más creativos y valiosos. Lo que hace en su lugar es ir tropezándose sobre sí misma hasta volverse una avalancha de malas ideas.

Lo único que destaca dentro de todo esto es la ejecución de la protagonista. Como ya demostrara hace tiempo en cintas como “King Kong” (2005) o “The Ring” (2002), Naomi Watts puede transmitir la emoción que se le antoje, aunque esto le signifique estar actuando sola frente a una pantalla verde. Acá los estímulos son un poco más reales, pero sea cuál sea el caso, ya esté haciendo de víctima o mostrando coraje en los momentos más inesperados, cada uno de sus momentos parecen cargados con la complejidad que demostró media hora antes. Es una lástima que la cinta no le diera el espacio suficiente para poder realizarse por completo.

Da para especular infinitamente sobre qué pasó, en qué momento se tomó un desvío así de deliberado. Quizás la película no parecía ser lo suficientemente comercial, o las temáticas que sugería terminaron por ser demasiado pesadas para un público masivo. Sólo hay una cosa clara: no es culpa de la señorita Watts.

Por Lucas Rodríguez

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Milagro en la Celda 7

Publicado

en

Milagro en la Celda 7

Los lazos familiares y los obstáculos que estos deben sortear para mantenerse firmes, es un tema recurrente en producciones que tienen como principal objetivo conectar emocionalmente con la audiencia, generando un vínculo que apele a las sensibilidades del espectador. Sin embargo, aquel objetivo no es fácil de alcanzar si no se cuenta con personajes que logren representar con honestidad las complejidades de las relaciones familiares.

“Milagro en la Celda 7” es el remake turco de “7-Beon-Bang-Ui Seon-Mul”, una cinta surcoreana estrenada con gran éxito en el año 2013. La historia se centra en la vida de Memo (Aras Bulut Iynemli), un hombre con discapacidad intelectual, y su hija Ova (Nisa Sofiya Aksongur), quienes ven cómo su apacible vida cambia cuando él es acusado de asesinar a una niña y, teniendo todo en contra, deberá demostrar su inocencia.

La primera y principal característica que resalta en “Milagro en la Celda 7” es la entrañable relación entre padre e hija, siendo cada una de sus interacciones el corazón de una historia que no pretende ser más de lo que está relatando en pantalla. En ambos se puede ver el compromiso que existe hacia el bienestar del otro y lo que están dispuestos a sacrificar (dentro de sus posibilidades) para poder estar juntos. El fuerte vínculo que los une es el motor que los mantiene firmes una vez que deben estar separados, y es así cómo el relato hace lo posible para poder resaltar aquellos momentos.

Para alcanzar tal objetivo y que resulte con naturalidad, la actuación de ambos actores interpretando a sus protagonistas logra la complicidad necesaria para hacer de su relación un vinculo creíble y capaz de enternecer la mirada de la audiencia. La dinámica de ambos juega a favor cuando quieren mostrar con total espontaneidad la relación que se ha construido, pero, además, en el momento en el que se ven distanciados, cada uno logra destacar en el entorno en el que se ven expuestos. De esta forma, logran crear personajes verosímiles y capaces de trascender a la historia en la que se ven insertos.

Por otra parte, la cinta es lo suficientemente honesta consigo misma al momento de plantear sus objetivos y lo que quiere generar en el espectador. Por lo tanto, utilizará todos los recursos necesarios para encausar y mantener el relato en el drama y, aunque a veces existen momentos de respiro para sus protagonistas, estos vuelven rápidamente a sumergirse en obstáculos que pretenden impedir esos momentos de calma. En ese sentido, su construcción narrativa está apuntando constantemente en enfatizar las dificultades que les ha tocado atravesar, donde la compasión y la empatía se vuelven esenciales para acompañarlos.

Utilizando recursos que a ratos podrían parecer insistentes, su relato se arma con el propósito de conmover a quien está viendo una cinta que no niega de su melodrama. Y aunque las técnicas utilizadas empujan con fuerza hacia las lágrimas, la sinceridad con la que se sostiene pide que esos elementos sean aceptados como las piezas que le dan el corazón a su narración.

Considerando que dicho melodrama permea cada rincón de la película, esta característica se acentúa no tan sólo con su guion, sino que también a través del montaje y la música, características que podrían poner en riesgo la complicidad con la que se ha trabajado la relación entre el relato y el espectador. Sin embargo, dichos elementos están incluidos para empujar la aflicción y lograr su principal finalidad: conmover a su público.

Con todo a su favor para lograr su propósito, “Milagro en la Celda 7” no es más que lo que promete ser: un drama familiar con los elementos necesarios para encontrar conflicto en cada paso que dan sus protagonistas. De esta forma, logra transformarse en una cinta honesta y directa cuando empieza a encausar su estructura y, a pesar de casi transitar en la desdicha, es capaz de entregar momentos de calidez apoyándose en la sencillez e ingenuidad de sus protagonistas.


Título Original: Yedinci Kogustaki Mucize

Director: Mehmet Ada Öztekin

Duración: 132 minutos

Año: 2019

Reparto: Aras Bulut Iynemli, Nisa Sofiya Aksongur, Deniz Baysal, Celile Toyon Uysal, Ilker Aksum, Mesut Akusta, Yurdaer Okur, Sarp Akkaya, Yildiray Sahinler, Deniz Celiloglu


Seguir Leyendo

Podcast HN Cine

Publicidad

Podcast HN Música

Facebook

Discos

Underneath Underneath
DiscosHace 3 días

Code Orange – “Underneath”

El término mainstream es un foco de observación por el apartado de artistas que pueden ser considerados –independiente de controversias–...

Aló! Aló!
DiscosHace 5 días

Pedropiedra – “Aló!”

Hay artistas que no tienen miedo cuando se trata de hacer música que no responde a las expectativas ni al...

Ordinary Man Ordinary Man
DiscosHace 7 días

Ozzy Osbourne – “Ordinary Man”

Una de las fórmulas históricamente exitosas en el mundo del rock es intentar romper algún paradigma. Golpear desde la apuesta...

F8 F8
DiscosHace 2 semanas

Five Finger Death Punch – “F8”

Es curioso lo que ocurre con Five Finger Death Punch: en Estados Unidos y en Europa son, acaso, la banda...

Miss Anthropocene Miss Anthropocene
DiscosHace 2 semanas

Grimes – “Miss Anthropocene”

No hay dudas de que Grimes se compromete totalmente con los conceptos que su mente imagina. Con sorpresa recibieron muchos...

Cuauhtémoc Cuauhtémoc
DiscosHace 2 semanas

Niños Del Cerro – “Cuauhtémoc”

Latinoamérica es un continente de elementos comunes. No sólo compartimos un idioma o un espacio geográfico, sino que nuestras historias...

Splid Splid
DiscosHace 3 semanas

Kvelertak – “Splid”

Se dice que para los gustos no hay nada escrito. Llevado al aspecto musical, recorrer un camino de experimentación a...

color theory color theory
DiscosHace 3 semanas

Soccer Mommy – “color theory”

Dos años después del álbum que la puso al frente de la nueva generación de cantautoras del indie, “Clean” (2018),...

The Fallen Crimson The Fallen Crimson
DiscosHace 3 semanas

Envy – “The Fallen Crimson”

¿Puede una banda tener un espacio trascendental, aun cuando se mantiene en el underground? ¿Incluso cuando la ausencia se explaya?...

Perdida Perdida
DiscosHace 4 semanas

Stone Temple Pilots – “Perdida”

Han transcurrido tres décadas desde que Stone Temple Pilots fuera parte de los grandes del grunge, tiempo esplendoroso que, años...

Publicidad
Publicidad

Más vistas