Conéctate a nuestras redes

Cine

Life: Vida Inteligente

Publicado

en

Desde la posibilidad de plantear grandes preguntas filosóficas hasta poder innovar en las posibilidades digitales y tecnológicas, el género de la ciencia ficción es uno de los más favorables en términos narrativos cuando es explorado en profundidad. La búsqueda de vida inteligente fuera de la Tierra, o al menos la prueba de ella, es motivo de fascinación al momento de trabajar historias que lleven al ser humano a plantearse inquietudes de gran tamaño, al imaginar las implicancias de aquel posible gran descubrimiento. Y una vez más una cinta se mueve en este territorio generando gran expectación, pues desde su anuncio “Life: Vida Inteligente” ha intrigado por su enigmático argumento, el que explora justamente el descubrimiento de vida en Marte y los peligros que esto podría traer.

Dirigida por Daniel Espinosa, la cinta cuenta cómo la tripulación de la Estación Espacial Internacional es la primera en rescatar un organismo desde Marte. Siendo un gran descubrimiento para la humanidad, comienzan a realizar estudios con el organismo, hasta que se dan cuenta que la forma de vida extraterrestre representa un peligro mortal para toda la tripulación.

La promoción de esta producción se ha caracterizado por el misterio alrededor de su argumento, un punto que inevitablemente logra ser positivo, pues la cinta va develando sus secretos paulatinamente, llevando al espectador desde una historia que involucra a la humanidad y el descubrimiento de vida extraterrestre, hasta un relato de terror situado en el espacio. En ese sentido, se puede hablar de esta cinta en dos partes, donde la visualidad juega un papel preponderante, con una cámara que nos invita a pasear por la estación espacial a través de planos secuencias que exploran sus rincones, mientras se va dando a conocer cada uno de los integrantes de la tripulación, y el viaje físico por los escenarios funciona oportunamente, pues el camino se inicia junto a los personajes al ir destapando el escenario y, en consecuencia, la atmósfera en la que se desarrollará el relato, evocando en muchas ocasiones las acrobacias visuales que caracterizaron a “Gravity” (2013).

El segundo acto avanza desde una enigmática e interesante propuesta de ciencia ficción hacia una cinta derechamente de terror en el espacio, y es aquí donde mostrará todo su aparataje. Siendo indiscutible la influencia que ejerce “Alien” (1979) sobre su desarrollo desde este punto, aquella fuerza se encuentra en cada uno de los rincones del relato, siendo casi imposible olvidar el legado que la cinta de fines de los setenta ha tenido sobre producciones que intentan mezclar el terror y la ciencia ficción. Y en ese sentido, esta cinta no esconde la intención de rendir homenaje al buscar un efecto similar en el espectador, aunque a duras penas intenta entregar nuevos elementos que ayuden a separarse y pararse sola. Sin embargo, los esfuerzos de originalidad no son suficientes al momento de sorprender: es innegable que bebe demasiado de fuentes ya conocidas, por lo tanto, al final sólo queda entregarse al viaje que pretende dar, existiendo un destino conocido e inevitable, así como los posibles caminos que serán tomados.

A pesar, de ser una aventura ya conocida, esta es trabajada apropiadamente. El diseño de la criatura a bordo logra ser lo suficientemente creíble para poder sostener el peligro acechante, además existe una crudeza y atrevimiento visual al momento de revelar las capacidades físicas y las consecuencias que esta forma extraterrestre logra alcanzar, siendo exhibidas en primeros planos los grotescos efectos del peligro que persigue a los protagonistas. Por otra parte, la progresión del ritmo está muy bien trabajada al momento de construir el horror que encierra y agobia tanto a los personajes como a la audiencia, en un escenario que parece ser desolador y carente de optimismo.

La decisión de no tomar a un sólo protagonista y hacer que el espectador lo acompañe en el viaje puede ser arriesgada, pues los personajes quedan reducidos a ser parte del decorado y sólo sirven como pretexto para enfocarse en otros aspectos de la película, provocando un descuido al momento de profundizar en ellos y, consecuentemente, la empatía se genera sólo por el peligro que la enigmática forma de vida representa. Este hecho genera que el relato se vaya debilitando hacia el final, aterrizando estrepitosamente en su conclusión.

Innegablemente, “Life: Vida Inteligente” carece de originalidad en cuanto a su propuesta, y lamentablemente la sombra de sus influencias es demasiado grande como para que pueda brillar por sí misma, pero sí logra reunir y mezclar elementos que hacen del terror en el espacio una oportunidad para revisitar lugares y formas narrativas ya conocidas, donde no alcanza a innovar en el género, pero sí logra ser disfrutada al desarrollar correctamente las herramientas que tiene a su alcance.

Por Ángelo Illanes

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Edwin

    26-Mar-2017 en 2:20 pm

    Excelente crítica. Tiene algún blog o post para seguirlo?

Responder

Comentarios

El Rey León

Publicado

en

El Rey León

“The Lion King” de 1994 es sin duda una de las películas de Disney más veneradas y queridas de todos los tiempos. Y se nota que Jon Favreau siente este mismo respeto y cariño por ella, ya que esta nueva versión incluye mucha de la imaginería de la película original, además de enaltecer y volver incluso más épicos varios momentos. Sin embargo, es el mismo cariño y respeto por la película noventera lo que impide que este remake logre sostenerse por sí mismo, veinticinco años después, y hace que se sienta anticuado.

La historia está ambientada en una versión idealizada de la sabana africana, donde el rey león Mufasa (James Earl Jones) intenta mantener el equilibrio natural de la cadena alimenticia, el Círculo de la Vida. Cuando nace su hijo Simba (Donald Glover) y se transforma en el próximo heredero al trono, Scar (Chiwetel Ejiofor), hermano del rey, decide asesinar a Mufasa para quedarse con el trono. Simba se ve obligado a escapar siendo un cachorro, y Scar se transforma en un rey déspota y despiadado. El príncipe deberá, entonces, reencontrarse con su identidad para volver a su hogar a restaurar el balance.

La historia es simple y fácil de entender, pero sus personajes y temáticas son tratadas de forma cuestionable veinticinco años después de la película original. Mientras que durante los últimos diez años muchas películas infantiles han volcado sus valores y temáticas hacia la acogida de lo diferente y la empatía por los demás, como “Ratatouille” (2007) o “Paddington” (2014), y la aceptación de uno mismo tal cual es, como en “Frozen” (2013), “El Rey León” tiende casi a ideas opuestas.

Durante gran parte de la película se idealizan la fuerza física y la valentía, igualándolas con justicia y virtud en Simba y particularmente Mufasa, mientras que la debilidad física se iguala con el engaño y maldad, a través de las figuras de Scar y las hienas. Se subentiende que estos personajes, al ser inherentemente inferiores, deben recurrir a trampas y engaños para ser capaces de vencer. Estas ideas no sólo se sienten anticuadas, sino que además generan personajes unidimensionales, cuya única característica reside en qué extremo de ese espectro residen.

Por otro lado, una de las principales temáticas de la película es el concepto de identidad, que es explorado a través del viaje de Simba. Sin embargo, su arco es tratado de forma menos que óptima, ya que su evolución se da por procesos internos, sino que a través de estímulos externos. No es él quien se encuentra a sí mismo, sino que son otros los que le dicen quién debe ser y qué debe hacer para transformarse en ello. Esto hace que su cambio se sienta vacío, y por otro lado entrega ideas problemáticas sobre la relación entre identidad y deber, ya que nunca le es dada a Simba la elección de qué hacer y quién ser. Estas dos ideas, el deber ser por sobre el querer ser y la virtud en la fuerza física, no han envejecido bien y se sienten anticuadas, y hacen que narrativamente la película se sienta de igual manera.

Visualmente la cinta funciona bastante bien. Los modelos 3D se sienten realistas y la imaginería tiene un gran poder visual. Tal como Favreau quiso, se siente tan épico como un documental de naturaleza de la BBC, sin embargo, es el mismo realismo en los modelos de los personajes lo que afecta negativamente a la hora de generar conexión emocional con la audiencia, ya que los animales resultan poco expresivos. Esto es algo que se nota particularmente en escenas de alto nivel emocional, como la muerte de un personaje, ya que las reacciones de los demás no alcanzan a estar a la altura debido a su falta de expresión. Además, esto se ve mezclado con una mala elección de casting vocal, particularmente en el caso de Simba en su adultez. Donald Glover puede funcionar muy bien frente a cámara, pero su voz suena plana y poco expresiva. Esto, mezclado con la falta de emoción en el rostro de Simba, hace que la audiencia se aleje incluso más del protagonista y su evolución como personaje.

Finalmente, más allá sus debilidades técnicas y de dirección, “El Rey León” falla principalmente por no atreverse a desafiar los conceptos narrativos y temáticos de la película original. Sus ideas, valores, beats narrativos y personajes se sienten aún como un producto de su tiempo, y no han envejecido bien. A la hora de retomar películas universalmente queridas y veneradas, es importante alejarse un poco y mirar detenidamente qué ideas se mantienen vigentes y cuáles no, y que ese respeto y cariño se refleje al evolucionar la historia para mantenerla actualizada.

Este remake se apoya demasiado en la nostalgia y el cariño que se le tiene a la película original, y toma el camino fácil apelando al recuerdo que el público tiene de ella. Lamentablemente, es difícil que el público actual recuerde esta película en veinticinco años más con el mismo cariño con que las generaciones anteriores lo hacen con la película original.


Título Original: The Lion KingEl Rey León

Director: Jon Favreau

Duración: 118 minutos

Año: 2019

Reparto: (Voces) Keegan-Michael Key, Donald Glover, Seth Rogen, Chiwetel Ejiofor, James Earl Jones, John Kani, Billy Eichner, Alfre Woodard, Florence Kasumba, Beyoncé


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

False Alarm False Alarm
DiscosHace 21 horas

Two Door Cinema Club – “False Alarm”

Con una portada azul eléctrico, que luce como si hubiese sido diseñada para adornar un disco de Pet Shop Boys,...

Gold & Grey Gold & Grey
DiscosHace 2 días

Baroness – “Gold & Grey”

Durante la segunda mitad de la década pasada, Baroness sonaba como una de las agrupaciones responsables de llevar el relevo...

Western Stars Western Stars
DiscosHace 7 días

Bruce Springsteen – “Western Stars”

Dicen que la sabiduría popular prueba ser más cierta que cualquier ciencia exacta. Hay gente que sostiene firmemente que el...

Let’s Rock Let’s Rock
DiscosHace 1 semana

The Black Keys – “Let’s Rock”

Después de cinco años fuera del radar, el dúo de Ohio vuelve a la carretera con un nuevo disco de...

Designer Designer
DiscosHace 1 semana

Aldous Harding – “Designer”

La escena del indie actual no es la misma que aquella en la que Aldous Harding debutó con su LP...

Help Us Stranger Help Us Stranger
DiscosHace 2 semanas

The Raconteurs – “Help Us Stranger”

Un intermedio de once años entre un álbum y otro parece un tiempo muy largo, pero para The Raconteurs fue...

It Won/t Be Like This All the Time It Won/t Be Like This All the Time
DiscosHace 2 semanas

The Twilight Sad – “It Won/t Be Like This All The Time”

Pareciera ser que la discografía de The Twilight Sad es más extensa de lo que parece, pero con cinco títulos...

Anima Anima
DiscosHace 2 semanas

Thom Yorke – “Anima”

Si Thom Yorke ha sido capaz de entregar trabajos tan buenos con Radiohead y como solista, un nuevo álbum de...

Morbid Stuff Morbid Stuff
DiscosHace 3 semanas

PUP – “Morbid Stuff”

En tiempos donde las bandas underground tienen un espacio mucho más amplio, gracias a distintas plataformas digitales que se convierten...

Fishing For Fishies Fishing For Fishies
DiscosHace 3 semanas

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Fishing For Fishies”

Nueve años de carrera y 14 discos de estudio. Ese es el saldo de la discografía de los australianos, quienes,...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: