Contáctanos

Cine

Moonrise Kingdom

Publicado

en

A pesar de no contar con una vasta filmografía, Wes Anderson ha sabido imprimir su estilo personal en sus películas, creando un mundo único que se rige según sus propias normas. La puesta en escena de sus obras, así como las caracterizaciones de los peculiares personajes que presenta, contribuye a crear un sello indiscutiblemente característico. “Moonrise Kingdom”, el séptimo título del director norteamericano, no es la excepción.

Más que en una época y espacio geográfico determinados, la cinta se inserta en uno de estos universos de Anderson para narrar la historia de un par de preadolescentes que se conocen y deciden fugarse a su propio lugar secreto. Al poco tiempo de que Sam (Jared Gilman) se fija en Suzy (Kara Hayward), estos entablan una relación por correspondencia que da pie a la propuesta de Sam de que se escapen juntos; él, del campamento Scout, liderado por un despistado guía (Edward Norton), en el que se ha encontrado atrapado todo el verano; ella, de la casa de sus neuróticos padres (Bill Murray y Frances McDormand) en la que se ha encontrado atrapada toda su vida.

Sam guía a Suzy por extensos campos durante días, a medida que su ausencia empieza a causar la preocupación de sus familiares, lo que se convierte en una búsqueda insistente que ve involucrada a un número cada vez mayor de individuos, incluyendo al sheriff local (Bruce Willis), una asistente social (Tilda Swinton) y a todos los compañeros Scout de Sam, que por cierto, solían hacerle bullying en el campamento. Mientras familiares y autoridades les siguen el rastro, Sam y Suzy tan sólo quieren aislarse en un lugar privado en el que puedan estar solos.

Anderson se vale de un número de recursos para crear esta extravagante historia, que se distancia de la realidad para terminar asemejándose más a un cuento de hadas: extensos travellings en los que se muestran residencias y exteriores, planos frontales donde los personajes se dirigen a la cámara, el uso de la pantalla dividida durante conversaciones, y planos secuencias que cuentan con una impresionante atención por los detalles y movimientos perfectamente coreografiados. En la colorida paleta de colores prima un tinte amarillento que realza las praderas y los paisajes rurales en los que acontece la historia, y Anderson se asegura de ordenar de forma obsesivamente simétrica los sets, sobrecargándolos al punto de que lucen más bien como escaparates.

Lejos de parecer artificial, el mundo creado funciona debido a la verosimilitud que genera la coherencia de los elementos que lo componen. Todo tiene sentido, desde los sets pulcramente dispuestos hasta el elenco, que trabaja en conjunto para lograr interpretaciones que no quedan fuera de lugar y forman una dinámica que sólo podría funcionar en una película como esta. Muchos personajes son poco expresivos, y el humor aquí es más bien seco y suele surgir de situaciones incómodas. Pero, a pesar de que existen numerosos momentos humorísticos, en ningún momento se pierde de vista la delicada historia que se encuentra al centro de “Moonrise Kingdom”.

La relación de ambos protagonistas queda muy bien caracterizada por las notables actuaciones de Gilman y Hayward, dos actores sin experiencia previa, pero que cuentan con la química suficiente para vender el fantasioso romance que experimentan, como con el talento para dejar entrever en su superficie grietas en las que se cuelan atisbos de melancolía, resentimiento y soledad.

La cinta mezcla comedia, drama, romance y aventura para formar una conmovedora fábula que se posiciona como una gran instalación en la filmografía de Anderson. Si “Moonrise Kingdom” no termina siendo una de las mejores películas de 2012, entonces es que tenemos un gran año por delante.

Por Ignacio Goldaracena

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

Cine

Liga de la Justicia

Publicado

en

Justice League

Luego de los tropiezos iniciados en una irregular “Man Of Steel” (2013), la dividida “Batman v Superman: Dawn Of Justice” (2016) y la fallida “Suicide Squad” (2016), cada anuncio de un nuevo estreno parecía ser un intento por encausar el Universo Extendido de DC cómics hacia un rumbo adecuado. Luego del estreno de “Wonder Woman” este año, pareciera que el camino se empieza a cimentar nuevamente y esta tarea cae en “Liga de la Justicia”, la que a cargo de Zack Snyder en la dirección se para como un nuevo punto de partida para el resto de este universo cinematográfico.

Luego de la muerte de Superman, el mundo se ve enfrentado a una nueva amenaza de grandes proporciones. Por lo tanto, Bruce Wayne (Ben Affleck) con la ayuda de Diane Prince (Gal Gadot) se unen para reclutar a un grupo de superhumanos, entre los que se encuentran Cyborg (Ray Fisher), Aquaman (Jason Momoa) y Flash (Ezra Miller). Juntos deberán enfrentar a Steppenwolf y su ejército de parademonios antes que logre destruir el planeta.

Tras el enfrentamiento final en “Batman v Superman: Dawn Of Justice”, que resultó en el sacrificio final de Superman, este nuevo capítulo se hace cargo de estas acciones y lidia con las consecuencias de aquel acto, describiendo una humanidad en luto por la pérdida de un protector. Pero no tan sólo el mundo llora su partida, pues quiénes rodeaban a Clark Kent son los más afectados, y es por esto que la progresión desde las películas anteriores se siente natural, por ende, no se abandona una cuestionada línea narrativa, asumiendo los costos de esta decisión. Es por esto que la determinación de Bruce Wayne por responsabilizarse frente a sus actos y tomar el control se logra sentir como algo urgente y necesario, entregando así un mayor peso a la evolución de Batman como personaje.

Una vez que él contacta a Diana Prince para reclutar a los superhumanos que ensamblarán al grupo, se inicia una escalada narrativa que rápidamente adopta un ritmo frenético, pues todo lo que ocurre en “La Liga de la Justicia” parece tener una peligrosa urgencia, lo que provoca que la cinta avance rápidamente e hipnotice con una seguidilla de secuencias de acción épica. Lo anterior es posible gracias al ensamblaje de personajes que conforman este grupo, ya que, a pesar de lo rápido que son introducidos, sus personalidades quedan claramente definidas, así también la dinámica entre ellos, representando tanto las propiedades tradicionales de un superhéroe como las características de su representación moderna. Entre el humor que aporta Flash y Aquaman, las batallas internas de Cyborg, el liderazgo que comparte Wonder Woman y Batman, y la figura mítica de Superman, se logra llegar a un grupo compacto y capaz de sostener el peso de la cinta.

Es recurrente que el punto más débil del universo cinematográfico de superhéroes radique en la representación del villano, y esta vez no es la excepción. Steppenwolf no logra encarnar un personaje lo suficientemente desarrollado para entender sus motivaciones y que represente una amenaza verdadera y original, provocando la pérdida de una sensación de peligro. Además, su construcción visual interrumpe la composición real del entorno y de los personajes humanos, por lo que el uso de CGI queda debiendo al momento de representar un escenario donde humanos, seres de otros planetas y dioses se enfrentan en el planeta Tierra.

Debido a la repentina situación familiar de Zack Snyder y la inclusión de Joss Whedon a cargo de la revisión del guion y postproducción, existe un cruce de estilos al momento de narrar esta historia y que la hace despegar de la personalidad que Snyder estaba formando en ella, provocando un progreso en el tono opaco a uno más luminoso y con tintes de humor, que aportan positivamente al desarrollo de los personajes. Aunque vale decir que no polariza su carácter, sino más bien lo matiza y avanza hacia un resultado mucho más completo.

Por otro lado, la alta exigencia que se le otorgaba a esta nueva entrega se deja notar en el esfuerzo desmedido que existe por hacer una cinta narrativamente rápida y efectiva. Dicho ritmo aporta apropiadamente en la escalada constante de su relato, y en su tercer acto colisionan todas las subtramas, resultando en un clímax un tanto caótico sin lograr cerrar algunos baches narrativos que son finalmente resueltos de manera un tanto simplona, y que sólo sirven como recursos para darle más dinamismo a las secuencias.

“Liga de la Justicia” es una cinta que, en un resultado final, carga más hacia lo positivo y logra desarrollar su propuesta con satisfacción, sirviendo como una mejora en relación a las películas anteriores del DCEU y en un necesario encauce de su línea narrativa, la que deja instalado el nuevo camino a recorrer en las ya anunciadas nuevas películas, esto principalmente por la construcción de sus personajes y la inclusión de un estilo que aporta con eficiencia. Aunque no logra dar aires frescos y a ratos sigue una línea carente de originalidad, consigue una construcción sólida y capaz de entretener.


Título Original: Justice League

Director: Zack Snyder

Duración: 121 minutos

Año: 2017

Reparto: Ben Affleck, Gal Gadot, Ezra Miller, Jason Momoa, Ray Fisher, Henry Cavill, Amber Heard, Amy Adams, Jesse Eisenberg, J.K. Simmons, Jeremy Irons, Willem Dafoe, Shalini Peiris, Connie Nielsen, Robin Wright, Diane Lane, Billy Crudup


Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

A Night At The Opera A Night At The Opera
DiscosHace 1 día

El Álbum Esencial: “A Night At The Opera” de Queen

Al abrir la versión en vinilo de “A Night At The Opera” (1975) uno se encuentra con una imagen reveladora...

The Sin And The Sentence The Sin And The Sentence
DiscosHace 3 días

Trivium – “The Sin And The Sentence”

Beethoven señaló que el genio se compone de un dos por ciento de talento y de un noventa y ocho...

The Desaturating Seven The Desaturating Seven
DiscosHace 4 días

Primus – “The Desaturating Seven”

Cuando alguien decide adentrarse en el extraño mundo de Primus, acepta el riesgo de visitar un terreno en el que...

Hiss Spun Hiss Spun
DiscosHace 5 días

Chelsea Wolfe – “Hiss Spun”

La carrera artística de Chelsea Wolfe ha sido un recorrido gradual por las múltiples variantes que orbitan alrededor de lo...

Cendrars Cendrars
DiscosHace 1 semana

Cendrars – “Cendrars”

El álbum debut siempre es un fenómeno interesante. Suele combinar en distintas medidas la imagen que el artista quiere proyectar...

Visions Of A Life Visions Of A Life
DiscosHace 1 semana

Wolf Alice – “Visions Of A Life”

Cuando Wolf Alice lanzó su primer disco, “My Love Is Cool” en 2015, la prensa especializada los catalogó como la...

Colors Colors
DiscosHace 2 semanas

Beck – “Colors”

“Beck tiene que respetar el arte y debería haber dado su premio a Beyoncé”. Ya han pasado casi tres años...

Painted Ruins Painted Ruins
DiscosHace 2 semanas

Grizzly Bear – “Painted Ruins”

Luego de varios años tras su boom mediático a partir de principios de la década de 2000, hoy en día...

Mëkanïk Dëstruktïẁ Kömmandöh Mëkanïk Dëstruktïẁ Kömmandöh
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Mëkanïk Dëstruktïẁ Kömmandöh” de Magma

Antes de hacer nuestra parte y agradecer la herencia de “Mëkanïk Dëstruktïẁ Kömmandöh”, un álbum fundamentalmente esencial por la atípica...

Strange Peace Strange Peace
DiscosHace 2 semanas

METZ – “Strange Peace”

Cuando revisamos los anales del rock, cada cierto tiempo podemos divisar pequeños focos provenientes desde el país más septentrional de...

Publicidad

Más vistas