Conéctate a nuestras redes

Cine

Lucy

Publicado

en

Si hay un punto que concederle a Luc Besson, independiente de la preferencia personal, es su preocupación por dar vida a personajes femeninos poderosos e innovadores en una industria que nos tiene acostumbrados a encumbrar al hombre como el héroe. Es probablemente su principal carta de presentación, de igual manera que es la excéntrica y, por ende, algo incomprendida conjunción de acción, humor negro, ciencia ficción y romance que suele imprimir en su filmografía. Al francés se le nota que disfruta haciendo sus películas, les tiene cariño, hay un dejo de auto-indulgencia en ese afán de insistir con las situaciones bizarras, ritmos vertiginosos, estéticas arraigadas a la cultura pop y ese toquecito de surrealismo que a instantes impide tomar sus cintas demasiado en serio. Guste o no, el sujeto se arriesga, juega e inventa como un niño hiperactivo que no descansará hasta obtener lo que desea. Porque, en efecto, la mejor forma de describir “Lucy” es como su más reciente capricho.

LUCY 01Obligada por su amante narcotraficante, Lucy (Scarlett Johansson) se involucra en el negocio comandado por  Mr. Jang (Choi Min-Sik). Su labor es portar en el estómago una peligrosa droga que deberá transportar desde Taiwán a Europa, sin embargo, el paquete se le rompe en el camino, y su organismo en vez de colapsar ante la sobredosis, reacciona fortificando su inteligencia hasta el punto de dotarla de habilidades literalmente impensadas para un mortal. El fenómeno llega a oídos del profesor Norman (Morgan Freeman), quien ha dedicado su vida al tema y verá en Lucy a la primera persona en usar la capacidad total del cerebro humano.

La película consta de una velocidad frenética que le juega a favor y en contra en partes iguales. Por un lado la dota de una agilidad que mantiene el ritmo fresco y encendido en todo momento, inspirado en tratamientos cercanos a la publicidad y el videoclip, que a estas alturas se ha vuelto costumbre en producciones modernas y que, más allá de la calidad de su aporte al cine, proyectan un espectáculo visualmente seductor. Pero esa es la superficie, ya que al momento de colaborar con el discurso que pretende plasmar el argumento, ese ritmo descalabra el objetivo. Jugar con el ritmo es válido, está bien coquetear con lenguajes dinámicos, no obstante, el recurso se torna antojadizo cuando deja de ser proporcional al texto. La temática del tiempo es el común denominador, su importancia es subrayada una y otra vez, pero en pantalla somos testigos de una serie de aceleramientos que no sólo acaban siendo excesivos (y tal vez derechamente insufribles), sino que también impiden profundizar en la premisa en cuestión.

LUCY 02Hay un afán tan obsesivo porque todo luzca rápido con tal de metaforizar sobre nuestro modo de vida actual, donde nos movemos de tal forma que acabamos insensibilizados respecto a nuestro alrededor, que ese mensaje figurativo se pierde porque la misma película resulta vacía en su fondo. Es el mayor error de la cinta; su tratamiento no le ayuda. Termina cayendo en su propia trampa. Pretende ahondar en temáticas contingentes a través de una estructura que se asemeja a la de una exposición académica con sus comparaciones con el mundo animal, tiene ambiciosas aspiraciones de ensayo medio filosófico-medio científico con sus cuestionamientos sobre nuestros orígenes, cómo hemos construido paradigmas con tal de comprender el universo y qué hemos hecho con ellos, pero esas no son más que interrogantes que se quedan flotando en un ambiente nebuloso, donde sólo logra distinguirse su cualidad estética. Curiosamente, sus fallas se asemejan a la de su contemporánea “Transcendence: Identidad Virtual” (2014); leyéndolas en perspectiva, ambas son primas que coinciden tanto en su tópico central como en las características de su protagonista y sus falencias.

Johansson, la reina absoluta del foco de atención, despliega un desempeño aceptable para un rol físicamente llamativo, pero que tampoco exige demasiado en términos de complejidad interna. Esto resulta engañoso, porque en primera instancia Lucy da luces de una personalidad desenvuelta y fascinante que marcará una diferencia, sin embargo, esa ilusión se desvanece demasiado pronto como para lograr apreciarla como personaje icónico del todo. Por desgracia, es la gran sensación que se genera a lo largo de todo el metraje: que las acciones ocurren con demasiada prisa y, entonces, todo aquello que tenía potencial para ser grande va quedando en el camino, siendo el desarrollo de la heroína la víctima que la saca más cara, lo que bajo ninguna circunstancia es un error remediable, a raíz de que Lucy es el motor del film, y si el motor decepciona, entonces el resto del engranaje lo hace en reacción encadenada. Da la impresión de que Besson se encontraba tan ansioso por materializar su idea de esta mujer superhumana cuya existencia pondría en cuestionamiento nuestra perspectiva de LUCY 03la vida, que pasó por alto la necesidad de entregarle el tiempo suficiente para armarla a cabalidad como personaje que, a través de su transformación, realmente fuera capaz de dejar huella.

“Lucy”, tanto la película como su figura principal, se queda como un esbozo de un concepto a primeras irresistible, mas eventualmente desencantador conforme se desenvuelve frente a nuestros ojos a una velocidad que, aunque engancha a nivel de envoltorio, arruina en el contenido. En cintas como estas es fácil –y entendible- quedarse con ese exterior atrayente, donde el ritmo atrapa, la música envuelve y la protagonista porta esa actitud intrépida que cualquier muchacha envidiaría, pero cuando es la misma obra la que explícitamente aspira a ser un documento de reflexión e intelectualidad, no basta conformarse con el espectáculo. Es más, no debiera ser tan explícita en su intención en primer lugar, pues eso implica construir promesas que no sabe concretar, y gozar de un subtexto lo bastante macizo para prescindir de un texto tan directo. Esto no la convierte en una mala película, en todo caso, sólo en un imperfecto intento más de su inquieto realizador por impactar.

Por María José Álvarez

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Maléfica: Dueña del Mal

Publicado

en

Maléfica

El estreno de producciones animadas Disney en versiones live action ha traído discusiones frente a la real relevancia que dichas cintas tienen en el panorama actual. Y lo cierto es que la curiosidad de la audiencia asegura el éxito comercial. Sin embargo, el duplicado de estas producciones, dejando a un lado la originalidad de sus primeras versiones, obliga a recurrir a una expansión un poco más libre sobre la interpretación de los cuentos clásicos que inspiraron las obras del estudio. En este caso, el estreno de “Maleficent” en 2014 insinuó ciertos elementos que pretendían otorgar frescura a la reinvención de la malvada antagonista de “Sleeping Beauty” (1959).

Luego de varios años de los hechos ocurridos en la primera cinta, “Maléfica: Dueña del Mal” se centra en la relación que la oscura hada (Angelina Jolie) tiene con Aurora (Elle Fanning), luego de que esta anunciara su matrimonio con el príncipe Phillip (Harris Dickinson). La unión entre el reino y el páramo traerá rencillas entre humanos y hadas, poniendo a Maléfica y Aurora en lados opuestos para, a la vez, enfrentarse a un enemigo en común.

La primera cinta, con énfasis en la oscura hada, centraba su atención en cómo la traición forjaba las motivaciones de Maléfica, llevándola a actuar en venganza, siendo este su principal motor. La villana, que aparecía en la cinta original de 1959, se despojaba de un velo superficial, permitiendo escarbar entre sus profundas heridas y dejando entrever las razones para seguir con un plan trazado desde el momento en que se vio decepcionada con la raza humana.

Esta segunda parte deja a un lado la exploración de Maléfica hacia su pasado, concentrándose principalmente en su relación con Aurora y cómo juntas han mantenido la paz entre las criaturas del páramo y el reino de los humanos. Entre ellas se ha forjado un lazo cercano al de madre e hija, y los momentos retratados a solas dan cuenta de cómo su relación ha evolucionado y, al mismo tiempo, sitúa la urgencia cuando la paz que han construido se ve amenazada por el miedo y el poder de una fuerza externa que aparece temprano en el desarrollo del relato.

Una vez separadas, la cinta se toma el tiempo para explorar un lado más vulnerable de Maléfica, el que tiene relación con el origen de su raza y la forma en que la nueva conexión con los de su especie servirá como llama para encender una lucha interna que se veía apagada. Sin embargo, la exploración de aquel lado es trabajado de tal manera, que sólo la superficie es visible, pero no deja espacio para profundizar en cómo este descubrimiento realmente afecta a la protagonista, otorgando a la audiencia llenar ciertos espacios sólo gracias a las reacciones que el personaje tiene frente a ciertos estímulos.

La construcción visual del mundo ficticio donde habitan los personajes está basada principalmente en CGI, recurso que apoya la exploración de un mundo que sobreexplota colores y el diseño de algunas de las criaturas que habitan el lugar. El uso de imágenes creadas digitalmente está justificado frente al mundo de fantasía que se está presentando, pero, al mismo tiempo, su uso afecta visualmente la interacción entre humanos y criaturas, por lo tanto, es necesario entrar en este universo con ojos crédulos frente a lo que ocurre en pantalla.

Dirigida claramente para un público infantil, “Maléfica: Dueña del Mal” no reúne el mínimo compendio de características para sostenerse como una secuela necesaria, olvidando los elementos que le otorgaron frescura a su antecesora y fallando principalmente en la exploración de su protagonista, quien con sus apariciones no justifica la existencia de esta producción.


Título Original: Maleficent: Mistress of Evil

Director: Joachim Rønning

Duración: 118 minutos

Año: 2019

Reparto: Angelina Jolie, Michelle Pfeiffer, Elle Fanning, Ed Skrein, Chiwetel Ejiofor, Juno Temple, Sam Riley, David Gyasi, Lesley Manville, Imelda Staunton, Harris Dickinson, Jenn Murray


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Free Free
DiscosHace 2 días

Iggy Pop – “Free”

Puede parecer extraño que un artista que ha hecho literalmente lo que se le ha antojado a lo largo de...

DiscosHace 3 días

Diego Lorenzini – “De Algo Hay Que Morir”

El ingenio de la cultura chilena es algo que se ha instaurado como característica generalizada, como también la capacidad de...

Close It Quietly Close It Quietly
DiscosHace 4 días

Frankie Cosmos – “Close It Quietly”

Casi como una poeta del “Hágalo Usted Mismo” o filosofía DIY de habitación adolescente estadounidense, emergió el nombre de Frankie...

The Center Won't Hold The Center Won't Hold
DiscosHace 1 semana

Sleater-Kinney – “The Center Won’t Hold”

¿Hasta qué punto se considera un cambio de dirección? Muchas veces se genera un debate cuando una banda decide incursionar...

Lost Girls Lost Girls
DiscosHace 1 semana

Bat For Lashes – “Lost Girls”

Cuando Natasha Khan lanza un nuevo disco, un mundo lleno de posibilidades y de fantasía se abre. A través de...

Atonement Atonement
DiscosHace 2 semanas

Killswitch Engage – “Atonement”

Hoy en día, en la época del streaming, donde un single es más importante que un álbum, cuesta generar altas...

Schlagenheim Schlagenheim
DiscosHace 2 semanas

Black Midi – “Schlagenheim”

Históricamente, la energía proveniente de la juventud es un factor vital para el panorama del rock; una virtud que ha...

Patio 29 Patio 29
DiscosHace 2 semanas

Slowkiss – “Patio 29”

A veces se puede estar muy cerca del abismo y del fin. Allí, las experiencias y los recuerdos pueden ser...

Norman Fucking Rockwell Norman Fucking Rockwell
DiscosHace 3 semanas

Lana Del Rey – “Norman Fucking Rockwell!”

En 2011, Lizzy Grant lanzó la canción que la convertiría en la estrella con la que siempre soñó ser. Como...

Infest The Rats’ Nest Infest The Rats’ Nest
DiscosHace 3 semanas

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Infest The Rats’ Nest”

King Gizzard & The Lizard Wizard vuelven a experimentar en el estudio, dando con su versión más pesada. En “Infest...

Publicidad
Publicidad

Más vistas