Conéctate a nuestras redes

Cine

Nadie Sobrevive

Publicado

en

Podemos decir, con justo derecho, que en el cine está todo hecho y que, desde cierto punto, todo lo que nos queda es apreciar las mismas premisas de siempre con toques o sellos propios de cada realizador. Sobre esta base, es fácil saber hacia dónde se dirige una película después sus primeros NO ONE LIVES 01minutos de metraje, aunque a veces no lo es tanto. El director Ryûhei Kitamura hace posible que un recurso tan repasado como “una inmueble, un grupo de víctimas y un asesino”, parezca no tan desgastado y siga dando material para disfrutar en pantalla.

Una pandilla de delincuentes, luego de un fallido intento de robo, ve en una joven pareja la oportunidad de lograr una ganancia al final del día. Cuando el secuestro de los inadvertidos viajeros parece ir de acuerdo al plan para los ladrones, Flynn (Derek Magyar), el integrante impredecible de la banda, encuentra una inesperada tercera viajera, Emma Ward (Adelaide Clemens), quien resultará ser un inesperado eslabón que los vinculará a un antiguo caso policial de secuestro y asesinato, más allá de la imaginación de la desafortunada banda de delincuentes, convirtiéndolos a ellos en víctimas. Es de esta forma cómo el grupo de secuestradores descubren que escogieron literalmente a la víctima equivocada.

NO ONE LIVES 02Cuando se recuerdan los antecedentes cinematográficos de Kitamura, se entiende que “Nadie Sobrevive” sea una de esas cintas que buscan satisfacer a una audiencia muy específica, aun así desde su obra “Versus” (2000) es notable la evolución de su trabajo sin dejar de ser fiel a sus técnicas y principios. Una de las virtudes de “Nadie Sobrevive” es el potente carácter de los personajes principales. Luke Evans hace un excelente papel de antihéroe-psicópata-asesino, recurre a rasgos clásicos como la voz raspada y una estampa estoica, que hace recordar al memorable personaje Hannibal Lecter, aportando de vez en cuando cierto humor negro en algunas líneas de diálogo, exponiendo la naturaleza seductora del psicópata con sus víctimas. Por su parte, Adelaide Clemens se muestra genial como en la mayoría de sus interpretaciones, haciendo deslumbrar la delicada belleza e irónico carácter de su personaje, Emma, entre tanta sangre y violencia.

Sin embargo, esto parece eclipsar al resto de los personajes, provocando que a ratos los diálogos entre los integrantes de la banda de delincuentes parezcan torpes e improvisados, generando minutos de conversación que apuntan circularmente a la nada, bordeando lo cómico en escenas que claramente no buscan serlo. Aun así, la cinta logra hacer de un estereotipo algo renovado que, NO ONE LIVES 03dependiendo del espectador, cautivará o aburrirá hasta la somnolencia. El director Kitamura logra poner su marca en un cliché cinematográfico a través de escenas muy bien pensadas y formas más que creativas de adornar una historia que se salva de ser violenta porque sí, haciéndola tolerable incluso para espectadores de estómago débil.

“Nadie Sobrevive” es una película que no se queda corta en inventiva estética, velocidad de la historia, y villanos entrañables, sin embargo, por alguna razón rodea a las del tipo B y todo lo que ello implica: litros de sangre, muertes creativas, víctimas corriendo que tropiezan con la más pequeña de las piedras, vacíos en el guión y un aceptable toque de gore, rasgos no precisamente negativos, pero que no se puede esperar agrade a cualquiera. A fin de cuentas, “Nadie Sobrevive” logra su humilde cometido: entretener.

Por Daniel Venegas

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Mujercitas

Publicado

en

Mujercitas

2019 fue un gran año para el coming-of-age. “Good Boys” y especialmente “Booksmart” nos entregaron visiones nuevas sobre cómo representar la adolescencia y el paso a la adultez en el nuevo milenio. Sin embargo “Mujercitas” nos recuerda que las clásicas historias sobre romance pueden seguir vigentes, y que son clásicos por una razón. Greta Gerwig adapta y actualiza la historia de las hermanas March (y hasta cierto punto la historia de su creadora, Louisa May Alcott) y nos entrega una bella historia sobre amor –tanto romántico como fraternal–, dolor y crecimiento.

“Mujercitas” cuenta la historia de las hermanas March, Meg (Emma Watson), Jo (Saoirse Ronan), Beth (Eliza Scanlen) y Amy (Florence Pugh), principalmente desde la perspectiva de Jo. Las seguimos a través de su adolescencia y su paso a la adultez a fines de la Guerra Civil norteamericana, sus aventuras, sufrimientos y amores, profundizando especialmente en su relación con sus vecinos, Theodore Laurence (Timothée Chalamet) y su abuelo (Chris Cooper).

Es difícil explicar la trama de la película sin entrar en simplificaciones que flaco favor le harían, ya que, si bien se podría decir que “Mujercitas” trata sobre la relación entre Jo March y Theodore Laurence, la verdad es que la película habla sobre mucho más. Greta Gerwig, en su magistral sensibilidad, se asegura de mantener a sus personajes interesantes tanto en los momentos más dramáticos, como en las situaciones más nimias, haciendo que la cotidianeidad de las hermanas (verlas desayunando, jugando, entre otras cosas) adquiera relevancia y profundidad. Cada momento cuenta, cada momento nos dice algo sobre la familia, el amor y la bondad. Esto, a pesar de que los personajes a veces se pueden sentir un poco cliché.

Cada hermana es un poco arquetípica dentro del mundo de novela romántica de fines del siglo XIX. Jo es la niña tomboy con pretensiones artísticas, que se rehúsa a pensar en romance; Meg es la hermana mayor, bondadosa y romántica; Amy es la menor, celosa e inmadura; y Beth es la más balanceada, sensata y con un profundo sentido moral. Es incluso posible hacer un paralelo directo con las hermanas Bennet de la novela “Orgullo y Prejuicio” y sus posteriores adaptaciones, lo que hace que a ratos sintamos que ya hemos visto a estos personajes.

Afortunadamente, gracias a un guion que nos permite conocer a las cuatro hermanas en profundidad, viéndolas crecer y evolucionar como personajes, y también a las brillantes actuaciones de todo el elenco, los personajes logran escapar del cliché y se transforman en personas de carne y hueso. Sus acciones son comprensibles y sus reacciones se sienten honestas, particularmente por la sutileza de las interpretaciones. Los momentos más dramáticos son tratados actoralmente de manera elegante y contenida, entregando una ventana mucho más potente a la interioridad de los personajes.

Entrando en un aspecto técnico, la película es impecable. El uso del encuadre y la iluminación a menudo adquieren un gran protagonismo, generando atmósferas y sensaciones que reflejan también el estado de los personajes. Los colores cálidos y los rayos de luz que Greta Gerwig usa para retratar la adolescencia de las hermanas March genera una atmósfera de ensueño, lo que, sumado a una puesta en escena teatral, se siente casi como un cuento de hadas. En contraste, la adultez es retratada en colores fríos y apagados, reflejando la melancolía de los personajes, utilizando además un lenguaje más naturalista en la puesta en cámara. Esto, en conjunto con una hermosa banda sonora, hace que la película sea una montaña rusa de emociones.

“Mujercitas” es una película sumamente especial y llena de gracia, es una historia bellísima y atemporal, es tanto estudio de personaje como melodrama de época y al final (discutible si lo logra o no) se aventura en un ejercicio metalingüístico sobre el arte de narrar. Es una película ambiciosa que, a pesar de centrarse en algunos temas que podrían considerarse anticuados, entrega profundas reflexiones sobre el amor, la familia y el espacio que la feminidad ocupa en la sociedad, temáticas siempre contingentes. En casi todo aspecto, “Mujercitas” es un triunfo narrativo y cinematográfico.


Título Original: Little Women

Director: Greta Gerwig

Duración: 135 minutos

Año: 2019

Reparto: Saoirse Ronan, Timothée Chalamet, Emma Watson, Florence Pugh, Eliza Scanlen, Laura Dern, Meryl Streep, James Norton, Louis Garrel, Bob Odenkirk, Chris Cooper, Tracy Letts


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 2 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 2 meses

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 2 meses

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 2 meses

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas