Conéctate a nuestras redes

Cine

Los Juegos del Hambre: Sinsajo – Parte 1

Publicado

en

“Utopía”, brillante palabra usada en los discursos políticos. Pocas cosas adornan mejor lo dicho por un expositor de Estado más que la posibilidad de concretar en la realidad un mundo ideal ficticio. En su contraste se encuentra la distopía, lugar reflejado como la consecuencia de las malas prácticas de sistemas completos y que, ficción aparte, adquiere un sentido mayor cuando en la actualidad el comportamiento de nuestras sociedades se inclina hacia el auto-atentado. Pues bien, de esto último la industria cinematográfica se ha hecho eco a través de la adaptación de múltiples novelas del género, teniendo aquello su cresta en estos tiempos audiovisuales. La tetralogía de los “Los Juegos del Hambre” –que es originalmente una trilogía en su versión literaria- parece ser el bastión de una tendencia que, en las ocasiones más favorables, aporta desde la visión crítica profunda por sobre la producción hormonal del grupo PG-13.

THE HUNGER GAMES MOCKINGJAY PART 1 01Después de lo ocurrido en la celebración del aniversario número 75 de Los Juegos del Hambre, en donde se reunieron sólo a ganadores pasados de esta carrera de supervivencia, Katniss (Jennifer Lawrence) es trasladada hacia el distrito 13, cuna de la rebelión que dio origen a los juegos y que, hasta hace poco, se creía desaparecido. Ahí, la joven se encontrará con Alma Coin (Julianne Moore), líder de una estrategia revolucionaria que se está armando y que cuenta con varios conocidos de Katniss entre sus filas. Mientras tanto, Peeta (Josh Hutcherson) ha sido llevado al Capitolio con la intención de ponerlo en una campaña del terror contra el distrito disidente. Entre ambas partes se desatará una guerra, en la que el plano comunicacional será vital para influir en las decisiones de los ciudadanos de Panem.

En primer lugar, hay que señalar que un Sinsajo –Mockingjay, en inglés- es un ave puesta dentro del universo de Los Juegos del Hambre para simbolizar el espíritu de la rebelión personificado en Katniss. Un recurso que emula lo que tantas civilizaciones, cofradías o resistencias históricas veían en la libertad de las alas. En aquella consideración, cabe entonces decir que “Los Juegos del Hambre: Sinsajo – Parte 1”, antes de ser una película de acción, aventura o ciencia ficción, es una cinta política; un retrato sociológico de la lucha de clases en un futuro que, a estas alturas, ya tiene a sus dos extremos plenamente identificados: la opresión que instiga a la subversión de los distritos. Es en este ítem donde el filme –por lo tanto, también la novela- tiene su gran valor pues, por más que la impresión visual de lo hecho hasta ahora sea uno de los puntos álgidos del trabajo, es el repaso de cómo aquel oprimido puede derribar los muros de la autoridad para hacer estallar la revolución; una instancia que se ha repetido en el largo historial de dominación que han llevado, y siguen teniendo, los grandes imperios totalitarios.

THE HUNGER GAMES MOCKINGJAY PART 1 02A diferencia de lo expuesto en “Los Juegos del Hambre: En Llamas” (2013), que en su notable propuesta deslizaba un inteligente conflicto para luego hacer explotar dinámica y sorpresivamente su resolución, en esta tercera parte se escarba más en el cierre de la mayoría de los eventos dejados por su antecesora, y en el planteamiento de nuevos escenarios para dar un remate final en la cuarta entrega. Hay que recordar que “Los Juegos del Hambre: Sinsajo” es sólo un libro, devenido por lo que seguramente son circunstancias comerciales en dos películas. Esto es algo que se podría tomar de mala manera, teniendo en cuenta que en el amplio porcentaje de los casos estirar el elástico resulta en una ruptura, sin embargo, esta cinta puede recibirse como una transición muy bien orquestada, un espacio para el desarrollo de los roles centrales, sitio que pone a Katniss en cuestionamientos más profundos respecto a su participación en los Juegos, y a lo que venía mostrando en las dos cintas anteriores. Es por lo anterior que el personaje de Jennifer Lawrence, quien una vez más revalida sus cualidades con grandeza en este papel, se consolida como el irreemplazable del título, tesis que está confirmada asimismo por algunos de los diálogos que se van esgrimiendo.

Tal como lo hiciera “Enemy At The Gates” (2001), o en menor medida “Inglourious Basterds” (2009) y la reciente “Edge Of Tomorrow” (2014), en esta parte de “Los Juegos del Hambre” la propaganda en tiempos de guerra se pone como uno de los eslabones dentro de la potestad del totalitarismo, en la necesidad de difusión que tienen los grupos insurrectos, o la eficacia en la batalla mediática entre las dos partes. De igual manera, la importancia de una imagen visible para la motivación de las milicias THE HUNGER GAMES MOCKINGJAY PART 1 03(acá sujeto al quehacer y poder de Katniss), se sitúa en un paralelo con el miedo que va sostenidamente sembrando el presidente Snow (Donald Sutherland). Si bien, pocos lugares dentro del filme escapan a aquel muy bien trabajado tratamiento, la desaparición de Los Juegos –los que aportaban toda aventura a la saga- junto a las imágenes de devastación, el ritmo asimétrico y los arreglos en cuerda de la música que tiene el relato, pueden dejar al título en el apartado de lo bélico, clasificación que al más sensible puede descolocar.

Amén del nuevo lugar que le corresponde a Plutarch –último personaje interpretado por el fallecido Philip Seymour Hoffman-, la buena inclusión de Juliane Moore como Alma Coin, las cuotas de humor casi ausentes hasta el momento en la saga, impuestas mayormente en la figura de Effie Trinket (Elizabeth Banks), y el tono más contenido de la narración, “Los Juegos del Hambre: Sinsajo – Parte 1” resulta en una buena película, audaz dentro de sus posibilidades, sin destacar tanto como su predecesora y dejando todos los espacios dispuestos para que en una cuarta entrega esta historia tenga un final espectacular. Toda vez que nos deshagamos del prejuicio de poner en particular a “Los Juegos del Hambre” como captora de adolescentes, el desenlace de la misma puede ser enormemente disfrutable.

Por Pablo Moya

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Midsommar

Publicado

en

Midsommar

“Midsommar”, el segundo largometraje de Ari Aster, logra reafirmar un estilo particular de dirección para abordar el terror. A diferencia de “Hereditary” (2018), su película anterior, aquí la idea de la ritualidad es abarcada desde una puesta en escena que ya no es oscura y nocturna, sino que totalmente iluminada para transmitir una idea pureza y virginidad.

Dani (Florence Pugh) es una joven estudiante que acaba de sufrir el fallecimiento de su hermana y de sus padres. Christian (Jack Reynor), su pareja, es el único lazo que la contiene frente a sus constantes crisis, pero la relación de ambos se encuentra en un momento de inestabilidad. Dani se entera por el grupo de amigos de él de que viajarán todos juntos a Suecia, donde se celebrará un evento especial de la comunidad a la que uno de ellos perteneció. Por compromiso, Christian decide invitarla. Entregados a admirar y participar de este festival de verano, al poco tiempo son testigos de rituales que son a lo menos duros de mirar, y de los cuales inevitablemente se van volviendo parte, hasta convertirse en pilares fundamentales de la celebración.

La construcción de esta historia gira en torno a lo desconocido y lo ajeno que resulta para los personajes todo lo que está por ocurrir en esta semana de festividad de acuerdo a las creencias de los mismos participantes. Sin embargo, estas son mostradas con antelación al espectador, por lo que el desarrollo de la película no estaría marcado precisamente por la sorpresa de los acontecimientos, y más bien se avanza a través de ella como compañeros de su protagonista, interpretada por Florence Pugh, quien encarna perfectamente a este personaje atormentado y confundido, siendo parte de un universo que no entiende, pero del que se sumerge casi sin darse cuenta.

Si bien, el guion juega con darle un carácter de “cultural” o una justificación religiosa a las acciones de sus antagonistas –ya que los mismos personajes mantienen la intención de una investigación antropológica–, no profundiza en ello, para así dejarnos principalmente con la sensación de terror frente a imágenes crudas que no pueden ser fácilmente entendidas por quienes no somos parte de esa espiritualidad, la que, a su vez, pareciera tener un futuro ya predeterminado.

Ari Aster crea así una atmósfera de ensoñación acorde a los estados de sus personajes, drogados con las pócimas, la belleza del lugar y lo extraño de los distintos acontecimientos. El Midsommar es representado desde la dirección de arte a través de un espacio que se presenta como pulcro y perfecto, con los colores cálidos del verano y el colorido de las flores. La fotografía, por su parte, forma una especie halo blanco que remite a un lugar paradisíaco, bañado con la luz del sol, el que se distorsiona de manera interesante en ciertos momentos para enfatizar un estado mental abierto a “la influencia”.

La calidad en las distintas áreas técnicas del cine del director logra formar una pieza de valor artístico que es sin duda un aporte para el género de terror, sin embargo, si bien aquí de todas maneras juega con elementos de suspenso a través de la música o sus movimientos de cámara, “Midsommar” no resulta una película que deje con una sensación constante de demasiado miedo ni terror, sino más bien de una espera frente a lo que está por venir y una contemplación constante.

Conociendo a grandes rasgos los elegantes mecanismos técnicos que le dan a Aster un carácter de autor al que vale la pena seguir el rastro, su tercer filme exigirá dar un paso más allá respecto de cómo abordar situaciones “terroríficas”, donde quizás su mayor desafío sea el de seguir mezclando una buena historia de terror o suspenso con una hermosura de imágenes y sonidos que le den otra capa de profundidad o, al menos, algún tipo de cuestionamiento de la misma, y así poder ver las dos caras de la moneda, es decir, poder percibir lo “especial” que ve el antagonista respecto a eso que a nosotros nos da terror. En este sentido, no remitirse al susto exclusivamente por lo brutal e inesperado, sino que enlazarlo con una mirada artística, que necesite cada vez menos sustentarse en los clichés, continuando también con una construcción de personajes y dirección de actores impecable, que puedan transmitirnos una historia completamente ajena al espectador, pero a la vez cercana y posible.

“Midsommar” resulta una película que aborda el terror desde un interés cercano a la antropología, que, al igual que “Hereditary”, explora la idea del ser parte de una comunidad con ciertas creencias y tradiciones que ya tienen un plan establecido para los protagonistas, y de los que ellos no están enterados, pero que, en el caso particular de esta cinta, propone crear un contraste entre prácticas brutales y una apariencia visual pura o virginal, idea que pudo haber sido explotada más profundamente para generar un impacto potente en el espectador, y que acá no se consigue del todo. De todos modos, cabe destacar que, en lo que va de su filmografía, Aster logra unas gloriosas escenas finales, que dejan con una sensación perturbadora e incómoda de, a pesar de todo, estar admirando algo realmente bello.


Título Original: Midsommar

Director: Ari Aster

Duración: 147 minutos

Año: 2019

Reparto: Florence Pugh, Jack Reynor, Will Poulter, William Jackson Harper, Ellora Torchia, Archie Madekwe, Vilhelm Blomgren, Julia Ragnarsson, Anna Åström, Anki Larsson


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

A Dawn To Fear A Dawn To Fear
DiscosHace 4 días

Cult Of Luna – “A Dawn To Fear”

Lo inequívoco, por más que pareciera mantenerse estático, puede ser radicalmente arrancado por un vendaval de circunstancias, y en lo...

Memory Memory
DiscosHace 4 días

Vivian Girls – “Memory”

No todos los retornos son buenos y no todas las segundas partes son de lo peor, o al menos así...

Birth Of Violence Birth Of Violence
DiscosHace 4 días

Chelsea Wolfe – “Birth Of Violence”

Diez años cargan con una simbología que acerca más a lo divino que a lo terrenal. No sólo hay un...

Beneath The Eyrie Beneath The Eyrie
DiscosHace 4 días

Pixies – “Beneath The Eyrie”

Luego de dos apuestas mal logradas, Pixies vuelve al estudio y lanza su mejor disco desde su retorno en 2004....

Chastity Belt Chastity Belt
DiscosHace 2 semanas

Chastity Belt – “Chastity Belt”

Saudade es un vocablo portugués cuyo significado se acerca a la definición de melancolía; un estado afectivo estimulado por la...

Shaped By Fire Shaped By Fire
DiscosHace 2 semanas

As I Lay Dying – “Shaped By Fire”

Durante la primera década del siglo XXI, hubo un estallido de agrupaciones que tomaron variaciones más melódicas para combinar el...

Jamie Jamie
DiscosHace 2 semanas

Brittany Howard – “Jaime”

Cuando Brittany Howard anunció su primer proyecto como solista, alejada de sus compañeros de Alabama Shakes, las reacciones de sorpresa...

RainViento RainViento
DiscosHace 2 semanas

Cevladé – “RainViento”

A estas alturas, no debiera ser sorpresivo que Cevladé saque un disco de alta relevancia, calidad y arrojo no sólo...

Free Free
DiscosHace 1 mes

Iggy Pop – “Free”

Puede parecer extraño que un artista que ha hecho literalmente lo que se le ha antojado a lo largo de...

DiscosHace 1 mes

Diego Lorenzini – “De Algo Hay Que Morir”

El ingenio de la cultura chilena es algo que se ha instaurado como característica generalizada, como también la capacidad de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas