Conéctate a nuestras redes

Cine

París Puede Esperar

Publicado

en

Tan dormidas como presentes, las ciudades y países protagonistas en sus propios largometrajes suelen representar un cúmulo de sensaciones, recuerdos y melancolía para quienes buscan encontrar una respuesta entre sus calles, ya sean otros personajes de su realidad ficticia o la audiencia viendo el filme. El poder que irradian a través de la pantalla, especialmente las urbes más icónicas, trascienden incluso a quienes jamás han pisado sus tierras, especialmente cuando las cintas que las presentan son moldeadas de tal manera, que los 120 minutos son un recorrido estremecedor y envolvente. En sus más diversos géneros, “La Grande Belleza” (2013), “Midnight In Paris” (2011) o incluso “La La Land” (2016) confieren ejemplos recientes entre un sinfín de producciones que cumplen este rol.

Ahora bien, cuando la fusión ciudad y sentimiento no logra dar con una premisa que invite a reflexionar, expresamente, o que transmita más que sólo imágenes ordenadas cronológicamente, es muy poco probable que la localidad, zona o país en cuestión evoque con cercanía o unión legítima la riqueza de sus cimientos ni la representación de temáticas valorables. Es decir, la experiencia de estar y vivir un lugar, versus el artículo de la revista de viajes de un avión de ese mismo lugar. Claramente, no hay comparación, y “París Puede Esperar” cae en el segundo modelo.

Luego de estar en Cannes, el siguiente rumbo para Anne (Diane Lane) y su esposo Michael (Alec Baldwin), un productor de cine, es París. Un contratiempo cambia el rumbo de la pareja, por lo que el socio de Michael, Jacques (Arnaud Viard), se ofrece llevar a Anne en auto a la capital francesa. Pero lo que sería un viaje corto se transforma en una aventura turística por desvíos históricos y gastronómicos de Francia.

Que a sus 80 años (hoy 81) Eleanor Coppola debutara como directora de ficción es una tremenda hazaña, pero no algo impensado al provenir desde una de las familias más prolíferas del cine. Según indica la realizadora, la historia que relata está basada en una experiencia que tuvo hace ocho años, en los mismos lugares expuestos. Con más o menos paralelos reales –respondiendo ciertamente a los recursos ficcionales–, dentro de la tenue hora y media de duración poco y nada se puede sentir de los motivos verdaderos detrás de este relato. Entre los macros de fotografías de los que la protagonista es adepta a sacar, que se entrelazan entre las imágenes en movimiento, hay pocos desafíos y caminos que se tomen hacia una obra con vigor y segura de su potencial. Así, el fútil estilo visual y argumental combina con la insustancial permanencia de personajes sosos, planos y sin convicción ni entereza, tal como una pasta de crème brûlée a la que olvidaron derretir el azúcar. Un guion desinflado, que no se casa con ningún lado, menosprecia el escaso sentido que se le puede encontrar a este viaje visual, inclusive perdiendo el interés por las abundantes atracciones que destila Francia.

Al avanzar los minutos, el relato se transforma en un roadtrip falsamente seductor; un círculo vicioso en el que el ciclo auto-descanso-comida deliciosa-auto se repite tantas veces como fue viable introducir. Y las cavilaciones esperadas entre los personajes recién se desarrollan entrado el final, cuando el interés fue perdido hace más de una hora. La tranquilidad transmitida en una producción superficial puede ser un respiro, pero indudablemente encontrará en su público de mediana edad –o mucho mayor– los únicos aplausos a favor, producto de que esta cinta funciona como un ilusorio recuento de una vida acomodada; una existencia sin mayores preocupaciones que la clase de vino o queso que se consumirá, o el siguiente país a visitar en la lista. Pues la belleza de las tomas y lugares mostrados no evitan que el vacío y liviandad pasen a segundo plano.

Otro punto en contra es el hecho de que los actores no funcionan, incluso aunque su vida dependiera de ello. Diane Lane se “adapta” (¿o es?) a su personaje, pero en ningún momento logra realmente convencer seguridad en su papel, mientras que a Arnaud Viard, como un coqueto francés, le falta cultivar la gracia de su personaje en términos de funcionalidad con sus contrapartes. Resulta un poco incómodo de ver, irónicamente, considerando que los protagonistas van fundiendo una fuerte relación de amistad cada vez que pasan por un diferente lugar. Pero, nuevamente, esto no se llega a sentir.

Con la aleatoria –pero usual– entrada de la banda Phoenix en la radio del vehículo, entre tanto desvío y paisaje, comida y bebida, conversación y desvío nuevamente, esta retrospectiva superflua no contiene los elementos necesarios para embelesar ni visualmente, ni en contenido. En suma, “París Puede Esperar” es una película tan entretenida como lo es relejarse con el paisaje del protector de pantalla, y ambos terminan entregando al espectador exactamente lo mismo: nada.

Por Daniela Pérez

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Artículos Cine

Primer teaser trailer de “Terminator: Dark Fate”

Publicado

en

Llega el trailer para una nueva entrega de “Terminator“, que llevará por nombre “Terminator: Dark Fate“, y que será una secuela directa de los eventos ocurridos en “Terminator 2: Judgment Day”, contando una historia de parte del propio James Cameron y haciendo un aparente caso omiso al resto de cintas que se lanzaron sobre la saga. El casting, en tanto, traerá de vuelta a Linda Hamilton como Sarah Connor y Arnold Schwarzenegger como T-800, mientras que su estreno, quedará dispuesto para noviembre de este año.

Mira el trailer a continuación:

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Corazones Corazones
DiscosHace 4 días

El Álbum Esencial: “Corazones” de Los Prisioneros

“Corazones”, el cuarto álbum de Los Prisioneros, puede ser considerado como el primer registro solista de Jorge González, luego de...

Laughing Matter Laughing Matter
DiscosHace 2 semanas

Wand – “Laughing Matter”

Hoy en día, tal como ayer y probablemente mañana, los sonidos vintage generan especial atención en el mundo de la...

Doolittle Doolittle
DiscosHace 1 mes

El Álbum Esencial: “Doolittle” de Pixies

El éxito comercial nunca fue algo que se le diera a Pixies, quienes, pese a la considerable buena recepción de...

Periphery IV: Hail Stan Periphery IV: Hail Stan
DiscosHace 1 mes

Periphery – “Periphery IV: Hail Stan”

En el estado actual de la música extrema, es poco probable que en el corto plazo exista un disco que...

American Football American Football
DiscosHace 1 mes

American Football – “American Football (LP3)”

American Football es de esas bandas rodeadas por un halo de misticismo. Aquellos proyectos que, pese a lo sucinto de...

The Brian Jonestown Massacre The Brian Jonestown Massacre
DiscosHace 2 meses

The Brian Jonestown Massacre – “The Brian Jonestown Massacre”

Nunca es tarde para un homónimo, sobre todo si consideramos la cantidad de años de carrera que lleva The Brian...

Lux Prima Lux Prima
DiscosHace 2 meses

Karen O & Danger Mouse – “Lux Prima”

Existen diferentes contextos en los cuales la música se puede concebir y transmitir, desde el sentido vanamente comercial, hasta una...

DiscosHace 3 meses

The Claypool Lennon Delirium – “South Of Reality”

Demás está decir que los álbumes colaborativos entre dos o más artistas son generalmente obras que gozan de cierto pie...

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 5 meses

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 12 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Publicidad
Publicidad

Más vistas