Conéctate a nuestras redes
Nada Que Perder Nada Que Perder

Cine

Nada Que Perder

Publicado

en

Podríamos decir que Texas es el corazón del Estados Unidos más conservador. Uno donde los hombres portan armas a la luz de la del día, y donde los pozos de petróleo y los hombres vestidos de vaquero son parte del paisaje. Un lugar demasiado tradicional para algunos (muy seguro, dirán otros) y que el cine ha aprovechado tanto como escenario para películas de terror, así como para clásicos western, donde abundan historias de blancos contra indios o policías atrapando ladrones, y cuyo clímax suele extenderse en el encuentro de dos enemigos que se baten por alzar las pistolas primero. Un panorama que sabe un poco añejo, pero que “Nada Que Perder” articula con consciencia, sagacidad, donde una vieja estructura se desarrolla y tensiona con una perspectiva actual y social.

Toby (Chris Pine), un padre que desea asegurar el futuro de sus hijos, y Tannen Howard (Ben Foster), un impulsivo ladrón que hace poco ha salido de la cárcel, son dos hermanos tejanos que deciden asaltar el banco que le está cobrando la hipoteca de su granja para pagar sus deudas. Ambos atracarán por varias sucursales de Texas, mientras dos policías, siguen sus pasos para detener un próximo asalto.

Al igual que cualquier película de policías y ladrones, “Nada Que Perder” es la historia de la persecución y el intento de dos delincuentes por no ser atrapados. Algo que podría sonar conocido hasta el hartazgo, pero que su director, David Mckenzie, y su guionista Taylor Sheridan han urdido con sencillez, inteligencia, humor y una cierta impronta social.

Como sostenida en el aforismo “menos es más”, esta película ha optado por la simpleza del relato, que a su vez evidencia lo mucho –y bien– que ha sido pensado. La fórmula del asalto de los hermanos Howard es el clásico modus operandi y la investigación de los policías sigue el conducto regular, pero su curso y sus diálogos son diseñados con una agudeza que se refleja a lo largo del guion. Este, además, ha sido cimentado en una brillante construcción de personajes, donde posiblemente sus dos mejores caracteres sean Marcus y Tannen, ambos ejemplar y brillantemente personificados por Jeff Bridges y Ben Foster, respectivamente. En ellos se revela su luz y sombra, pero sobre todo su humor y singularidad. Mientras Tannen es un impulsivo ladrón adicto a la acción y cuyo proceder raya en lo absurdo, Marcus es un policía ad portas de la jubilación, con un humor negro que raya en lo racista, pero coherente con su personalidad y al que Bridges ha dotado de una gestualidad única. A ellos se suma un solemne Chris Pine y un Bill Cunninghan demasiado paciente con su jefe, más una larga tropa de enérgicos secundarios con momentos dignos de recordar.

“Nada Que Perder”, aun en estos lados, donde la realidad tejana parece estar basada más en mitos que en verdades, nos ofrece una historia de pueblos chicos e infiernos grandes. La acción de robar, sin observarse de modo condescendiente, expone cómo las deudas abruman tanto a los protagonistas como al resto de su pueblo, así como el poder de un banco no se evidencia sólo en la cantidad de dinero que es extraída de ellos, sino en cómo gobiernan y ganan en más de una forma. La película de Mckenzie es más que una historia de cacería de ladrones: es una reflexión sobre la realidad del sur estadounidense, que también se expresa de modo sencillo y realista. Mediante frases que aparecen como chispazos, los personajes dan cuenta de la dureza en la que se mueven, mientras intentan seguir resolviendo sus propios problemas.

La dirección artística y la estética es consecuente con el relato: simple, pero poderosa. La luz y el color son aprovechados en su discreción y limpieza. Sucede lo mismo con los planos y la música, donde los primeros son claros, simétricos y bien armados, lo que permite sacar más provecho a los diálogos; y donde la segunda es usada con justicia. Si bien, se ha publicitado cuantiosamente la participación musical de Nick Cave y Warren Ellis, a lo largo de la cinta su presencia es más bien reducida, pero aplicada con astucia y siguiendo la lógica de la cinta.

Elocuente y coherente en su ejecución, “Nada Que Perder” es una historia sencilla y orgánica, mediante la que podemos conocer con mayor densidad la realidad del Estados Unidos sureño y granjero, uno que a veces conocemos de modo superficial y hasta caricaturesco, sin embargo, lo hace a través del sentido del humor, diálogos disruptivos y un trabajado guion. Un western sobre ruedas que, más que un intento por reavivar un tipo de cintas, ha reutilizado sus recursos para contar una nueva vieja historia.


Título Original: Hell Or High Water

Director: David Mackenzie

Duración: 102 minutos

Año: 2016

Reparto: Jeff Bridges, Chris Pine, Ben Foster, Gil Birmingham, Katy Mixon, Dale Dickey, Kevin Rankin, Melanie Papalia, Lora Martinez-Cunningham, Amber Midthunder, Dylan Kenin


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Nosotros

Publicado

en

Jordan Peele pasó de ser un comediante de sketchs a uno de los directores contemporáneos más importantes aparentemente de un día para otro. Lo que causó con “Get Out” (2017) fue un hito como pocos hemos visto y muchos soñarían con replicar: una película alabada por la crítica, los premios y audiencia, con contenido social que refleja el zeitgeist, innovando en la mezcla de géneros –el terror clásico con la ironía de la comedia– y que además logra la función más básica que uno esperaría de ella: entretener. Era un precedente difícil de seguir y, por suerte, el director no se demoró en traernos su siguiente película (entre medio produciendo una de las mejores del año pasado, “BlacKKKlansman”):  aunque la promesa con la que llegaba “Nosotros” no era menor, se puede afirmar, sin miedo a los spoilers y con felicidad cinéfila, que superó su oferta anterior.

Esta vez la historia se centra en los Wilson, una familia encabezada por la madre, Adelaide (Lupita Nyong’o), con su esposo y dos hijos. Ella, cuando niña, se perdió en una feria en la playa, llegando a una oscura casa de los espejos donde por primera vez se encontró con quien parecía ser su doble. El trauma que le genera este encuentro jamás es olvidado, y regresa a ella cuando en la actualidad la familia se va de vacaciones a la playa y una noche son visitados por réplicas exactas de ellos mismos, una familia de doppelgangers que buscan hacerles daño.

“Nosotros” toma fórmulas conocidas y las expande; ocupa el clásico tópico del terror de invasión del hogar, pero no se queda sólo ahí. Se vale de la noche como elemento para generar suspenso, pero tampoco se conforma sólo con eso. Se centra en la familia protagónica, pero también amplía la mirada a otros (Elisabeth Moss y Tim Heidecker casi se roban la película como un matrimonio superficial y disfuncional). Un ejemplo de no conformarse con lo establecido, preguntarse qué pasaría si se da un paso más allá, y luego darlo.

Peele, en esta instancia, nos presenta algo que todo director y guionista de terror debiese tener en cuenta: que el género está compuesto de tantos clichés que, si se quiere innovar, hay que subvertirlos. Hay que apropiarse de ellos y ampliarlos. La escala en “Nosotros” es mucho mayor. Mayor que en “Get Out” y mayor que en cualquier película reciente del género, y ese es el principal valor de esta producción, que la imaginación de Jordan Peele se liberó y se expandió, pero que además maneja el oficio lo suficientemente bien como para que lo creado esté en función de una historia coherente, emotiva y que nunca olvida su principal función de asustar e incomodar. Es una experiencia para retorcerse en el asiento, para mirar entre los dedos y sufrir en anticipación de lo que pueda ocurrir a los personajes, antes que todo.

Esta vez no hay comentarios sobre raza –o al menos no tan subrayados como en la película anterior–, y quizás la película es más significativa por lo mismo. El establecer una familia afroamericana como protagonistas y ver la clásica imagen de la chica asustada luchando por su vida (esta vez con piel negra) hace más por la representación y pareciera más revolucionario por el simple hecho de que no hay hincapié puesto en el tema. También da pasos hacia delante en temas de género, ya que, a pesar de un montaje que le da espacio a la trama de cada personaje, la protagonista indiscutible es Adelaide, y su esposo entiende que ella es la más capacitada para guiarlos en esta aventura y poder sobrevivir.

Siguiendo las inevitables comparaciones con “Get Out”, “Nosotros” no pareciese interesarse por transmitir algún mensaje social particular. Se pueden desprender de ella varias acepciones sobre cómo se trata a los “otros” por más parecidos a nosotros que sean. Pero esto es género puro y duro, un concepto de ciencia ficción llevado al límite y programado para asustar, con buenas actuaciones de todos los involucrados, quienes no tenían un trabajo menor: los actores interpretan a sus personajes y a sus dobles, y no sólo diferencian ambas creaciones totalmente, sino que crean en los villanos unas criaturas horripilantes y deshumanizadas, con voces únicas y lenguajes corporales propios.

“Nosotros” puede sonar a estilo más que a contenido, pero está lejos de ser vacía. Y cuando el estilo es el de un director poniéndose una meta tan ambiciosa y llevando a cabo una locura creativa como esta, da gusto verlo intentándolo. Que Jordan Peele siga haciendo películas tan regularmente, pues sólo con dos entradas en su filmografía ya se aseguró su estatus como una de las voces más originales a tener en cuenta. Es un agrado que películas buenas no sólo se estrenen en temporada de premios, y también el poder afirmar recién en marzo que aquí llegó una que de seguro quedará dentro de las mejores películas del año.


Título Original: Us

Director: Jordan Peele

Duración: 116 minutos

Año: 2019

Reparto: Lupita Nyong’o, Elisabeth Moss, Winston Duke, Tim Heidecker, Yahya Abdul-Mateen II, Anna Diop


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 3 semanas

The Claypool Lennon Delirium – “South Of Reality”

Demás está decir que los álbumes colaborativos entre dos o más artistas son generalmente obras que gozan de cierto pie...

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 3 meses

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 10 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 10 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 10 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 10 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 10 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 10 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 10 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 10 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

Publicidad
Publicidad

Más vistas