Conéctate a nuestras redes

Cine

Los 4 Fantásticos

Publicado

en

La década pasada significa la reivindicación de prácticamente todos los superhéroes que hoy día están siendo explotados en las salas de cine. Claro, un yacimiento de oro puro quedó al descubierto, y el futuro nos promete un abundante número de películas que serán sujetas al subgénero en cuestión. Nada de malo hay sobre aquel escenario cuando la cinematografía es entendida hace un buen rato como un negocio a gran escala; es más, si existe algo en lo que aportan la mayoría de estas producciones desde que se estrenara “Iron Man” (2008) –asumiéndose aquel el punto donde se marca el estándar cualitativo que hasta ahora se maneja-, es en el entretenimiento a través de historias mucho más elaboradas. Incluyendo a la saga de Batman creada por Christopher Nolan, guardando las proporciones para cada cinta particular, es precisamente la tendencia hacia el alza en términos de calidad la que se debe tomar en serio para no morir en el intento heroico de filmar en este contexto.

FANTASTIC FOUR 01En su intención de competir con el universo cinematográfico de Marvel y con el hace poco inaugurado símil de DC Comics, Fox decidió arrojarse con un reinicio de la saga de Los Cuatro Fantásticos (historia de la que tienen control hace mucho tiempo, pero que tuvo su concepción en la firma Marvel), después de 8 años de la fallida “Fantastic 4: Rise Of The Silver Surfer” (2007). En esta oportunidad, desentendiéndose de toda revisión anterior, la película intenta mostrar la génesis del grupo de superhéroes cuando aún eran desconocidos entre ellos, y todavía no contaban con sus capacidades extraordinarias. Sólo cuando sean enviados a una misión al espacio y sean expuestos a una radiación, Reed Richards (Miles Teller), Sue Storm (Kate Mara), Johnny Storm (Michael B. Jordan) y Ben Grimm (Jamie Bell), volverán con superpoderes que les servirán para enfrentar a una persona a la que bien conocen.

Es necesario partir hablando de errores porque “Los 4 Fantásticos” es una equivocación completa en todos sus contornos, donde lo impresentable pasa por dos ítems fundamentales: la poca fidelidad que compromete el largometraje con el cómic original, y los actores que son responsables de aguantar el peso del relato.

Lo primero, tiene su mala hierba en la propia concepción de los argumentos, en cuanto el director y guionista del título, Josh Trank –que en su trabajo anterior, “Chronicle” (2012), fue más que solvente-, se desmarca de cualquier edición particular de la historieta creada por Stan Lee y Jack Kirby, para FANTASTIC FOUR 02trabajar en función de una lectura aleatoria, que tiene como única referencia el eventual origen de estos superhéroes. Pésima decisión si se tiene en cuenta el maltrecho curso que ha llevado el cine para sus revisiones sobre el cómic –muchos aún no olvidan a los infumables cuatro fantásticos de Tim Story, que desfilaron con pena entre 2005 y 2007-, donde la ausencia de una base sólida que haga honor al último no permite licencias que tengan relación con visiones rupturistas.

Por otro lugar, enquistado el otro fallo garrafal del filme, las actuaciones no tienen ninguna parte dentro de la película, como si la consigna fuera el amateurismo, y los actores fueran pálidos no porque quieran, sino porque no pueden. Bajo ese prisma, si gente como Miles Teller o Kate Mara, que han sabido demostrar sus aptitudes en el corto período, son insípidos e incompetentes en sus intervenciones, el horror se establece para los personajes que están a su cargo, que ya son deficientes desde su germen.

Considerando lo anterior, indistintamente que el plano actoral no se acerque a ser una porción medular dentro de una producción audiovisual, si el impacto que busca causar “Los 4 Fantásticos” atraviesa por el enganche del público más joven, es necesario que el relato mezcle de la mejor manera a los dos elementos, y los papeles sean susceptibles de ser identificados con el espectador, sin embargo, nada de eso ocurre. Por paradójico que sea, el concepto de equipo no se encuentra refrendado en un largometraje que en su propio seno encuentra a un grupo de amigos luchando contra las fuerzas del mal. El desacople entre los protagonistas se siente en cada conexión forjada; FANTASTIC FOUR 03desde la comunión de amistad y tirria que debiese mantener la Antorcha Humana y La Mole, hasta la historia de amor obligada entre Reed Richards y Sue Storm, existe un ánimo de dar vuelta las personalidades de cada rol, desvaneciéndose aquel objetivo no sólo en el absurdo ejercicio de quitarles la identidad primigenia a cada personaje, sino que también privando al público de vivir el cómic mediante la cinta, como efectivamente debería ser.

Una hora y cuarenta de duración para un filme que, luego de setenta minutos de una fastidiosa introducción, muestra algo de acción. En resumen, “Los 4 Fantásticos”, fuera de ser recordada como el objeto maldito de una estrategia económica de 20th Century Fox para no devolver los derechos de la franquicia a Marvel, pasará a la historia como una de las peores películas de superhéroes que alguna vez se haya hecho. A la luz de los resultados, tanto a nivel de críticas como de recaudación, es probable que el estudio de cine californiano reevalúe la opción de estrenar una secuela que ya tuviera agendada su fecha de estreno para 2017. Por el bien cinematográfico del maltratado equipo encabezado por Mr. Fantastic, claramente es mejor que así fuera.

Por Pablo Moya

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Chicos Buenos

Publicado

en

Chicos Buenos

El género coming-of-age se define como historias que tratan el período de crecimiento de un adolescente y su paso a la adultez. Esto es tratado de diferentes formas en diferentes cintas. De manera más bien dramática en películas como “The Spectacular Now” (2012) o “Call Me By Your Name” (2017), y también de manera humorística como en la clásica “Superbad” (2007). “Chicos Buenos” tiene muchas similitudes con esta última, que fue una película sumamente exitosa e influyente durante la década pasada, por lo que las comparaciones son casi inevitables. Afortunadamente, “Chicos Buenos” es lo suficientemente fresca e ingeniosa para mantenerse y brillar por sí sola.

Max (Jacob Tremblay), Thor (Brady Noon) y Lucas (Keith L. Williams) son tres amigos preadolescentes que, al ser invitados a una “fiesta de besos” por Soren (Izaac Wang), el chico más popular de la escuela, intentan espiar a la vecina de Max junto a su novio con un drone para aprender a besar. El plan sale mal y el drone es destruido, y los tres amigos deben encontrar la forma de conseguir otro para no ser castigados y poder asistir a la fiesta.

Las comparaciones con “Superbad” son bastante obvias: Seth Rogen y Evan Goldberg, guionistas de la primera, son productores ejecutivos en este filme, y ambas tratan sobre un grupo de amigos intentando ir a una fiesta con fines románticos y para ganar estatus, y terminan pasando por diversas peripecias que ponen a prueba su amistad. Es en este punto donde “Chicos Buenos” realmente brilla y sorprende, ya que, a pesar de parecer una película sumamente tonta que no busca más que hacer reír –cosa que logra con creces–, también llega a interesantes reflexiones sobre la amistad, cómo la gente cambia y cómo las relaciones cambian con ellas. A medida que se acerca el final, la película adquiere un tono de melancolía muy refrescante, aunque es arruinado por un gag que se siente redundante.

Este es un problema durante casi toda la película. Pese a haber instancias de humor muy inteligentes, también hay momentos sumamente burdos y repetitivos, particularmente los que tienen que ver con la ingenuidad de los niños sobre el sexo. En muchos momentos los personajes interactúan con objetos sexuales sin saberlo, dildos, muñecas inflables, entre otras, y el humor radica en que el público, a diferencia de los protagonistas, sabe lo que estos objetos significan. Estos gags son por mucho lo peor de la película, son repetitivos y no particularmente graciosos, pero la cinta a ratos parece apoyarse en ellos en vez de sus elementos más inteligentes.

Los personajes también pueden volverse un poco agotadores por momentos, debido a su ingenuidad e inocencia, en particular el personaje de Lucas. Max y Thor son dinámicos y multidimensionales, pero Lucas se siente algo plano, incluso en el tercer acto cuando tiene un insight importante respecto a su amistad con Max y Thor. A pesar de esta pequeña evolución, el personaje se siente algo blando, aburrido y, si bien esto es discutible, llega a caer mal. Sin embargo, los tres protagonistas (y, de hecho, todos los personajes de la película) se sienten bastante bien construidos, sin importar cuánta relevancia tienen en la historia. Desde los protagónicos a los secundarios más insignificantes, todos tienen una personalidad definida y se sienten reales.

No obstante a lo anterior, un elemento importante en que la película queda corta es en las actuaciones, específicamente de los niños. Teniendo un reparto principalmente infantil, este era un desafío importante y lamentablemente no alcanza a superarlo. Las actuaciones son inconsistentes; hay momentos en que funcionan muy bien, pero en otros –particularmente las escenas más emocionales– se sienten un poco forzadas y sin vida. Las lágrimas que vemos son claramente maquillaje y esto es algo que a ratos puede sacarnos de la intensidad de la escena.

Por otra parte, visualmente podría ser más arriesgada, ya que no hay mucha propuesta de dirección desde el tipo de encuadres y color. Por otro lado, el universo que se muestra también resulta poco interesante: los personajes se mueven en el mismo mundo suburbano estadounidense que ya conocemos muy bien, incluso en películas de temáticas similares como la mencionada “Superbad” o “Booksmart” (2019), además de otras comedias de Point Grey, productora de Rogen y Goldberg, como “Neighbors” (2014) y “Blockers” (2018). Es un ambiente sobre explotado en la comedia y ya se está volviendo aburrido.

Sin embargo, todos estos elementos en que la película se cae no alcanzan a arruinar su inteligencia, gracia y honestidad. En vez de ser una simple comedia tonta sobre niños que quieren dar un beso, “Chicos Buenos” va más allá, reflexionando sobre la naturaleza de los lazos que nos unen con nuestros amigos, y se podría ubicar cómodamente en el canon de cine coming-of-age estadounidense.


Título Original: Good Boys

Director: Gene Stupnitsky

Duración: 90 minutos

Año: 2019

Reparto: Jacob Tremblay, Keith L. Williams, Brady Noon, Molly Gordon, Midori Francis, Josh Caras, LilRel Howery, Millie Davis, Chance Hurstfield, Enid-Raye Adams, Lina Renna


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Any Human Friend Any Human Friend
DiscosHace 5 días

Marika Hackman – “Any Human Friend”

Es muy común escuchar que, para que el ser humano sea realmente feliz, debe estar en paz consigo mismo; conocerse,...

Order In Decline Order In Decline
DiscosHace 6 días

Sum 41 – “Order In Decline”

En tres años y dos discos, Sum 41 demostró que las segundas oportunidades pueden hacer una gran diferencia. Fue en...

Terraformer Terraformer
DiscosHace 2 semanas

Thank You Scientist – “Terraformer”

Thank You Scientist es de aquellas propuestas que, desde la primera escucha, resultan un descubrimiento fresco y satisfactorio; un proyecto...

Bon Iver Bon Iver
DiscosHace 2 semanas

Bon Iver – “i,i”

La música que Justin Vernon ha creado como Bon Iver siempre ha sido asociada a las estaciones del año, desde...

First Taste First Taste
DiscosHace 2 semanas

Ty Segall – “First Taste”

Ty Segall es sin lugar a duda una de las mentes más inquietas de esta década. Comenzando el segundo semestre...

CALIGULA CALIGULA
DiscosHace 3 semanas

Lingua Ignota – “CALIGULA”

No es fácil confrontar una obra cuando esta contiene un carácter tan personal y exigente, lo que compromete aún más...

Blood Year Blood Year
DiscosHace 3 semanas

Russian Circles – “Blood Year”

Pioneros de un post rock grave y con esencia metal, herederos de las más oscuras influencias del sludge, e inclasificables...

Fear Inoculum Fear Inoculum
DiscosHace 3 semanas

Tool – “Fear Inoculum”

Hasta hace unas semanas, la idea de escuchar material nuevo de Tool parecía totalmente inviable; algo más cercano al rumor...

Fever Dream Fever Dream
DiscosHace 4 semanas

Of Monsters And Men – “Fever Dream”

Una de las historias de éxito más curiosa de la década es la de Of Monsters And Men. Si bien,...

Guy Walks Into A Bar Guy Walks Into A Bar
DiscosHace 4 semanas

Mini Mansions – “Guy Walks Into A Bar…”

Mini Mansions, la banda formada por Michael Shuman, bajista de Queens Of The Stone Age, Zach Dawes, bajista de The...

Publicidad
Publicidad

Más vistas