Conéctate a nuestras redes

Cine

Pasajeros

Publicado

en

Siempre es grato ver a dos estrellas en el peak de su carrera interactuar juntos en una superproducción que promete. Chris Pratt y Jennifer Lawrence, cada uno por su lado, han construido una filmografía completa con más triunfos gloriosos y permanentes que caídas –algunas ya olvidadas–. Con tremendos potenciales que funcionan tan bien en pantalla y especialmente en la fantasía, cuando la propuesta frente a la cual trabajan es una tan pobremente elaborada en sus conceptos fundamentales, el talento de los rostros no es suficiente para paliar una ópera que paulatinamente se hunde por sí sola.

250 tripulantes y 5.000 pasajeros a bordo lleva el crucero espacial Avalon hacia una nueva colonia que se formará en el planeta Homestead. Mientras todos están bajo hibernación inducida, Jim Preston (Chris Pratt) se da cuenta de que despertó 90 años antes que las demás personas. Acompañado sólo por un bartender robótico (Michael Sheen), tendrá que decidir si busca una solución rápida para acabar su sufrimiento, terminar con su soledad, o aceptar su destino aprovechando los lujos de la nave.

Con un guion escrito hace casi diez años por Jon Spaiths, –mismo guionista que colaboró en “Doctor Strange” (2016) y “Prometheus” (2012)–, “Pasajeros” finalmente logró ser llevada a pantalla grande, pero pese al positivo augurio que propuso meses atrás, lamentablemente se presenta como un trabajo insuficientemente pulcro, con una idea perfectamente planteada y seductora, pero increíblemente poco procesada, la que lentamente va repitiendo sus mismos errores en una homogénea y poco apasionante obra.

Morten Tyldum, el director que hace un año ganó gran fama por su delicada pieza sobre la vida de Alan Turing, “The Imitation Game” (2015), hace un intento por explorar nuevos horizontes arriesgándose con un sci-fi en parte romántico, al que le sobra espectacularidad y contemplación, incluso planteando grandes preguntas que apuntan a la ética y al comportamiento humano frente a las crisis. Pero la falta de emoción real, verosímil a su ficción y sostenible en sus extenuantes dos horas, van mermando las expectativas de la panacea visionaria a través de un producto pop que se diluye frente a los clichés propios del género, impuestos en Hollywood. Aunque intenta por mostrarse consciente de ellos, tampoco hay demasiados esfuerzos por recobrar un tono algo más fresco. Es cierto que hay escenas intrigantes y de alguna forma conmovedoras que funcionan en niveles más profundos, mas el limitado desarrollo en la idea macro y en lo particular contrastan todos los esfuerzos por lograr la trascendencia a través de prototipos tan marcados que llegan a ser tediosos.

Con ciertos toques tipo “Cast Away” (2000), “Gravity” (2013) y “The Martian” (2015) se entremezcla el romance a través de relaciones forzadas. Pratt y Lawrence, pese a funcionar juntos con creces en la realidad futurística, sufren con el insuficiente desarrollo de sus papeles, dilapidando los esfuerzos por entregar una cinta íntegramente satisfactoria. Sumado a ello, el desperdicio de metraje en los otros dos personajes que vemos –empobrecidos en motif y vigencia– impiden revivir la historia, que acaba con débiles y predecibles giros dramáticos. El score tampoco es material de halago, aunque haya estado a cargo increíblemente de Thomas Newman: si bien la composición es enérgica y llamativa, se siente fuera del tono interno que se intenta impregnar en la cinta. El resultado: una ficción con alma postiza.

Por cierto, sci-fi no siempre significa una gran carga de efectos especiales: el nivel de detalle y realidad futura logrados con la construcción material y digital persuaden a ratos los vacíos argumentales. Aun así, hay momentos en que el FX es desmesuradamente sucio, como el caso del androide interpretado por Michael Sheen, que descoloca intencionalmente hacia la comedia, pero no logra los resultados esperados.

Desaprovechando oportunidades inmensas de ser penetrante e impredecible, y ahondar en los dilemas éticos planteados, las escenas más cautivadoras se pierden en un progresivo fracaso que deja demasiadas dudas evidentes sin responder, repartiendo la acción, drama y romance de forma irregular y descuidada. Con un tratamiento estropeado, una historia que cae en malas decisiones, pero dos populares actores que dan todo de sí y un romance planteado en el espacio, “Pasajeros” cuenta con lo mínimo para entretener como cualquier otro flick de temporada estival, aunque definitivamente sea una de las grandes decepciones cinematográficas que nos deja 2016.

Por Daniela Pérez

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Cine

Han Solo: Una Historia de Star Wars

Publicado

en

Han Solo: Una Historia de Star Wars

Desde el estreno de “Star Wars: The Force Awakens” (2015), la nueva etapa de la saga se ha mantenido vigente anualmente en la retina del público, y gracias a los spin off denominados “Una historia de Star Wars” se le ha otorgado un respiro a los episodios oficiales, por lo tanto, estas versiones que corren de manera alternativa tienen la libertad de explorar rincones desconocidos y que de todas maneras se ajustan a la gran historia. La primera de ellas, “Rogue One” (2016), logró sorprender y adherirse de manera natural a la franquicia, así el desafío quedó planteado para las siguientes.

El reto de tomar a uno de los protagonistas de la saga y contar su propia historia es bastante grande, considerando que la figura de Han Solo se ha construido en el imaginario colectivo por más de cuarenta años, más aún si se suma la casi inseparable figura de Harrison Ford como intérprete. La producción de la cinta, en un principio dirigida por Phil Lord y Christopher Miller, enfrentó varios problemas que la llevaron a ser replanteada y terminar al mando de Ron Howard, por lo que la expectación a su alrededor es bastante alta.

“Han Solo: Una Historia de Star Wars” se centra en los inicios del contrabandista Han Solo (Alden Ehrenreich), quién, luego de escapar de su planeta natal, pretende volver en busca de su novia y compañera, Qi’ra (Emilia Clarke). En el camino descubre un desconocido mundo criminal que lo llevará a conocer a Chewbacca (Joonas Suotamo), su inseparable compañero de viaje abordo del Halcón Milenario.

Uno de los desafíos que ha tenido que enfrentar esta nueva etapa de la saga está en el tono en el que las nuevas producciones se van ajustando a la franquicia, por consecuencia, el reto de mantener el equilibrio entre una historia que parezca encajar en las reglas de este universo ficticio, pero que se sienta fresca, es bastante alto. En ese sentido, esta nueva producción logra caminar con mayor seguridad dentro de esa línea y el relato da cuenta de la familiaridad con que los personajes son retratados y la natural exploración de sus mundos, aquellos que no necesitan mayor presentación, por lo que el foco está puesto en la edificación inicial de sus personalidades e interacciones. Y su resultado es el retrato de una aventura en un mundo familiar con personajes que, no siendo nuevos, dejan sentir una frescura satisfactoria.

La nueva imagen y representación de Han Solo logra romper una construcción definitiva y entrega el esbozo de lo que se convertirá, pues en esta nueva versión de origen se distingue su espíritu intrépido y rebelde, pero a la vez se percibe como un personaje desconocido y distante, con el potencial de realizar el extenso viaje hasta “Star Wars: The Last Jedi” (2017). La interpretación de Alden Ehrenreich logra representar esta idea de novedad como un personaje encubierto, desafiando a ser destapado y, por otra parte, la familiaridad y guiños a su propio universo están presentes durante toda la cinta, evidenciando su autoconsciencia y agotando la sorpresa. Sin embargo, el centro de ella está puesta en la interacción de sus personajes, y sin duda ver el primer encuentro entre Han Solo y Chewbacca y la evolución de su relación es uno de los puntos altos de esta entrega.

Este spin off descansa en lugares comunes y en la evidente autoconsciencia de su universo, desarrollándose una historia que no logra ganar relevancia y que tambalea cuando comete torpezas para unir cabos de manera forzada. No obstante, abraza con seguridad una naturaleza basada en la aventura pura de un space-western y en la nostalgia del cine de décadas pasadas. Su estructura, hecha a través de secuencias de escapes, asaltos y batallas, fortalece una propuesta que logra balancear la entretención y el manejo de la acción, y en ese camino el universo narrativo es expandido, alejándose de La Fuerza y los Jedi y concentrándose en el mundo que está abajo, donde en cada rincón se está gestando la rebelión.

“Han Solo: Una Historia de Star Wars” se une al extenso catálogo de la franquicia como una propuesta que funciona y cumple con el objetivo de expandir la construcción de un personaje fundamental, y que encuentra sus aciertos en su estructura y forma de llevar el relato, logrando en ese viaje explorar rincones desconocidos, pero aún llenos de nostalgia. Sin embargo, su relevancia puede ser cuestionada cuando no logra ajustarse de manera natural al resto de las entregas, viéndose forzada y a ratos artificial, por lo que la mencionada autoconsciencia se hace presente y plantea una vez más la pregunta frente a la explotación de la saga.


Título Original: Solo: A Star Wars Story

Director: Ron Howard

Duración: 135 minutos

Año: 2018

Reparto: Alden Ehrenreich, Emilia Clarke, Donald Glover, Woody Harrelson, Thandie Newton, Phoebe Waller-Bridge, Warwick Davis, Clint Howard, Paul Bettany, Richard Dixon, Joonas Suotamo, Sarah-Stephanie


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 3 días

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 4 días

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 2 semanas

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 3 semanas

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 3 semanas

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Mindfucker Mindfucker
DiscosHace 1 mes

Monster Magnet – “Mindfucker”

Dave Wyndorf dejó claro desde el principio que no iba a pasar desapercibido por este mundo como un rockero del...

Boarding House Reach Boarding House Reach
DiscosHace 1 mes

Jack White – “Boarding House Reach”

Pasaron casi cuatro años para que Jack White volviera a entregar un nuevo álbum de estudio, el que mantenía a...

Stone Temple Pilots Stone Temple Pilots
DiscosHace 1 mes

Stone Temple Pilots – “Stone Temple Pilots”

Stone Temple Pilots no es la primera banda que se enfrenta a la muerte de su figura más icónica y,...

All Nerve All Nerve
DiscosHace 2 meses

The Breeders – “All Nerve”

The Breeders es uno de esos conjuntos que tiene mística. Su existencia se encuentra en un tipo de “historia subterránea”...

Time & Space Time & Space
DiscosHace 2 meses

Turnstile – “Time & Space”

Por más que insistan, hay quienes no se cansan de responder: ¡el punk no ha muerto! En esta ocasión, es...

Publicidad
Publicidad

Más vistas