Conéctate a nuestras redes

Cine

Mujer Maravilla

Publicado

en

“Is She With You?” lleva por nombre el tema compuesto por Hans Zimmer y Junkie XL para personificar a la renovada versión de la Mujer Maravilla, perteneciente al Universo extendido de DC (DCEU). Un inconfundible cello eléctrico estampa la potente mezcla de notas rockeras y ritmo moderno de mitología épica, arreglos que definen a cabalidad el vigor y la complejidad de un personaje relegado de las pantallas por mucho tiempo. La primera vez que escuchamos esta melodía fue en “Batman v Superman: Dawn Of Justice” (2016), y desde entonces las breves pero prometedoras apariciones de la princesa amazónica —especialmente hacia la resolución final de la cinta— no lograron otra cosa más que generar la necesidad de verla por más tiempo.

Y es que en un universo incipiente que se ha ido armando a punta de ensayo y error —evidentemente con más fracasos que triunfos—, la heroína de los míticos brazaletes y el Lazo de la Verdad llegó en el momento preciso, no solo para salvar a la franquicia cinematográfica de DC y cimentar el camino hacia las producciones venideras, sino que también para convertirse en un clásico instantáneo y un ejemplo a seguir para otras cintas del género, especialmente aquellas que conjugan el liderazgo de figuras fuertes y resolutivas con valores trascendentales en todo orden de cosas.

En la idílica isla de Temiscira, Diana, Princesa del Amazonas (Gal Gadot), entrena con su tía Antíope (Robin Wright) para convertirse en una gran guerrera, pese a la mirada reprobatoria de su madre, la Reina Hipólita (Connie Nielsen). Cuando el piloto Steve Trevor (Chris Pine) se estrella en cercanías del reino, Diana tendrá la oportunidad de ir en ayuda de los humanos para pelear en la guerra que acabaría todas las disputas de la Tierra.

Creada hace más de medio siglo, la figura de la Mujer Maravilla es una de las que más ha variado y, a la vez, más se ha adaptado a los tiempos en que se desarrolla su faceta. Como una respuesta frente a los conflictos bélicos, por un lado, y a la imagen corriente de la mujer relegada —aunque ciertamente sus orígenes sean contradictorios—, lo cierto es que los valores que ha representado y defendido a través de los años han sido capaces de traspasar las divergencias y dificultades puestas en su entorno, impregnándose en su más virtuosa concepción. Paz, justicia y amor —en su más amplio espectro— le otorgan solidez y legitimidad a sus acciones.

Es así como en esta versión llevada espléndidamente por Patty Jenkins se reponen, con suma elegancia y presteza, las fortalezas compatibles de su figura para moldear una vez más sus orígenes heroicos, a modo de complementar el universo del que forma parte. Y de una manera muy gratificante, Gal Gadot encarna un personaje que se empodera completamente de sí mismo en dos horas veinte minutos, tiempo que, si bien es bastante extenso, se justifica por la envergadura social de presentar en celuloide a un ícono, con sus fortalezas y debilidades precisamente cuando la coyuntura cultural vive una transformación colectiva.

Y es que indudablemente hay un discurso —como debería esperarse de absolutamente cualquier producción con seres humanos detrás—, pero no es uno moralista o reformista, ni pretende frotarlo en la cara a cada minuto; se trabaja como un complemento intrínseco, siempre presente, al igual que los otros tipos de luchas que se deben combatir en las sociedades modernas, y que incluso tienen una certera denotación durante ciertas escenas gracias a la variedad de personajes y temáticas representadas.

Es ese punto el que diferencia a “Mujer Maravilla” de la endeble racha del DCEU, la que comenzó en 2013 con “Man Of Steel” y que duró hasta la vacua “Suicide Squad” (2016). Esta producción, que igualmente tuvo cosecha de Zack Snyder, no sólo tiene el sustento legítimo necesario, también es trabajado meticulosamente para que el resultado final sea una película eficaz, y sea vista por fanáticos, como por los que no. Y es así como la fórmula, si bien tiene ciertos elementos imitados de otras producciones de la misma línea, funciona hábilmente al mostrar una evolución real del personaje, durante cuyo autodescubrimiento se suscita una verdadera fuente de entretención con profundidad real en sus temas tratados.

A pesar de todo lo anterior, hay presente elementos mayoritariamente coincidentes que no aportan demasiado a la trama auténtica, sino que más bien incurren en modelos probados por las masas para adaptarse a la construcción de relatos frecuentes. El mismo ejercicio de tratar a los villanos como seres efímeros que jamás alcanzan el peak de su construcción —algo completamente naturalizado en las películas de superhéroes— se queda corto ante la necesidad de darle mayor dinamismo a la mecánica del viaje del héroe y su frustrante resolución.

Siendo sinceros, un racconto sobre el origen de una superheroína no es necesariamente material de asombro. No obstante, la exquisitez de un guion bien armado y presentado, en el cual ni las figuras femeninas o masculinas son hipersexualizadas y aun así se cuenta con libertades de trabajar con ingenio sutilezas para mayores, mientras a la vez puede deleitar a un público algo más pequeño, o el hecho de que el sacrificio sea tomado como decisión personal y no una necesidad estilística ni herramienta de shock, preceden la genialidad de “Mujer Maravilla”. Escenas de pelea que inducen a la piel de gallina y gratificantes momentos con mensajes de unión, lucha y fuerza contra el mal, se funden en una valiosa producción llena de vigor y sentir, la que precisamente necesitábamos y realmente merecemos.

Por Daniela Pérez

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Milagro en la Celda 7

Publicado

en

Milagro en la Celda 7

Los lazos familiares y los obstáculos que estos deben sortear para mantenerse firmes, es un tema recurrente en producciones que tienen como principal objetivo conectar emocionalmente con la audiencia, generando un vínculo que apele a las sensibilidades del espectador. Sin embargo, aquel objetivo no es fácil de alcanzar si no se cuenta con personajes que logren representar con honestidad las complejidades de las relaciones familiares.

“Milagro en la Celda 7” es el remake turco de “7-Beon-Bang-Ui Seon-Mul”, una cinta surcoreana estrenada con gran éxito en el año 2013. La historia se centra en la vida de Memo (Aras Bulut Iynemli), un hombre con discapacidad intelectual, y su hija Ova (Nisa Sofiya Aksongur), quienes ven cómo su apacible vida cambia cuando él es acusado de asesinar a una niña y, teniendo todo en contra, deberá demostrar su inocencia.

La primera y principal característica que resalta en “Milagro en la Celda 7” es la entrañable relación entre padre e hija, siendo cada una de sus interacciones el corazón de una historia que no pretende ser más de lo que está relatando en pantalla. En ambos se puede ver el compromiso que existe hacia el bienestar del otro y lo que están dispuestos a sacrificar (dentro de sus posibilidades) para poder estar juntos. El fuerte vínculo que los une es el motor que los mantiene firmes una vez que deben estar separados, y es así cómo el relato hace lo posible para poder resaltar aquellos momentos.

Para alcanzar tal objetivo y que resulte con naturalidad, la actuación de ambos actores interpretando a sus protagonistas logra la complicidad necesaria para hacer de su relación un vinculo creíble y capaz de enternecer la mirada de la audiencia. La dinámica de ambos juega a favor cuando quieren mostrar con total espontaneidad la relación que se ha construido, pero, además, en el momento en el que se ven distanciados, cada uno logra destacar en el entorno en el que se ven expuestos. De esta forma, logran crear personajes verosímiles y capaces de trascender a la historia en la que se ven insertos.

Por otra parte, la cinta es lo suficientemente honesta consigo misma al momento de plantear sus objetivos y lo que quiere generar en el espectador. Por lo tanto, utilizará todos los recursos necesarios para encausar y mantener el relato en el drama y, aunque a veces existen momentos de respiro para sus protagonistas, estos vuelven rápidamente a sumergirse en obstáculos que pretenden impedir esos momentos de calma. En ese sentido, su construcción narrativa está apuntando constantemente en enfatizar las dificultades que les ha tocado atravesar, donde la compasión y la empatía se vuelven esenciales para acompañarlos.

Utilizando recursos que a ratos podrían parecer insistentes, su relato se arma con el propósito de conmover a quien está viendo una cinta que no niega de su melodrama. Y aunque las técnicas utilizadas empujan con fuerza hacia las lágrimas, la sinceridad con la que se sostiene pide que esos elementos sean aceptados como las piezas que le dan el corazón a su narración.

Considerando que dicho melodrama permea cada rincón de la película, esta característica se acentúa no tan sólo con su guion, sino que también a través del montaje y la música, características que podrían poner en riesgo la complicidad con la que se ha trabajado la relación entre el relato y el espectador. Sin embargo, dichos elementos están incluidos para empujar la aflicción y lograr su principal finalidad: conmover a su público.

Con todo a su favor para lograr su propósito, “Milagro en la Celda 7” no es más que lo que promete ser: un drama familiar con los elementos necesarios para encontrar conflicto en cada paso que dan sus protagonistas. De esta forma, logra transformarse en una cinta honesta y directa cuando empieza a encausar su estructura y, a pesar de casi transitar en la desdicha, es capaz de entregar momentos de calidez apoyándose en la sencillez e ingenuidad de sus protagonistas.


Título Original: Yedinci Kogustaki Mucize

Director: Mehmet Ada Öztekin

Duración: 132 minutos

Año: 2019

Reparto: Aras Bulut Iynemli, Nisa Sofiya Aksongur, Deniz Baysal, Celile Toyon Uysal, Ilker Aksum, Mesut Akusta, Yurdaer Okur, Sarp Akkaya, Yildiray Sahinler, Deniz Celiloglu


Seguir Leyendo

Podcast HN Cine

Publicidad

Podcast HN Música

Facebook

Discos

Heavy Light Heavy Light
DiscosHace 8 horas

U.S. Girls – “Heavy Light”

Con su séptimo álbum bajo el proyecto de U.S. Girls, Meghan Remy nos ofrece un material libre de restricciones, reflexivo,...

Underneath Underneath
DiscosHace 4 días

Code Orange – “Underneath”

El término mainstream es un foco de observación por el apartado de artistas que pueden ser considerados –independiente de controversias–...

Aló! Aló!
DiscosHace 6 días

Pedropiedra – “Aló!”

Hay artistas que no tienen miedo cuando se trata de hacer música que no responde a las expectativas ni al...

Ordinary Man Ordinary Man
DiscosHace 1 semana

Ozzy Osbourne – “Ordinary Man”

Una de las fórmulas históricamente exitosas en el mundo del rock es intentar romper algún paradigma. Golpear desde la apuesta...

F8 F8
DiscosHace 2 semanas

Five Finger Death Punch – “F8”

Es curioso lo que ocurre con Five Finger Death Punch: en Estados Unidos y en Europa son, acaso, la banda...

Miss Anthropocene Miss Anthropocene
DiscosHace 2 semanas

Grimes – “Miss Anthropocene”

No hay dudas de que Grimes se compromete totalmente con los conceptos que su mente imagina. Con sorpresa recibieron muchos...

Cuauhtémoc Cuauhtémoc
DiscosHace 2 semanas

Niños Del Cerro – “Cuauhtémoc”

Latinoamérica es un continente de elementos comunes. No sólo compartimos un idioma o un espacio geográfico, sino que nuestras historias...

Splid Splid
DiscosHace 3 semanas

Kvelertak – “Splid”

Se dice que para los gustos no hay nada escrito. Llevado al aspecto musical, recorrer un camino de experimentación a...

color theory color theory
DiscosHace 3 semanas

Soccer Mommy – “color theory”

Dos años después del álbum que la puso al frente de la nueva generación de cantautoras del indie, “Clean” (2018),...

The Fallen Crimson The Fallen Crimson
DiscosHace 3 semanas

Envy – “The Fallen Crimson”

¿Puede una banda tener un espacio trascendental, aun cuando se mantiene en el underground? ¿Incluso cuando la ausencia se explaya?...

Publicidad
Publicidad

Más vistas