Conéctate a nuestras redes

Cine

Pancho, El Perro Millonario

Publicado

en

Una materia prima en mal estado, por más que se le adorne en el proceso, inevitablemente resultará en un producto deficiente. Es que no es llegar y tomar recursos repetidos con tal de replicarlos sin más, como perezosamente esperando que la película funcione sola. Si bien las piezas a mano son viejas y cuentan con un historial de éxito, se requiere dedicar el mínimo de trabajo mental para hilarlas con coherencia. No se puede confiar en el efectismo y tampoco subestimar al público objetivo basándose en estudios de audiencia, cómodas suposiciones y la ternura de los animales domésticos. La cinta que nos convoca comete todos estos errores y más.

PANCHO, EL PERRO MILLONARIO 01Como dicta su título, Pancho es un perro millonario que habita en una impresionante mansión administrada por Alberto (Iván Massagué), su asistente personal y protector. Puesto que es un animal de negocios, Pancho recibe la oferta de trabajar con Montalbán (Armando Del Río) en su plan de venta de perros de peluche. El problema es que Alberto está al tanto de la explotación infantil detrás del proyecto, por lo que se niega a cooperar. Montalbán, en tanto, no tolerará la negativa y emprenderá una persecución contra ellos.

Sería generoso culpar a la crisis económica de España y acusar la necesidad de generar productos sin cerebro para obtener dinero fácil, pero lo cierto es que ni siquiera se merece ese gesto de nobleza. Nos basta con alcanzar el primer tercio de la escena introductoria para resignarnos ante al fracaso que corre frente a nuestros ojos. Esto es de por sí bastante lamentable, ya que ni siquiera se le puede dar el beneficio de reconocer que al menos su arranque es promisorio y luego decae. Pues no, “Pancho, El Perro Millonario” es un gigantesco descalabro de principio a fin.

PANCHO, EL PERRO MILLONARIO 02Poco y nada puede hacer un film construido en base a una premisa original que jamás debió haber sido aprobada en primer lugar. No sólo obliga a sumisamente aceptar que un perro millonario sería una respetada figura de negocios, sino que tampoco se toma la molestia de elaborar un argumento que alimente esa ocurrencia de verosimilitud para que el relato cuente con el más mínimo porcentaje de consistencia. El trabajo de guión es tan defectuoso, léase lleno de obstaculillos de plasticina, implausibles resoluciones de problemas y un torpe ritmo narrativo, que imaginarse la metodología de su creación es un ejercicio penoso. Se asume, por tanto, que no hubo ningún tipo de asesoría y si la hubo, aquella persona aún no entra en conciencia de su incompetencia.

Hay un desesperado intento por igualar las fórmulas de carácter más prehistórico de la comedia familiar estadounidense en cada uno de los aspectos que componen la obra cinematográfica, fallando con mayúscula en la intención. Personajes de una unidimensionalidad insoportable, que desde el minuto uno sabremos cómo terminarán, actuaciones caricaturescas que nos enseñan reacciones que no corresponden con la situación, musicalización interminable y muchas veces fuera de tono con las PANCHO, EL PERRO MILLONARIO 03escenas, y un humor soso que, a la fuerza, busca conseguir una sonrisa que nunca llega a través de textos sin agudeza ni sentido y derechamente aburridos.

Lo bueno que queda de este tipo de producciones, es entender de una vez por todas que no es llegar y encapricharse con hacer una cinta familiar, sólo porque parece sencillo y se ambiciona con encantar a los niños. Como todo género, tiene sus propios códigos que deben ser llevados a cabo con un talento que no debe ser subestimado. Cuando esta consideración se pasa por alto y se peca de soberbia, tenemos la mala fortuna de ser castigados con barbaridades como esta. Ni siquiera el perro le otorga una dosis de encanto, siendo la falsedad de sus humanizadas acciones demasiado evidentes al ojo. Incluso agradecerle el esfuerzo sería darle limosna. Simplemente olvidable.

Por María José Álvarez

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Mujercitas

Publicado

en

Mujercitas

2019 fue un gran año para el coming-of-age. “Good Boys” y especialmente “Booksmart” nos entregaron visiones nuevas sobre cómo representar la adolescencia y el paso a la adultez en el nuevo milenio. Sin embargo “Mujercitas” nos recuerda que las clásicas historias sobre romance pueden seguir vigentes, y que son clásicos por una razón. Greta Gerwig adapta y actualiza la historia de las hermanas March (y hasta cierto punto la historia de su creadora, Louisa May Alcott) y nos entrega una bella historia sobre amor –tanto romántico como fraternal–, dolor y crecimiento.

“Mujercitas” cuenta la historia de las hermanas March, Meg (Emma Watson), Jo (Saoirse Ronan), Beth (Eliza Scanlen) y Amy (Florence Pugh), principalmente desde la perspectiva de Jo. Las seguimos a través de su adolescencia y su paso a la adultez a fines de la Guerra Civil norteamericana, sus aventuras, sufrimientos y amores, profundizando especialmente en su relación con sus vecinos, Theodore Laurence (Timothée Chalamet) y su abuelo (Chris Cooper).

Es difícil explicar la trama de la película sin entrar en simplificaciones que flaco favor le harían, ya que, si bien se podría decir que “Mujercitas” trata sobre la relación entre Jo March y Theodore Laurence, la verdad es que la película habla sobre mucho más. Greta Gerwig, en su magistral sensibilidad, se asegura de mantener a sus personajes interesantes tanto en los momentos más dramáticos, como en las situaciones más nimias, haciendo que la cotidianeidad de las hermanas (verlas desayunando, jugando, entre otras cosas) adquiera relevancia y profundidad. Cada momento cuenta, cada momento nos dice algo sobre la familia, el amor y la bondad. Esto, a pesar de que los personajes a veces se pueden sentir un poco cliché.

Cada hermana es un poco arquetípica dentro del mundo de novela romántica de fines del siglo XIX. Jo es la niña tomboy con pretensiones artísticas, que se rehúsa a pensar en romance; Meg es la hermana mayor, bondadosa y romántica; Amy es la menor, celosa e inmadura; y Beth es la más balanceada, sensata y con un profundo sentido moral. Es incluso posible hacer un paralelo directo con las hermanas Bennet de la novela “Orgullo y Prejuicio” y sus posteriores adaptaciones, lo que hace que a ratos sintamos que ya hemos visto a estos personajes.

Afortunadamente, gracias a un guion que nos permite conocer a las cuatro hermanas en profundidad, viéndolas crecer y evolucionar como personajes, y también a las brillantes actuaciones de todo el elenco, los personajes logran escapar del cliché y se transforman en personas de carne y hueso. Sus acciones son comprensibles y sus reacciones se sienten honestas, particularmente por la sutileza de las interpretaciones. Los momentos más dramáticos son tratados actoralmente de manera elegante y contenida, entregando una ventana mucho más potente a la interioridad de los personajes.

Entrando en un aspecto técnico, la película es impecable. El uso del encuadre y la iluminación a menudo adquieren un gran protagonismo, generando atmósferas y sensaciones que reflejan también el estado de los personajes. Los colores cálidos y los rayos de luz que Greta Gerwig usa para retratar la adolescencia de las hermanas March genera una atmósfera de ensueño, lo que, sumado a una puesta en escena teatral, se siente casi como un cuento de hadas. En contraste, la adultez es retratada en colores fríos y apagados, reflejando la melancolía de los personajes, utilizando además un lenguaje más naturalista en la puesta en cámara. Esto, en conjunto con una hermosa banda sonora, hace que la película sea una montaña rusa de emociones.

“Mujercitas” es una película sumamente especial y llena de gracia, es una historia bellísima y atemporal, es tanto estudio de personaje como melodrama de época y al final (discutible si lo logra o no) se aventura en un ejercicio metalingüístico sobre el arte de narrar. Es una película ambiciosa que, a pesar de centrarse en algunos temas que podrían considerarse anticuados, entrega profundas reflexiones sobre el amor, la familia y el espacio que la feminidad ocupa en la sociedad, temáticas siempre contingentes. En casi todo aspecto, “Mujercitas” es un triunfo narrativo y cinematográfico.


Título Original: Little Women

Director: Greta Gerwig

Duración: 135 minutos

Año: 2019

Reparto: Saoirse Ronan, Timothée Chalamet, Emma Watson, Florence Pugh, Eliza Scanlen, Laura Dern, Meryl Streep, James Norton, Louis Garrel, Bob Odenkirk, Chris Cooper, Tracy Letts


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 2 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 2 meses

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 2 meses

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 2 meses

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas