Conéctate a nuestras redes
Maze Runner: La Cura Mortal Maze Runner: La Cura Mortal

Cine

Maze Runner: La Cura Mortal

Publicado

en

La saga cinematográfica que iniciara “The Maze Runner” en 2014 llega a su punto cúlmine con esta adaptación del tercer libro escrito por James Dashner. Prometiendo un caótico escenario, la batalla entre la humanidad, un virus zombificador y la organización apropiadamente llamada CRUEL, arroja toda la carne a la parrilla en este supuestamente último capítulo de la laberíntica saga dirigida por Wes Ball.

La trama retoma donde nos dejó “Maze Runner: The Scorch Trials” (2015). Thomas (Dylan O’Brien), Newt (Thomas Brodie-Sangster) y su grupo de exiliados se disponen a rescatar a su colega Minho (Ki Hong Lee), quien permanece secuestrado por CRUEL. Además, Teresa (Kaya Scodelario) está trabajando con la siniestra organización para desarrollar una cura al virus. Por otro lado, un grupo de cranks preparan una invasión a la ciudad amurallada. Así, nuevos aliados y antiguos conocidos eclosionan en un enfrentamiento final del bien contra la opresión.

El último capítulo de la saga de ciencia ficción supone los puntos dramáticos más altos de toda su historia. Lamentablemente, la trama cae en una triste serie de clichés que no consiguen elevar la historia en ningún punto. Los personajes, planos desde su concepción, avanzan hacia lo evidente y no dejan espacio en ningún momento para las sorpresas. Un desfile de espacios comunes y poca innovación narrativa; los puntos de giro son predecibles y la progresión de los protagonistas es poco atractiva. Un guion soso, agotador en su extensión y sin mucho mérito, que juega en desmedro de la intensidad que amerita el final de una trilogía.

Actoralmente, Dylan O’Brien le saca todo el jugo posible a su personaje de Thomas, destacando su interpretación, a pesar de sus cursis líneas de diálogo, donde lo más destacable es la química que comparte con Thomas Brodie-Sangster, amigos en pantalla, y que entrega al sidekick perfecto para una historia que no amerita tanto. Brodie-Sangster derrama una actuación sobresaliente y los puntos dramáticos mejores ejecutados del filme se los lleva este talentoso actor. Más allá de ellos, el resto del reparto cumple y se enmarcan funcionalmente con sus personajes, un abanico de nombres que, a causa de sus lánguidas personalidades, no logran inscribirse en la memoria del espectador.

Visualmente el filme es impecable y la atmósfera post apocalíptica funciona en justa regla. La construcción de este entorno ficticio se siente orgánica y verosímil, sumergiéndonos efectivamente en el mundo planteado por Wes Ball. Los efectos y las secuencias de acción son muy buenas y entregan dinamismo a una película que lo necesita con urgencia. El maquillaje –fundamental en la caracterización de los infectados– es efectista y acorde a lo requerido, inmortalizando a los cranks en estado de media putrefacción en su mejor forma.

Pese a lo anterior, “Maze Runner: La Cura Mortal” es un punto bajo en una franquicia que empezó con el pie derecho. Lo llano de sus personajes, la poca profundidad que propone la historia y lo predecible de toda la trama, le restan los puntos necesarios a una obra que debe concebirse como el cierre de toda una épica historia. “Maze Runner: La Cura Mortal” da carpetazo a una franquicia que, como un atardecer, empezó con una brillante luz y que, en medio de las nubes, se pierde en el horizonte del panorama de la ciencia ficción.


Título Original: Maze Runner: The Death Cure

Director: Wes Ball

Duración: 142 minutos

Año: 2018

Reparto: Dylan O’Brien, Kaya Scodelario, Katherine McNamara, Thomas Brodie-Sangster, Nathalie Emmanuel, Barry Pepper, Giancarlo Esposito, Rosa Salazar, Dexter Darden, Walton Goggins


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

El Llamado Salvaje

Publicado

en

El Llamado Salvaje

El CGI (Computer Generated Imagery) en el cine es a menudo un tema controversial al ser a veces mal utilizado, o ser técnicamente deficiente. A veces el efecto que genera es simplemente espantoso, como en el caso de “Cats” (2019), en otras busca ser casi lo único valioso en una película, más que historia o personajes, como en el caso de “Avatar” (2009). Esto se debe en gran medida a que es un recurso relativamente nuevo en la historia del cine, y las capacidades técnicas de los efectos especiales siempre están evolucionando. Algo notable de “El Llamado Salvaje” desde un principio es el uso de CGI para generar personajes casi en su totalidad, lo que es definitivamente una apuesta arriesgada. Sin embargo, el resultado, a pesar de no ser perfecto, es un buen camino a seguir para la industria en el futuro.

La historia sigue a Buck, un perro grande y afable, criado por una acaudalada familia en California, que es secuestrado y vendido durante la Fiebre del Oro, y enviado a Yukon, al norte de Canadá. Ahí vivirá diversas aventuras y conocerá a diferentes perros y personas que lo acercarán a su lado más salvaje, lo que finalmente lo llevará a su destino.

“El Llamado Salvaje” es una sólida película de aventuras, en gran medida porque el personaje principal es profundamente querible. Pese a que puede ser sumamente difícil generar empatía con un protagonista que no habla, por lo que se vuelve difícil entrar en su mundo interior, el film toma las decisiones adecuadas de utilizar una voz en off que a menudo nos dice lo que piensa, y hacer uso del CGI para darle al animal un gran rango de emociones y personalidad. Inmediatamente somos capaces de conectarnos con Buck, y además de entender su relación con los otros animales que conoce, los que también son sumamente expresivos.

Y ese es uno de los grandes aciertos de la película. El uso que le da al CGI tiene más que ver con construir personajes expresivos y queribles que con buscar un fotorrealismo que sea técnicamente sorprendente, o con generar un mundo de fantasía que sea el gancho de la cinta. A diferencia de “The Lion King” (2019), acá los personajes caninos están llenos de expresividad y personalidad, incluso a pesar de no tener voz, y esto es casi en su totalidad a lo efectivo del CGI.

Aunque, claro, la falta de prolijidad técnica en la animación de los personajes se siente, y en algunas escenas casi llega a distraer de la historia. Hay momentos en que estos no alcanzan a mezclarse bien con su ambiente y se sienten como personajes de videojuego, moviéndose por un ambiente de manera desconectada. Sin embargo, el film completo genera una sensación de fantasía y plasticidad que se complementa bien con este aspecto.

Básicamente, todo es un poco plástico, pero al menos de manera coherente. Se siente como un film animado, tanto por su textura visual como por su puesta en escena, lo que tiene sentido, considerando que es la primera película live action del director Chris Sanders, famoso por “Lilo & Stitch” (2002) y “How To Train Your Dragon” (2010) y “The Croods” (2013). Esto lleva a que los momentos en que el CGI falla se vuelvan menos choqueantes y nunca lleguen a ser más llamativos que la historia en sí.

“El Llamado Salvaje” no es una película perfecta, tiene algunas falencias de guion, algunos de sus personajes (particularmente los villanos) son algo caricaturescos y el final se vuelve sobre explicativo, alargándose y siendo innecesariamente cursi. Sin embargo, al igual que el viaje de Buck, es una película con altos y bajos: una vez terminada, es un viaje que valió la pena tomar. Y no sólo eso, es también un buen ejemplo de las posibilidades narrativas que puede tener el uso de CGI en el cine, si dejamos de centrarnos en el aspecto técnico y volvemos a concentrarnos en la historia y los personajes.


Título Original: The Call Of The Wild

Director: Chris Sanders

Duración: 105 minutos

Año: 2020

Reparto: Harrison Ford, Dan Stevens, Bradley Whitford, Karen Gillan, Omar Sy, Jean Louisa Kelly, Terry Notary, Cara Gee, Colin Woodell, Wes Brown, Anthony Molinari, Brad Greenquist


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Hotspot Hotspot
DiscosHace 4 días

Pet Shop Boys – “Hotspot”

Hace más de tres décadas que el icónico dúo londinense compuesto por Neil Tennant y Chris Lowe dio inicio a...

Marigold Marigold
DiscosHace 2 semanas

Pinegrove – “Marigold”

Originarios de New Jersey, y con un sonido característico que toma elementos del indie rock y del country más alternativo,...

The Archer The Archer
DiscosHace 3 semanas

Alexandra Savior – “The Archer”

No tuvieron que pasar siete años de mala suerte –como rezan los primeros versos del álbum– para que Alexandra Savior...

There Is No Year There Is No Year
DiscosHace 4 semanas

Algiers – “There Is No Year”

Algiers es una banda que logró algo de notoriedad en los circuitos alternativos durante 2017 gracias al lanzamiento de su...

Deceiver Deceiver
DiscosHace 3 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 3 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Publicidad
Publicidad

Más vistas