Contáctanos
No Estoy Loca No Estoy Loca

Cine

No Estoy Loca

Publicado

en

Nicolás López, el hombre detrás de películas como “Aftershock” (2012) o “Sin Filtro” (2016), llega nuevamente al cine de la mano de “No Estoy Loca”, una producción nacional que vuelve a utilizar a Paz Bascuñán en la conocida receta que ha rendido frutos en otros encuentros entre la actriz y el director. El filme sin duda intenta seguir con los patrones ya vistos en los trabajos anteriores de este reconocido dúo, intentando agregar mayor profundidad a la narrativa y propuesta de López. Sin embargo, una vez que se apaga la pantalla el largometraje deja un sabor demasiado “neutro” como para rescatar mayor detalle de su proceso. Un trabajo que funciona, pero que no es ningún producto extraordinario o único en su clase, el que logra sacar una que otra carcajada al público y plantear una serie de miradas interesantes sobre el desarrollo personal y la presión social, a pesar de sus debilidades recurrentes.

La historia trata sobre Carolina (Paz Bascuñán), una mujer de 38 años que vive infeliz en un matrimonio disfuncional, en el momento en que se ve remecida por la realidad al enterarse de su infertilidad y la infidelidad de su marido. Desde este punto, la vida de la protagonista tomará un giro en 180 grados como consecuencia de sus decisiones, hasta convertirse en un infierno al verse internada en la clínica psiquiátrica Edén.

Desde el punto de vista de la narrativa, “No Estoy Loca” es, ante todo, la historia de una rehabilitación que juega en clave humorística con los trastornos psiquiátricos para presentar historias humanas y conmovedoras. El problema de este planteamiento es que los padecimientos se caricaturizan hasta el ridículo, haciéndolos no sólo poco creíbles, sino una mera excusa para sacar a relucir el talento de Bascuñán; un fondo sin importancia para colocar a la protagonista en su proceso de auto conocimiento. Para generar este factor emocional, López recurre a la fiel fórmula ya utilizada en “Sin Filtro”: personajes arquetípicos en una historia cliché y auto conclusiva, predecible y con diálogos forzados.

Así, el filme pronto se ve plagado de personajes planos con intervenciones sosas y poco creativas, empantanando las escenas y poniendo en crisis el trabajo actoral de un elenco que trata de sacar el mejor partido posible a sus escasas oportunidades de lograr un resultado que no se vea forzado o trillado. No obstante, precisamente gracias a esa caricaturización unidimensional de todo el universo narrativo de la película, es que se logra el efecto deseado: la historia de Carolina cobra realce por su profundidad y emotividad comparativamente mayor a cualquiera de los otros personajes.

Al anunciarse como una comedia, el humor es –o debiese ser– una pieza central del trabajo realizado en este filme. A diferencia de otras producciones nacionales, “No Estoy Loca” logra un humor más situacional, que no depende enteramente de chistes adultos sobre sexo, sacando risas en la sala de cine a través de todo el largometraje. Sin embargo, y a pesar de ser un humor que funciona, presenta dos grandes puntos de quiebre dignos de mencionar: la emotividad y la falta de tempo. Por una parte, esta película utiliza la emotividad como una forma de entregar mayor profundidad mediante la rehabilitación y auto superación de su protagonista. Ambos momentos –el humorístico y el emotivo– están claramente diferenciados por un quiebre crucial en la historia, giro que transforma lo cómico en inspirador y poco risible. Ahora bien, por otra parte, el tempo es una dificultad seria que la película es incapaz de solucionar: desconoce cualquier tipo de mesura y se rehúsa a dejar de repetir incansablemente sus propios gags. Lo que nos parece gracioso en los primeros minutos de película, prontamente deja de serlo por la repetición hasta el hartazgo, en un movimiento que más parece una súplica por cosechar risas fáciles que un trabajo brillante e hilarante de una comedia.

Desde el punto de vista de las actuaciones y el trabajo de cámara, la historia está totalmente al servicio de Paz Bascuñán. No hay personaje que se vuelva significativo o característico al lado de ella sin parecer hostigoso. Sin embargo, y como consecuencia de los diálogos pobres y la unidimensionalidad de la historia, es difícil encontrar alguna novedad en el trabajo actoral de esta película, más bien se resume a repetir la fórmula segura de López, viendo a los mismos personajes de otras películas pegados en esta historia de psiquiátrico. Sin perjuicio de lo anterior, cabe destacar algunas actuaciones, como la de Antonia Zegers, Ramón Llao y Luis Pablo Román, quienes logran relucir a pesar del claro foco que la película hace en el trabajo de Bascuñán.

En conclusión, “No Estoy Loca” funciona sin ser una obra de arte. No emociona ni hace reír lo suficiente como para convertirse en un referente para el futuro o siquiera pasar de una cinta anecdótica, hija de la fama de “Sin Filtro”. Un filme basado en una fórmula que no le permite ser transgresora, pero que, por esa misma razón, logra funcionar de manera “neutral”, sin hacer daño. No tiene mucho que ofrecer, pero tampoco es una completa pérdida de tiempo.


Título Original: No Estoy Loca

Director: Nicolás López

Duración: 90 minutos

Año: 2018

Reparto: Paz Bascuñán, Ignacia Allamand, Ariel Levy, Ramón Llao, Fernanda Urrejola, Antonia Zegers, Loreto Aravena, Gabriela Hernández, Carolina Paulsen, Marcial Tagle, Alison Mandel


Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Cine

3 Anuncios Por Un Crimen

Publicado

en

3 Anuncios Por Un Crimen

El director inglés Martin McDonagh ha probado con astucia en dos producciones –”In Bruges” (2008) y “Seven Psychopaths” (2012)– la manera para desarrollar una aguda comedia negra que puede ser entretenida e inquietante a la vez. Su última producción, “3 Anuncios Por Un Crimen”, reciente ganadora del Globo de Oro a la Mejor Película Dramática, se adentra sin miedo en un relato crudo y visceral sobre la violencia, el abuso y la injusticia en tiempos donde la discusión sobre estos temas sigue vigente.

Mildred Hayes (Frances McDormand) ha esperado por meses que se encuentre al culpable del brutal asesinato de su hija. Cuando ya no parece haber respuesta, decide publicar tres grandes anuncios en el camino hacia su pueblo con controversiales mensajes dirigidos hacia el jefe de policía, William Willoughby (Woody Harrelson). Así, Mildred inicia una batalla en contra de las autoridades, destapando la ineficiencia del sistema policial.

“3 Anuncios Por Un Crimen” se centra en el dolor y las consecuencias alrededor de una muerte en medio del desconsuelo de una madre, pues es a través de ella que se canaliza la aflicción y la rabia que la motivan a iniciar una incesante búsqueda de justicia. Mildred es un personaje complejo, que va mostrando sus capas paulatinamente, siendo su carácter impulsivo e impetuoso el causante de provocar decisiones poco predecibles y que pondrán en jaque al resto de los personajes. Gracias a la interpretación de Frances McDormand, Mildred parece real; es una persona que también falla y se ha construido a partir de estas imperfecciones, pero su determinación la hace parecer implacable. La muerte de su hija la empuja a endurecerse aún más, actuando desde el sufrimiento, pero nunca asumiéndose como víctima; por el contrario, toma el control con valentía, enfrentándose a un sistema que se siente capaz de doblegarla, donde su resistencia la hace persistir.

El brutal crimen no sólo trae consecuencias en el núcleo familiar de la joven, sino que repercute en todo el pueblo. La lucha que ha iniciado Mildred está dirigida principalmente hacia la policía del lugar, quienes representan la corrupción moral y la falla estructural de un sistema que no está funcionando, provocando la frustración y decepción de quienes habitan el lugar, quienes han normalizado este fracaso, asumiendo este funcionamiento e incluso cuestionando el actuar de la protagonista.

A través de dos personajes secundarios lo suficientemente fuertes para acompañar este crudo relato, la batalla entre la justicia y el abuso de poder se hace evidente. Por un lado, el jefe de policía es un hombre que cree poseer una amplia compresión del contexto en el que están insertos, pero que asume con decepción el fracaso del sistema, por lo que sus intentos por cambiarlo no parecen ser los suficientes y, aunque comprende el sufrimiento de Mildred, mira con reticencia sus acciones. Por otro lado, el oficial Dixon (Sam Rockwell) es quien encarna el discurso más incómodo de digerir, y que a la vez simboliza de manera tangible uno de los cuestionamientos más complejos del relato.

Las temáticas que la cinta trabaja podrían cargarla hacia un drama pesado y abrumador, pero son los respiros de su humor agudo los que la hacen tomar pausas y situarla como una comedia negra alrededor de un tema sensible. Es a través de diálogos incómodos, mediante el uso de un lenguaje fuerte y desvergonzado, donde abundan los comentarios racistas y sexistas, y planta su naturaleza provocadora y controversial. Sin embargo, estas situaciones se hacen cargo de lugares olvidados y socialmente rechazados desde sus bases. Si bien, este filme no hace un análisis en profundidad sobre el tema, existe la intención de entender su origen y abrir el diálogo hacia la comprensión del contexto sociopolítico de los personajes. En ese sentido, la evolución de uno de sus caracteres lo empuja hacia la redención, situando al espectador en una posición incómoda, donde se nos pide que el concepto de empatía prevalezca, en una cinta en que no se pide ni se entrega perdón.

“3 Anuncios Por Un Crimen” no pasa desapercibida y puede ser una cinta difícil de ver cuando su premisa resulta ser tan delicada, pero la discusión que arma alrededor la vuelve necesaria. En ese sentido, reflexiona bruscamente sobre la violencia, sin pretensiones de enseñar una lección moral. Pone a la frustración y la injusticia al centro de una historia que se cruza y choca con la tolerancia frente a ideas y discursos, donde la empatía se vuelve fundamental para explorar en mayor profundidad los síntomas de una sociedad que sin duda está cambiando.


Título Original: Three Billboards Outside Ebbing, Missouri

Director: Martin McDonagh

Duración: 115 minutos

Año: 2017

Reparto: Frances McDormand, Woody Harrelson, Sam Rockwell, Lucas Hedges, Peter Dinklage, John Hawkes, Abbie Cornish, Caleb Landry Jones, Brendan Sexton III, Samara Weaving, Kerry Condon


Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

The Dark Side Of The Moon The Dark Side Of The Moon
DiscosHace 1 mes

El Álbum Esencial: “The Dark Side Of The Moon” de Pink Floyd

No hay que ser seguidor de Pink Floyd para reconocer que “The Dark Side Of The Moon” marca uno de...

Low In High School Low In High School
DiscosHace 1 mes

Morrissey – “Low In High School”

Hubo una época en que no teníamos el poder de juzgar instantáneamente a las personas en la plaza pública virtual...

Utopia Utopia
DiscosHace 1 mes

Björk – “Utopia”

El espejo es inclemente. El paso del tiempo es implacable. Los cambios forzosos desgastan, y eso se nota en las...

Who Built The Moon? Who Built The Moon?
DiscosHace 1 mes

Noel Gallagher’s High Flying Birds – “Who Built The Moon?”

Luego de haber recorrido todo el mundo presentando su “Chasing Yesterday” (2015), Noel Gallagher comenzó a cuajar el tercer larga...

Ununiform Ununiform
DiscosHace 1 mes

Tricky – “Ununiform”

Inglaterra ha sido tierra fértil para las reinvenciones musicales, las nuevas escenas e incluso nuevos estilos. Tal es el caso...

Pacific Daydream Pacific Daydream
DiscosHace 1 mes

Weezer – “Pacific Daydream”

Musicalmente los años noventa se presentaron como una década estruendosa, agitada, combativa y cambiante. De aquellos años, en la mayoría...

The Dusk In Us The Dusk In Us
DiscosHace 1 mes

Converge – “The Dusk In Us”

Este ha sido un año grandioso para los fanáticos de Converge. En marzo sorprendieron con “Jane Live”, registro en vivo...

Ex La Humanidad Ex La Humanidad
DiscosHace 2 meses

Electrodomésticos – “Ex La Humanidad”

El pavimento quema las retinas y el reflejo de un sol inclemente se potencia por el efecto de las fachadas...

Unknown Pleasures Unknown Pleasures
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “Unknown Pleasures” de Joy Division

Hacia finales de la década del 70, el mundo del rock parecía transformarse con mayor premura de lo que lo...

Luciferian Towers Luciferian Towers
DiscosHace 2 meses

Godspeed You! Black Emperor – “Luciferian Towers”

Godspeed You! Black Emperor es de esas bandas que ha logrado construir una identidad reconocida. Cuando suenan, se sabe que...

Publicidad

Más vistas