Conéctate a nuestras redes

Cine

Operación Ultra

Publicado

en

Por más que la relevancia de los actores sobre el resultado final de un largometraje sea menor respecto a la de otras figuras, como las del director o los guionistas, es mucho más frecuente que el éxito o el fracaso de una determinada cinta se termine endosando a las personas que aparecen frente a la cámara, y no tras ella. ¿De qué otro modo sería, si la mayor parte de los espectadores va al cine con la intención de ver qué tan espectaculares son los personajes que les vendieron previamente en la sinopsis del film en cuestión? Sobre esta misma lectura, cuando una película es valorada de forma positiva por el público en primera instancia, la sola idea de juntar nuevamente a los actores que, en AMERICAN ULTRA 01teoría, fueran los responsables del buen recibimiento de la propia, parece surgir naturalmente. El gran problema de lo anterior, pasa por restarle méritos a las historias para entregárselos a los rostros visibles en ella.

¿Qué tiene que ver toda esta verborrea con “Operación Ultra”? Considerando que dicho largometraje está protagonizado por Jesse Eisenberg y Kristen Stewart, quienes hace seis años coincidían en “Adventureland” (2009) para comenzar a darle impulso a sus respectivas carreras, pues, mucho. En esta oportunidad, la cinta dirigida por Nima Nourizadeh (“Project X”, 2012) no aborda las crisis adolescentes en plan coming-of-age que tienen a un parque de diversiones como su locación fundamental; nada más alejado de aquello, el trabajo de Nourizadeh se trata de la joven y despreocupada pareja formada por Mike y Phoebe (Eisenberg y Stewart), los que, de la noche a la mañana, se ven envueltos en un problema con la CIA, decidida a acabar de la manera que sea con Mike, quien en realidad es un agente experimental del mismo organismo que ha sido activado. Sin entender lo que está pasando, Phoebe y Mike tendrán que escapar de sus captores, mientras el último busca la forma para protegerse a él y a Phoebe a la vez.

AMERICAN ULTRA 02Los clásicos pololos proyectados sobre una vida en común, quienes antes de descubrirse cómplices circunstanciales, ya eran dependientes entre sí. Si la ecuación lleva drogas mediante –casi pura marihuana, para evitar alarmar a alguien-, las expectativas de crecimiento se supeditan a sólo mantener un trabajo y, aparte, existe una persecución iniciada por los motivos que fueren, ¿por qué no es suficiente para el film la presencia de una dupla como la de Eisenberg y Stewart, quienes, en su versión más desaliñada, calzan perfectamente sobre este escenario? Es la confusión entre asumir un riesgo y mezclar peras con manzanas (y naranjas y sandías) lo que ocurre finalmente con “Operación Ultra”. Y es que la película, indistintamente que acomode un relato muy improbable, incluso en la propia ficción, nunca se decide por un género en particular, quedando la historia relegada a cómo el espectador se cuadre con alguno de esos estilos. Gran inconveniente si pensamos que el título apenas alcanza los 96 minutos de duración, haciendo imposible desarrollar cada uno de esos tratamientos de manera solvente.

Por un lado, tenemos el drama que representa el complejo interior de Mike, quien arrastra sobre sus mismos asuntos identitarios y/o existenciales a la figura de Phoebe. Luego, está la acción encapsulada en lo más destacado de la producción, por cuanto ahí se introduce el espacio para elaborar el ritmo del relato, importantísimo si observamos su breve metraje. Y después, se encuentra la comedia favorecida en los personajes secundarios que, si bien se muestran interesantes en un principio, terminan declinando por no explorárseles lo necesario –el rol de John Leguizamo, siendo la AMERICAN ULTRA 03copia de la copia del grueso de los papeles que hiciera en los 90, en ocasiones resulta bastante divertido–. Bajo estas consideraciones, más allá del parecido evidente que se pueda establecer con cada una, “Operación Ultra” es la participación inconsistente de “Requiem For A Dream” (2000), “Pineapple Express” (2008) y la mencionada “Adventureland”. Ciertamente, lo anterior suena a algo que sería descabezado, inclusive sin ver el largometraje.

Ver una película como “Operación Ultra” se va transformando en un ejercicio muy extraño; no porque sea difícil enganchar sobre la historia misma, que está construida a partir de la lógica dominante en cuestiones de espionaje y conspiraciones para el cine; tampoco por la manera en cómo esta se va desplegando, porque, a pesar de que trasluzcan errores en la forma, aquellos no son determinantes; con menor razón por la práctica de los actores, quienes estando reciclados desde otros argumentos, logran sacar bien la tarea y son los últimos responsables en el lleno parcial de las ilusiones cinematográficas; no, aquí la contra se relaciona con la orientación que se utiliza sobre los temas tratados, y nada más.

Por Pablo Moya

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Maléfica: Dueña del Mal

Publicado

en

Maléfica

El estreno de producciones animadas Disney en versiones live action ha traído discusiones frente a la real relevancia que dichas cintas tienen en el panorama actual. Y lo cierto es que la curiosidad de la audiencia asegura el éxito comercial. Sin embargo, el duplicado de estas producciones, dejando a un lado la originalidad de sus primeras versiones, obliga a recurrir a una expansión un poco más libre sobre la interpretación de los cuentos clásicos que inspiraron las obras del estudio. En este caso, el estreno de “Maleficent” en 2014 insinuó ciertos elementos que pretendían otorgar frescura a la reinvención de la malvada antagonista de “Sleeping Beauty” (1959).

Luego de varios años de los hechos ocurridos en la primera cinta, “Maléfica: Dueña del Mal” se centra en la relación que la oscura hada (Angelina Jolie) tiene con Aurora (Elle Fanning), luego de que esta anunciara su matrimonio con el príncipe Phillip (Harris Dickinson). La unión entre el reino y el páramo traerá rencillas entre humanos y hadas, poniendo a Maléfica y Aurora en lados opuestos para, a la vez, enfrentarse a un enemigo en común.

La primera cinta, con énfasis en la oscura hada, centraba su atención en cómo la traición forjaba las motivaciones de Maléfica, llevándola a actuar en venganza, siendo este su principal motor. La villana, que aparecía en la cinta original de 1959, se despojaba de un velo superficial, permitiendo escarbar entre sus profundas heridas y dejando entrever las razones para seguir con un plan trazado desde el momento en que se vio decepcionada con la raza humana.

Esta segunda parte deja a un lado la exploración de Maléfica hacia su pasado, concentrándose principalmente en su relación con Aurora y cómo juntas han mantenido la paz entre las criaturas del páramo y el reino de los humanos. Entre ellas se ha forjado un lazo cercano al de madre e hija, y los momentos retratados a solas dan cuenta de cómo su relación ha evolucionado y, al mismo tiempo, sitúa la urgencia cuando la paz que han construido se ve amenazada por el miedo y el poder de una fuerza externa que aparece temprano en el desarrollo del relato.

Una vez separadas, la cinta se toma el tiempo para explorar un lado más vulnerable de Maléfica, el que tiene relación con el origen de su raza y la forma en que la nueva conexión con los de su especie servirá como llama para encender una lucha interna que se veía apagada. Sin embargo, la exploración de aquel lado es trabajado de tal manera, que sólo la superficie es visible, pero no deja espacio para profundizar en cómo este descubrimiento realmente afecta a la protagonista, otorgando a la audiencia llenar ciertos espacios sólo gracias a las reacciones que el personaje tiene frente a ciertos estímulos.

La construcción visual del mundo ficticio donde habitan los personajes está basada principalmente en CGI, recurso que apoya la exploración de un mundo que sobreexplota colores y el diseño de algunas de las criaturas que habitan el lugar. El uso de imágenes creadas digitalmente está justificado frente al mundo de fantasía que se está presentando, pero, al mismo tiempo, su uso afecta visualmente la interacción entre humanos y criaturas, por lo tanto, es necesario entrar en este universo con ojos crédulos frente a lo que ocurre en pantalla.

Dirigida claramente para un público infantil, “Maléfica: Dueña del Mal” no reúne el mínimo compendio de características para sostenerse como una secuela necesaria, olvidando los elementos que le otorgaron frescura a su antecesora y fallando principalmente en la exploración de su protagonista, quien con sus apariciones no justifica la existencia de esta producción.


Título Original: Maleficent: Mistress of Evil

Director: Joachim Rønning

Duración: 118 minutos

Año: 2019

Reparto: Angelina Jolie, Michelle Pfeiffer, Elle Fanning, Ed Skrein, Chiwetel Ejiofor, Juno Temple, Sam Riley, David Gyasi, Lesley Manville, Imelda Staunton, Harris Dickinson, Jenn Murray


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Free Free
DiscosHace 2 días

Iggy Pop – “Free”

Puede parecer extraño que un artista que ha hecho literalmente lo que se le ha antojado a lo largo de...

DiscosHace 3 días

Diego Lorenzini – “De Algo Hay Que Morir”

El ingenio de la cultura chilena es algo que se ha instaurado como característica generalizada, como también la capacidad de...

Close It Quietly Close It Quietly
DiscosHace 4 días

Frankie Cosmos – “Close It Quietly”

Casi como una poeta del “Hágalo Usted Mismo” o filosofía DIY de habitación adolescente estadounidense, emergió el nombre de Frankie...

The Center Won't Hold The Center Won't Hold
DiscosHace 1 semana

Sleater-Kinney – “The Center Won’t Hold”

¿Hasta qué punto se considera un cambio de dirección? Muchas veces se genera un debate cuando una banda decide incursionar...

Lost Girls Lost Girls
DiscosHace 1 semana

Bat For Lashes – “Lost Girls”

Cuando Natasha Khan lanza un nuevo disco, un mundo lleno de posibilidades y de fantasía se abre. A través de...

Atonement Atonement
DiscosHace 2 semanas

Killswitch Engage – “Atonement”

Hoy en día, en la época del streaming, donde un single es más importante que un álbum, cuesta generar altas...

Schlagenheim Schlagenheim
DiscosHace 2 semanas

Black Midi – “Schlagenheim”

Históricamente, la energía proveniente de la juventud es un factor vital para el panorama del rock; una virtud que ha...

Patio 29 Patio 29
DiscosHace 2 semanas

Slowkiss – “Patio 29”

A veces se puede estar muy cerca del abismo y del fin. Allí, las experiencias y los recuerdos pueden ser...

Norman Fucking Rockwell Norman Fucking Rockwell
DiscosHace 3 semanas

Lana Del Rey – “Norman Fucking Rockwell!”

En 2011, Lizzy Grant lanzó la canción que la convertiría en la estrella con la que siempre soñó ser. Como...

Infest The Rats’ Nest Infest The Rats’ Nest
DiscosHace 3 semanas

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Infest The Rats’ Nest”

King Gizzard & The Lizard Wizard vuelven a experimentar en el estudio, dando con su versión más pesada. En “Infest...

Publicidad
Publicidad

Más vistas