Conéctate a nuestras redes

Cine

Las Ventajas de Ser Invisible

Publicado

en

“¿Cuál es mejor: el libro o la película?” El siguiente comentario, como es lógico esperar, no se hará cargo de esa pregunta, que hasta cierto punto tiene poco sentido responder. Porque, si se analiza bien, ¿cómo comparar dos formatos totalmente distintos, con soportes expresivos opuestos y que sólo comparten el propósito último de contar una buena historia? Lo extraño sucede cuando constatamos que el cine y la literatura, y en este caso la narrativa, siempre han caminado de la mano, haciendo que desde la misma creación del cinematógrafo, las primeras pautas que inspiraron a la fábrica de imágenes en movimiento fueron sacadas de las páginas de sendos libros, cada uno con calidad diversa y resultados para todos los gustos. Novelas mediocres convertidas en obras maestras del cine; narraciones inmortales que en la pantalla gigante pierden toda su riqueza; o súper ventas aprovechados como trampolín para reventar la taquilla. De todo hay en la viña del cine.

¿Qué queda entonces para los creadores siempre ávidos de materia prima; o para nosotros, los que disfrutamos de las buenas historias, sea donde sea que las encontremos? Son demasiadas preguntas las que vienen a la mente al revisar “Las Ventajas de Ser Invisible”, extraño caso de exitosa novela que su propio autor, Stephen Chbosky, decidió plasmar en la pantalla, quizás evitando la mala interpretación de una narración que por todos lados filtra una especie de colección de experiencias sobre la adolescencia y la superación de traumas.

Charlie (Logan Lerman) entra a primer año de preparatoria cargando el peso del suicidio de su mejor amigo, que junto a una timidez casi patológica, le hace pensar que estos serán los años más terribles de su corta existencia. Solitario y demasiado inteligente para sus compañeros, un día decide acercarse a Patrick (Ezra Miller), alumno rezagado de último año, quien lo introduce en su particular grupo de amigos, donde conoce a Sam (Emma Watson), que también está a punto de graduarse. Como es esperable, Charlie se enamora de la joven, varios años mayor, idealizando su imagen y personalidad, tan insegura y adolescente como él.

¿Dónde está el valor de “Las Ventajas de Ser Invisible”? Su trama es demasiado conocida, al punto de repetir gran parte de los clichés de las comedias adolescentes norteamericanas. No hay mayores sorpresas en la relación de Charlie y Sam, ni en los dilemas sexuales de Patrick; ni siquiera en la sorpresa al constatar que el protagonista, pese a su corta edad y nula experiencia, carga de una aguda inteligencia cada palabra que exclama, sobre todo al estar bajo los efectos de estupefacientes. Es esperable que, si los diálogos son inspirados por el contenido de una novela bastante famosa y aclamada, las frases que salen de la boca de los actores tengan una riqueza literaria más que satisfactoria.

Lo interesante –aquí está el pequeño (pero esencial) logro- es la química que logra el trío protagónico, que enfatiza la relación empática entre el espectador y los personajes que pueblan la pantalla. La experiencia es lo que menos se puede esperar en una cinta como esta, incluso detrás de las cámaras. THE PERKS OF BEING A WALLFLOWER 03Chbosky es un debutante en la silla de director, siendo él quien se apoya en las interpretaciones de Lerman, Watson y Miller para construir un relato que habla de los tropiezos de la juventud, de las decisiones que no tomamos, de los traumas que no contamos, de los amores que no confesamos.

Las películas son pequeños accidentes del tiempo y el espacio, eventualidades que, con el más mínimo cambio en su producción, estructura o visionado, se convierten en cosas totalmente distintas. Mucha responsabilidad en este fenómeno está en los estados de ánimo, que en el arte terminan por ser esenciales para todo efecto. “Las Ventajas de Ser Invisible” quizás no sea una obra maestra, puede que no le guste a todo el mundo, y contiene demasiadas repeticiones de lo mismo. Sin embargo, ya sea por el cariño hacia la historia, la calidad interpretativa o la honestidad de la experiencia narrada, termina por encantar. Mucha responsabilidad sobre este punto recae en Chbosky, quien no soltó su texto, decidiendo él mismo cómo sería filmada. Y cuando algo está hecho con cariño, siempre se nota.

Por Juan Pablo Bravo

Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

Contra Lo Imposible

Publicado

en

Contra Lo Imposible

Plasmar cinematográficamente acontecimientos relacionados con el deporte implica trazar una línea, aludiendo al proceso detrás de la preparación antes de enfrentarse a un gran evento, con los conflictos situados entre medio configurando la trayectoria de quienes protagonizan grandes hazañas deportivas. Una de las carreras de automovilismo más prestigiosas sirve como el escenario perfecto para situar fuerzas opuestas en medio de un conflicto de intereses donde las destrezas, el compañerismo y la determinación serán fundamentales para alcanzar el éxito. Dos años después de su exitosa “Logan”, James Mangold dirige una historia inspirada en hechos reales y que tiene al centro a dos de las grandes compañías de automóviles del mundo: Ford y Ferrari.

“Contra Lo Imposible” se centra en el visionario diseñador de autos Carroll Shelby (Matt Damon) y el corredor Ken Miles (Christian Bale). Ambos estarán encargados de diseñar y construir un auto de carreras para la compañía Ford, el que debe ser capaz de vencer a su oponente más poderoso en manos de Enzo Ferrari (Remo Girone). Juntos deberán luchar contra los intereses corporativos para, al mismo tiempo, alcanzar sus victorias personales.

La cinta aprovecha desde su inicio el concepto en el que se encuentra inmersa, pues las carreras de autos son su principal motor, y estas son representadas con una mirada intuitiva, capaz de exhibir con agilidad cada momento y componente de una carrera automovilística. Y considerando su extensión, alcanzando las dos horas y treinta minutos, el ritmo agitado se vuelve esencial para conducir un relato que realmente profundiza en su principal temática.

Las decisiones de encuadres y montaje ayudan a edificar una historia que arranca tal como lo hace un auto de carrera y debe avanzar poniendo especial atención a las curvas con las que se encuentra. Y es ahí donde las pausas son necesarias para así poder evidenciar el entramado que se teje al interior de la compañía Ford y, a la vez, aprovechando de adentrarse en la vida personal del corredor que estará a cargo de conducir el moderno automóvil.

Para poder construir una historia que intenta alcanzar un nivel épico dentro de su contexto, esta es divida en dos trayectos que avanzan a la vez y que juntan su camino en la carrera de Las 24 Horas de Le Mans. Por una parte, la compañía Ford y su lucha por competir con las grandes entidades del mundo automotriz, es el centro y detonador que empujará a sus protagonistas a enfrentarse a grandes obstáculos para alcanzar el principal objetivo. La compañía es a la vez representada como quienes instalan los inconvenientes corporativos, donde los intereses monetarios preponderan frente a la pasión que significa para los protagonistas el poder diseñar el revolucionario nuevo modelo.

Por otra parte, el encargado de conducir el nuevo automóvil es el obstinado Ken Miles, el que simboliza un espíritu agitador y con el objetivo de alterar la firmeza de la compañía. Junto a su carácter testarudo y poco apacible, Ken es el personaje que más cambios sufre a través del relato, siendo capaz de transformar su razonamiento, pero gracias a quienes lo rodean, su esposa e hijo. Sin embargo, su camino no podría completarse sin el apoyo de su amigo y socio en este negocio, Caroll Shelby. La relación de ambos es la manifestación del compañerismo y el cariño fraternal; en ellos está puesta la cuota necesaria de idealismo, la que los ayudará a continuar adelante, pese a las adversidades.

James Mangold logra crear un drama deportivo complejo y con las características de un cine algo más clásico, rememorando a producciones hollywoodenses de antaño, pero con la apariencia física de una obra moderna que cuida su tratamiento. “Contra Lo Imposible” alcanza un nivel satisfactorio, donde el mundo que retrata queda plasmado con total firmeza y es coherente con sí misma hasta el final.


Título Original: Ford v Ferrari

Director: James Mangold

Duración: 152 minutos

Año: 2019

Reparto: Matt Damon, Christian Bale, Jon Bernthal, Caitriona Balfe, Noah Jupe, Josh Lucas, Tracy Letts, JJ Feild, Ray McKinnon, Rudolf Martin, Ward Horton, Bridie Latona, Lachlan Buchanan


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 1 semana

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 1 semana

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas