Conéctate a nuestras redes
Verónica Verónica

Cine

La Posesión de Verónica

Publicado

en

Después de que “[Rec]³: Génesis” (2012) no fuera lo mejor que el cineasta español Paco Plaza pudo entregar, el también responsable de la primera entrega en esa franquicia tiene algo que probar con su más reciente trabajo: “La Posesión De Verónica”. Ahora vuelve a tomar una de las temáticas clásicas del género, las posesiones, e intenta darle un giro más personal a esta película ambientada en los 90, época en la que él mismo creció, y esto es notorio en su propio avance como director y guionista, entregando un cuento mucho más personal y contenido que sus películas anteriores, pero también mucho más lento.

Verónica (Sandra Escacena), una adolescente encargada de cuidar a sus tres hermanos en ausencia de su trabajadora madre, decide adentrarse en el ocultismo. El deseo de comunicarse con su padre fallecido la lleva a usar una tabla ouija con dos de sus amigas, que, al romperse, deja a Verónica en un trance y cuya consecuencia es adquirir una sensibilidad ante lo sobrenatural, algo que parece perseguirla. La joven deberá proteger a sus tres hermanos menores, mientras intenta deshacerse de la presencia en medio de una importante etapa en su crecimiento.

Basada ligeramente en el Expediente Vallecas de 1992, el único archivo policial de España donde un oficial reporta sucesos que no puede explicar con la lógica, “La Posesión De Verónica” cuenta con una caracterización de personajes que resulta clave, donde lo nuevo no es demasiado. No sólo es importante la interpretación de Sandra Escacena en el papel principal, sino también la de sus hermanos menores, quienes dan cierta comedia, empatía y mucho realismo a la relación con la protagonista. Esto entrega una sensación de intimidad, al entrar a una familia liderada por una hermana mayor, muy solitaria y prisionera de su rol, que debe que cuidar a sus hermanos en vez de ir a fiestas y prefiere caminar escuchando a su banda favorita, Héroes del Silencio, cuyas letras resultan ser un narrador de la historia.

La temática del filme no es sólo la de una adolescente curiosa que se involucra con una entidad desconocida, diferencia que se hace clara rápidamente al poner a Verónica en contraste con sus amigas y sus diferentes motivaciones para usar una ouija, sino que también trata de una adolescente sola, aislada y forzada a tomar responsabilidades que no debiera tener a sus 15 años. Verónica extraña a su padre y lo necesita en el momento que vive, cuando se encuentra con que su propio cuerpo le es extraño y se ve acechada a la distancia por los hombres que comienzan a verla distinto en la calle. Ya no es una niña, y resulta claro al verla caminar a la escuela junto a sus tres hermanos, mientras parece estar rodeada de figuras masculinas a cada paso y en cada toma, haciéndole falta la figura esencial de seguridad que son un padre o madre.

Aunque a lo largo de los 105 minutos de duración la trama no avanza demasiado, Paco Plaza lo compensa con la estética mostrada, sobre todo en los exteriores al momento del eclipse inicial o las figuras proyectadas en Verónica. También logra una recreación realista de 1990, pasando por los jingles en televisión e incluso la paleta de colores y el estilo de edición, muy propio de la época. Y, por supuesto, la música de Héroes del Silencio, que a ratos parece incluida a la fuerza, pero resulta una parte integral de la protagonista, su aislamiento y sus temores.

A pesar de que no se logra traspasar el terror al espectador, si se transmite la incertidumbre en la que vive la adolescente, que es un miedo más sutil y lento. Esto crece mientras los sucesos sobrenaturales se apilan, pero resulta aún más inquietante la pregunta de cuánto es real y cuánto está en la mente de una joven que, evidentemente, se encuentra bajo demasiada presión y no tiene el apoyo necesario en su vida. Verónica se ve atrapada por una fuerza ajena, siendo su mayor motivación y fuerza el proteger a sus hermanos de este mismo ataque que la acecha, sea real o metafórico.

“La Posesión De Verónica” no es una reinvención del subgénero de posesiones, pero sí es efectiva en lo que se propone, sobre todo cuando tal vez exista algo acechando a la protagonista fuera de lo que la cámara nos muestra. Es en esa incertidumbre donde tiene uno de sus puntos más fuertes, a pesar de los temas poco explorados que contiene. Paco Plaza se habría favorecido de no incluir ciertos clichés del género que esta película claramente no necesita, incluso pueden parecer forzados cuando la dirección y temática se enfocan en un tormento adolescente y no en rostros horribles en primer plano acompañados de ruidos súbitos.


Título Original: Verónica

Director: Paco Plaza

Duración: 105 minutos

Año: 2017

Reparto: Sandra Escacena, Bruna González, Claudia Placer, Iván Chavero, Ana Torrent, Consuelo Trujillo, Sonia Almarcha, Maru Valdivielso, Leticia Dolera, Ángela Fabián


Publicidad
Clic para comentar

Responder

Comentarios

La Mirada Incendiada

Publicado

en

La Mirada Incendiada

Tiempos de dictadura, un hijo de exiliados políticos que vuelve a Chile por cuenta propia y un crimen de crueldad inconmensurable por parte de las fuerzas de orden. El tercer largometraje de ficción de la directora Tatiana Gaviola, “La Mirada Incendiada”, inicia con las palabras “Inspirada en un hecho real”, tomando como punto de partida el conocido Caso Quemados, atentado en el que Carmen Gloria Quintana y Rodrigo Rojas de Negri fueron víctimas de un ataque incendiario por parte de militares a plena luz del día en la vía pública.

Protagonizado por Juan Carlos Maldonado en el papel de Rodrigo, el filme prometía sin duda ser un aporte para la memoria de nuestro país, dada la historia en cuestión y su contexto, sin embargo, esta promesa metamorfoseó hasta convertirse no sólo en polémica, debido a la nula influencia que tuvo la familia de Rojas de Negri en materias de decisión cinematográfica, sino que también es una cinta que no cumple del todo con los objetivos que parece perseguir.

El inicio de la película muestra a Rodrigo volviendo a Chile con una cámara bajo el brazo y el propósito de desempeñarse cómo fotógrafo profesional. Tras andar un rato medio perdido, y luego de ser ayudado por una amiga vecina de su tía, logra llegar a la casa de esta y sus dos primas menores, quienes cariñosamente lo acogen a lo largo de la trama. Tras esto, se forjan lazos emotivos que dan cuenta de la personalidad dulce y templada del protagonista. De esta forma, se retrata claramente cómo Rodrigo influyó en la vida del resto de los personajes mediante escenas variadas, que muestran momentos íntimos en los que estos interactúan, desde conversaciones nocturnas y abrazos diurnos, hasta experiencias traumáticas que refuerzan vínculos.

A lo mencionado anteriormente, se suma la manera en que los personajes se comunican entre sí. Si bien, el guión resulta claro y conciso, los intercambios de palabras se articulan principalmente a través de diálogos medianamente breves y en ocasiones incluso un poco rígidos, cayendo en la sobre explicación del contexto dictatorial en el que ocurren los eventos una y otra vez, resultando en parte obvios. Además, el guión demuestra la clara intención de introducir gran variedad –y cantidad– de expresiones y/o dichos chilenos, dando así a entender una identidad lingüística acertada, que da cuenta de aspectos de nuestra cultura, pudiendo haber sido presentado de manera igualmente oportuna, pero a través de matices más sutiles.

Por otro lado, Rodrigo es retratado a través de conversaciones y acciones como un joven que no se encuentra realmente al tanto ni de la situación a nivel país, ni de las restricciones que esto implica, modificando el relato y añadiendo romanticismo mediante la presencia de un protagonista en parte inocente, que sueña con denunciar las injusticias del golpe sin pensar en repercusiones. En este sentido, resalta también el carácter poético que busca reflejar la voz en off de narradora de la historia –perteneciente al personaje de Carmen Gloria Quintana–, sugiriendo la existencia de una profunda relación previa al hecho incendiario entre Carmen Gloria y Rojas de Negri, interpelando acciones y decisiones tomadas por el protagonista. Esto agrega de manera similar un toque de romanticismo que resulta algo forzado y, sobre todo, algo lejano a la realidad de los hechos.

En cuanto a la atmósfera, la película logra reflejar el miedo colectivo y la tensión de la época, además de espacios y elementos característicos que resultan clave para retratar el período, tales como cacerolazos, protestas y allanamientos. Las escenas no son demasiado largas, por lo que hacen que la cinta sea dinámica y en su mayoría liviana, teniendo en consideración la carga del tema que trata. Sin embargo, esto mismo es lo que también genera que en algunas ocasiones se pierda un poco la continuidad entre una escena y la siguiente.

Por último, cabe destacar que, si bien las heridas dejadas por el flagelo dictatorial a lo largo y ancho de este territorio siguen estando cargadas de un rojo fresco y humeante, vale la pena que historias como estas vean a la luz en el formato cinematográfico, alimentando la memoria de nuestro país mediante expresiones artísticas cargadas de historia. Por desgracia, “La Mirada Incendiada” no cumple del todo con este objetivo, quedando al debe principalmente en temas de fidelidad con la memoria histórica nacional y la empatía hacia víctimas del caso, ya que, a pesar de que se deja en claro que el filme tan sólo se inspira en los hechos reales, este sin duda abre paso a preguntas que vale la pena hacerse. ¿Hasta qué punto es viable mezclar realidad y ficción? ¿De qué manera abordar temáticas delicadas de la manera más empática posible? Lamentablemente, en ese sentido “La Mirada Incendiada” desarrolla su narrativa omitiendo aquel elemento tan importante.


Título Original: La Mirada Incendiada

Director: Tatiana Gaviola

Duración: 102 minutos

Año: 2021

Reparto: Juan Carlos Maldonado, Catalina Saavedra, Gonzalo Robles, María Izquierdo, Cristina Aburto, Constanza Sepúlveda, Belén Herrera, Pascal Balart, Estrella Ortiz


Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Dream Weapon Dream Weapon
DiscosHace 3 días

Genghis Tron – “Dream Weapon”

Pasar de un sonido arrollador e irrefrenable hacia una propuesta etérea y mucho más sobria, es un movimiento que causa...

Is 4 Lovers Is 4 Lovers
DiscosHace 3 días

Death From Above 1979 – “Is 4 Lovers”

Conceptualmente hablando, ir a contrapelo de la estructura guitarra-bajo-batería en el rock es audaz por lo bajo, porque los resultados...

Tonic Immobility Tonic Immobility
DiscosHace 2 semanas

Tomahawk – “Tonic Immobility”

Ocho años tuvieron que pasar para que Mike Patton, Duane Denison, John Stanier y Trevor Dunn volvieran a estar juntos...

Chemtrails Over The Country Club Chemtrails Over The Country Club
DiscosHace 3 semanas

Lana Del Rey – “Chemtrails Over The Country Club”

Para ser una artista con un sonido tan distintivo, Lana Del Rey es uno de los nombres más impredecibles de...

When You See Yourself When You See Yourself
DiscosHace 4 semanas

Kings Of Leon – “When You See Yourself”

Explorando un nuevo y contemporáneo formato, y luego de cinco años desde su último larga duración, Kings Of Leon lanza...

Show Me How You Disappear Show Me How You Disappear
DiscosHace 1 mes

IAN SWEET – “Show Me How You Disappear”

En “Shapeshifter” (2016), Jilian Medford se presentó como IAN SWEET con una interesante propuesta de pop sucio cargado a las...

CARNAGE CARNAGE
DiscosHace 1 mes

Nick Cave & Warren Ellis – “CARNAGE”

En un mundo sin pandemia, Nick Cave & The Bad Seeds estaría girando alrededor del globo para presentar el excelente...

Ghost Tapes #10 Ghost Tapes #10
DiscosHace 1 mes

God Is An Astronaut – “Ghost Tapes #10”

En la Guerra de Vietnam, EE.UU. utilizó una campaña de terror psicológico llamada Operación Alma Errante (Operation Wandering Soul), consistente...

The Shadow I Remember The Shadow I Remember
DiscosHace 1 mes

Cloud Nothings – “The Shadow I Remember”

“The Shadow I Remember”, séptimo disco de Cloud Nothings, nace casi de la misma manera que su anterior lanzamiento de...

Little Oblivions Little Oblivions
DiscosHace 1 mes

Julien Baker – “Little Oblivions”

No pasa ni un minuto del inicio de “Little Oblivions” para que quede claro que este será un viaje distinto...

Publicidad
Publicidad

Más vistas