Conéctate a nuestras redes

Cine

Las Sufragistas

Publicado

en

La primera vez que se acuñó el término “sufragista” fue en el año 1903, cuando de esta manera se comienza a señalar a un grupo feminista que luchaba por el derecho a voto igualitario en el Reino Unido. Los antecedentes de este movimiento se remontan a la segunda parte del siglo XIX, hasta llegar finalmente a la concreción de una reforma definitiva en 1928, año en que sin condiciones, en aquella porción de Europa, las mujeres principiaban sus libertades dentro del sistema electoral. Determinante para la igualdad política, económica y social, la corriente se extendió por todo el globo estableciendo su influencia de acuerdo a la situación de cada país. Tras casi cincuenta años de fundada la organización, las mujeres en Chile recién obtenían su derecho al sufragio en 1949.

SUFFRAGETTE 01Presentando una parte de estos eventos, “Las Sufragistas” se expone mediante la perspectiva de una de sus protagonistas, Maud Watts (Carey Mulligan) –inspirada en la figura real de la trabajadora Hannah Webster Mitchell–, una joven mujer de 24 años, que lentamente se va involucrando en las actividades de la agrupación hasta formar parte de ella, teniendo que complementar su nuevo rol de sufragista con los aspectos de su vida cotidiana, donde su pequeño hijo es lo principal. Sin embargo, las consecuencias no tardan en llegar y la relación de Maud con su esposo, Sonny (Ben Whishaw), quizás alcance un punto de no retorno. Mientras tanto, la lucha de las sufragistas se va radicalizando cada vez más en respuesta a la violencia con que el gobierno actúa para detener su revolución, una que es vista como una seria amenaza para el patriarcado.

A través de una lectura que tiene por objetivo enganchar la empatía popular, la directora inglesa Sarah Gavron nos ofrece una película que intenta ser comprometida con la historia omitiendo ciertos datos para causar mayor impacto. Con aquel planteamiento mediante, “Las Sufragistas” no afirma su línea central en los hechos verdaderos, que ubican a las mujeres de la clase media y alta como las relevantes dentro del movimiento sufragista, sino que focaliza su relato en el orden del proletariado para validarse por medio de una postura sensible en torno a la clase obrera. Haciendo un guiño a lo fundamental que resulta la educación sobre los deseos revolucionarios (Helena Bonham Carter es una farmacéutica que no pudo ser médico porque “se equivocó de sexo al nacer”) y al pequeño aliciente que representa una mujer adinerada abrazando la causa, la cinta basa todo su resto en la resistencia que se va constituyendo sobre los distintos bloques de las zonas más pobres en tierras británicas.

SUFFRAGETTE 02El largometraje se puede mantener en buena parte gracias al diseño anterior, sin embargo, el vaivén de sus aciertos impide que la historia alcance una sustancia plena. Cursando una estructura narrativa limpia y fácil de seguir, consecuencia de su carácter siempre lineal, “Las Sufragistas” tiende a ser demasiado reiterativa, extendiéndose aquel abuso hacia un clímax que, más que producir tensión y concentrar atenciones, decepciona al dilatarse innecesariamente sobre sus resoluciones, las que, además, en algún punto se disocian con el epílogo. Si bien los giros se encuentran correspondidos con las estaciones del relato –básicamente porque la película no es invasiva en la información que va presentando-, ni tampoco aturde al introducir el contexto de un tema que es tan social como político, por momentos no se advierte una fuerza conectora que sea solvente en la progresión de las escenas. Si hay más claridad hacia la mitad del film, es porque sus historias paralelas (Maud y su familia por una parte, y la actividad de las sufragistas por otra) pueden efectivamente encausar su ritmo independiente, al mismo tiempo que sus personajes comienzan a cuestionar sus acciones.

Sin llegar a ser tan gráfica, la cinta no escatima al mostrar las distintas maneras de violencia que se daban contra las mujeres de la época, fueran estas manifestantes o no; agresiones físicas y psicológicas contenidas en formas de acoso, explotación e intimidación, surgen como la bandera de protesta que el título quiere levantar. No obstante, esta postura tan honesta se diluye cuando el largometraje adopta un tono aleccionador; un cariz moralista que no le sienta, porque en los tiempos que corren la desigualdad de los géneros se nivela con respaldo en las propias circunstancias SUFFRAGETTE 03históricas y no en los discursos oportunistas que necesitan provocar falsas emociones. Confirmando la fluctuación de las virtudes y equivocaciones del film, Carey Mulligan, desde la evolución de su personaje, y Brendan Gleeson, desde la vehemencia interna de su papel, aportan con muy buenas interpretaciones, sobre todo cuando los dos coinciden en la instancia de unos contraplanos que dan mayor sentido al fondo de los diálogos cardinales.

En resumen, “Las Sufragistas” no llega a una condición para que se puedan emitir juicios polarizados en su contorno, porque sencillamente la cinta no es ni buena ni mala: sólo es un producto que se ubica en el umbral de lo estimable. Más allá de que los tópicos sobre los que teje su relato son muy interesantes y, por cierto, trascendentales para la historia cívica reciente, el resultado de su propuesta termina siendo insustancial, como si nunca hubiésemos visto la película en primer lugar.

Por Pablo Moya

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

  1. Pilar Celis

    26-Nov-2015 en 11:50 am

    Un excelente tema y un reparto de lujo, sin duda Las Sufragistas promete! A esperar su estreno 😉
    Felicitaciones por las notas y a la vez muchas gracias por mantenernos informados acerca de las últimas novedades!

  2. Ignacio Pelher

    26-Nov-2015 en 6:07 pm

    ¡Prometedor reparto!

Responder

Comentarios

Milagro en la Celda 7

Publicado

en

Milagro en la Celda 7

Los lazos familiares y los obstáculos que estos deben sortear para mantenerse firmes, es un tema recurrente en producciones que tienen como principal objetivo conectar emocionalmente con la audiencia, generando un vínculo que apele a las sensibilidades del espectador. Sin embargo, aquel objetivo no es fácil de alcanzar si no se cuenta con personajes que logren representar con honestidad las complejidades de las relaciones familiares.

“Milagro en la Celda 7” es el remake turco de “7-Beon-Bang-Ui Seon-Mul”, una cinta surcoreana estrenada con gran éxito en el año 2013. La historia se centra en la vida de Memo (Aras Bulut Iynemli), un hombre con discapacidad intelectual, y su hija Ova (Nisa Sofiya Aksongur), quienes ven cómo su apacible vida cambia cuando él es acusado de asesinar a una niña y, teniendo todo en contra, deberá demostrar su inocencia.

La primera y principal característica que resalta en “Milagro en la Celda 7” es la entrañable relación entre padre e hija, siendo cada una de sus interacciones el corazón de una historia que no pretende ser más de lo que está relatando en pantalla. En ambos se puede ver el compromiso que existe hacia el bienestar del otro y lo que están dispuestos a sacrificar (dentro de sus posibilidades) para poder estar juntos. El fuerte vínculo que los une es el motor que los mantiene firmes una vez que deben estar separados, y es así cómo el relato hace lo posible para poder resaltar aquellos momentos.

Para alcanzar tal objetivo y que resulte con naturalidad, la actuación de ambos actores interpretando a sus protagonistas logra la complicidad necesaria para hacer de su relación un vinculo creíble y capaz de enternecer la mirada de la audiencia. La dinámica de ambos juega a favor cuando quieren mostrar con total espontaneidad la relación que se ha construido, pero, además, en el momento en el que se ven distanciados, cada uno logra destacar en el entorno en el que se ven expuestos. De esta forma, logran crear personajes verosímiles y capaces de trascender a la historia en la que se ven insertos.

Por otra parte, la cinta es lo suficientemente honesta consigo misma al momento de plantear sus objetivos y lo que quiere generar en el espectador. Por lo tanto, utilizará todos los recursos necesarios para encausar y mantener el relato en el drama y, aunque a veces existen momentos de respiro para sus protagonistas, estos vuelven rápidamente a sumergirse en obstáculos que pretenden impedir esos momentos de calma. En ese sentido, su construcción narrativa está apuntando constantemente en enfatizar las dificultades que les ha tocado atravesar, donde la compasión y la empatía se vuelven esenciales para acompañarlos.

Utilizando recursos que a ratos podrían parecer insistentes, su relato se arma con el propósito de conmover a quien está viendo una cinta que no niega de su melodrama. Y aunque las técnicas utilizadas empujan con fuerza hacia las lágrimas, la sinceridad con la que se sostiene pide que esos elementos sean aceptados como las piezas que le dan el corazón a su narración.

Considerando que dicho melodrama permea cada rincón de la película, esta característica se acentúa no tan sólo con su guion, sino que también a través del montaje y la música, características que podrían poner en riesgo la complicidad con la que se ha trabajado la relación entre el relato y el espectador. Sin embargo, dichos elementos están incluidos para empujar la aflicción y lograr su principal finalidad: conmover a su público.

Con todo a su favor para lograr su propósito, “Milagro en la Celda 7” no es más que lo que promete ser: un drama familiar con los elementos necesarios para encontrar conflicto en cada paso que dan sus protagonistas. De esta forma, logra transformarse en una cinta honesta y directa cuando empieza a encausar su estructura y, a pesar de casi transitar en la desdicha, es capaz de entregar momentos de calidez apoyándose en la sencillez e ingenuidad de sus protagonistas.


Título Original: Yedinci Kogustaki Mucize

Director: Mehmet Ada Öztekin

Duración: 132 minutos

Año: 2019

Reparto: Aras Bulut Iynemli, Nisa Sofiya Aksongur, Deniz Baysal, Celile Toyon Uysal, Ilker Aksum, Mesut Akusta, Yurdaer Okur, Sarp Akkaya, Yildiray Sahinler, Deniz Celiloglu


Seguir Leyendo

Podcast HN Cine

Publicidad

Podcast HN Música

Facebook

Discos

Saint Cloud Saint Cloud
DiscosHace 2 horas

Waxahatchee – “Saint Cloud”

Poniendo a descansar las melodías rockeras de su último álbum, “Out In The Storm” (2017), Katie Crutchfield se arma de...

Gigaton Gigaton
DiscosHace 23 horas

Pearl Jam – “Gigaton”

Hay bandas que tienen un legado tan amplio y exitoso, que pareciera innecesario que continúen sumando trabajos a su catálogo,...

Heavy Light Heavy Light
DiscosHace 2 días

U.S. Girls – “Heavy Light”

Con su séptimo álbum bajo el proyecto de U.S. Girls, Meghan Remy nos ofrece un material libre de restricciones, reflexivo,...

Underneath Underneath
DiscosHace 6 días

Code Orange – “Underneath”

El término mainstream es un foco de observación por el apartado de artistas que pueden ser considerados –independiente de controversias–...

Aló! Aló!
DiscosHace 1 semana

Pedropiedra – “Aló!”

Hay artistas que no tienen miedo cuando se trata de hacer música que no responde a las expectativas ni al...

Ordinary Man Ordinary Man
DiscosHace 1 semana

Ozzy Osbourne – “Ordinary Man”

Una de las fórmulas históricamente exitosas en el mundo del rock es intentar romper algún paradigma. Golpear desde la apuesta...

F8 F8
DiscosHace 2 semanas

Five Finger Death Punch – “F8”

Es curioso lo que ocurre con Five Finger Death Punch: en Estados Unidos y en Europa son, acaso, la banda...

Miss Anthropocene Miss Anthropocene
DiscosHace 2 semanas

Grimes – “Miss Anthropocene”

No hay dudas de que Grimes se compromete totalmente con los conceptos que su mente imagina. Con sorpresa recibieron muchos...

Cuauhtémoc Cuauhtémoc
DiscosHace 2 semanas

Niños Del Cerro – “Cuauhtémoc”

Latinoamérica es un continente de elementos comunes. No sólo compartimos un idioma o un espacio geográfico, sino que nuestras historias...

Splid Splid
DiscosHace 3 semanas

Kvelertak – “Splid”

Se dice que para los gustos no hay nada escrito. Llevado al aspecto musical, recorrer un camino de experimentación a...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: