Conéctate a nuestras redes
La Villana La Villana

Cine

La Villana

Publicado

en

Es cierto que intentar hablar del cine producido en un país puede resultar difícil debido a la cantidad de géneros y diferentes puntos de vista. Sin embargo, el cine producido en Corea del Sur no deja de sorprender en cuanto a la habilidad para retratar historias que parecen universales, pero que logran sorprender gracias a diferentes aspectos culturales, elemento que ha logrado hacer un espacio en nuestra cartelera impregnada mayoritariamente por producciones hollywoodenses. Es así como “La Villana”, dirigida por Jung Byung-Gil, se abre paso para contar una nueva historia basada en la venganza.

Luego de una tragedia familiar, Sook-Hee (Kim Ok-Bin) ha sido entrenada desde pequeña para convertirse en una hábil asesina. Cuando es capturada por una agencia de inteligencia surcoreana, sus capacidades serán potenciadas y deberá cumplir con los objetivos que le demanden. La agencia le ofrece la libertad y una vida normal a cambio de diez años de servicio encubierto, este plan se verá truncado cuando deba enfrentarse a la venganza y al dolor del pasado.

En “La Villana” la venganza parece ser el hilo conductor de una historia que se va desentrañando paulatinamente, siendo su protagonista quien logra encarnar este concepto cuando la tragedia le otorga en una visión cruda del mundo. Ideas que se alimentan de “la trilogía de la venganza” de Park Chan-Wook y “Kill Bill” (2003), pero la astucia de Jung Byung-Gil logra llevar este concepto a un extremo donde la inclemencia y la brutalidad son parte de la esencia de una narración que a ratos tropieza en sus nudos, pero que asombra por la manera en que se presenta visualmente.

Siendo catalogada como un thriller de acción, las secuencias de riñas y asesinatos son las protagonistas y las más vertiginosas. La decisión de utilizar una cámara subjetiva durante la presentación de la cinta nos acomoda desde un comienzo en primera fila, evocando la experiencia de estar insertos en un videojuego, donde no conocemos el rostro de quién lleva la acción, sino que sólo sus pasos y la ejecución de su objetivo. Esta experiencia simulada en un plano secuencia, además de servir como un acelerado punto de partida, es la proclamación del carácter de la película, la que tratará de mantener la tensión en un punto alto y no será complaciente con el espectador.

Si la presentación de Sook-Hee en primera persona sirve para describir sus capacidades como asesina, poco se logra deducir de sus intenciones, por lo que la exploración en su historia se realiza gradualmente a través de flashbacks que relatan sobre su estricto entrenamiento basado en el desconsuelo y la ambición de revancha, características que la ayudan a sobrellevar una tragedia familiar que la ha fragmentado y empujado a un punto sin retorno. Estas escenas retrospectivas pueden llevar a la confusión en un principio, pero lentamente se vuelven un recurso que ayuda a descubrir el pasado de la protagonista, provocando un interés mayor en su viaje, tal como la construcción narrativa de “Chinjeolhan Geumjassi” (2005).

Luego de su encuentro con la agencia de inteligencia, donde debe seguir un entrenamiento físico y enfocado en encubrir su identidad, Sook-Hee tiene una nueva oportunidad de vivir una vida algo más apacible y formar su propia familia después que acepta el trato con su superior, pero aquel compromiso la hará enfrentarse a situaciones amenazantes, empujándola a enfrentar su pasado cuando una figura importante emerja para cuestionar las decisiones que ella ha tomado hasta este punto. Desde ese momento, la cinta da un giro importante y comienza un viaje vertiginoso, donde el afán por atar los cabos sueltos y tratar de avanzar le juega en contra, pues cae en una seguidilla de situaciones cargadas a la inverosimilitud y el melodrama, las que provocan cierto desequilibrio en una narración que se iba construyendo en base a la expectación y la sorpresa.

Sin embargo, los puntos más altos radican sin duda en las secuencias de acción, que, alejándose de una fórmula occidental, logran sorprender y mantener la tensión gracias a la destreza en la dirección a través a los recursos visuales, los que resaltan la amenaza y la compleja construcción de su protagonista. Por lo tanto, aunque la narración se vuelve un tanto caótica, esta logra concluir de manera satisfactoria.

“La Villana” logra sostenerse como una atractiva historia de venganza y es audaz en sus decisiones, pues, además de la desenfrenada experiencia visual de sus secuencias, esta empuja los límites entre la violencia y el gore. Sin embargo, son estas determinaciones las que potencian su valentía al momento de desarrollar un relato que a ratos parece ser intrincado, pero que logra ser resuelto de manera apropiada. Toda esta suma de elementos aportan positivamente en la construcción y desarrollo de su protagonista, quien logra canalizar una narración llena de angustia y desaliento.


Título Original: Ak-Nyeo

Director: Jung Byung-Gil

Duración: 129 minutos

Año: 2017

Reparto: Kim Ok-Bin, Shin Ha-Kyun, Kim Seo-Hyung, Sung Jun, Jo Eun-Ji, Jung Hae-Kyun, Park Chul-Min, Ye-Ji Min

 


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

El Escándalo

Publicado

en

El Escándalo

La combinación de hechos reales y ficción, para así representar historias de relevancia mediática, podría reforzar una reflexión sobre el trasfondo de ciertos eventos; más aún, cuando existen permanentes discusiones sobre temas controversiales y que están forjando nuevas miradas en la sociedad contemporánea. En este contexto, existen ciertas producciones cinematográficas que toman este medio para adentrarse y otorgar una voz a sus protagonistas.

En 2016 se destapó uno de los más grandes secretos de la televisión estadounidense, cuando la ex conductora de Fox News, Gretchen Carlson, acusó y demandó a Roger Ailes, fundador y ex director del canal, de acoso sexual. El revuelo de la denuncia provocó un remesón en la cadena y ayudó a que muchas trabajadoras tomaran la decisión de denunciar a Ailes por el mismo comportamiento hacia ellas, incluida Megyn Kelly, conductora e importante figura del canal en ese entonces.

Dirigida por Jay Roach, “El Escándalo” se centra en cómo Gretchen Carlson (Nicole Kidman) interpone la demanda por acoso sexual en contra de Roger Ailes (John Lithgow) y las consecuencias de este hecho en el canal. Esta denuncia empujará a otras mujeres a alzar la voz, entre ellas Kayla Pospisil (Margot Robbie), una nueva conductora en ascenso, y a la figura más importante de Fox News, Megyn Kelly (Charlize Theron).

Al estar inspirada por hechos reales, el guion, a cargo de Charles Randolph, transita el terreno de la ficción, pero, al mismo tiempo, no deja a un lado la realidad y, casi como si fuera un documental, expone los hechos alrededor de una difusa veracidad. Esta idea permea la estructura de la cinta, fragmentando su hilo conductor e incorporando elementos que apoyen una mirada cómplice por parte del espectador. En ese sentido, la inclusión de voz en off, insertos visuales, romper la cuarta pared y movimientos de cámara simulando un falso documental, son parte de la sustancia que pretende dar autenticidad y punto de vista al relato, recordando el trabajo de Adam Mckay en “The Big Short” (2015) y “Vice” (2018).

Además, la cinta no tan sólo toma el punto de vista de quienes decidieron demandar y denunciar a Ailes, sino también agrega una tercera perspectiva para ahondar en la reiterada conducta sexual del ex director hacia las trabajadoras del canal. Por un lado, seguimos la mirada de Megyn Kelly, quien en ese momento era una de las figuras más importantes del canal, destacada por emplazar a Donald Trump cuando estaba en plena carrera presidencial. Kelly es puesta como el punto de fragmentación entre sus intereses profesionales y su postura individual cuando se enfrenta al destape iniciado por su ex compañera de canal, en ella se manifiesta el conflicto más profundo entre callar o sumarse a la denuncia, dicha disputa es llevada con gran habilidad a través de la interpretación de Theron, quien logra un extraordinario acercamiento a la figura real de Kelly.

Por otra parte, la representación de Gretchen Carlson es el disparador del gran escándalo y, aunque su presencia es primordial en la progresión de los hechos que terminaron en la denuncia en contra de Ailes, la construcción de su personaje queda incompleta al momento de profundizar en la manera en que escaló el gran destape. Por el contrario, la inclusión de un personaje ficticio en este conflicto permite una entrada hacia lo más oscuro que ocurría en el canal en ese entonces, donde se observa la conducta de George Ailes hacia las mujeres que trabajaban con él, pero también una sutil critica en contra de la industria televisiva y cómo la articulación del poder se interpone para obstaculizar el desarrollo profesional. El personaje interpretado por Margot Robbie resulta ser el más complejo de las tres, otorgando una mirada hacia su vida personal y cómo sus valores, postura política y religiosa chocan y se enfrentan a la situación en la que se ve envuelta.

“El Escándalo” intenta exponer con cierto grado de autenticidad los hechos ocurridos hace cuatro años y, a pesar de sus diferentes miradas, le resulta difícil comprometerse con un punto de vista en particular, por lo que pareciera incompleta en su propuesta. Su mayor fortaleza recae en la actuación de sus protagonistas y el trabajo de maquillaje y caracterización, el que acerca la ficción a su inspiración en la vida real, resultando en una película que sólo limita su relato a una representación superficial y parcial de la acusación que involucraba a grandes figuras de la industria televisiva.


Título Original: Bombshell

Director: Jay Roach

Duración: 109 minutos

Año: 2019

Reparto: Nicole Kidman, Charlize Theron, Margot Robbie, John Lithgow, Allison Janney, Kate McKinnon, Malcolm McDowell, Mark Duplass, Alice Eve, Connie Britton, Alanna Ubach


Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 2 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 2 meses

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 2 meses

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 2 meses

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas