Conéctate a nuestras redes

Cine

Misión Rescate

Publicado

en

El portafolio de Ridley Scott está lleno de altibajos. El padre de “Alien” (1979) y la adaptación cinematográfica de “Blade Runner” (1982), también conocido por dirigir “Thelma & Louise” (1991) y “Gladiator” (2000), tiene una larga lista de películas a su haber, erráticas y disímiles, que pasan por el thriller, la acción, el sci-fi, el drama, el suspenso y la aventura. Pero, como siempre, cantidad no necesariamente significa calidad, y si bien el director tiene un estilo visual reconocible a kilómetros, y las historias que trabaja son ágiles y atrevidas según sea el caso, hay otras cintas cuyos bochornosos resultados han puesto en duda la capacidad camaleónica del británico. Sólo por nombrar las últimas: “Prometheus”, “The Counselor” y “Exodus: Gods And Kings”, de 2012, 2013 y 2014, THE MARTIAN 01respectivamente. A pesar de su gusto por probar en distintos géneros, definitivamente el espectro de la ciencia ficción y fantasía es donde mejor encaja y en el que siempre logra dar con la nota alta. “Misión Rescate”, adaptación de la novela de 2012 del escritor Andy Weir, es sin duda alguna una de las mejores producciones que ha entregado en décadas, dimensionalmente asombrosa y humanamente cálida, que pasará indiscutiblemente a lo más destacado de su filmografía.

Los tripulantes de la misión Ares 3 abandonan en Marte al botánico e ingeniero mecánico Mark Watney (Matt Damon), creyendo que había muerto tras un accidente provocado por una tormenta. Luego de recuperar la conciencia y darse cuenta de que está completamente solo en el planeta rojo, el astronauta debe ingeniárselas para sobrevivir en un ambiente hostil sin perder su optimismo y ocupando todos los conocimientos aprendidos. Mientras, en la Tierra, los ingenieros de la NASA descubren que Mark sigue con vida y se desvelan esbozando ideas para traerlo de vuelta a casa sano y salvo.

THE MARTIAN 02La ciencia es entretenida, o puede serlo incluso sin entender a cabalidad todas sus aristas, tecnicismos y aplicaciones. La ingeniería, como técnica esencial para la subsistencia y el desarrollo humano, es capaz de abrir los horizontes hacia la búsqueda de la mejor solución a un problema. Si pudiéramos resumir “Misión Rescate”, se trataría de un hombre frente a la adversidad y de cómo sale a la lucha de un problema mayor. Si situamos esto en Marte, agregamos a la NASA, naves espaciales y gravedad casi cero, tenemos una epopeya épica sobre una suerte de náufrago espacial, en un territorio desconocido e inhabitado, donde cualquier cosa que se haga será la primera.

Los cálculos titánicos –al menos para los simples mortales- que debe hacer Mark para resolver los problemas que lo aquejan, especialmente sobre las necesidades básicas de subsistencia y otros inconvenientes, son llevados hasta extremo del suspenso y la curiosidad, para demostrar el grandioso poder del ingenio humano y la ciencia.

La hazaña del astronauta, narrada a través de videos que graba él mismo como una especie de diario de vida en la que va contando los días solares (un día más 39 minutos), emula con bastante exactitud el libro “The Martian”, bestseller en el que su autor investigó acabadamente las tecnologías de la NASA para que su relato fuera lo más real posible dentro de su ficción. Ridley Scott y su equipo también le otorgaron un especial énfasis a los aparatos utilizados por la agencia espacial, para que representaran un presente auténtico y creíble que llegara a impresionar de lo avanzados que estamos, claro que con algunos errores técnicos en pos de la crónica audiovisual. Sin embargo, esas fallas son THE MARTIAN 03lo de menos. La riqueza argumental, el correcto ritmo de la narración y, sobre todo, el tratamiento del personaje principal como un tipo irónico, optimista y trabajador, engloban una cinta apasionante, muy bien trabajada, astuta y emotiva en sus dosis perfectas. Por supuesto que el tremendo reparto que componen a todos los demás personajes, conceden dinamismo y descanso entre las historias fuera de la atmósfera terrestre y la nuestra.

Otro punto importantísimo es el recurso utilizado sobre la nostalgia y el conocimiento popular, aspecto parecido al tono que el soundtrack ochentero escogido para “Guardians Of The Galaxy” (2014) hizo de ella una película entrañable. Abba, música disco y David Bowie quedan muy bien en el espacio, y funcionan a la perfección como agentes casi tangibles de la cercanía e intimidad de la historia, a pesar de suceder a millones de kilómetros.

Algunos podrían pensar que este filme reproduce algunos tintes de “Interstellar” (2014), pero la gran diferencia –aparte del argumento general- es que la última cinta de Christopher Nolan es mucho más THE MARTIAN 04compleja y delicada; lo primero por el desenlace, y lo segundo, por ejemplo, por retratar el espacio exterior realmente como un lugar sin sonido. En ese sentido, “Misión Rescate” podría acercarse más a “Gravity” (2013), pero  proponiendo un estilo mil veces más fascinante por la vastedad de la experiencia marciana, con parajes espléndidos y un diseño fotográfico impresionante, y mucho más estilosa en cuanto al humor.

No importa que no entendamos la mayoría de los códigos científicos, acá todo funciona de manera pulcra, todo tiene su explicación, de lo contrario, se encuentra. Sin muchos atajos refulgentes y vagos, puede fácilmente satisfacer tanto a los fanáticos de la ciencia ficción más dura, como aquellos que gustan de las grandes producciones en general, pues propone un concepto de cercanía futurista que no es para nada demente. Ya lo han dicho algunos científicos: en unos 20 años más el hombre llegará a Marte, y recientemente se anunció el descubrimiento de agua salada en estado líquido en el planeta rojo, información que Scott ya manejaba, pero que hubiese puesto en aprietos partes importantes de la cinta. A pesar del mensaje pro NASA y sus programas espaciales, “Misión Rescate” es una película perfecta sobre el espacio exterior y la supervivencia, sobre la soledad y la tecnología, sobre el ingenio y la calidez humana.

Por Daniela Pérez

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Milu

    04-Oct-2015 en 8:31 pm

    A mi gusto no la pondría entre lo mejorcito del director para nada, me pareció excesivo y ridículo su intento por parecer chistosa, y el final extra tipo final de Adrenalina, terriblemente innecesario.
    Creo que con el recicle de actores de Interestellar ya parte mal y se tira encima la comparación gratuitamente, (y además usar al negro en un papel super similar a lo que hizo en 2012) ya que se le compara, me quedo de todas maneras con Gravity, y en la lista del tio Ridley ni creo que este por sobre Prometheus que con sus errores y todo me parece mejor.

    Saludos tío HM.

Responder

Comentarios

Midsommar

Publicado

en

Midsommar

“Midsommar”, el segundo largometraje de Ari Aster, logra reafirmar un estilo particular de dirección para abordar el terror. A diferencia de “Hereditary” (2018), su película anterior, aquí la idea de la ritualidad es abarcada desde una puesta en escena que ya no es oscura y nocturna, sino que totalmente iluminada para transmitir una idea pureza y virginidad.

Dani (Florence Pugh) es una joven estudiante que acaba de sufrir el fallecimiento de su hermana y de sus padres. Christian (Jack Reynor), su pareja, es el único lazo que la contiene frente a sus constantes crisis, pero la relación de ambos se encuentra en un momento de inestabilidad. Dani se entera por el grupo de amigos de él de que viajarán todos juntos a Suecia, donde se celebrará un evento especial de la comunidad a la que uno de ellos perteneció. Por compromiso, Christian decide invitarla. Entregados a admirar y participar de este festival de verano, al poco tiempo son testigos de rituales que son a lo menos duros de mirar, y de los cuales inevitablemente se van volviendo parte, hasta convertirse en pilares fundamentales de la celebración.

La construcción de esta historia gira en torno a lo desconocido y lo ajeno que resulta para los personajes todo lo que está por ocurrir en esta semana de festividad de acuerdo a las creencias de los mismos participantes. Sin embargo, estas son mostradas con antelación al espectador, por lo que el desarrollo de la película no estaría marcado precisamente por la sorpresa de los acontecimientos, y más bien se avanza a través de ella como compañeros de su protagonista, interpretada por Florence Pugh, quien encarna perfectamente a este personaje atormentado y confundido, siendo parte de un universo que no entiende, pero del que se sumerge casi sin darse cuenta.

Si bien, el guion juega con darle un carácter de “cultural” o una justificación religiosa a las acciones de sus antagonistas –ya que los mismos personajes mantienen la intención de una investigación antropológica–, no profundiza en ello, para así dejarnos principalmente con la sensación de terror frente a imágenes crudas que no pueden ser fácilmente entendidas por quienes no somos parte de esa espiritualidad, la que, a su vez, pareciera tener un futuro ya predeterminado.

Ari Aster crea así una atmósfera de ensoñación acorde a los estados de sus personajes, drogados con las pócimas, la belleza del lugar y lo extraño de los distintos acontecimientos. El Midsommar es representado desde la dirección de arte a través de un espacio que se presenta como pulcro y perfecto, con los colores cálidos del verano y el colorido de las flores. La fotografía, por su parte, forma una especie halo blanco que remite a un lugar paradisíaco, bañado con la luz del sol, el que se distorsiona de manera interesante en ciertos momentos para enfatizar un estado mental abierto a “la influencia”.

La calidad en las distintas áreas técnicas del cine del director logra formar una pieza de valor artístico que es sin duda un aporte para el género de terror, sin embargo, si bien aquí de todas maneras juega con elementos de suspenso a través de la música o sus movimientos de cámara, “Midsommar” no resulta una película que deje con una sensación constante de demasiado miedo ni terror, sino más bien de una espera frente a lo que está por venir y una contemplación constante.

Conociendo a grandes rasgos los elegantes mecanismos técnicos que le dan a Aster un carácter de autor al que vale la pena seguir el rastro, su tercer filme exigirá dar un paso más allá respecto de cómo abordar situaciones “terroríficas”, donde quizás su mayor desafío sea el de seguir mezclando una buena historia de terror o suspenso con una hermosura de imágenes y sonidos que le den otra capa de profundidad o, al menos, algún tipo de cuestionamiento de la misma, y así poder ver las dos caras de la moneda, es decir, poder percibir lo “especial” que ve el antagonista respecto a eso que a nosotros nos da terror. En este sentido, no remitirse al susto exclusivamente por lo brutal e inesperado, sino que enlazarlo con una mirada artística, que necesite cada vez menos sustentarse en los clichés, continuando también con una construcción de personajes y dirección de actores impecable, que puedan transmitirnos una historia completamente ajena al espectador, pero a la vez cercana y posible.

“Midsommar” resulta una película que aborda el terror desde un interés cercano a la antropología, que, al igual que “Hereditary”, explora la idea del ser parte de una comunidad con ciertas creencias y tradiciones que ya tienen un plan establecido para los protagonistas, y de los que ellos no están enterados, pero que, en el caso particular de esta cinta, propone crear un contraste entre prácticas brutales y una apariencia visual pura o virginal, idea que pudo haber sido explotada más profundamente para generar un impacto potente en el espectador, y que acá no se consigue del todo. De todos modos, cabe destacar que, en lo que va de su filmografía, Aster logra unas gloriosas escenas finales, que dejan con una sensación perturbadora e incómoda de, a pesar de todo, estar admirando algo realmente bello.


Título Original: Midsommar

Director: Ari Aster

Duración: 147 minutos

Año: 2019

Reparto: Florence Pugh, Jack Reynor, Will Poulter, William Jackson Harper, Ellora Torchia, Archie Madekwe, Vilhelm Blomgren, Julia Ragnarsson, Anna Åström, Anki Larsson


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

A Dawn To Fear A Dawn To Fear
DiscosHace 3 días

Cult Of Luna – “A Dawn To Fear”

Lo inequívoco, por más que pareciera mantenerse estático, puede ser radicalmente arrancado por un vendaval de circunstancias, y en lo...

Memory Memory
DiscosHace 3 días

Vivian Girls – “Memory”

No todos los retornos son buenos y no todas las segundas partes son de lo peor, o al menos así...

Birth Of Violence Birth Of Violence
DiscosHace 3 días

Chelsea Wolfe – “Birth Of Violence”

Diez años cargan con una simbología que acerca más a lo divino que a lo terrenal. No sólo hay un...

Beneath The Eyrie Beneath The Eyrie
DiscosHace 3 días

Pixies – “Beneath The Eyrie”

Luego de dos apuestas mal logradas, Pixies vuelve al estudio y lanza su mejor disco desde su retorno en 2004....

Chastity Belt Chastity Belt
DiscosHace 1 semana

Chastity Belt – “Chastity Belt”

Saudade es un vocablo portugués cuyo significado se acerca a la definición de melancolía; un estado afectivo estimulado por la...

Shaped By Fire Shaped By Fire
DiscosHace 1 semana

As I Lay Dying – “Shaped By Fire”

Durante la primera década del siglo XXI, hubo un estallido de agrupaciones que tomaron variaciones más melódicas para combinar el...

Jamie Jamie
DiscosHace 1 semana

Brittany Howard – “Jaime”

Cuando Brittany Howard anunció su primer proyecto como solista, alejada de sus compañeros de Alabama Shakes, las reacciones de sorpresa...

RainViento RainViento
DiscosHace 1 semana

Cevladé – “RainViento”

A estas alturas, no debiera ser sorpresivo que Cevladé saque un disco de alta relevancia, calidad y arrojo no sólo...

Free Free
DiscosHace 4 semanas

Iggy Pop – “Free”

Puede parecer extraño que un artista que ha hecho literalmente lo que se le ha antojado a lo largo de...

DiscosHace 1 mes

Diego Lorenzini – “De Algo Hay Que Morir”

El ingenio de la cultura chilena es algo que se ha instaurado como característica generalizada, como también la capacidad de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: