Conéctate a nuestras redes

Cine

Moana: Un Mar de Aventuras

Publicado

en

En simultaneidad con el fortalecimiento de su animación de inspiración más fresca (“Zootopia”, la última representante), Disney ha visto afianzar su poderío con la aparición de nuevas películas con princesas protagonistas. Una suerte de regreso a sus mejores días, en la entrega de cuentos mágicos y emotivos con mujeres al frente. Tras muchos años de silencio en ese apartado, Tiana de “The Princess And The Frog” (2009), Rapunzel de “Tangled” (2010), Anna y Elsa de “Frozen” (2013) se unieron al grupo de icónicos personajes del estudio y, a una marcha paulatina, han evidenciado la intención por parte de la compañía de ajustarse a los tiempos actuales. A siete años del regreso de su división animada más clásica, una nueva pieza se incorpora, gozando de distinciones del esquema tradicional.

La isla polinésica de Motunui es el lugar donde vive la joven Moana, hija de los líderes de la tribu que desde pequeña se ha visto atraída por el mar, bajo la mirada aprensiva de sus progenitores. Esas ansias por ir más allá de los límites establecidos encontrarán estímulo cuando, deslumbrada por la relevación de un misterio, cruce sola el océano en búsqueda de una isla legendaria, y de Maui, semidiós alguna vez acogido por los humanos al que le llegó la hora de saldar cuentas.

Fruto de un 2016 muy prolífico y estimulante de filmes animados, desembarca para iluminar la cartelera la nueva apuesta de Disney, en lo que puede ser calificado fácilmente como un estreno perfecto para estos tiempos de noticias sombrías y tristes. Sobre todo dado el contexto, sumergirse en esta historia puede parecerse a un festín, y califica como evasión ideal que permite conectarse con un puñado de ideas y sensibilidades que completan el alma al terminar la función.

Con la astucia que se le conoce al estudio, la magia del relato captura desde su inicio, envolviendo en su mitología y su noción de la aventura, bajo una visualidad fresca y suelta. Imitando la estructura de “Frozen”, concentra buena parte de su apartado musical en la primera fracción, perfilando a su protagonista y deslizándose por lo que esconde Motunui. No es la parte más divertida de la cinta, pero se entiende en cuanto permite otorgarle bases sólidas a la narración y distanciarla del modelo de animación que se factura sin sazón ni esmero, mientras que para efectos de la fluidez se manifiesta habilidad para proceder con pulcritud, pese a que no encandila.

La película se mueve a su ritmo, sin fluctuaciones toscas que la desvíen hacia el impacto fácil o la emoción de golpe. Hay, sello distintivo de Disney, elegancia en la articulación del relato en casi todo instante –a excepción de ciertas facilidades por las que se inclina, como poner a Moana y Maui juntos a muy poco que ella ha zarpado– y en su búsqueda de ser concreta y condensada, establece pocos personajes y los moldea bien, otro de sus méritos, regalando uno especialmente enternecedor como el de la abuela de Moana, y otros simpáticos y eficaces como el gallo Hei Hei, o el mar (sí, personificado).

Si “Frozen”, enfocada en dos hermanas de la realeza, había sido un paso adelante en términos de prescindir de los príncipes audaces y valientes, esta nueva apuesta liquida definitivamente esa opción perpetuamente desarrollada por el estudio en sus clásicos: no hay interés romántico y la historia no se activa en función de lo masculino. Ahora, la cinta, lejos de proponer algo tajante y radical, sustituye aquello por una variante más aventurera de la lógica imperante. Aunque sigue siendo la película de Moana, durante la segunda parte Maui amenaza con apropiarse de todas las miradas, demostrando su naturaleza cercana a “Hércules” –título que la dupla de cineastas dirigió en 1997– y a Ralph. Durante esos pasajes, el filme hace malabares para que el carácter de la protagonista se imponga –pese  a lo llamativo del semidiós–, no obstante, es dudoso que eso se termine consolidando íntegramente. Asimismo, es complicado no tender a pensar que podría haber funcionado incluso mejor sin la necesidad de adicionarle un personaje masculino tan fuerte, pudiendo haber extendido las posibilidades del viaje al que se lanza Moana y empujado el relato por derroteros más desafiantes y menos aplicados y probados. Si bien aquello se parece a asomarse al terreno de la especulación, resulta difícil no conectar con esa idea.

Pero, en efecto, hay certezas que se instalan con mayor fuerza: para el trayecto marcado por Disney, más lento y cauteloso que el de otros competidores de menos excelencia, la cinta de los veteranos Ron Clements y John Musker encarna una muestra de hacer cine familiar abrazando la inclusión y el empoderamiento femenino. La película celebra a su protagonista, le da independencia, osadía y sueños que trascienden romper un hechizo o conseguir una pareja. Tal vez no sea el triunfo rotundo que podría haber sido en ese ámbito, pero brinda las satisfacciones que permiten despedir con una sonrisa sus minutos finales. El filme lo consigue con ese protagónico, así como también con una oferta de canciones estupendas y una aventura que irradia entretención y hondura con respetable balance.

Por Gonzalo Valdivia

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Contra Lo Imposible

Publicado

en

Contra Lo Imposible

Plasmar cinematográficamente acontecimientos relacionados con el deporte implica trazar una línea, aludiendo al proceso detrás de la preparación antes de enfrentarse a un gran evento, con los conflictos situados entre medio configurando la trayectoria de quienes protagonizan grandes hazañas deportivas. Una de las carreras de automovilismo más prestigiosas sirve como el escenario perfecto para situar fuerzas opuestas en medio de un conflicto de intereses donde las destrezas, el compañerismo y la determinación serán fundamentales para alcanzar el éxito. Dos años después de su exitosa “Logan”, James Mangold dirige una historia inspirada en hechos reales y que tiene al centro a dos de las grandes compañías de automóviles del mundo: Ford y Ferrari.

“Contra Lo Imposible” se centra en el visionario diseñador de autos Carroll Shelby (Matt Damon) y el corredor Ken Miles (Christian Bale). Ambos estarán encargados de diseñar y construir un auto de carreras para la compañía Ford, el que debe ser capaz de vencer a su oponente más poderoso en manos de Enzo Ferrari (Remo Girone). Juntos deberán luchar contra los intereses corporativos para, al mismo tiempo, alcanzar sus victorias personales.

La cinta aprovecha desde su inicio el concepto en el que se encuentra inmersa, pues las carreras de autos son su principal motor, y estas son representadas con una mirada intuitiva, capaz de exhibir con agilidad cada momento y componente de una carrera automovilística. Y considerando su extensión, alcanzando las dos horas y treinta minutos, el ritmo agitado se vuelve esencial para conducir un relato que realmente profundiza en su principal temática.

Las decisiones de encuadres y montaje ayudan a edificar una historia que arranca tal como lo hace un auto de carrera y debe avanzar poniendo especial atención a las curvas con las que se encuentra. Y es ahí donde las pausas son necesarias para así poder evidenciar el entramado que se teje al interior de la compañía Ford y, a la vez, aprovechando de adentrarse en la vida personal del corredor que estará a cargo de conducir el moderno automóvil.

Para poder construir una historia que intenta alcanzar un nivel épico dentro de su contexto, esta es divida en dos trayectos que avanzan a la vez y que juntan su camino en la carrera de Las 24 Horas de Le Mans. Por una parte, la compañía Ford y su lucha por competir con las grandes entidades del mundo automotriz, es el centro y detonador que empujará a sus protagonistas a enfrentarse a grandes obstáculos para alcanzar el principal objetivo. La compañía es a la vez representada como quienes instalan los inconvenientes corporativos, donde los intereses monetarios preponderan frente a la pasión que significa para los protagonistas el poder diseñar el revolucionario nuevo modelo.

Por otra parte, el encargado de conducir el nuevo automóvil es el obstinado Ken Miles, el que simboliza un espíritu agitador y con el objetivo de alterar la firmeza de la compañía. Junto a su carácter testarudo y poco apacible, Ken es el personaje que más cambios sufre a través del relato, siendo capaz de transformar su razonamiento, pero gracias a quienes lo rodean, su esposa e hijo. Sin embargo, su camino no podría completarse sin el apoyo de su amigo y socio en este negocio, Caroll Shelby. La relación de ambos es la manifestación del compañerismo y el cariño fraternal; en ellos está puesta la cuota necesaria de idealismo, la que los ayudará a continuar adelante, pese a las adversidades.

James Mangold logra crear un drama deportivo complejo y con las características de un cine algo más clásico, rememorando a producciones hollywoodenses de antaño, pero con la apariencia física de una obra moderna que cuida su tratamiento. “Contra Lo Imposible” alcanza un nivel satisfactorio, donde el mundo que retrata queda plasmado con total firmeza y es coherente con sí misma hasta el final.


Título Original: Ford v Ferrari

Director: James Mangold

Duración: 152 minutos

Año: 2019

Reparto: Matt Damon, Christian Bale, Jon Bernthal, Caitriona Balfe, Noah Jupe, Josh Lucas, Tracy Letts, JJ Feild, Ray McKinnon, Rudolf Martin, Ward Horton, Bridie Latona, Lachlan Buchanan


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 4 días

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 4 días

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas