Conéctate a nuestras redes

Cine

Pasión Inocente

Publicado

en

Cuando pensamos en dramas centrados en amores imposibles, inmediatamente se nos vienen a la cabeza esas películas que explotan a todo lo que da la lágrima y el sufrimiento. Lo poco frecuente, en efecto, es encontrar un drama sobrio y preciso como “Pasión Inocente”, que si bien se cae en su parte final, sostiene convicciones insólitas para los tiempos que corren en la industria. Una pequeña cinta estadounidense que es toda una extrañeza que tengamos la oportunidad de ver por estos lados.

BREATHE IN 01La acción comienza cuando Sophie (Felicity Jones) llega desde Reino Unido de intercambio a la casa de los Reynolds, ubicada en un pueblito en las afueras de Nueva York. El padre del hogar, Keith (Guy Pearce), siempre ha soñado con tener una carrera de músico, pero ha debido conformarse con ser profesor en la escuela donde llega a estudiar Sophie. Ayudado por ese vínculo adicional, progresivamente, entre ella y Keith comenzará a emerger una indebida pasión, que amenaza con terminar con la familia que tiene con su esposa (Amy Ryan) e hija (Mackenzie Davis).

Desde sus primeros instantes, la película adelanta que su ánimo va de la mano de la calma y la mesura, de urdir con paciencia una trama de médula intensa. Y básicamente no hay prisa, porque pretende empaparnos de las honduras de sus protagonistas. Así es cómo genera  escenas pequeñas, íntimas, donde sus protagonistas quedan despojados de sus ropajes y se revelan como seres con una dolorosa disyuntiva entre deseo y deber, entre lo anhelado y lo correcto. A cargo de Felicity Jones y Guy Pearce, esta pareja adquiere una estatura especial, con construcciones delineadas con finura y contundencia, que permiten que la complicidad surja de forma muy natural. Sabemos lo que les espera, pero queremos acompañarlos en ese camino.

BREATHE IN 02El drama se vuelve firmemente respetable por su honestidad y falta de pretensión. El director al tratar esta temática elude la sensiblería, pero también la solemnidad, dando con un equilibrio que cubre las carencias de un argumento quizá demasiado mínimo. Esa armonía se quiebra llegado el momento en que debe guiar la historia hacia su conclusión. En ese minuto, erra el tiro al caer en la necedad de escoger caminos insólitamente simplones. La cinta ya insinúa hacia dónde inevitablemente se dirige, pero los mecanismos que usa para empujar la historia hacia allá están lejos de ser los más sofisticados. En resumidas cuentas, todo el buen manejo demostrado anteriormente se convierte en incomprensible premura en estos instantes. Afortunadamente, la amenaza de desplome no se concreta y el filme se recompone en sus últimos instantes, con un cierre certero.

A la película se le perdona esas innecesarias concesiones no sólo porque compensa al final, sino porque tiene una abundante porción de destellos. Se agradece sobre todo que sea tan distinta al común de los dramas que se asoman por acá: no posee un cerro de ingredientes, no tiene prisa en contarnos la historia, no se excede en el uso de efectismo, no tiene un arsenal de adornos. “Pasión Inocente” aborda un conflicto central que se despliega paulatinamente, mientras tenemos el placer de conocer poco a poco a estos personajes.

BREATHE IN 03Aunque puede que sea demasiado acotada y simple, su puesta en escena y actuaciones le proporcionan un sello especial. No llega a expandir las fronteras de la temática de amores insostenibles, pero está dirigida con un balance muy seductor, por lo menos hasta el último tercio. Sirve, por otro lado, para nuevamente ver brillar a un buen actor como Guy Pearce luego de una seguidilla de años donde han abundado los tropezones. Pero sobre todo se revela como una nueva muestra de las aptitudes de su director, Drake Doremus, quien en “Like Crazy” (2011) –también con Felicity Jones de protagonista- ya había expuesto de manera convincente qué tenía para ofrecer. Con “Pasión Inocente” no da tantos pasos hacia adelante, pero se confirma como uno de los cineastas más atractivos de la escena indie norteamericana. Un tipo que va construyendo su carrera con serenidad y paciencia, tal como propone los universos de sus películas.

Por Gonzalo Valdivia

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Midway: Batalla en el Pacífico

Publicado

en

Midway

La Batalla de Midway en 1942 entre Japón y Estados Unidos fue un punto de inflexión en la Segunda Guerra Mundial, cuyas fuerzas se enfrentaron y demostraron el potencial militar con el que contaban, cambiando el curso que los enfrentamientos estaban teniendo hasta el momento. Aquella batalla sirvió como material de inspiración para la película “Midway” (1976) y nuevamente es retratada en pantalla en las manos de Roland Emmerich, quien está a cargo de una producción que rememora uno de los grandes momentos bélicos del siglo pasado.

“Midway: Batalla en el Pacífico” se ubica en 1942, justo en medio de la Segunda Guerra Mundial y seis meses después del ataque en Pearl Harbor a manos de la armada japonesa. Sus enemigos estadounidenses preparan un contraataque al ejercito japonés y una de las grandes batallas toma lugar en las Islas Midway, donde todo el poder militar estadounidense se pondrá a prueba para poder vencer a las fuerzas opuestas y darle un giro a la gran guerra.

Roland Emmerich es reconocido por su ostentación visual, donde el espectáculo de efectos especiales es el foco de atención y las grandes explosiones y batallas sirven como el adorno perfecto para, al mismo tiempo, complementar historias centradas en el heroísmo y el sacrificio por un bien mayor.

Después de “Independence Day: Resurgence” (2016), Emmerich se embarca en uno de sus proyectos de vida, queriendo rememorar y homenajear a quienes formaron parte de una de las batallas más importantes en las que Estados Unidos fue parte en el contexto de la Segunda Guerra Mundial. El heroísmo y la abnegación son el pilar fundamental en la manera en que los protagonistas de esta historia son retratados, siendo ellos quienes conectan el monumental enfrentamiento y el drama humano detrás de la destrucción de portaaviones y cruceros.

Considerando las posibilidades visuales con las que se cuentan para representar este evento histórico, esta superproducción aprovecha con creces cada una de esas herramientas, reproduciendo la batalla aérea y naval de manera épica, y cumpliendo con el nivel grandilocuente de Emmerich. Aquellas escenas bélicas –apoyadas fundamentalmente por efectos digitales– constituyen la gran fortaleza de una cinta que pretende alcanzar más allá de lo que realmente logra. Por lo tanto, y desde un comienzo, estas secuencias harán de “Midway: Batalla en el Pacífico” una película que se basa más en la forma que en el fondo.

Sin embargo, el principal problema recae en el ensamblaje de estas secuencias de batalla con otras de un tono mucho más íntimo, donde el drama personal de algunos de los personajes sale a flote en medio de una guerra externa. Estos momentos, cuya naturalidad se pierde en diálogos flojos y forzados, aflojan la gran historia que se está tejiendo en el campo de batalla, produciendo una disonancia entre la ostentosidad de efectos visuales y hazañas heroicas, y la sencillez de acciones puestas a la fuerza para abarcar cada rincón que esconde un evento histórico. Queda en evidencia la desconexión que existe al momento de entrelazar y dar como resultado final un relato que pretende profundizar, no obstante, se queda en la superficie como si no supiera cómo avanzar.

“Midway: Batalla en el Pacífico” cuenta con el potencial y las características necesarias para poder convertirse en una producción que quiere mezclar secuencias épicas y el drama humano detrás de las grandes batallas. Sin embargo, falla al no poder lograr juntar ambas visiones de una manera coherente y natural, no alcanzando a abarcar en profundidad uno de sus objetivos, dejando que el espectáculo se apodere de la pantalla y resultando en una cinta atractiva de ver, pero carente de sustancia.


Título Original: Midway

Director: Roland Emmerich

Duración: 138 minutos

Año: 2019

Reparto: Ed Skrein, Woody Harrelson, Patrick Wilson, Luke Evans, Aaron Eckhart, Nick Jonas, Mandy Moore, Dennis Quaid, Darren Criss, Luke Kleintank, Alexander Ludwig, Mark Rolston


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 1 semana

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 1 semana

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas