Conéctate a nuestras redes

Cine

Los Boxtrolls

Publicado

en

A pesar de que el stop motion es una de las primeras técnicas utilizadas por la cinematografía, estando estrechamente relacionada con la invención de la misma, todavía hoy sigue despertando admiración sobre las películas que la usan. Incluso, esta herramienta ha servido para que algunos realizadores continúen validando la visión muy personal de la estética que tienen; los casos de Wes Anderson con la genial “Fantastic Mr. Fox” (2009) o el de Tim Burton con la entretenida “Corpse Bride” (2005), sirven como afirmación a esta hipótesis. Paralelamente, es en la última década cuando el stop motion parece haber tomado nuevos aires y ha entregado títulos de una excelente factura técnica y narrativa, como la brillante “Mary And Max” (2009). Ahora es el turno de “Los Boxtrolls” que, basada en la novela de Alan Snow, “Here Be Monsters!”, llega para seguir dando impulso a este bello formato.

THE BOXTROLLS 01Cheesebridge es un pueblo muy tradicional, conocido principalmente por sus quesos. Es a través de la producción de estos cómo sus gobernantes se han vuelto adinerados y, al mismo tiempo, obsesivos de su estatus, que es demostrado por la portación de un particular sombrero. Cuando la ciudad empieza a sufrir el robo de sus quesos, todos apuntan a los Boxtrolls, unas criaturas que viven en las alcantarillas y que por años han aterrorizado a los pobladores. Sin embargo, la leyenda de estos seres no es lo que parece, y las cosas empezarán a cambiar cuando Eggs (voz de Isaac Hempstead Wright), un humano criado en el mundo de los Boxtrolls, se encargue de rescatar a sus amigos, quienes han sido capturados por Archibald Snatcher (voz de Ben Kingsley), un ambicioso exterminador de plagas.

Desde su muy bien planteada introducción, la película de inmediato se encarga de aclarar quiénes serán los personajes que asumirán roles protagónicos y antagónicos, otorgando el tiempo necesario al espectador para que logre tener simpatía por alguno o varios de ellos. La develación temprana de la verdadera naturaleza de los Boxtrolls sirve para guiar el relato a través de la visión que tiene Eggs sobre el mundo, que se divide entre el complejo y creativo lugar que lo vio crecer y Cheesebridge, el sitio que naturalmente le correspondería por su condición humana. Lo anterior, perfectamente podría ser identificado como la problemática de Tarzán pues, si bien la película está basada en “Here Be Monsters!”, una extensa novela que tiene vida propia, son las moralejas inherentes al relato propuesto en esta cinta las que pueden evocar la historia del niño criado por simios en la selva.

THE BOXTROLLS 02El estudio Laika –lugar donde se produjo “Los Boxtrolls” y que está dedicado exclusivamente a publicar contenido hecho en stop motion- parece haber establecido como política la concentración de los esfuerzos en la creación de personajes complejos, retratados en un mundo fantástico revestido de una profundidad importante. Esto es algo que ya se ha sabido ver en los dos títulos que anteriormente fueron producidos por esta casa de animación: “Coraline” (2009), que está inspirada en material ya publicado, y “ParaNorman” (2012), que suponiendo una revolución en la técnica al incorporar figuras creadas en impresoras 3D para el trabajo de animación, también cuenta con guion original de Laika. En “Los Boxtrolls” la fórmula no comprende mayores cambios; lo que para los más pequeños puede ser interpretado en el momento exacto del visionado como la mixtura entre el valor y simpatía con el que Eggs y los Boxtrolls salen adelante, para los más adultos puede ser la semblanza simbólica del mundo avaricioso y excluyente que conocemos hoy. Es en esta instancia cuando la película se permite la conjugación de ambas visiones para lograr el regocijo de un amplio espectro etario.

En el apartado visual, que probablemente signifique el 50 por ciento de la ponderación final para este tipo de películas, “Los Boxtrolls” entrega imágenes maravillosas. En el análisis global del público, es posible que los efectos vistos en el telón causen sorpresa, aunque los tonos se mueven principalmente por matices oscuros. Para el ojo más agudo, el nivel de detalle puesto en el diseño de los escenarios y los personajes serán objeto de admiración; en este sentido, toda la destreza y cuidado de los animadores encargados de este ítem se hace evidentemente presente, y eso es algo para destacar.

THE BOXTROLLS 03Es posible que el filme tenga sus mayores resistencias en la difícil digestión de una historia que es más bien extraña, y en el ritmo con el que es relatada, optando por un dejo más sosegado por sobre el dinamismo que caracteriza a las realizaciones de los estudios más reconocidos. Quizás, por este mismo motivo, este título no sea para el público que espera ver un lienzo encantador en tonos pasteles. Sin embargo, para aquellas personas que disfrutan de los movimientos reales en la cartelera animada, la película resultará en una muy agradable experiencia. A la calidad de las ya estrenadas en Chile en 2014, “Frozen: Una Aventura Congelada”, “La Gran Aventura Lego” o “Cómo Entrenar a tu Dragón 2” se suma “Los Boxtrolls que, amén de sus atributos, esperamos que no pase inadvertida.

Por Pablo Moya

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Chicos Buenos

Publicado

en

Chicos Buenos

El género coming-of-age se define como historias que tratan el período de crecimiento de un adolescente y su paso a la adultez. Esto es tratado de diferentes formas en diferentes cintas. De manera más bien dramática en películas como “The Spectacular Now” (2012) o “Call Me By Your Name” (2017), y también de manera humorística como en la clásica “Superbad” (2007). “Chicos Buenos” tiene muchas similitudes con esta última, que fue una película sumamente exitosa e influyente durante la década pasada, por lo que las comparaciones son casi inevitables. Afortunadamente, “Chicos Buenos” es lo suficientemente fresca e ingeniosa para mantenerse y brillar por sí sola.

Max (Jacob Tremblay), Thor (Brady Noon) y Lucas (Keith L. Williams) son tres amigos preadolescentes que, al ser invitados a una “fiesta de besos” por Soren (Izaac Wang), el chico más popular de la escuela, intentan espiar a la vecina de Max junto a su novio con un drone para aprender a besar. El plan sale mal y el drone es destruido, y los tres amigos deben encontrar la forma de conseguir otro para no ser castigados y poder asistir a la fiesta.

Las comparaciones con “Superbad” son bastante obvias: Seth Rogen y Evan Goldberg, guionistas de la primera, son productores ejecutivos en este filme, y ambas tratan sobre un grupo de amigos intentando ir a una fiesta con fines románticos y para ganar estatus, y terminan pasando por diversas peripecias que ponen a prueba su amistad. Es en este punto donde “Chicos Buenos” realmente brilla y sorprende, ya que, a pesar de parecer una película sumamente tonta que no busca más que hacer reír –cosa que logra con creces–, también llega a interesantes reflexiones sobre la amistad, cómo la gente cambia y cómo las relaciones cambian con ellas. A medida que se acerca el final, la película adquiere un tono de melancolía muy refrescante, aunque es arruinado por un gag que se siente redundante.

Este es un problema durante casi toda la película. Pese a haber instancias de humor muy inteligentes, también hay momentos sumamente burdos y repetitivos, particularmente los que tienen que ver con la ingenuidad de los niños sobre el sexo. En muchos momentos los personajes interactúan con objetos sexuales sin saberlo, dildos, muñecas inflables, entre otras, y el humor radica en que el público, a diferencia de los protagonistas, sabe lo que estos objetos significan. Estos gags son por mucho lo peor de la película, son repetitivos y no particularmente graciosos, pero la cinta a ratos parece apoyarse en ellos en vez de sus elementos más inteligentes.

Los personajes también pueden volverse un poco agotadores por momentos, debido a su ingenuidad e inocencia, en particular el personaje de Lucas. Max y Thor son dinámicos y multidimensionales, pero Lucas se siente algo plano, incluso en el tercer acto cuando tiene un insight importante respecto a su amistad con Max y Thor. A pesar de esta pequeña evolución, el personaje se siente algo blando, aburrido y, si bien esto es discutible, llega a caer mal. Sin embargo, los tres protagonistas (y, de hecho, todos los personajes de la película) se sienten bastante bien construidos, sin importar cuánta relevancia tienen en la historia. Desde los protagónicos a los secundarios más insignificantes, todos tienen una personalidad definida y se sienten reales.

No obstante a lo anterior, un elemento importante en que la película queda corta es en las actuaciones, específicamente de los niños. Teniendo un reparto principalmente infantil, este era un desafío importante y lamentablemente no alcanza a superarlo. Las actuaciones son inconsistentes; hay momentos en que funcionan muy bien, pero en otros –particularmente las escenas más emocionales– se sienten un poco forzadas y sin vida. Las lágrimas que vemos son claramente maquillaje y esto es algo que a ratos puede sacarnos de la intensidad de la escena.

Por otra parte, visualmente podría ser más arriesgada, ya que no hay mucha propuesta de dirección desde el tipo de encuadres y color. Por otro lado, el universo que se muestra también resulta poco interesante: los personajes se mueven en el mismo mundo suburbano estadounidense que ya conocemos muy bien, incluso en películas de temáticas similares como la mencionada “Superbad” o “Booksmart” (2019), además de otras comedias de Point Grey, productora de Rogen y Goldberg, como “Neighbors” (2014) y “Blockers” (2018). Es un ambiente sobre explotado en la comedia y ya se está volviendo aburrido.

Sin embargo, todos estos elementos en que la película se cae no alcanzan a arruinar su inteligencia, gracia y honestidad. En vez de ser una simple comedia tonta sobre niños que quieren dar un beso, “Chicos Buenos” va más allá, reflexionando sobre la naturaleza de los lazos que nos unen con nuestros amigos, y se podría ubicar cómodamente en el canon de cine coming-of-age estadounidense.


Título Original: Good Boys

Director: Gene Stupnitsky

Duración: 90 minutos

Año: 2019

Reparto: Jacob Tremblay, Keith L. Williams, Brady Noon, Molly Gordon, Midori Francis, Josh Caras, LilRel Howery, Millie Davis, Chance Hurstfield, Enid-Raye Adams, Lina Renna


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Any Human Friend Any Human Friend
DiscosHace 4 días

Marika Hackman – “Any Human Friend”

Es muy común escuchar que, para que el ser humano sea realmente feliz, debe estar en paz consigo mismo; conocerse,...

Order In Decline Order In Decline
DiscosHace 4 días

Sum 41 – “Order In Decline”

En tres años y dos discos, Sum 41 demostró que las segundas oportunidades pueden hacer una gran diferencia. Fue en...

Terraformer Terraformer
DiscosHace 1 semana

Thank You Scientist – “Terraformer”

Thank You Scientist es de aquellas propuestas que, desde la primera escucha, resultan un descubrimiento fresco y satisfactorio; un proyecto...

Bon Iver Bon Iver
DiscosHace 2 semanas

Bon Iver – “i,i”

La música que Justin Vernon ha creado como Bon Iver siempre ha sido asociada a las estaciones del año, desde...

First Taste First Taste
DiscosHace 2 semanas

Ty Segall – “First Taste”

Ty Segall es sin lugar a duda una de las mentes más inquietas de esta década. Comenzando el segundo semestre...

CALIGULA CALIGULA
DiscosHace 2 semanas

Lingua Ignota – “CALIGULA”

No es fácil confrontar una obra cuando esta contiene un carácter tan personal y exigente, lo que compromete aún más...

Blood Year Blood Year
DiscosHace 3 semanas

Russian Circles – “Blood Year”

Pioneros de un post rock grave y con esencia metal, herederos de las más oscuras influencias del sludge, e inclasificables...

Fear Inoculum Fear Inoculum
DiscosHace 3 semanas

Tool – “Fear Inoculum”

Hasta hace unas semanas, la idea de escuchar material nuevo de Tool parecía totalmente inviable; algo más cercano al rumor...

Fever Dream Fever Dream
DiscosHace 3 semanas

Of Monsters And Men – “Fever Dream”

Una de las historias de éxito más curiosa de la década es la de Of Monsters And Men. Si bien,...

Guy Walks Into A Bar Guy Walks Into A Bar
DiscosHace 4 semanas

Mini Mansions – “Guy Walks Into A Bar…”

Mini Mansions, la banda formada por Michael Shuman, bajista de Queens Of The Stone Age, Zach Dawes, bajista de The...

Publicidad
Publicidad

Más vistas