Conéctate a nuestras redes
La Rueda de la Maravilla La Rueda de la Maravilla

Cine

La Rueda de la Maravilla

Publicado

en

A sus 82 años, Woody Allen jamás ha parado de crear. Con 48 películas a su haber y partícipe activo en series de TV, el guionista, productor y actor es uno de los más prolíficos realizadores, aun cuando cantidad no refleje necesariamente calidad. Pero más allá de sus logros y fracasos en pantalla, la polémica siempre ha estado presente en su vida. Hoy, con los recientes movimientos “Time’s Up” y “Yo También” a la cabeza para denunciar el acoso sexual y las reiteradas denuncias a grandes de Hollywood que han significado la caída de varios nombres, las nuevas acusaciones en su contra –que datan desde hace más de 25 años– se suman a una larga lista de una vida estrepitosa y siempre llena de rumores.

¿Es posible separar el arte de su autor? Esta es quizás una de las preguntas más difíciles que hoy nos toca responder frente a una realidad que comienza a salir a la luz, y que nos pone en una posición bastante incómoda a quienes amamos el cine y a todos los que involucra. ¿Es posible admirar las creaciones de una persona, aun cuando sabemos que lo más probable es que provenga de un ser humano con cuestionable moral? ¿Podemos disfrutar su trabajo profesional, o debemos odiar todo lo que provenga de este?

Tenemos el poder de decisión frente a los hechos, y nadie nos puede obligar a hacer lo contrario. No obstante, es responsabilidad de todos, como seres participantes de una sociedad unida –idealmente– bajo los mismos principios y valores, proteger a quienes han sido vulnerados y denunciar a los agresores para que se haga justicia. Y a través de un simple ejercicio podemos comenzar a aportar como espectadores: no idolatrando a nadie. No debemos sentirnos culpables por disfrutar una pieza porque nos genera algo, pero jamás debemos incitar la adoración ciega y extrema hacia quienes están detrás de esta, porque la perfección, claramente, no es humana. Al menos, con “La Rueda de la Maravilla” todo lo anterior resulta mucho más fácil, pues la última producción de Allen es un triste espectáculo con más aire que consistencia.

Una camarera con más culpa que fortuna (Kate Winslet), un operador de carrusel intentando estar sobrio (Jim Belushi) y un salvavidas de Coney Island que relata la historia (Justin Timberlake) se verán envueltos en un drama doméstico cuando Carolina (Juno Temple) llegue de improviso al parque de diversiones de la península, arrancando de la mafia para reencontrarse con su padre.

El formato clásico de Woody Allen: un nihilismo absorto a través de discursos eternos que asemejan la corriente de la conciencia de sus personajes complejos e ingeniosos, con una temática circense y una fotografía colorida y juguetona bajo el bello retrato de una ciudad portuaria en la década de 1950. Esta es la carta de partida hacia un drama que, fácilmente, podría funcionar en un formato de obra de teatro, pero que en cine agota por su reticencia a avanzar hacia alguna parte. Y es que esta historia, con toques de romanticismo idealizado y pseudo-realismo trágico, no es capaz de mantener un interés en su trama porque es el mismo relato el que carece de un motivo sincero o, al menos, interesante. Porque el estilo comienza por saturar desde el primer tercio de la cinta, incluso con su humor clásico y la sátira que propone sobre las relaciones humanas.

Es lamentable que el gran talento de Kate Winslet sea lo único que al final del día logra conectar y sobrellevar esta película, pues es su actuación totalmente entregada la que genera un lazo creíble y lleno de sentimientos a través de un personaje atractivo desde el punto de vista del guion. Jim Belushi, por su lado, también destaca como el marido prepotente y víctima de su época y circunstancias, y son ellos los que hacen brillar los demás rostros que entran en juego.

Sin demasiados ejes sólidos de base, “La Rueda de la Maravilla” se monta sólo a punta de sus personajes y su fotografía, pero falla al entregar un relato digno de ser digerido y disfrutado como otras obras de Allen, en las que el brillo de sus historias y la maestría de su lenguaje audiovisual remontan pasajes que invitan tanto a reflexionar como a divertirse con su agudo humor. Por el bien de la humanidad, y coincidiendo con todo lo que está pasando en Hollywood, definitivamente ya es hora de que el cineasta dé un paso al costado.


Título Original: Wonder Wheel

Director: Woody Allen

Duración: 101 minutos

Año: 2017

Reparto: Kate Winslet, Justin Timberlake, Juno Temple, James Belushi, Max Casella, Michael Zegarski, Tony Sirico, Marko Caka, Jack Gore, Dominic Albano, Evin Cross, Debi Mazar, Brittini Schreiber


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Artículos Cine

Robert de Niro formará parte del reparto de lo nuevo de Scorsese: “Killers of the Flower Moon”

Publicado

en

El actor norteamericano Robert de Niro es uno de los más aclamados en la historia del cine. Aunque de raíces italianas e irlandesas, De Niro nació en la ciudad de Nueva York el 17 de agosto de 1943. En sus inicios cinematográficos trabajó en diversas ocasiones con el director Brian de Palma, aunque sería con Francis Ford Coppola con quien conseguiría su espaldarazo definitivo en la gran pantalla. Interpretando el papel del joven Corleone en “El Padrino II”, en 1974 comenzó a saborear definitivamente las mieles del éxito. No obstante, de la mano de Martin Scorsese a través del largometraje “Calles Peligrosas” (Mean Streets) en el año 1973, obtuvo su primer gran éxito como actor cinematográfico.

El idilio en el cine entre Robert de Niro y Martin Scorsese ha dado como resultado un gran número de largometrajes con el actor neoyorquino como principal protagonista. Un total de nueve películas y un cortometraje desde que iniciaron su andadura en el año 1973. Títulos relacionados con el juego y el crimen, como los que detallamos a continuación, son sus principales obras; muchas de ellas galardonadas y consideradas como auténticas joyas del séptimo arte:

  • Mean Streets (1973)
  • Taxi Driver (1976)
  • New York, New York (1977)
  • Raging Bull (1980)
  • The King of Comedy (1982)
  • Goodfellas (1990)
  • Cape Fear (1991)
  • Casino (1995)
  • The Audition (2015)
  • The Irishman (2019)

De igual modo, este director ha mostrado siempre su predilección por las salas de juego, hecho reflejado principalmente en la película “Casino” (1995) con Robert de Niro a la cabeza. Este género cinematográfico es uno de los preferidos del público norteamericano. En tal contexto, cabe destacar los millones de adeptos a los casinos con los que cuenta el país de las oportunidades. Asimismo, la irrupción de los juegos de azar en línea, como en JackpotCity Casino, ha hecho aumentar aún más el número de jugadores. Y es que la cultura norteamericana se ve representada de algún modo con el mundo de los casinos y el póquer.

En la actualidad, y tras “The Irishman”, Martin Scorsese y Robert de Niro seguirán con su idilio cinematográfico. La película, Killers of the Flower Moon será el punto de encuentro entre estos dos gigantes del séptimo arte. Es una adaptación de la novela de género de crimen con el mismo título del escritor David Grann. Un largometraje en cuyo elenco de actores ya se encuentra Leonardo DiCaprio. Este actor y director estadounidense también suele estar presente entre los actores preferidos de Martin Scorsese.

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

We Are Not Your Kind We Are Not Your Kind
DiscosHace 3 días

Slipknot – “We Are Not Your Kind”

La masividad no es algo ajeno en el panorama actual de los oriundos de Iowa, y mucho menos la controversia...

Duck Duck
DiscosHace 4 días

Kaiser Chiefs – “Duck”

En “Duck” los ingleses dan con su versión más bailable. Coqueteando con ritmos pop y northern soul, Kaiser Chiefs se...

Purple Mountains Purple Mountains
DiscosHace 5 días

Purple Mountains – “Purple Mountains”

El 7 de agosto de 2019, David Berman falleció a los 52 años. Unos de los compositores emblemas de la...

King's Mouth King's Mouth
DiscosHace 1 semana

The Flaming Lips – “King’s Mouth: Music And Songs”

Hay trayectorias musicales que, con el sólo hecho de sostener creaciones durante tantos años, merecen espontáneamente el reconocimiento público. Así...

An Obelisk An Obelisk
DiscosHace 2 semanas

Titus Andronicus – “An Obelisk”

Por primera vez en esta década, el regreso de Titus Andronicus a la escena demoró tan solo un año. Quizás...

The Soft Cavalry The Soft Cavalry
DiscosHace 2 semanas

The Soft Cavalry – “The Soft Cavalry”

Hay algunos que sostienen que el amor es el único tipo de energía que puede elevar el alma hasta el...

Automat Automat
DiscosHace 2 semanas

METZ – “Automat”

Desde su debut, METZ dejó de lado la chapa de novedad o promesa, sepultando los adjetivos bajo una densa capa...

Kintsukuroi Kintsukuroi
DiscosHace 3 semanas

La Bestia de Gevaudan – “Kintsukuroi”

En la construcción de una identidad musical, es inevitable no tener guiños a quienes significan una influencia para el desarrollo...

The Book Of Traps And Lessons The Book Of Traps And Lessons
DiscosHace 3 semanas

Kate Tempest – “The Book Of Traps And Lessons”

La música puede ser un dispositivo de abstracción. Esa es la invitación que Kate Tempest hace en “The Book Of...

A Bath Full Of Ecstasy A Bath Full Of Ecstasy
DiscosHace 3 semanas

Hot Chip – “A Bath Full Of Ecstasy”

Los cuatro años desde el último lanzamiento de Hot Chip no significaron una pausa para la banda. Desde “Why Make...

Publicidad
Publicidad

Más vistas