Conéctate a nuestras redes

Cine

Looper: Asesinos Del Futuro

Publicado

en

Dos sujetos conversan en una cafetería. Discuten acerca de lo que harán en las próximas horas. Lo que para uno son deseos, para el otro son recuerdos. Sus caras se parecen mucho, pero no son padre e hijo, ni hermanos, ni siquiera gemelos –o clones-. Mientras uno lucha por lo que considera su futuro, el otro intenta proteger sus recuerdos, y uno en particular: lo único que considera realmente bueno en su vida. Los dos son la misma persona y, pese a ello, sus destinos chocan; lo que haga uno borrará para siempre al otro. El tópico de los viajes temporales, sus consecuencias y las paradojas que provocarían, es lo central en “Looper: Asesinos Del Futuro”, el tercer largometraje de Rian Johnson, protagonizado por Joseph Gordon-Lewitt y Bruce Willis.

Los looper son los asesinos que se encargan de eliminar a personas enviadas desde el futuro por la mafia. Joe (Joseph Gordon-Levitt) es uno de ellos, y cumple su trabajo con una destacada eficiencia. Pero este trabajo no es para siempre, y tiene una cláusula de rescisión de contrato inapelable: cada looper debe deshacerse de él mismo, quien es enviado 30 años desde el futuro. Pese a que Joe sabe de ese predicamento, un error le impedirá asesinar a su yo del futuro (Bruce Willis), iniciando una persecución que le permita cerrar el “loop”.

Desde el primer instante, “Looper” no esconde su condición de película de género. Como ejercicio cinematográfico, este se asemeja al primer film de Rian Johnson, “Brick” (2005), una reinvención adolescente del cine noir. Todo se cumple siguiendo el manual: un invento posibilita un salto para la humanidad, y ese hecho va planteando cuestiones sobre los alcances de la condición humana. “Looper” enuncia todas las preguntas más comunes del género, sobre qué nos definiría como individuos, cuál es el control que tenemos de nuestros actos y el destino, y qué efectos tienen nuestras decisiones sobre nosotros y los demás.

Sin embargo, hay que aclarar que esta no es simplemente una película de acción, o por lo menos no como las tradicionales que pueblan la cartelera. Sí hay espectacularidad, persecuciones, tiroteos y uso de recursos que acentúan la adrenalina, pero para ser precisos, los adelantos contienen gran parte de las escenas de acción, y el corpus de la película está en secuencias resueltas de manera limpia y sin excesos, o en largos episodios de conversaciones que aumentan la tensión e invitan a preguntarse por las intenciones de los personajes, sus dudas y dramas, y también por los cabos sueltos que la misma trama va dejando. Porque “Looper” se articula sobre las interrogantes que se suceden durante el metraje y son el sustrato de la historia, siendo algunas resueltas en la película misma, y otras dejadas para el debate fuera de la sala de cine.

Es interesante constatar que uno de los blockbusters más esperados del año, evita el lugar común y se decanta más en un relato que intenta hacerse cargo de discusiones más profundas que las acostumbradas por la industria hollywoodense. Quizás este ejercicio está más relacionado con la necesidad de las películas de ser viralizadas a través de Internet, lo que sostiene sus campañas de publicidad en la actualidad. Como ya se ha mencionado, en “Looper” abundan los cabos sueltos, y ya se puede encontrar una gran cantidad de teorías respecto a los personajes, sus relaciones o el universo creado para sustentar la trama. La ventaja en este caso está en la integración armónica de estas cuestiones dentro del relato, sin que parezcan un error del guión o un recurso retórico para engañar al público.

Aunque, haciendo raya para la suma, “Looper” se ubica entre lo mejor del cine comercial de este año, cumple con las expectativas generadas alrededor de ella (por la publicidad y los propios fanáticos) y aporta una mirada fresca, respetuosa e inteligente a la poblada oferta de las películas de ciencia ficción y viajes temporales. Por esta razón la pregunta más interesante es verificar cómo logrará este film superar la barrera del tiempo y convertirse en un referente del género, más allá de su calidad  argumental, puesta en escena y valor dentro del mercado cinematográfico. Habrá que esperar entonces cuántos visionados resiste la cinta, y a modo de confesión personal, este redactor está ansioso por repetirse el plato.

Por Juan Pablo Bravo

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

  1. Rodrigo Soto

    17-Oct-2012 en 3:51 pm

    Creí haber visto el afiche hace un tiempo, pero no había averiguado. Suena muy interesante la propuesta, y es que el viaje en el tiempo es algo que se viene conversando hace tanto tiempo, que casi parece que alguien hubiese viajado para ponerlo allí hace algunos años. En lo personal me gustan mucho estas películas de ciencia ficción, en especial cuando te hacen pensar o, peor aún, cuando te hacen pensar horas después de la película.

    Lo otro interesante es el cambio generacional que se vive, pasar de un dinosaurio como es Bruce Willis con todo el peso que le pone a las películas de acción, y su papel principal en esas películas que están en el inconsciente colectivo, como lo es Duro de Matar, El Quinto Elemento o Pulp Fiction, a un casi-joven como Joseph Gordon-Levitt que, si bien lleva bastantes películas buenas en estos años (Dentro de las que se encuentra Inception, que está en el top 5 de mis favoritas) le falta para llegar a ese nivel, pero lo va construyendo muy bien.

  2. Daniela Campos

    08-Ene-2014 en 5:31 pm

    Es de las mejores películas que he visto en los últimos años, con un guión muy interesante, yo la acabo de ver en HBO porque a mi papá y a mi hermano les encantan las películas de acción como este tipo.

Responder

Comentarios

La Espía Roja

Publicado

en

La Espía Roja

El género de thriller de espionaje siempre se ha caracterizado por generar una atmósfera de suspenso con personajes misteriosos e interesantes. Particularmente, las historias ambientadas durante la Guerra Fría tienen esta búsqueda, como “Tinker Tailor Soldier Spy” (2011) o la serie “The Americans” (2013-2018), con una atmósfera tensa, personajes complejos y tramas intrincadas y demandantes. “La Espía Roja” de Trevor Nunn se distancia de esta estética, y convierte la historia real de una de espía de la KGB en Inglaterra durante la Guerra Fría en un melodrama soso y mediocre, cambiando la intriga política por un pobre triángulo amoroso, y a la que podría haber sido una protagonista fascinante, en un personaje estereotípico y aburrido.

Joan Stanley (Judi Dench) es una anciana inglesa que un día, de imprevisto, es arrestada por traición. A través de su interrogatorio, conocemos sobre su pasado universitario pre Segunda Guerra Mundial en la Universidad de Cambridge y su asociación con un grupo de estudiantes socialistas simpatizantes del régimen soviético. En este contexto, la joven Joan (Sophie Cookson) comienza un romance con Leon (Tom Hughes), un joven y apasionado militante. Con el paso del tiempo, su relación con Leon, sumada a su nuevo trabajo en un sensible proyecto secreto del gobierno inglés, la harán cuestionar su lealtad a su nación.

Es una lástima que esta historia, inspirada en el caso real de Melita Norwood, quien fuera descubierta como una de las más importantes espías de la KGB en el Reino Unido durante la Guerra Fría, se termine transformando en una mediocre historia romántica con personajes sosos y desabridos. Todos son estereotipos con motivaciones básicas y aburridas, que, si bien resultan fáciles de entender, no logran ser interesantes.

Molesta particularmente que, en una trama que involucra espionaje en una época tan cargada políticamente, las motivaciones de Joan, la protagonista, resulten tan simplistas. En vez de ser un personaje multidimensional, cuyas creencias sobre el mundo y la sociedad la lleven a cometer actos de traición, Joan es una especie de científica ingenua e idealista, cuyas decisiones llegan a parecer simples caprichos. Es casi como si los realizadores hubieran evitado darle motivaciones políticas e ideológicas por temor a que una simpatía por la URSS la volvieran menos querible a ojos de la audiencia. Y dado que sus acciones terminan teniendo grandes repercusiones en la historia, todo el conflicto termina sintiéndose blando y sin motivaciones reales.

Visualmente la película es sumamente blanda. Si bien, la dirección de arte en las escenas ambientadas durante las décadas del 30 y 40 están bien ejecutadas visualmente y logran poner al espectador en esa época, las secuencias protagonizadas por Judi Dench cuando es arrestada se sienten falsas y sin identidad. La dirección de fotografía en ambas épocas es correcta, pero no logra elevar un filme que tampoco tiene mucho que ofrecer.

Las actuaciones, por su lado, tampoco funcionan. Aparte de que los personajes se sienten blandos por guion, sus interpretaciones no logran darles mayor profundidad. Esto se nota particularmente en el triángulo amoroso que termina motivando gran parte de la trama, en cuyas actuaciones no se alcanzan a sentir las emociones y la pasión que se intenta vender. En una película que se apoya tanto en el melodrama, esto resulta desastroso. Incluso la actuación de Judi Dench no alcanza a convencer, posiblemente por la falta de profundidad de su personaje, uno que está constantemente en la misma tecla de anciana desvalida, lo que llega a ser triste de ver viniendo de una actriz de su talla.

Si bien, la historia real que inspira el filme resulta fascinante en varios sentidos, “La Espía Roja”, en su intento por desradicalizar políticamente a sus protagonistas para hacerlos más empatizables, termina transformándolos en blandas y aburridas caricaturas, lo que, a su vez, afecta negativamente a la trama. Una película que pudo ser una íntima mirada a la forma en que personas comunes y corrientes pueden transformarse en importantes agentes de la historia, y una ventana al espionaje durante la Guerra Fría en un frente menos explorado como es el Reino Unido, “La Espía Roja” se transforma en un melodrama mediocre e irrelevante.


Título Original: Red Joan

Director: Trevor Nunn

Duración: 101 minutos

Año: 2018

Reparto: Sophie Cookson, Judi Dench, Tom Hughes, Stephen Campbell Moore, Tereza Srbova, Kevin Fuller, Laurence Spellman, Robin Soans, Simon Ludders, Steven Hillman, Phill Langhorne


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

We Are Not Your Kind We Are Not Your Kind
DiscosHace 10 horas

Slipknot – “We Are Not Your Kind”

La masividad no es algo ajeno en el panorama actual de los oriundos de Iowa, y mucho menos la controversia...

Duck Duck
DiscosHace 2 días

Kaiser Chiefs – “Duck”

En “Duck” los ingleses dan con su versión más bailable. Coqueteando con ritmos pop y northern soul, Kaiser Chiefs se...

Purple Mountains Purple Mountains
DiscosHace 3 días

Purple Mountains – “Purple Mountains”

El 7 de agosto de 2019, David Berman falleció a los 52 años. Unos de los compositores emblemas de la...

King's Mouth King's Mouth
DiscosHace 1 semana

The Flaming Lips – “King’s Mouth: Music And Songs”

Hay trayectorias musicales que, con el sólo hecho de sostener creaciones durante tantos años, merecen espontáneamente el reconocimiento público. Así...

An Obelisk An Obelisk
DiscosHace 1 semana

Titus Andronicus – “An Obelisk”

Por primera vez en esta década, el regreso de Titus Andronicus a la escena demoró tan solo un año. Quizás...

The Soft Cavalry The Soft Cavalry
DiscosHace 1 semana

The Soft Cavalry – “The Soft Cavalry”

Hay algunos que sostienen que el amor es el único tipo de energía que puede elevar el alma hasta el...

Automat Automat
DiscosHace 2 semanas

METZ – “Automat”

Desde su debut, METZ dejó de lado la chapa de novedad o promesa, sepultando los adjetivos bajo una densa capa...

Kintsukuroi Kintsukuroi
DiscosHace 2 semanas

La Bestia de Gevaudan – “Kintsukuroi”

En la construcción de una identidad musical, es inevitable no tener guiños a quienes significan una influencia para el desarrollo...

The Book Of Traps And Lessons The Book Of Traps And Lessons
DiscosHace 2 semanas

Kate Tempest – “The Book Of Traps And Lessons”

La música puede ser un dispositivo de abstracción. Esa es la invitación que Kate Tempest hace en “The Book Of...

A Bath Full Of Ecstasy A Bath Full Of Ecstasy
DiscosHace 3 semanas

Hot Chip – “A Bath Full Of Ecstasy”

Los cuatro años desde el último lanzamiento de Hot Chip no significaron una pausa para la banda. Desde “Why Make...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: