Conéctate a nuestras redes
Nada Que Perder Nada Que Perder

Cine

Nada Que Perder

Publicado

en

Podríamos decir que Texas es el corazón del Estados Unidos más conservador. Uno donde los hombres portan armas a la luz de la del día, y donde los pozos de petróleo y los hombres vestidos de vaquero son parte del paisaje. Un lugar demasiado tradicional para algunos (muy seguro, dirán otros) y que el cine ha aprovechado tanto como escenario para películas de terror, así como para clásicos western, donde abundan historias de blancos contra indios o policías atrapando ladrones, y cuyo clímax suele extenderse en el encuentro de dos enemigos que se baten por alzar las pistolas primero. Un panorama que sabe un poco añejo, pero que “Nada Que Perder” articula con consciencia, sagacidad, donde una vieja estructura se desarrolla y tensiona con una perspectiva actual y social.

Toby (Chris Pine), un padre que desea asegurar el futuro de sus hijos, y Tannen Howard (Ben Foster), un impulsivo ladrón que hace poco ha salido de la cárcel, son dos hermanos tejanos que deciden asaltar el banco que le está cobrando la hipoteca de su granja para pagar sus deudas. Ambos atracarán por varias sucursales de Texas, mientras dos policías, siguen sus pasos para detener un próximo asalto.

Al igual que cualquier película de policías y ladrones, “Nada Que Perder” es la historia de la persecución y el intento de dos delincuentes por no ser atrapados. Algo que podría sonar conocido hasta el hartazgo, pero que su director, David Mckenzie, y su guionista Taylor Sheridan han urdido con sencillez, inteligencia, humor y una cierta impronta social.

Como sostenida en el aforismo “menos es más”, esta película ha optado por la simpleza del relato, que a su vez evidencia lo mucho –y bien– que ha sido pensado. La fórmula del asalto de los hermanos Howard es el clásico modus operandi y la investigación de los policías sigue el conducto regular, pero su curso y sus diálogos son diseñados con una agudeza que se refleja a lo largo del guion. Este, además, ha sido cimentado en una brillante construcción de personajes, donde posiblemente sus dos mejores caracteres sean Marcus y Tannen, ambos ejemplar y brillantemente personificados por Jeff Bridges y Ben Foster, respectivamente. En ellos se revela su luz y sombra, pero sobre todo su humor y singularidad. Mientras Tannen es un impulsivo ladrón adicto a la acción y cuyo proceder raya en lo absurdo, Marcus es un policía ad portas de la jubilación, con un humor negro que raya en lo racista, pero coherente con su personalidad y al que Bridges ha dotado de una gestualidad única. A ellos se suma un solemne Chris Pine y un Bill Cunninghan demasiado paciente con su jefe, más una larga tropa de enérgicos secundarios con momentos dignos de recordar.

“Nada Que Perder”, aun en estos lados, donde la realidad tejana parece estar basada más en mitos que en verdades, nos ofrece una historia de pueblos chicos e infiernos grandes. La acción de robar, sin observarse de modo condescendiente, expone cómo las deudas abruman tanto a los protagonistas como al resto de su pueblo, así como el poder de un banco no se evidencia sólo en la cantidad de dinero que es extraída de ellos, sino en cómo gobiernan y ganan en más de una forma. La película de Mckenzie es más que una historia de cacería de ladrones: es una reflexión sobre la realidad del sur estadounidense, que también se expresa de modo sencillo y realista. Mediante frases que aparecen como chispazos, los personajes dan cuenta de la dureza en la que se mueven, mientras intentan seguir resolviendo sus propios problemas.

La dirección artística y la estética es consecuente con el relato: simple, pero poderosa. La luz y el color son aprovechados en su discreción y limpieza. Sucede lo mismo con los planos y la música, donde los primeros son claros, simétricos y bien armados, lo que permite sacar más provecho a los diálogos; y donde la segunda es usada con justicia. Si bien, se ha publicitado cuantiosamente la participación musical de Nick Cave y Warren Ellis, a lo largo de la cinta su presencia es más bien reducida, pero aplicada con astucia y siguiendo la lógica de la cinta.

Elocuente y coherente en su ejecución, “Nada Que Perder” es una historia sencilla y orgánica, mediante la que podemos conocer con mayor densidad la realidad del Estados Unidos sureño y granjero, uno que a veces conocemos de modo superficial y hasta caricaturesco, sin embargo, lo hace a través del sentido del humor, diálogos disruptivos y un trabajado guion. Un western sobre ruedas que, más que un intento por reavivar un tipo de cintas, ha reutilizado sus recursos para contar una nueva vieja historia.


Título Original: Hell Or High Water

Director: David Mackenzie

Duración: 102 minutos

Año: 2016

Reparto: Jeff Bridges, Chris Pine, Ben Foster, Gil Birmingham, Katy Mixon, Dale Dickey, Kevin Rankin, Melanie Papalia, Lora Martinez-Cunningham, Amber Midthunder, Dylan Kenin


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

El Llamado Salvaje

Publicado

en

El Llamado Salvaje

El CGI (Computer Generated Imagery) en el cine es a menudo un tema controversial al ser a veces mal utilizado, o ser técnicamente deficiente. A veces el efecto que genera es simplemente espantoso, como en el caso de “Cats” (2019), en otras busca ser casi lo único valioso en una película, más que historia o personajes, como en el caso de “Avatar” (2009). Esto se debe en gran medida a que es un recurso relativamente nuevo en la historia del cine, y las capacidades técnicas de los efectos especiales siempre están evolucionando. Algo notable de “El Llamado Salvaje” desde un principio es el uso de CGI para generar personajes casi en su totalidad, lo que es definitivamente una apuesta arriesgada. Sin embargo, el resultado, a pesar de no ser perfecto, es un buen camino a seguir para la industria en el futuro.

La historia sigue a Buck, un perro grande y afable, criado por una acaudalada familia en California, que es secuestrado y vendido durante la Fiebre del Oro, y enviado a Yukon, al norte de Canadá. Ahí vivirá diversas aventuras y conocerá a diferentes perros y personas que lo acercarán a su lado más salvaje, lo que finalmente lo llevará a su destino.

“El Llamado Salvaje” es una sólida película de aventuras, en gran medida porque el personaje principal es profundamente querible. Pese a que puede ser sumamente difícil generar empatía con un protagonista que no habla, por lo que se vuelve difícil entrar en su mundo interior, el film toma las decisiones adecuadas de utilizar una voz en off que a menudo nos dice lo que piensa, y hacer uso del CGI para darle al animal un gran rango de emociones y personalidad. Inmediatamente somos capaces de conectarnos con Buck, y además de entender su relación con los otros animales que conoce, los que también son sumamente expresivos.

Y ese es uno de los grandes aciertos de la película. El uso que le da al CGI tiene más que ver con construir personajes expresivos y queribles que con buscar un fotorrealismo que sea técnicamente sorprendente, o con generar un mundo de fantasía que sea el gancho de la cinta. A diferencia de “The Lion King” (2019), acá los personajes caninos están llenos de expresividad y personalidad, incluso a pesar de no tener voz, y esto es casi en su totalidad a lo efectivo del CGI.

Aunque, claro, la falta de prolijidad técnica en la animación de los personajes se siente, y en algunas escenas casi llega a distraer de la historia. Hay momentos en que estos no alcanzan a mezclarse bien con su ambiente y se sienten como personajes de videojuego, moviéndose por un ambiente de manera desconectada. Sin embargo, el film completo genera una sensación de fantasía y plasticidad que se complementa bien con este aspecto.

Básicamente, todo es un poco plástico, pero al menos de manera coherente. Se siente como un film animado, tanto por su textura visual como por su puesta en escena, lo que tiene sentido, considerando que es la primera película live action del director Chris Sanders, famoso por “Lilo & Stitch” (2002) y “How To Train Your Dragon” (2010) y “The Croods” (2013). Esto lleva a que los momentos en que el CGI falla se vuelvan menos choqueantes y nunca lleguen a ser más llamativos que la historia en sí.

“El Llamado Salvaje” no es una película perfecta, tiene algunas falencias de guion, algunos de sus personajes (particularmente los villanos) son algo caricaturescos y el final se vuelve sobre explicativo, alargándose y siendo innecesariamente cursi. Sin embargo, al igual que el viaje de Buck, es una película con altos y bajos: una vez terminada, es un viaje que valió la pena tomar. Y no sólo eso, es también un buen ejemplo de las posibilidades narrativas que puede tener el uso de CGI en el cine, si dejamos de centrarnos en el aspecto técnico y volvemos a concentrarnos en la historia y los personajes.


Título Original: The Call Of The Wild

Director: Chris Sanders

Duración: 105 minutos

Año: 2020

Reparto: Harrison Ford, Dan Stevens, Bradley Whitford, Karen Gillan, Omar Sy, Jean Louisa Kelly, Terry Notary, Cara Gee, Colin Woodell, Wes Brown, Anthony Molinari, Brad Greenquist


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Hotspot Hotspot
DiscosHace 2 días

Pet Shop Boys – “Hotspot”

Hace más de tres décadas que el icónico dúo londinense compuesto por Neil Tennant y Chris Lowe dio inicio a...

Marigold Marigold
DiscosHace 1 semana

Pinegrove – “Marigold”

Originarios de New Jersey, y con un sonido característico que toma elementos del indie rock y del country más alternativo,...

The Archer The Archer
DiscosHace 3 semanas

Alexandra Savior – “The Archer”

No tuvieron que pasar siete años de mala suerte –como rezan los primeros versos del álbum– para que Alexandra Savior...

There Is No Year There Is No Year
DiscosHace 3 semanas

Algiers – “There Is No Year”

Algiers es una banda que logró algo de notoriedad en los circuitos alternativos durante 2017 gracias al lanzamiento de su...

Deceiver Deceiver
DiscosHace 3 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 3 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Publicidad
Publicidad

Más vistas