Conéctate a nuestras redes

Cine

París Puede Esperar

Publicado

en

Tan dormidas como presentes, las ciudades y países protagonistas en sus propios largometrajes suelen representar un cúmulo de sensaciones, recuerdos y melancolía para quienes buscan encontrar una respuesta entre sus calles, ya sean otros personajes de su realidad ficticia o la audiencia viendo el filme. El poder que irradian a través de la pantalla, especialmente las urbes más icónicas, trascienden incluso a quienes jamás han pisado sus tierras, especialmente cuando las cintas que las presentan son moldeadas de tal manera, que los 120 minutos son un recorrido estremecedor y envolvente. En sus más diversos géneros, “La Grande Belleza” (2013), “Midnight In Paris” (2011) o incluso “La La Land” (2016) confieren ejemplos recientes entre un sinfín de producciones que cumplen este rol.

Ahora bien, cuando la fusión ciudad y sentimiento no logra dar con una premisa que invite a reflexionar, expresamente, o que transmita más que sólo imágenes ordenadas cronológicamente, es muy poco probable que la localidad, zona o país en cuestión evoque con cercanía o unión legítima la riqueza de sus cimientos ni la representación de temáticas valorables. Es decir, la experiencia de estar y vivir un lugar, versus el artículo de la revista de viajes de un avión de ese mismo lugar. Claramente, no hay comparación, y “París Puede Esperar” cae en el segundo modelo.

Luego de estar en Cannes, el siguiente rumbo para Anne (Diane Lane) y su esposo Michael (Alec Baldwin), un productor de cine, es París. Un contratiempo cambia el rumbo de la pareja, por lo que el socio de Michael, Jacques (Arnaud Viard), se ofrece llevar a Anne en auto a la capital francesa. Pero lo que sería un viaje corto se transforma en una aventura turística por desvíos históricos y gastronómicos de Francia.

Que a sus 80 años (hoy 81) Eleanor Coppola debutara como directora de ficción es una tremenda hazaña, pero no algo impensado al provenir desde una de las familias más prolíferas del cine. Según indica la realizadora, la historia que relata está basada en una experiencia que tuvo hace ocho años, en los mismos lugares expuestos. Con más o menos paralelos reales –respondiendo ciertamente a los recursos ficcionales–, dentro de la tenue hora y media de duración poco y nada se puede sentir de los motivos verdaderos detrás de este relato. Entre los macros de fotografías de los que la protagonista es adepta a sacar, que se entrelazan entre las imágenes en movimiento, hay pocos desafíos y caminos que se tomen hacia una obra con vigor y segura de su potencial. Así, el fútil estilo visual y argumental combina con la insustancial permanencia de personajes sosos, planos y sin convicción ni entereza, tal como una pasta de crème brûlée a la que olvidaron derretir el azúcar. Un guion desinflado, que no se casa con ningún lado, menosprecia el escaso sentido que se le puede encontrar a este viaje visual, inclusive perdiendo el interés por las abundantes atracciones que destila Francia.

Al avanzar los minutos, el relato se transforma en un roadtrip falsamente seductor; un círculo vicioso en el que el ciclo auto-descanso-comida deliciosa-auto se repite tantas veces como fue viable introducir. Y las cavilaciones esperadas entre los personajes recién se desarrollan entrado el final, cuando el interés fue perdido hace más de una hora. La tranquilidad transmitida en una producción superficial puede ser un respiro, pero indudablemente encontrará en su público de mediana edad –o mucho mayor– los únicos aplausos a favor, producto de que esta cinta funciona como un ilusorio recuento de una vida acomodada; una existencia sin mayores preocupaciones que la clase de vino o queso que se consumirá, o el siguiente país a visitar en la lista. Pues la belleza de las tomas y lugares mostrados no evitan que el vacío y liviandad pasen a segundo plano.

Otro punto en contra es el hecho de que los actores no funcionan, incluso aunque su vida dependiera de ello. Diane Lane se “adapta” (¿o es?) a su personaje, pero en ningún momento logra realmente convencer seguridad en su papel, mientras que a Arnaud Viard, como un coqueto francés, le falta cultivar la gracia de su personaje en términos de funcionalidad con sus contrapartes. Resulta un poco incómodo de ver, irónicamente, considerando que los protagonistas van fundiendo una fuerte relación de amistad cada vez que pasan por un diferente lugar. Pero, nuevamente, esto no se llega a sentir.

Con la aleatoria –pero usual– entrada de la banda Phoenix en la radio del vehículo, entre tanto desvío y paisaje, comida y bebida, conversación y desvío nuevamente, esta retrospectiva superflua no contiene los elementos necesarios para embelesar ni visualmente, ni en contenido. En suma, “París Puede Esperar” es una película tan entretenida como lo es relejarse con el paisaje del protector de pantalla, y ambos terminan entregando al espectador exactamente lo mismo: nada.

Por Daniela Pérez

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Artículos Cine

Primer trailer de “I’m Thinking Of Ending Things”, la nueva película de Charlie Kaufman

Publicado

en

Ya está disponible el primer avance de “I’m Thinking Of Ending Things“, la nueva película de Charlie Kaufman, que será estrenada a través de Netflix el próximo 4 de septiembre. Esta cinta está basada en la novela de Iain Reid del mismo nombre, y cuenta con un reparto en donde participan Jessie Buckley, Jesse Plemons, Toni Collette y David Thewlis, entre otros.

Esta es la tercera película de Kaufman como director, luego de “Synecdoche, New York” (2008) y “Anomalisa” (2015), la cual recibió una nominación al Oscar en “Mejor Película Animada“. De la primera de ellas, además, conversamos en el episodio de esta semana de nuestro podcast de cine, que puedes escuchar ACÁ.

Mira el trailer a continuación:

Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Beyond The Pale Beyond The Pale
DiscosHace 16 horas

JARV IS… – “Beyond The Pale”

Al final del día, casi todo termina siendo cosa de límites y dinámicas. Tras ocupar Irlanda en el siglo XIV,...

Providence Providence
DiscosHace 6 días

Ulthar – “Providence”

Algo muy valioso dentro de la música extrema es la diversificación del sonido y su amplitud de opciones, exigiendo a...

Mordechai Mordechai
DiscosHace 7 días

Khruangbin – “Mordechai”

En un presente tan automatizado como el actual, Khruangbin ha logrado con éxito captar la atención de la audiencia con...

Hum Hum
DiscosHace 1 semana

Alain Johannes – “Hum”

La carrera de Alain Johannes habla por sí sola. Como “hombre en las sombras” ha sido el responsable de un...

Savage Peace Savage Peace
DiscosHace 2 semanas

Partisan – “Savage Peace”

Actualmente, una frase como “paz salvaje” resulta tan paradójica como acertada. La brusquedad de los cambios en los ritmos de...

Women In Music Pt. III Women In Music Pt. III
DiscosHace 2 semanas

HAIM – “Women In Music Pt. III”

Desde el lanzamiento de “Summer Girl” el año pasado, era claro que el tercer álbum de HAIM, “Women In Music...

Hell Will Come For Us All Hell Will Come For Us All
DiscosHace 2 semanas

Aversions Crown – “Hell Will Come For Us All”

Australia no sólo es el país originario de bandas importantes de rock como AC/DC, y otras que nacieron durante la...

Amends Amends
DiscosHace 3 semanas

Grey Daze – “Amends”

Para quienes crecieron con los himnos de Linkin Park sonando fuerte en la radio y en la televisión, la muerte...

Consummation Consummation
DiscosHace 3 semanas

Katie Von Schleicher – “Consummation”

Las limitaciones jamás han sido un impedimento para Katie Von Schleicher, por el contrario, se convirtieron en su sello. Para...

Lamb Of God Lamb Of God
DiscosHace 3 semanas

Lamb Of God – “Lamb Of God”

Con un poco más de dos décadas de historia, incluyendo sus inicios bajo el nombre Burn The Priest, la carrera...

Publicidad
Publicidad

Más vistas