Conéctate a nuestras redes

Cine

Poltergeist: Juegos Diabólicos

Publicado

en

A estas alturas, parece ser una excepción a la regla cuando algún remake en el marco del terror tiene la calidad suficiente para no destruir el legado que utiliza, considerando que no son sólo versiones nuevas de películas antiquísimas las que pueden ser juzgadas en este ítem, sino más bien todas las producciones que construyen su proceso en relación a un guión y/o una historia previa. Para confirmar esta tesis, podemos citar, entre los escasos ejemplos, a “The Evil Dead” (1981) y “Ringu” (1998), junto a sus relecturas de 2013 y 2002, respectivamente. Para objetar esta teoría, queda POLTERGEIST 01prácticamente todo el otro espectro de títulos que implican el concepto de remake y, derechamente, no dan la talla.

La insistencia en reflotar franquicias a través del recurso antes descrito, hoy día recae en “Poltergeist”, una película anteriormente emparejada con algo más que sólo el horror por naturaleza. La familia Bowen, compuesta por padre (Sam Rockwell), madre (Rosemarie DeWitt) y sus tres hijos, se deben cambiar de casa a un tranquilo barrio suburbial. Al poco tiempo después del cambio, comienzan a ocurrir una serie de cosas extrañas que parecen inofensivas en un principio, pero que rápidamente se transforman en algo mucho más violento. La vida de todos los Bowen corre peligro, especialmente de la más pequeña, Madison (Kennedi Clements), quien parece ser la más susceptible a las fuerzas oscuras que habitan la casa.

Uno de los mayores hitos que planteara el primer largometraje de la saga “Poltergeist” –con tres capítulos en total-, fue ayudar a reivindicar el aspecto de los personajes no humanos para causar terror: ¿Qué puede alimentar más al miedo que una casa embrujada? Por la cercanía con las circunstancias cotidianas reales, pocas cosas. En su reelaboración, “Poltergeist: Juegos Diabólicos” busca forjarse sobre los sólidos principios de su antecesora; en ese sentido, el film se siente como una muestra respetuosa con los antecedentes que maneja. Está bien, es muy común que en estas POLTERGEIST 02columnas se fustigue a un título cuando este no asume riesgos, sin embargo, la diferencia se puede hacer cuando el producto en cuestión conlleva un riesgo implícito al sólo tomar una cinta tan relevante como la de 1982, tratando de darle más significado.

La mayoría de las escenas más identificables de la película original se mantienen, no obstante, se puede advertir un cambio en la intención de asignar más protagonismo a objetos que antes sólo fueron utilizados como elementos para dar continuidad al relato; sin ir más lejos, el recordado payaso del largometraje primigenio, en esta nueva cinta reviste una importancia mucho mayor cuando entendemos que “Poltergeist: Juegos Diabólicos”, a través de sus afiches, trailers y estrategias de publicidad varias, necesita apelar a traumas devenidos en sentimientos de terror que podrían existir en el público para originar algún impacto en el último.

El ritmo que posee el título permite llevar al espectador hacia algún salto, sin embargo, el relato predomina sus espacios sobre el terror psicológico, donde es la persona quien termina por participar al film y no al revés. Lo anterior, probablemente se complete por las labores de Sam Raimi como productor, un emblema para el género en los 80 cuando, precisamente, el remake tenía una valoración totalmente diferente en la mirada de realizadores como David Cronenberg o John POLTERGEIST 03Carpenter, quienes hicieron sus versiones de clásicos del terror nacidos antes de los 60, radicando entre sus sobresalientes “The Fly” (1958) junto a su revisión de 1986, y “The Thing From Another World” (1951) y la posterior película de 1982 hecha por Carpenter, “The Thing” (conocida como “La Cosa” para los hispanoparlantes).

El socavón que se podría predecir para esta nueva “Poltergeist” no termina de ser tal, porque la producción original no destila sólo terror. A decir verdad, en la opinión de un redactor, la cinta realizada primeramente por el director Tobe Hooper, se abre camino de manera muy equilibrada entre el último género y la ciencia ficción, por tanto, en el mejor de los casos (obviando un final absurdo), “Poltergeist: Juegos Diabólicos” podría tomar accidentalmente aquellos dos elementos para no languidecer completamente.

Por Pablo Moya

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Midway: Batalla en el Pacífico

Publicado

en

Midway

La Batalla de Midway en 1942 entre Japón y Estados Unidos fue un punto de inflexión en la Segunda Guerra Mundial, cuyas fuerzas se enfrentaron y demostraron el potencial militar con el que contaban, cambiando el curso que los enfrentamientos estaban teniendo hasta el momento. Aquella batalla sirvió como material de inspiración para la película “Midway” (1976) y nuevamente es retratada en pantalla en las manos de Roland Emmerich, quien está a cargo de una producción que rememora uno de los grandes momentos bélicos del siglo pasado.

“Midway: Batalla en el Pacífico” se ubica en 1942, justo en medio de la Segunda Guerra Mundial y seis meses después del ataque en Pearl Harbor a manos de la armada japonesa. Sus enemigos estadounidenses preparan un contraataque al ejercito japonés y una de las grandes batallas toma lugar en las Islas Midway, donde todo el poder militar estadounidense se pondrá a prueba para poder vencer a las fuerzas opuestas y darle un giro a la gran guerra.

Roland Emmerich es reconocido por su ostentación visual, donde el espectáculo de efectos especiales es el foco de atención y las grandes explosiones y batallas sirven como el adorno perfecto para, al mismo tiempo, complementar historias centradas en el heroísmo y el sacrificio por un bien mayor.

Después de “Independence Day: Resurgence” (2016), Emmerich se embarca en uno de sus proyectos de vida, queriendo rememorar y homenajear a quienes formaron parte de una de las batallas más importantes en las que Estados Unidos fue parte en el contexto de la Segunda Guerra Mundial. El heroísmo y la abnegación son el pilar fundamental en la manera en que los protagonistas de esta historia son retratados, siendo ellos quienes conectan el monumental enfrentamiento y el drama humano detrás de la destrucción de portaaviones y cruceros.

Considerando las posibilidades visuales con las que se cuentan para representar este evento histórico, esta superproducción aprovecha con creces cada una de esas herramientas, reproduciendo la batalla aérea y naval de manera épica, y cumpliendo con el nivel grandilocuente de Emmerich. Aquellas escenas bélicas –apoyadas fundamentalmente por efectos digitales– constituyen la gran fortaleza de una cinta que pretende alcanzar más allá de lo que realmente logra. Por lo tanto, y desde un comienzo, estas secuencias harán de “Midway: Batalla en el Pacífico” una película que se basa más en la forma que en el fondo.

Sin embargo, el principal problema recae en el ensamblaje de estas secuencias de batalla con otras de un tono mucho más íntimo, donde el drama personal de algunos de los personajes sale a flote en medio de una guerra externa. Estos momentos, cuya naturalidad se pierde en diálogos flojos y forzados, aflojan la gran historia que se está tejiendo en el campo de batalla, produciendo una disonancia entre la ostentosidad de efectos visuales y hazañas heroicas, y la sencillez de acciones puestas a la fuerza para abarcar cada rincón que esconde un evento histórico. Queda en evidencia la desconexión que existe al momento de entrelazar y dar como resultado final un relato que pretende profundizar, no obstante, se queda en la superficie como si no supiera cómo avanzar.

“Midway: Batalla en el Pacífico” cuenta con el potencial y las características necesarias para poder convertirse en una producción que quiere mezclar secuencias épicas y el drama humano detrás de las grandes batallas. Sin embargo, falla al no poder lograr juntar ambas visiones de una manera coherente y natural, no alcanzando a abarcar en profundidad uno de sus objetivos, dejando que el espectáculo se apodere de la pantalla y resultando en una cinta atractiva de ver, pero carente de sustancia.


Título Original: Midway

Director: Roland Emmerich

Duración: 138 minutos

Año: 2019

Reparto: Ed Skrein, Woody Harrelson, Patrick Wilson, Luke Evans, Aaron Eckhart, Nick Jonas, Mandy Moore, Dennis Quaid, Darren Criss, Luke Kleintank, Alexander Ludwig, Mark Rolston


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 1 semana

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 1 semana

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas