Conéctate a nuestras redes

Cine

Magic Mike

Publicado

en

Sea cual sea el proyecto al que se aboquen, se reconoce en una élite de directores hollywoodenses la siempre gratificante intención de tratar de decir algo con sus películas. Más allá de sus aciertos o fracasos, cuando un realizador se propone algo más que contar una historia, el resultado debe ser valorado de manera diferente a los productos seriales de la industria. Porque el cine es un medio expresivo tan complejo y rico en los mensajes que puede entregar, que menospreciarlo y reducirlo a un simple “usar y tirar”, además de ser un insulto a la inteligencia del espectador, es de un reduccionismo imperdonable. Claro está que esa responsabilidad ética también recae en el espectador, no en discriminar y menospreciar cintas según su género u origen, sino en el ejercicio de desenredar la madeja ideológica latente que se oculta detrás de la imagen del cinematógrafo, ya sea MAGIC MIKE 01en películas de acción, de terror, comedias o infantiles. A veces, lo que se ve fuera de la pantalla es mucho más interesante que lo propio del fotograma, sea o no sea intención del autor colocarlo ahí.

En este sentido, Steven Soderbergh, con sus aciertos y errores, ha sabido construir su carrera con una propuesta coherente, inteligente y con una técnica más que solvente. Además, es un director prolífico como pocos, exhibiendo dos, y hasta tres películas por año. Es obvio que, con esa carga de trabajo, le suceda algo parecido que a Woody Allen, una especie de agotamiento en el imaginario y repetición de temáticas. Sin embargo, es difícil encontrar en su carrera tropiezos vergonzosos o bodrios sin pies ni cabeza.

“Magic Mike” no entra ni en sus mayores aciertos ni en sus peores fracasos. En casi dos horas, la cinta relata la vida de Mike (Channing Tatum), quien en el día es un “emprendedor” de variados negocios, y en la noche baila en un bar de vedettos. Con el efectivo que chorrea de las carteras de las mujeres que disfrutan del espectáculo, Mike pretende abrir su propio local, no de exhibicionismo sino una mueblería. Su vida diurna y nocturna, nunca dislocada ni oculta, se cruza en el camino de Adam (Alex Pettyfer), un adolescente que duerme en el sillón de su hermana, Brooke (Cody Horn), a quien Mike invita a ser parte del show de stripers masculinos.

MAGIC MIKE 02Tal como en “The Girlfriend Experience” (2009), protagonizada por la ex actriz porno Sasha Grey, “Magic Mike” pretende rescatar, sin ningún prejuicio ni moralina de por medio, el mundo de los bailarines eróticos masculinos. En eso, la cinta cumple a cabalidad con su cometido. Al parecer ayuda mucho que el mismo protagonista haya participado en ese negocio en la vida real, antes de volverse una estrella de acción recurrente en el papel de joven héroe. Las actuaciones secundarias ayudan al cometido –sobre todo el grupo de bailarines comandado por Dallas  (Matthew McConaughey)- al caracterizar, cada una en un aspecto esencial, los anhelos, deseos y temores de los hombres dedicados a convertirse –tal como lo repite la misma cinta- en “perfectas fantasías femeninas”.

No es para nada sorprendente que, en este sentido, los diálogos se asemejen a los que podrían salir de un(a) modelo de alta costura, o de un actor o actriz que sostiene su carrera en su aspecto físico, o en los mismos deportistas profesionales. El cuerpo como mercancía no permite mella alguna, ningún reflejo de emoción, o del implacable paso del tiempo. Por eso los vedettos, en su performance sexual, interpretan a estereotipos unidimensionales, o hasta participan de la escenografía, como meras estatuas.

MagicMikeStills.000134.tifPero, tal como se adelantaba, esta no es la más brillante de las entregas de Soderbergh, y las ideas antes descritas quedan a medio camino, pero no por un bajo tratamiento argumental o poca maestría detrás de la cámara. El problema lo representan los actores. Porque para que una historia de este tipo tome vuelo, los protagonistas deben cargar, en mínimas expresiones y en la empatía que generen con el público, con la ambigüedad ética que se propone. Tatum es el único que escapa del estereotipo, el único que carga de cierta ambigüedad a Mike, quien se debate en una especie de trampa de arena al necesitar demasiado un trabajo que, como la gallina de los huevos de oro, no durará para siempre.

No es necesario seguir puntualizando los errores del elenco, algunos demasiado exagerados y otros innecesarios. A modo de sentencia final, “Magic Mike” cumple con superar, en su sólida propuesta argumentativa, cualquier cinta del montón. Lo lamentable es constatar que el cine no es sólo razón e ideas, y que sin la necesaria empatía que puedan impregnar los actores a sus personajes, una película como esta termina siendo un ejercicio intelectual sin alma.

Por Juan Pablo Bravo

Publicidad
7 Comentarios

7 Comments

Responder

Comentarios

Top Gun: Maverick

Publicado

en

Top Gun: Maverick

La última de una larga seguidilla de reboots, secuelas y remakes de películas clásicas de la década del 80, “Top Gun: Maverick” de primeras cumple con su cometido. Es una perfecta secuela de “Top Gun” (1986), que, si bien cae en muchos de los mismos vicios, también la actualiza para las nuevas audiencias sin perder el núcleo que hace recordar a la original.

La historia empieza cuando Maverick (Tom Cruise) es enviado, a petición del almirante Iceman (Val Kilmer), su antiguo compañero, a volver a la academia Top Gun a entrenar a un equipo de egresados para una peligrosa misión. Sin embargo, en el grupo de pilotos se encuentra Rooster (Miles Teller), hijo de Goose, viejo amigo de Maverick que falleció mientras ambos estudiaban en la misma academia. Maverick tendrá entonces que enfrentarse a su pasado para poder entrenar al hijo de su amigo y poder cumplir la peligrosa misión que les ha sido encomendada.

Desde el primer momento “Top Gun: Maverick” deja sumamente claro que, más que contar una historia terriblemente original, lo que busca es de alguna forma transportar al espectador al mundo de la primera película. Esto la lleva a caer en varios de los mismos vicios. De hecho, casi se siente como si fuera la misma película, pero todo un poco más exagerado. Los personajes son inverosímiles, la forma de Maverick de relacionarse con el mundo se siente superficial y maqueteada, todo está diseñado para que cada momento nos recuerde lo talentoso e intrépido que es el personaje. Incluso los momentos más interesantes desde un punto de vista narrativo y que son el núcleo emocional de la película, es decir, la relación entre Maverick y Rooster, se ven sofocados en un mar de nimiedades estilísticas.

La peor de estas nimiedades es la trama romántica entre Maverick y Penny (Jennifer Connelly), con un romance bastante parecido al de la primera cinta, e igual de innecesario, ya que Penny lamentablemente no tiene una personalidad ni un objetivo, más allá de ser el interés romántico del protagonista. Lo anterior se siente casi como si hubieran metido al personaje sólo para mantener la misma estructura que la primera película, y porque Penny es una referencia a una línea de la misma.

Sin embargo, y a pesar de todos sus problemas narrativos, los momentos en que la “Top Gun: Maverick” brilla, realmente lo consigue. Las secuencias de vuelo, al igual que la de 1986, son dinámicas, entretenidas y tensas, pese a la falta de peso emocional que puedan tener, ya que durante las escenas de entrenamiento no se siente que los personajes tengan realmente mucho que perder. Son espectáculo puro y, al poner la cámara al interior de las cabinas de los F-18 que pilotean los personajes, se genera una experiencia sumamente inmersiva, emocionante y frenética. Esto se da particularmente en el último tercio, cuando a todo esto se suma el peso del combate real, generando una tensión que mantiene al borde del asiento a punta de velocidad y vértigo, a pesar de que los personajes no sean particularmente queribles.

Visualmente la película se cae un poco. Sufre del look genérico que tantas cintas de acción actuales tienen, donde no hay una dirección y estilo reconocible, fuera de que todo sea fácil de leer visualmente para que la acción en pantalla se entienda. Hay muchos guiños visuales a la primera película, pero esto sólo genera que, en el contraste con su antecesora, “Top Gun: Maverick” se sienta mucho más plana y genérica. Y aquello tiene sentido, puesto que esta no es una película de visión autoral, sino que un producto de nostalgia.

Y a eso se reduce de alguna forma “Top Gun: Maverick”, demostrando que es posible tomar una película muy propia de su época para actualizarla de forma exitosa. Sin embargo, no se siente como una sucia estrategia de marketing para ganar dinero, sino que como algo originado de un verdadero cariño y una real pasión por el cine de acción, por el estilo de películas que se hacía en esa época y que ha ido desapareciendo con el tiempo. Si bien no es una gran película, “Top Gun: Maverick” cumple con creces su objetivo de mantener vivo el espíritu de esa era, para bien o para mal.


Título Original: Top Gun: Maverick

Director: Joseph Kosinski

Duración: 131 minutos

Año: 2022

Reparto: Tom Cruise, Miles Teller, Jennifer Connelly, Jon Hamm, Glen Powell, Ed Harris, Val Kilmer, Lewis Pullman, Charles Parnell, Bashir Salahuddin, Monica Barbaro, Jay Ellis, Danny Ramirez


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

The Long Road North The Long Road North
DiscosHace 15 horas

Cult Of Luna – “The Long Road North”

El sonido avasallador de Cult Of Luna es un titán que los suecos llevan alimentando durante más de dos décadas,...

Zeal & Ardor Zeal & Ardor
DiscosHace 7 días

Zeal & Ardor – “Zeal & Ardor”

La banda suiza Zeal & Ardor nació en 2013 como un proyecto solista del músico suizo-estadounidense Manuel Gagneux, pero no...

THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND
DiscosHace 1 semana

PUP – “THE UNRAVELING OF PUPTHEBAND”

A tres años del excelente “Morbid Stuff” (2019), la banda canadiense PUP se aventura en su cuarto larga duración con...

Bronco Bronco
DiscosHace 2 semanas

Orville Peck – “Bronco”

Desde su aparición con “Pony” (2019), la misteriosa imagen de Orville Peck colmó las miradas de medios y fanáticos, y...

Chloë And The Next 20th Century Chloë And The Next 20th Century
DiscosHace 2 semanas

Father John Misty – “Chloë And The Next 20th Century”

El juego de las expectativas es cruel porque pone la carga de la espera y del tiempo en miras a...

Jodeki Jodeki
DiscosHace 3 semanas

tricot – “Jodeki”

Como pocos lugares en el mundo, Japón cuenta con la capacidad de sostenerse sobre su propia industria cultural. Es esta...

Where Myth Becomes Memory Where Myth Becomes Memory
DiscosHace 3 semanas

Rolo Tomassi – “Where Myth Becomes Memory”

La capacidad para habitar terrenos sonoros dispares es una de las primeras características que relucen en “Where Myth Becomes Memory”...

Together Together
DiscosHace 4 semanas

Duster – “Together”

Los herméticos exponentes del slowcore regresan con “Together”, un sorpresivo nuevo disco a sólo tres años después de su regreso...

Fear Of The Dawn Fear Of The Dawn
DiscosHace 4 semanas

Jack White – “Fear Of The Dawn”

Cuando se terminó The White Stripes, fue por una razón en específico: preservar lo bello y especial de la banda,...

Messa Close Messa Close
DiscosHace 1 mes

Messa – “Close”

¿Cómo romper la monotonía dentro de subgéneros musicales que se caracterizan justamente por ese atributo? Si, por ejemplo, hablamos de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas