Conéctate a nuestras redes

Cine

Morales, El Reformador

Publicado

en

2011 fue un año que marcó una nueva etapa del despertar ciudadano nacional, relacionado también a un estallido social en el resto del mundo. Las nuevas generaciones, sin la cautela de sus padres y abuelos, se lanzaron a cuestionar todo aquello que por largo tiempo había sido intocable. La película que nos convoca se ambienta en pleno 2010, cuando no había muchos indicios de lo que sucedería un MORALES, EL REFORMADOR 01año después, pero las aguas ya se empezaban a mover. Su protagonista es un idealista que intenta hacer de Chile un país donde sus ciudadanos recobren la preocupación por el otro.

La película sigue a Ulises Morales (Víctor Montero), un peculiar justiciero social que recorre las calles corrigiendo desde evasores del Transantiago hasta pedófilos. Este ciudadano aparentemente intachable -“cobra” multas a quienes considera culpables- es acompañado por Abel Gajardo (Ricardo Cubillos), quien registra cada detención con una cámara, la que finalmente es su mejor arma ante esta sociedad que considera va al despeñadero. El objetivo principal de Morales es devolverles el sentido de responsabilidad social a los chilenos, propósito que se irá concretando, ya que sus prácticas pasarán a ser sostenidamente más populares y admiradas.

Cual Llanero Solitario y Toro, cual Batman y Robin, el protagonista y su inseparable asistente recorrerán el país buscando rectificar las faltas de sus compatriotas. Morales es un tipo sin vacilaciones y escasos cuestionamientos personales, que tiene claro su propósito y lo cumplirá a como dé lugar: su cruzada de reeducar a la sociedad, con los conceptos de conciencia y responsabilidad como ejes.

MORALES, EL REFORMADOR 02Si bien la cinta es de una sola línea en ese sentido, se la juega por la ambigüedad en otros aspectos. Por ejemplo, su protagonista se mueve entre el autoritarismo y la consigna social. La idea de un hombre que debe salir a salvar a una sociedad que ha perdido sus valores, pasando por alto los poderes del país, no deja de tener tintes fascistas. Pero eso lo matiza con un discurso de lucha contra la opresión y los dueños del país. Tampoco existe total claridad sobre las reales motivaciones del protagonista, pues resulta chocante el que decida multar hasta a un  tipo que orina en una piscina. De esta manera, el filme consigue mantener un equilibrio y nunca precipitarse hacia la obviedad.

Este insólito punto de partida genera un efecto adictivo, capturando desde el principio y marcando una diferencia con lo visto en los años recientes en el cine chileno: la vía escogida para trazar su recorrido es la sátira social. Apuesta por plantear una historia extrema para dejarnos al desnudo y en evidencia, y lo hace de la mano de un buen timing y un humor negro muy especial, además de una atinada estética que va en sintonía con el material que registra el asistente del protagonista, ya que la propia cámara de Abel es por momentos la cámara del espectador.

MORALES, EL REFORMADOR 03Desafortunadamente, la frescura de la película se ve mermada cuando cae en la reiteración. El que muestre detención tras detención pueda resultar divertido si el recurso se aplica con criterio, pero este no es el caso; al menos no el ideal. Hay escasez de sorpresa y giros que le den combustible a la premisa, pues tiende a tocar una sola tecla en cuanto a la narración, ir a una sola velocidad, lo que hace menos ameno el resto del metraje, si se adiciona al hecho de que el protagonista está lejos de ser alguien con quien resulta fácil empatizar. Entremedio, hay una historia de amor que nunca termina por encajar, que mueve algo las aguas, pero a la que le falta consistencia y desarrollo. El vuelco que la historia antes pedía a gritos sólo se da en el último tramo, extendiéndose demasiado en mostrar caso a caso. Aunque esa vuelta de tuerca le otorga una renovada locura a la cinta, ganando interés en su epílogo.

“Morales, El Reformador” es una película de superhéroes sin trajes ni antifaces. Nada más que armado con su cámara y una verborrea imbatible, Morales intenta ser un agente de cambio. En ese sentido, se acerca más a lo que fue “Defendor” (2009) que a productos más blindados como los filmes de Spider-Man o Iron Man. Claro que sus intenciones parecen ser más rehabilitantes y aleccionadoras que castigadoras, y con culpables que sólo él consideraría culpables. Estamos ante una cinta que es un paso adelante en la comedia nacional, tan abocada a la intrascendencia y la tontera. Sin ser pulcra y regular, termina siendo lo suficientemente jugada e impetuosa como para hacer valer su visionado.

Por Gonzalo Valdivia

Publicidad
3 Comentarios

3 Comments

Responder

Comentarios

Shiva Baby

Publicado

en

Shiva Baby

Esta es una situación demasiado habitual: tener que asistir a un evento al que no se quiere ir, soportar a parientes y amistades de la familia que se toman las atribuciones para comentar sobre nuestra vida y apariencia, e intentar mantener la calma cuando se escuchan los comentarios que enmascaran la desaprobación de aquella gente opinante. Querer presentarse de una manera apropiada para enorgullecer a tus padres frente a los asistentes, mientras que el aire es robado por cada interacción. “Shiva Baby”, el debut en largos de Emma Seligman, toma lugar en este asfixiante escenario.

Basada en un corto de 2018 de la misma directora, la película se centra en la historia de Danielle (Rachel Sennott), una joven bisexual a punto de graduarse de la universidad sin un plan en mente, quien se dedica a tener sexo con hombres mayores a cambio de dinero. Junto a sus padres, ella debe asistir a un shiva, un velatorio judío que se realiza posterior al funeral de una persona. Dentro de los asistentes se encuentran sus entrometidas tías, su exitosa ex novia Maya, y Max, su sugar daddy.

En “Shiva Baby” Danielle funciona como la catalizadora del caos que sucede en la jornada y Rachel Sennott es totalmente destructiva en su rol protagónico. Su rostro insidioso se enciende mientras procesa su enojo y envidia, que la llevan a tomar pésimas decisiones. Ella mira calculadoramente mientras piensa cómo puede ejercer dominación en estas dinámicas de poder y, de igual forma, su mirada revela cuando nerviosamente se retira ante su derrota. La actuación de Sennott es comparable a presenciar un auto que acelera a toda velocidad mientras se dirige a un muro; es completamente avasalladora, pero imposible de ignorar.

El resto del elenco funciona como una perfecta contraparte en esta desenfrenada jornada que escala a cada minuto, destacando especialmente sus padres. Debbie (Polly Draper) conoce perfectamente los impulsos de su hija, la apoya y reprende en la misma medida, dando como resultado una divertida y refrescante dinámica entre las dos. Por otro lado, Joel (Fred Melamed) juega un poco con el estereotipo de padre despistado e incompetente, pero su presencia tiene un aire inocente y reconfortante, dando paso a cómicas situaciones.

El evento que los reúne es filmado maravillosamente por la directora Emma Seligman, quien crea una atosigante atmósfera, logrando transmitir la abrumante mirada crítica de los asistentes y la ansiedad que provocan en la protagonista. La película crea una enfermiza tensión con claustrofóbicos planos, una musicalización cercana al género de terror y un montaje preciso. Seligman saca el máximo provecho de una sola locación, en esta aplastante casa atestada de personas que cada vez se siente más abultada.

A medida que “Shiva Baby” avanza y las situaciones se tornan más absurdas, la calidad de la comedia sube con escenas perfectamente orquestadas para desembocar en una estresante resolución. El guión, con un perturbador sentido del humor, construye magistralmente estos pilares que se caen uno tras otro. Todo esto se desenvuelve bajo el lente de una interesante propuesta sobre cómo una joven se relaciona con su propia sexualidad y cómo encaja dentro de las expectativas que no logra cumplir, mientras se relaciona con las mujeres que aparentemente sí lo hacen.

Este largometraje es un angustioso espectáculo, que llega a ser muy difícil de mirar, pero no falla en entretener. Instala poderosamente a dos nuevos talentos con la llegada de una chispeante actriz principal y una inteligente directora con un negro sentido del humor. “Shiva Baby” es un electrizante viaje que, en unos compactos 77 minutos, logra construir un rico y asfixiante mundo, dejando al espectador con ganas de más.


Título Original: Shiva Baby

Director: Emma Seligman

Duración: 77 minutos

Año: 2020

Reparto: Rachel Sennott, Danny Deferrari, Fred Melamed, Polly Draper, Molly Gordon, Glynis Bell

 


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Van Weezer Van Weezer
DiscosHace 6 días

Weezer – “Van Weezer”

Weezer ha lanzado una gran cantidad de discos de manera ininterrumpida durante los últimos años. Ni siquiera la pandemia de...

WINK WINK
DiscosHace 6 días

CHAI – “WINK”

Como pocas veces en la industria, una ola internacional de música golpeó con fuerza en los últimos años. La era...

Cavalcade Cavalcade
DiscosHace 2 semanas

Black Midi – “Cavalcade”

Durante la última década, muchos prometedores nombres han pasado por la escena musical. Con un hype a veces indescriptible de...

Dry Cleaning Dry Cleaning
DiscosHace 2 semanas

Dry Cleaning – “New Long Leg”

Usualmente, al ver lo mal que lo pasa la mayoría de los habitantes del mundo, es difícil buscar una referencia...

Daddy’s Home Daddy’s Home
DiscosHace 3 semanas

St. Vincent – “Daddy’s Home”

Desde su debut en 2007 con “Marry Me”, St. Vincent ha adoptado una multiplicidad de personas para contar sus historias,...

Hella Love Hella Love
DiscosHace 4 semanas

Marinero – “Hella Love”

Marinero es el seudónimo de Jess Sylvester, músico de ascendencia mexicana que para este álbum abandona la bahía de San...

Seek Shelter Seek Shelter
DiscosHace 4 semanas

Iceage – “Seek Shelter”

Cuando lanzaron “New Brigade” y “You’re Nothing” en 2011 y 2013, respectivamente, los daneses de Iceage estaban en la cima...

G_d’s Pee AT STATE’S END G_d’s Pee AT STATE’S END
DiscosHace 1 mes

Godspeed You! Black Emperor – “G_d’s Pee AT STATE’S END!”

Durante 2019, previo a que el mundo entrara en su letargo y una pandemia no fuese más que un argumento...

Fortitude Fortitude
DiscosHace 1 mes

Gojira – “Fortitude”

Si hay algo que caracteriza a Gojira, es su preocupación por transmitir un mensaje tan potente como su música. Desde...

Itaca Itaca
DiscosHace 2 meses

Txakur – “Itaca”

Como su carta de presentación, Txakur apareció en 2018 con “La Era De La Información”, un EP donde dibujó paisajes...

Publicidad
Publicidad

Más vistas