Conéctate a nuestras redes

Cine

Mujer Maravilla

Publicado

en

“Is She With You?” lleva por nombre el tema compuesto por Hans Zimmer y Junkie XL para personificar a la renovada versión de la Mujer Maravilla, perteneciente al Universo extendido de DC (DCEU). Un inconfundible cello eléctrico estampa la potente mezcla de notas rockeras y ritmo moderno de mitología épica, arreglos que definen a cabalidad el vigor y la complejidad de un personaje relegado de las pantallas por mucho tiempo. La primera vez que escuchamos esta melodía fue en “Batman v Superman: Dawn Of Justice” (2016), y desde entonces las breves pero prometedoras apariciones de la princesa amazónica —especialmente hacia la resolución final de la cinta— no lograron otra cosa más que generar la necesidad de verla por más tiempo.

Y es que en un universo incipiente que se ha ido armando a punta de ensayo y error —evidentemente con más fracasos que triunfos—, la heroína de los míticos brazaletes y el Lazo de la Verdad llegó en el momento preciso, no solo para salvar a la franquicia cinematográfica de DC y cimentar el camino hacia las producciones venideras, sino que también para convertirse en un clásico instantáneo y un ejemplo a seguir para otras cintas del género, especialmente aquellas que conjugan el liderazgo de figuras fuertes y resolutivas con valores trascendentales en todo orden de cosas.

En la idílica isla de Temiscira, Diana, Princesa del Amazonas (Gal Gadot), entrena con su tía Antíope (Robin Wright) para convertirse en una gran guerrera, pese a la mirada reprobatoria de su madre, la Reina Hipólita (Connie Nielsen). Cuando el piloto Steve Trevor (Chris Pine) se estrella en cercanías del reino, Diana tendrá la oportunidad de ir en ayuda de los humanos para pelear en la guerra que acabaría todas las disputas de la Tierra.

Creada hace más de medio siglo, la figura de la Mujer Maravilla es una de las que más ha variado y, a la vez, más se ha adaptado a los tiempos en que se desarrolla su faceta. Como una respuesta frente a los conflictos bélicos, por un lado, y a la imagen corriente de la mujer relegada —aunque ciertamente sus orígenes sean contradictorios—, lo cierto es que los valores que ha representado y defendido a través de los años han sido capaces de traspasar las divergencias y dificultades puestas en su entorno, impregnándose en su más virtuosa concepción. Paz, justicia y amor —en su más amplio espectro— le otorgan solidez y legitimidad a sus acciones.

Es así como en esta versión llevada espléndidamente por Patty Jenkins se reponen, con suma elegancia y presteza, las fortalezas compatibles de su figura para moldear una vez más sus orígenes heroicos, a modo de complementar el universo del que forma parte. Y de una manera muy gratificante, Gal Gadot encarna un personaje que se empodera completamente de sí mismo en dos horas veinte minutos, tiempo que, si bien es bastante extenso, se justifica por la envergadura social de presentar en celuloide a un ícono, con sus fortalezas y debilidades precisamente cuando la coyuntura cultural vive una transformación colectiva.

Y es que indudablemente hay un discurso —como debería esperarse de absolutamente cualquier producción con seres humanos detrás—, pero no es uno moralista o reformista, ni pretende frotarlo en la cara a cada minuto; se trabaja como un complemento intrínseco, siempre presente, al igual que los otros tipos de luchas que se deben combatir en las sociedades modernas, y que incluso tienen una certera denotación durante ciertas escenas gracias a la variedad de personajes y temáticas representadas.

Es ese punto el que diferencia a “Mujer Maravilla” de la endeble racha del DCEU, la que comenzó en 2013 con “Man Of Steel” y que duró hasta la vacua “Suicide Squad” (2016). Esta producción, que igualmente tuvo cosecha de Zack Snyder, no sólo tiene el sustento legítimo necesario, también es trabajado meticulosamente para que el resultado final sea una película eficaz, y sea vista por fanáticos, como por los que no. Y es así como la fórmula, si bien tiene ciertos elementos imitados de otras producciones de la misma línea, funciona hábilmente al mostrar una evolución real del personaje, durante cuyo autodescubrimiento se suscita una verdadera fuente de entretención con profundidad real en sus temas tratados.

A pesar de todo lo anterior, hay presente elementos mayoritariamente coincidentes que no aportan demasiado a la trama auténtica, sino que más bien incurren en modelos probados por las masas para adaptarse a la construcción de relatos frecuentes. El mismo ejercicio de tratar a los villanos como seres efímeros que jamás alcanzan el peak de su construcción —algo completamente naturalizado en las películas de superhéroes— se queda corto ante la necesidad de darle mayor dinamismo a la mecánica del viaje del héroe y su frustrante resolución.

