Contáctanos

Cine

Pasajeros

Publicado

en

Siempre es grato ver a dos estrellas en el peak de su carrera interactuar juntos en una superproducción que promete. Chris Pratt y Jennifer Lawrence, cada uno por su lado, han construido una filmografía completa con más triunfos gloriosos y permanentes que caídas –algunas ya olvidadas–. Con tremendos potenciales que funcionan tan bien en pantalla y especialmente en la fantasía, cuando la propuesta frente a la cual trabajan es una tan pobremente elaborada en sus conceptos fundamentales, el talento de los rostros no es suficiente para paliar una ópera que paulatinamente se hunde por sí sola.

250 tripulantes y 5.000 pasajeros a bordo lleva el crucero espacial Avalon hacia una nueva colonia que se formará en el planeta Homestead. Mientras todos están bajo hibernación inducida, Jim Preston (Chris Pratt) se da cuenta de que despertó 90 años antes que las demás personas. Acompañado sólo por un bartender robótico (Michael Sheen), tendrá que decidir si busca una solución rápida para acabar su sufrimiento, terminar con su soledad, o aceptar su destino aprovechando los lujos de la nave.

Con un guion escrito hace casi diez años por Jon Spaiths, –mismo guionista que colaboró en “Doctor Strange” (2016) y “Prometheus” (2012)–, “Pasajeros” finalmente logró ser llevada a pantalla grande, pero pese al positivo augurio que propuso meses atrás, lamentablemente se presenta como un trabajo insuficientemente pulcro, con una idea perfectamente planteada y seductora, pero increíblemente poco procesada, la que lentamente va repitiendo sus mismos errores en una homogénea y poco apasionante obra.

Morten Tyldum, el director que hace un año ganó gran fama por su delicada pieza sobre la vida de Alan Turing, “The Imitation Game” (2015), hace un intento por explorar nuevos horizontes arriesgándose con un sci-fi en parte romántico, al que le sobra espectacularidad y contemplación, incluso planteando grandes preguntas que apuntan a la ética y al comportamiento humano frente a las crisis. Pero la falta de emoción real, verosímil a su ficción y sostenible en sus extenuantes dos horas, van mermando las expectativas de la panacea visionaria a través de un producto pop que se diluye frente a los clichés propios del género, impuestos en Hollywood. Aunque intenta por mostrarse consciente de ellos, tampoco hay demasiados esfuerzos por recobrar un tono algo más fresco. Es cierto que hay escenas intrigantes y de alguna forma conmovedoras que funcionan en niveles más profundos, mas el limitado desarrollo en la idea macro y en lo particular contrastan todos los esfuerzos por lograr la trascendencia a través de prototipos tan marcados que llegan a ser tediosos.

Con ciertos toques tipo “Cast Away” (2000), “Gravity” (2013) y “The Martian” (2015) se entremezcla el romance a través de relaciones forzadas. Pratt y Lawrence, pese a funcionar juntos con creces en la realidad futurística, sufren con el insuficiente desarrollo de sus papeles, dilapidando los esfuerzos por entregar una cinta íntegramente satisfactoria. Sumado a ello, el desperdicio de metraje en los otros dos personajes que vemos –empobrecidos en motif y vigencia– impiden revivir la historia, que acaba con débiles y predecibles giros dramáticos. El score tampoco es material de halago, aunque haya estado a cargo increíblemente de Thomas Newman: si bien la composición es enérgica y llamativa, se siente fuera del tono interno que se intenta impregnar en la cinta. El resultado: una ficción con alma postiza.

Por cierto, sci-fi no siempre significa una gran carga de efectos especiales: el nivel de detalle y realidad futura logrados con la construcción material y digital persuaden a ratos los vacíos argumentales. Aun así, hay momentos en que el FX es desmesuradamente sucio, como el caso del androide interpretado por Michael Sheen, que descoloca intencionalmente hacia la comedia, pero no logra los resultados esperados.

Desaprovechando oportunidades inmensas de ser penetrante e impredecible, y ahondar en los dilemas éticos planteados, las escenas más cautivadoras se pierden en un progresivo fracaso que deja demasiadas dudas evidentes sin responder, repartiendo la acción, drama y romance de forma irregular y descuidada. Con un tratamiento estropeado, una historia que cae en malas decisiones, pero dos populares actores que dan todo de sí y un romance planteado en el espacio, “Pasajeros” cuenta con lo mínimo para entretener como cualquier otro flick de temporada estival, aunque definitivamente sea una de las grandes decepciones cinematográficas que nos deja 2016.

Por Daniela Pérez

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Cine

3 Anuncios Por Un Crimen

Publicado

en

3 Anuncios Por Un Crimen

El director inglés Martin McDonagh ha probado con astucia en dos producciones –”In Bruges” (2008) y “Seven Psychopaths” (2012)– la manera para desarrollar una aguda comedia negra que puede ser entretenida e inquietante a la vez. Su última producción, “3 Anuncios Por Un Crimen”, reciente ganadora del Globo de Oro a la Mejor Película Dramática, se adentra sin miedo en un relato crudo y visceral sobre la violencia, el abuso y la injusticia en tiempos donde la discusión sobre estos temas sigue vigente.

Mildred Hayes (Frances McDormand) ha esperado por meses que se encuentre al culpable del brutal asesinato de su hija. Cuando ya no parece haber respuesta, decide publicar tres grandes anuncios en el camino hacia su pueblo con controversiales mensajes dirigidos hacia el jefe de policía, William Willoughby (Woody Harrelson). Así, Mildred inicia una batalla en contra de las autoridades, destapando la ineficiencia del sistema policial.

“3 Anuncios Por Un Crimen” se centra en el dolor y las consecuencias alrededor de una muerte en medio del desconsuelo de una madre, pues es a través de ella que se canaliza la aflicción y la rabia que la motivan a iniciar una incesante búsqueda de justicia. Mildred es un personaje complejo, que va mostrando sus capas paulatinamente, siendo su carácter impulsivo e impetuoso el causante de provocar decisiones poco predecibles y que pondrán en jaque al resto de los personajes. Gracias a la interpretación de Frances McDormand, Mildred parece real; es una persona que también falla y se ha construido a partir de estas imperfecciones, pero su determinación la hace parecer implacable. La muerte de su hija la empuja a endurecerse aún más, actuando desde el sufrimiento, pero nunca asumiéndose como víctima; por el contrario, toma el control con valentía, enfrentándose a un sistema que se siente capaz de doblegarla, donde su resistencia la hace persistir.

El brutal crimen no sólo trae consecuencias en el núcleo familiar de la joven, sino que repercute en todo el pueblo. La lucha que ha iniciado Mildred está dirigida principalmente hacia la policía del lugar, quienes representan la corrupción moral y la falla estructural de un sistema que no está funcionando, provocando la frustración y decepción de quienes habitan el lugar, quienes han normalizado este fracaso, asumiendo este funcionamiento e incluso cuestionando el actuar de la protagonista.

A través de dos personajes secundarios lo suficientemente fuertes para acompañar este crudo relato, la batalla entre la justicia y el abuso de poder se hace evidente. Por un lado, el jefe de policía es un hombre que cree poseer una amplia compresión del contexto en el que están insertos, pero que asume con decepción el fracaso del sistema, por lo que sus intentos por cambiarlo no parecen ser los suficientes y, aunque comprende el sufrimiento de Mildred, mira con reticencia sus acciones. Por otro lado, el oficial Dixon (Sam Rockwell) es quien encarna el discurso más incómodo de digerir, y que a la vez simboliza de manera tangible uno de los cuestionamientos más complejos del relato.

Las temáticas que la cinta trabaja podrían cargarla hacia un drama pesado y abrumador, pero son los respiros de su humor agudo los que la hacen tomar pausas y situarla como una comedia negra alrededor de un tema sensible. Es a través de diálogos incómodos, mediante el uso de un lenguaje fuerte y desvergonzado, donde abundan los comentarios racistas y sexistas, y planta su naturaleza provocadora y controversial. Sin embargo, estas situaciones se hacen cargo de lugares olvidados y socialmente rechazados desde sus bases. Si bien, este filme no hace un análisis en profundidad sobre el tema, existe la intención de entender su origen y abrir el diálogo hacia la comprensión del contexto sociopolítico de los personajes. En ese sentido, la evolución de uno de sus caracteres lo empuja hacia la redención, situando al espectador en una posición incómoda, donde se nos pide que el concepto de empatía prevalezca, en una cinta en que no se pide ni se entrega perdón.

“3 Anuncios Por Un Crimen” no pasa desapercibida y puede ser una cinta difícil de ver cuando su premisa resulta ser tan delicada, pero la discusión que arma alrededor la vuelve necesaria. En ese sentido, reflexiona bruscamente sobre la violencia, sin pretensiones de enseñar una lección moral. Pone a la frustración y la injusticia al centro de una historia que se cruza y choca con la tolerancia frente a ideas y discursos, donde la empatía se vuelve fundamental para explorar en mayor profundidad los síntomas de una sociedad que sin duda está cambiando.


Título Original: Three Billboards Outside Ebbing, Missouri

Director: Martin McDonagh

Duración: 115 minutos

Año: 2017

Reparto: Frances McDormand, Woody Harrelson, Sam Rockwell, Lucas Hedges, Peter Dinklage, John Hawkes, Abbie Cornish, Caleb Landry Jones, Brendan Sexton III, Samara Weaving, Kerry Condon


Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

The Dark Side Of The Moon The Dark Side Of The Moon
DiscosHace 1 mes

El Álbum Esencial: “The Dark Side Of The Moon” de Pink Floyd

No hay que ser seguidor de Pink Floyd para reconocer que “The Dark Side Of The Moon” marca uno de...

Low In High School Low In High School
DiscosHace 1 mes

Morrissey – “Low In High School”

Hubo una época en que no teníamos el poder de juzgar instantáneamente a las personas en la plaza pública virtual...

Utopia Utopia
DiscosHace 1 mes

Björk – “Utopia”

El espejo es inclemente. El paso del tiempo es implacable. Los cambios forzosos desgastan, y eso se nota en las...

Who Built The Moon? Who Built The Moon?
DiscosHace 1 mes

Noel Gallagher’s High Flying Birds – “Who Built The Moon?”

Luego de haber recorrido todo el mundo presentando su “Chasing Yesterday” (2015), Noel Gallagher comenzó a cuajar el tercer larga...

Ununiform Ununiform
DiscosHace 1 mes

Tricky – “Ununiform”

Inglaterra ha sido tierra fértil para las reinvenciones musicales, las nuevas escenas e incluso nuevos estilos. Tal es el caso...

Pacific Daydream Pacific Daydream
DiscosHace 1 mes

Weezer – “Pacific Daydream”

Musicalmente los años noventa se presentaron como una década estruendosa, agitada, combativa y cambiante. De aquellos años, en la mayoría...

The Dusk In Us The Dusk In Us
DiscosHace 2 meses

Converge – “The Dusk In Us”

Este ha sido un año grandioso para los fanáticos de Converge. En marzo sorprendieron con “Jane Live”, registro en vivo...

Ex La Humanidad Ex La Humanidad
DiscosHace 2 meses

Electrodomésticos – “Ex La Humanidad”

El pavimento quema las retinas y el reflejo de un sol inclemente se potencia por el efecto de las fachadas...

Unknown Pleasures Unknown Pleasures
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “Unknown Pleasures” de Joy Division

Hacia finales de la década del 70, el mundo del rock parecía transformarse con mayor premura de lo que lo...

Luciferian Towers Luciferian Towers
DiscosHace 2 meses

Godspeed You! Black Emperor – “Luciferian Towers”

Godspeed You! Black Emperor es de esas bandas que ha logrado construir una identidad reconocida. Cuando suenan, se sabe que...

Publicidad

Más vistas