Siendo sinceros, un racconto sobre el origen de una superheroína no es necesariamente material de asombro. No obstante, la exquisitez de un guion bien armado y presentado, en el cual ni las figuras femeninas o masculinas son hipersexualizadas y aun así se cuenta con libertades de trabajar con ingenio sutilezas para mayores, mientras a la vez puede deleitar a un público algo más pequeño, o el hecho de que el sacrificio sea tomado como decisión personal y no una necesidad estilística ni herramienta de shock, preceden la genialidad de “Mujer Maravilla”. Escenas de pelea que inducen a la piel de gallina y gratificantes momentos con mensajes de unión, lucha y fuerza contra el mal, se funden en una valiosa producción llena de vigor y sentir, la que precisamente necesitábamos y realmente merecemos.

Por Daniela Pérez

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Contra Lo Imposible

Publicado

en

Contra Lo Imposible

Plasmar cinematográficamente acontecimientos relacionados con el deporte implica trazar una línea, aludiendo al proceso detrás de la preparación antes de enfrentarse a un gran evento, con los conflictos situados entre medio configurando la trayectoria de quienes protagonizan grandes hazañas deportivas. Una de las carreras de automovilismo más prestigiosas sirve como el escenario perfecto para situar fuerzas opuestas en medio de un conflicto de intereses donde las destrezas, el compañerismo y la determinación serán fundamentales para alcanzar el éxito. Dos años después de su exitosa “Logan”, James Mangold dirige una historia inspirada en hechos reales y que tiene al centro a dos de las grandes compañías de automóviles del mundo: Ford y Ferrari.

“Contra Lo Imposible” se centra en el visionario diseñador de autos Carroll Shelby (Matt Damon) y el corredor Ken Miles (Christian Bale). Ambos estarán encargados de diseñar y construir un auto de carreras para la compañía Ford, el que debe ser capaz de vencer a su oponente más poderoso en manos de Enzo Ferrari (Remo Girone). Juntos deberán luchar contra los intereses corporativos para, al mismo tiempo, alcanzar sus victorias personales.

La cinta aprovecha desde su inicio el concepto en el que se encuentra inmersa, pues las carreras de autos son su principal motor, y estas son representadas con una mirada intuitiva, capaz de exhibir con agilidad cada momento y componente de una carrera automovilística. Y considerando su extensión, alcanzando las dos horas y treinta minutos, el ritmo agitado se vuelve esencial para conducir un relato que realmente profundiza en su principal temática.

Las decisiones de encuadres y montaje ayudan a edificar una historia que arranca tal como lo hace un auto de carrera y debe avanzar poniendo especial atención a las curvas con las que se encuentra. Y es ahí donde las pausas son necesarias para así poder evidenciar el entramado que se teje al interior de la compañía Ford y, a la vez, aprovechando de adentrarse en la vida personal del corredor que estará a cargo de conducir el moderno automóvil.

Para poder construir una historia que intenta alcanzar un nivel épico dentro de su contexto, esta es divida en dos trayectos que avanzan a la vez y que juntan su camino en la carrera de Las 24 Horas de Le Mans. Por una parte, la compañía Ford y su lucha por competir con las grandes entidades del mundo automotriz, es el centro y detonador que empujará a sus protagonistas a enfrentarse a grandes obstáculos para alcanzar el principal objetivo. La compañía es a la vez representada como quienes instalan los inconvenientes corporativos, donde los intereses monetarios preponderan frente a la pasión que significa para los protagonistas el poder diseñar el revolucionario nuevo modelo.

Por otra parte, el encargado de conducir el nuevo automóvil es el obstinado Ken Miles, el que simboliza un espíritu agitador y con el objetivo de alterar la firmeza de la compañía. Junto a su carácter testarudo y poco apacible, Ken es el personaje que más cambios sufre a través del relato, siendo capaz de transformar su razonamiento, pero gracias a quienes lo rodean, su esposa e hijo. Sin embargo, su camino no podría completarse sin el apoyo de su amigo y socio en este negocio, Caroll Shelby. La relación de ambos es la manifestación del compañerismo y el cariño fraternal; en ellos está puesta la cuota necesaria de idealismo, la que los ayudará a continuar adelante, pese a las adversidades.

James Mangold logra crear un drama deportivo complejo y con las características de un cine algo más clásico, rememorando a producciones hollywoodenses de antaño, pero con la apariencia física de una obra moderna que cuida su tratamiento. “Contra Lo Imposible” alcanza un nivel satisfactorio, donde el mundo que retrata queda plasmado con total firmeza y es coherente con sí misma hasta el final.


Título Original: Ford v Ferrari

Director: James Mangold

Duración: 152 minutos

Año: 2019

Reparto: Matt Damon, Christian Bale, Jon Bernthal, Caitriona Balfe, Noah Jupe, Josh Lucas, Tracy Letts, JJ Feild, Ray McKinnon, Rudolf Martin, Ward Horton, Bridie Latona, Lachlan Buchanan


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 1 semana

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 1 semana

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas